/ miércoles 5 de diciembre de 2018

Columna liberal

En el periodismo de investigación, Anabel Hernández en su libro Los Señores del Narco relata que, según sus investigaciones, Camilo Mouriño, secretario de Gobernación de Calderón, tenía nexos con los narcotraficantes.

Imposible no sumarnos a los comentarios con motivo de la toma de posesión del nuevo gobierno de la república por parte de un auténtico líder social y político que siempre confió en el apoyo del pueblo para darle mediante el voto masivo la dirección los destinos de la república muy a pesar de que en dos períodos comiciales la oligarquía económica-política de México mediante el fraude le negaron ese derecho.

Habrá que reconocerle a Peña Nieto que en esta vez dejó que los acontecimientos se dieran solos, es decir sin meter las manos o como dice una frase del neoliberalismo “dejar hacer, dejar pasar”.

Los dolidos con el triunfo del tabasqueño no cesan de criticarlo y descalificarlo percutiendo ya sus tambores de guerra y desestimando dos importantes señales manifestadas, primera, de que él sigue contando con las simpatías y apoyo del pueblo y segunda, la reiteración del Ejército y la Marina Armada de México manifestándole su apoyo y lealtad y reconociéndole como su jefe supremo.

Esos dolidos e inconformes que orquestan protestas, descalificaciones y amenazas hacia el nuevo régimen, lloran por lo que fue el paraíso para ellos en el que mediante la corrupción e impunidad hicieron su agosto.

Hoy los opositores de Morena, incluyendo a los priistas y demás partidos políticos, excepto claro el PT y PES, se van con todo en sus descalificaciones armando impotentes manifestaciones como la de no aceptar que se las metieron doblada, tal vez por ser más incómoda y dolorosa, pero que en su tiempo aceptaron sin protestar la modalidad de la roque señal cuando su creador, (diputado federal en su tiempo Roque Villanueva y coordinador de la bancada priista), les dio a entender que con aquel mayoriteo de la aprobación del aumento del IVA y en plena sesión cameral les hizo sentir que era dura y hasta el fondo y según el posterior silencio parece que les gustó, porque no hicieron el berrinche y teatro que hoy están armando.

Los castos y puros oídos de los panistas que siempre presumieron de honestos, decentes, honrados y rectos no les parece que se les haya desenmascarado en sus pillerías y estén exhibidos como unos hipócritas y nada de honrados, por ejemplo Fox, viendo el error de Felipe Calderón cuando le declaró la guerra a los cárteles de la droga le recomendó que el narco no se combate, sino que se administra y es que se filtró que el Chapo le suministró dinero para su campaña, devolviéndole Fox el favor facilitándole su fuga como su primer acto de gobierno.

Pero hablemos de datos duros para que no se nos diga tendenciosos. En el periodismo de investigación, Anabel Hernández en su libro Los Señores del Narco relata que según sus investigaciones, Camilo Mouriño, secretario de Gobernación de Calderón tenía nexos con los narcotraficantes (información corroborada por Proceso), y consigna que el general Mario Acosta Chaparro negoció con los principales jefes del narco por instrucciones de Mouriño y que dentro de esos compromisos arregló un alto al fuego por encargo gubernamental y que el Chapo Guzmán refirió al precitado militar que el propio Camilo Mouriño y su entonces coordinador de asesores Ulises Ramírez Núñez le vendieron a los Beltrán Leyva la plaza del Estado de México en 10 millones de dólares a pesar de que la entidad ya había sido comprometida con el Chapo.

Eso nos recuerda la doble venta de plaza por estos rumbos entre los Zetas y el cártel de Sinaloa. La publicación de este libro antes de que saliera Felipe Calderón, le valió a Anabel una criminal y feroz persecución gubernamental que exhibe a los panistas no como blancas y morales palomitas sino como viles cuervos, porque la información referida que nunca fue desmentida al igual que las investigaciones de la periodista Ana Lilia Pérez en su libro Camisas Azules, Manos Sucias donde documentadamente cita casos con nombres, cargos, número de oficios, documentos, cifras y cantidades defraudadas de la alta corrupción de los panistas cuando fueron gobierno federal y por ello amenazada y perseguida esa valiente periodista por esas finas y “HONESTAS” personas del PAN.

Estaremos de acuerdo en que el apoyo que le sigue otorgando el pueblo al presidente actual no es por simple simpatía, sino además porque hace muchos sexenios que el primer mandatario no se preocupaba por la pobreza de los indígenas, los adultos mayores (cuyo creador e implementación de ese beneficio fue López Obrador cuando jefe de gobierno del entonces D.F.), los minusválidos, jubilados y pensionados del ISSSTE e IMSS, agricultores (que no los de cuello blanco ) y pequeños propietarios.

No se soslaya tampoco, especialmente entre los ecologistas y Green Peace el anuncio de que se prohíbe en México el cultivo de los transgénicos, así como la práctica o empleo del fracking por perjudicial a los terrenos de cultivo y la contaminación del agua, el respeto a la autonomía de los sindicatos, sobre todo en sus elecciones libres y democráticas.

Ni qué objetar el apoyo a los estudiantes así como tampoco a los jóvenes sin empleo y la felicidad de los maestros con la muína del tal Nuño al saberse que se deroga la perniciosa reforma educativa, reinstalándose a los mentores que por esos motivos fueron cesados así como a los que por esa aberrante imposición les fueron suspendidos sus sueldos hoy tendrán qué pagarles hasta el último centavo a quienes y aún con ese perjuicio, estoicamente siguieron impartiendo clases frente a sus grupos, tarea muy reconocida no sólo por nosotros sino por todos aquellos con una pizca de justo criterio.

Todos esos enemigos del presidente y que él conciliadoramente los cataloga sólo como adversarios, están viendo la forma de moverle el tapete, así como a sus programas y proyectos, esto incluye en primera fila a los conservadores y reaccionarios del PAN, pero también se han sumado ya a la lista los priistas, los niños verdes del PVEM, PRD, MC, con todo y sus diputados y senadores, gobernadores del panistas, prensa hoy descobijada, (la chayotera), empresarios corruptos, etc.

Deberán serenarse para evitar un divorcio entre la ciudadanía que nos llevará inevitablemente a una lucha de clases y al rompimiento del orden y la paz social en lo cual ellos serán los primeros perdedores, porque como ya lo constataron a través de las videograbaciones en el trayecto del presidente de su casa a San Lázaro, en el mismo Congreso, en el Zócalo y en todo México, que el pueblo todo lo apoya y está dispuesto a jugársela con su líder y presidente.

Cuidado al rascarle la panza al tigre, no vayan a equivocarse, ya ven en lo que terminó el escamotearle el triunfo legítimo a Madero, quien mediante la democracia quiso poner fin a una época de un predominio ignominioso de las acaudaladas clases conservadoras controladoras del gran capital y de un gobierno porfirista a modo. ¿Por qué repetir esa lamentable y triste historia?



En el periodismo de investigación, Anabel Hernández en su libro Los Señores del Narco relata que, según sus investigaciones, Camilo Mouriño, secretario de Gobernación de Calderón, tenía nexos con los narcotraficantes.

Imposible no sumarnos a los comentarios con motivo de la toma de posesión del nuevo gobierno de la república por parte de un auténtico líder social y político que siempre confió en el apoyo del pueblo para darle mediante el voto masivo la dirección los destinos de la república muy a pesar de que en dos períodos comiciales la oligarquía económica-política de México mediante el fraude le negaron ese derecho.

Habrá que reconocerle a Peña Nieto que en esta vez dejó que los acontecimientos se dieran solos, es decir sin meter las manos o como dice una frase del neoliberalismo “dejar hacer, dejar pasar”.

Los dolidos con el triunfo del tabasqueño no cesan de criticarlo y descalificarlo percutiendo ya sus tambores de guerra y desestimando dos importantes señales manifestadas, primera, de que él sigue contando con las simpatías y apoyo del pueblo y segunda, la reiteración del Ejército y la Marina Armada de México manifestándole su apoyo y lealtad y reconociéndole como su jefe supremo.

Esos dolidos e inconformes que orquestan protestas, descalificaciones y amenazas hacia el nuevo régimen, lloran por lo que fue el paraíso para ellos en el que mediante la corrupción e impunidad hicieron su agosto.

Hoy los opositores de Morena, incluyendo a los priistas y demás partidos políticos, excepto claro el PT y PES, se van con todo en sus descalificaciones armando impotentes manifestaciones como la de no aceptar que se las metieron doblada, tal vez por ser más incómoda y dolorosa, pero que en su tiempo aceptaron sin protestar la modalidad de la roque señal cuando su creador, (diputado federal en su tiempo Roque Villanueva y coordinador de la bancada priista), les dio a entender que con aquel mayoriteo de la aprobación del aumento del IVA y en plena sesión cameral les hizo sentir que era dura y hasta el fondo y según el posterior silencio parece que les gustó, porque no hicieron el berrinche y teatro que hoy están armando.

Los castos y puros oídos de los panistas que siempre presumieron de honestos, decentes, honrados y rectos no les parece que se les haya desenmascarado en sus pillerías y estén exhibidos como unos hipócritas y nada de honrados, por ejemplo Fox, viendo el error de Felipe Calderón cuando le declaró la guerra a los cárteles de la droga le recomendó que el narco no se combate, sino que se administra y es que se filtró que el Chapo le suministró dinero para su campaña, devolviéndole Fox el favor facilitándole su fuga como su primer acto de gobierno.

Pero hablemos de datos duros para que no se nos diga tendenciosos. En el periodismo de investigación, Anabel Hernández en su libro Los Señores del Narco relata que según sus investigaciones, Camilo Mouriño, secretario de Gobernación de Calderón tenía nexos con los narcotraficantes (información corroborada por Proceso), y consigna que el general Mario Acosta Chaparro negoció con los principales jefes del narco por instrucciones de Mouriño y que dentro de esos compromisos arregló un alto al fuego por encargo gubernamental y que el Chapo Guzmán refirió al precitado militar que el propio Camilo Mouriño y su entonces coordinador de asesores Ulises Ramírez Núñez le vendieron a los Beltrán Leyva la plaza del Estado de México en 10 millones de dólares a pesar de que la entidad ya había sido comprometida con el Chapo.

Eso nos recuerda la doble venta de plaza por estos rumbos entre los Zetas y el cártel de Sinaloa. La publicación de este libro antes de que saliera Felipe Calderón, le valió a Anabel una criminal y feroz persecución gubernamental que exhibe a los panistas no como blancas y morales palomitas sino como viles cuervos, porque la información referida que nunca fue desmentida al igual que las investigaciones de la periodista Ana Lilia Pérez en su libro Camisas Azules, Manos Sucias donde documentadamente cita casos con nombres, cargos, número de oficios, documentos, cifras y cantidades defraudadas de la alta corrupción de los panistas cuando fueron gobierno federal y por ello amenazada y perseguida esa valiente periodista por esas finas y “HONESTAS” personas del PAN.

Estaremos de acuerdo en que el apoyo que le sigue otorgando el pueblo al presidente actual no es por simple simpatía, sino además porque hace muchos sexenios que el primer mandatario no se preocupaba por la pobreza de los indígenas, los adultos mayores (cuyo creador e implementación de ese beneficio fue López Obrador cuando jefe de gobierno del entonces D.F.), los minusválidos, jubilados y pensionados del ISSSTE e IMSS, agricultores (que no los de cuello blanco ) y pequeños propietarios.

No se soslaya tampoco, especialmente entre los ecologistas y Green Peace el anuncio de que se prohíbe en México el cultivo de los transgénicos, así como la práctica o empleo del fracking por perjudicial a los terrenos de cultivo y la contaminación del agua, el respeto a la autonomía de los sindicatos, sobre todo en sus elecciones libres y democráticas.

Ni qué objetar el apoyo a los estudiantes así como tampoco a los jóvenes sin empleo y la felicidad de los maestros con la muína del tal Nuño al saberse que se deroga la perniciosa reforma educativa, reinstalándose a los mentores que por esos motivos fueron cesados así como a los que por esa aberrante imposición les fueron suspendidos sus sueldos hoy tendrán qué pagarles hasta el último centavo a quienes y aún con ese perjuicio, estoicamente siguieron impartiendo clases frente a sus grupos, tarea muy reconocida no sólo por nosotros sino por todos aquellos con una pizca de justo criterio.

Todos esos enemigos del presidente y que él conciliadoramente los cataloga sólo como adversarios, están viendo la forma de moverle el tapete, así como a sus programas y proyectos, esto incluye en primera fila a los conservadores y reaccionarios del PAN, pero también se han sumado ya a la lista los priistas, los niños verdes del PVEM, PRD, MC, con todo y sus diputados y senadores, gobernadores del panistas, prensa hoy descobijada, (la chayotera), empresarios corruptos, etc.

Deberán serenarse para evitar un divorcio entre la ciudadanía que nos llevará inevitablemente a una lucha de clases y al rompimiento del orden y la paz social en lo cual ellos serán los primeros perdedores, porque como ya lo constataron a través de las videograbaciones en el trayecto del presidente de su casa a San Lázaro, en el mismo Congreso, en el Zócalo y en todo México, que el pueblo todo lo apoya y está dispuesto a jugársela con su líder y presidente.

Cuidado al rascarle la panza al tigre, no vayan a equivocarse, ya ven en lo que terminó el escamotearle el triunfo legítimo a Madero, quien mediante la democracia quiso poner fin a una época de un predominio ignominioso de las acaudaladas clases conservadoras controladoras del gran capital y de un gobierno porfirista a modo. ¿Por qué repetir esa lamentable y triste historia?



miércoles 05 de diciembre de 2018

Columna liberal

miércoles 28 de noviembre de 2018

Columna liberal

jueves 22 de noviembre de 2018

Columna liberal

miércoles 14 de noviembre de 2018

Columna liberal

miércoles 07 de noviembre de 2018

Columna liberal

miércoles 31 de octubre de 2018

Columna liberal

miércoles 24 de octubre de 2018

Columna liberal

miércoles 17 de octubre de 2018

Columna liberal

miércoles 10 de octubre de 2018

Columna liberal

miércoles 03 de octubre de 2018

Columna liberal

Cargar Más