/ miércoles 11 de diciembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

Lucha desigual entre los violadores y las mujeres

Opina una prestigiada siquiatra de nuestra ciudad capital, que los violadores son personas que necesitan someterse a un tratamiento psiquiátrico para resolver su problema y por ende el de su actuar contra la integridad de las féminas.

Consideramos que en gran parte tiene razón, pero primeramente el violador tiene que aceptar que sufre un desequilibrio mental y de conducta, y en segundo, quien se acerque a un profesional de esta medicina tiene que tener una buena lana, y como la mayor parte de esos hombres que padecen o ejecutan este tipo de ilícitos son de la clase media y en mayor proporción en la baja, pues sinceramente poco ser podrá avanzar en este terreno por ese camino.

Nosotros somos de la opinión de que un violador es una persona a la cual lo domina su conducta o instinto bestial que se incita con una mujer que le altera en ocasiones hasta lo más mínimo de una dama, llámese su pelo, su belleza, su modo sensual de caminar, su forma provocadora al vestir que obedece a su vanidad por lucir de manera espléndida, etc., lo cual enardece al violador despertando su instinto animal hasta el punto de mentalizar escenas que presentándose o promoviendo la oportunidad, llevará a cabo su cometido y en cuanto mayor sea su grado de bestialidad, mayormente será su acción contra una mujer, sin dejar de lado que como la mayor parte de los casos ha sido identificado por su víctima, consecuentemente no dudará en asesinarla sin miramientos ni remordimiento.

En los casos de individuos que ejercen violencia familiar no escapan en la tipificación de seres con el mismo grado de bestialidad, pues es muy fácil comprenderlo equiparándolos con el caso de las fieras que al apoderarse de una o varias hembras, matan a los cachorros que son de otros machos para tener ellos sus propios cachorros; tan es así, que de la misma manera hay registro de individuos que al juntarse con una mujer, asesinan a golpes inclusive a bebés que son de otro padre.

Los gobiernos de países más civilizados son los que tienen menor incidencia de casos de violadores al extremo y precisamente porque ha sido a través de la educación como se ha ido progresando en el corregir ese y otro tipo de conductas como la corrupción, etc., porque esas personas con ese tipo de problema no sólo manifiestan su bestialidad en el plano sexual, sino en todas sus actividades.

Desgraciadamente en nuestro país la educación, en especial la pública, adolece de programas de inducción a la civilidad a profundidad, máxime si el mentor no le pone entusiasmo a su labor como lo hacían en su tiempo aquella enorme y gran generación de maestros rurales del principio y mediados del siglo pasado que bien empezaron a trasformar e impulsar a buenos ciudadanos.

Desgraciadamente las iglesias que siempre han sido un depósito de moral han resentido últimamente el alejamiento de los fieles y han perdido confiabilidad y por ende la inducción al respeto y la eliminación de la bestialidad.

Grato y obligado nos es recordar en estos tiempos de cambios esperados pero no materializados, al buen hombre y amigo Jorge Herrera Delgado, quien como funcionario era entre otras cosas un excelente negociador con partes en conflicto, hoy nos decepciona que los gobernantes como candidatos se comprometieron a ejercer la ley contra los gobernantes salientes que cayeron en la corrupción y hasta citando cantidades de lo dispuesto indebidamente. ¿Y qué ha pasado? Absolutamente nada como en el caso del Dr. Enríquez Herrera que hasta iba a meter a la cárcel a los de la pasada administración por rateros.

Lo mismo parece que va a pasar con la actual administración para con el caso del pasado presidente municipal, pues igualmente dieron a conocer cantidades desviadas y endeudamiento inexplicable. Pues así como muchos casos de políticos en campaña, Salum del Palacio se comprometió que no quedaría impune su antecesor por los señalamientos que todos conocemos y llegando a la presidencia municipal se le olvidó o quién sabe qué arreglos habría, lo cierto es que hizo mutis, solamente los del PT le han seguido las causas a Enríquez en este tema.

A propósito del galeno hoy flamante senador, a quien sus adversarios políticos dicen que le van a bajar lo flamante y le van a indigestar la cena, no sabemos si siempre sí mandó fundir la estatua de Hernán Cortez para llevarla al Senado o bien colocarla en alguna arteria de la Ciudad de México.

Y es que él es admirador y un fan de hueso colorado de los invasores españoles, pues como vimos aquí en Durango que tan pronto tomó posesión ordenó la fundición de la estatua de Francisco de Ibarra para beneplácito de esa corriente alzada y reaccionaria, prepotente, racista y discriminatoria que todavía existe en Durango y que se sienten de la realeza y nos quieren ver como a los conejos.

Ah, lo del poder oculto de las plantas. Pues es que nos ganan los temas de la polaca, pero a ver, un entremés. Paracelso sentó las bases de la relación de las plantas con los poderes que ellas ejercen sobre todo en los humanos.

Este médico, filósofo y ocultista de los comienzos del renacimiento, mediante estudios nos legó importantes conocimientos para aprovechar el poder de las plantas. Dicho lo anterior, sin menoscabo de los grandes conocimientos que también tenían los aztecas y en general todas nuestras etnias en este campo.

Lucha desigual entre los violadores y las mujeres

Opina una prestigiada siquiatra de nuestra ciudad capital, que los violadores son personas que necesitan someterse a un tratamiento psiquiátrico para resolver su problema y por ende el de su actuar contra la integridad de las féminas.

Consideramos que en gran parte tiene razón, pero primeramente el violador tiene que aceptar que sufre un desequilibrio mental y de conducta, y en segundo, quien se acerque a un profesional de esta medicina tiene que tener una buena lana, y como la mayor parte de esos hombres que padecen o ejecutan este tipo de ilícitos son de la clase media y en mayor proporción en la baja, pues sinceramente poco ser podrá avanzar en este terreno por ese camino.

Nosotros somos de la opinión de que un violador es una persona a la cual lo domina su conducta o instinto bestial que se incita con una mujer que le altera en ocasiones hasta lo más mínimo de una dama, llámese su pelo, su belleza, su modo sensual de caminar, su forma provocadora al vestir que obedece a su vanidad por lucir de manera espléndida, etc., lo cual enardece al violador despertando su instinto animal hasta el punto de mentalizar escenas que presentándose o promoviendo la oportunidad, llevará a cabo su cometido y en cuanto mayor sea su grado de bestialidad, mayormente será su acción contra una mujer, sin dejar de lado que como la mayor parte de los casos ha sido identificado por su víctima, consecuentemente no dudará en asesinarla sin miramientos ni remordimiento.

En los casos de individuos que ejercen violencia familiar no escapan en la tipificación de seres con el mismo grado de bestialidad, pues es muy fácil comprenderlo equiparándolos con el caso de las fieras que al apoderarse de una o varias hembras, matan a los cachorros que son de otros machos para tener ellos sus propios cachorros; tan es así, que de la misma manera hay registro de individuos que al juntarse con una mujer, asesinan a golpes inclusive a bebés que son de otro padre.

Los gobiernos de países más civilizados son los que tienen menor incidencia de casos de violadores al extremo y precisamente porque ha sido a través de la educación como se ha ido progresando en el corregir ese y otro tipo de conductas como la corrupción, etc., porque esas personas con ese tipo de problema no sólo manifiestan su bestialidad en el plano sexual, sino en todas sus actividades.

Desgraciadamente en nuestro país la educación, en especial la pública, adolece de programas de inducción a la civilidad a profundidad, máxime si el mentor no le pone entusiasmo a su labor como lo hacían en su tiempo aquella enorme y gran generación de maestros rurales del principio y mediados del siglo pasado que bien empezaron a trasformar e impulsar a buenos ciudadanos.

Desgraciadamente las iglesias que siempre han sido un depósito de moral han resentido últimamente el alejamiento de los fieles y han perdido confiabilidad y por ende la inducción al respeto y la eliminación de la bestialidad.

Grato y obligado nos es recordar en estos tiempos de cambios esperados pero no materializados, al buen hombre y amigo Jorge Herrera Delgado, quien como funcionario era entre otras cosas un excelente negociador con partes en conflicto, hoy nos decepciona que los gobernantes como candidatos se comprometieron a ejercer la ley contra los gobernantes salientes que cayeron en la corrupción y hasta citando cantidades de lo dispuesto indebidamente. ¿Y qué ha pasado? Absolutamente nada como en el caso del Dr. Enríquez Herrera que hasta iba a meter a la cárcel a los de la pasada administración por rateros.

Lo mismo parece que va a pasar con la actual administración para con el caso del pasado presidente municipal, pues igualmente dieron a conocer cantidades desviadas y endeudamiento inexplicable. Pues así como muchos casos de políticos en campaña, Salum del Palacio se comprometió que no quedaría impune su antecesor por los señalamientos que todos conocemos y llegando a la presidencia municipal se le olvidó o quién sabe qué arreglos habría, lo cierto es que hizo mutis, solamente los del PT le han seguido las causas a Enríquez en este tema.

A propósito del galeno hoy flamante senador, a quien sus adversarios políticos dicen que le van a bajar lo flamante y le van a indigestar la cena, no sabemos si siempre sí mandó fundir la estatua de Hernán Cortez para llevarla al Senado o bien colocarla en alguna arteria de la Ciudad de México.

Y es que él es admirador y un fan de hueso colorado de los invasores españoles, pues como vimos aquí en Durango que tan pronto tomó posesión ordenó la fundición de la estatua de Francisco de Ibarra para beneplácito de esa corriente alzada y reaccionaria, prepotente, racista y discriminatoria que todavía existe en Durango y que se sienten de la realeza y nos quieren ver como a los conejos.

Ah, lo del poder oculto de las plantas. Pues es que nos ganan los temas de la polaca, pero a ver, un entremés. Paracelso sentó las bases de la relación de las plantas con los poderes que ellas ejercen sobre todo en los humanos.

Este médico, filósofo y ocultista de los comienzos del renacimiento, mediante estudios nos legó importantes conocimientos para aprovechar el poder de las plantas. Dicho lo anterior, sin menoscabo de los grandes conocimientos que también tenían los aztecas y en general todas nuestras etnias en este campo.

miércoles 12 de febrero de 2020

Columna liberal

miércoles 05 de febrero de 2020

Columna Liberal

miércoles 29 de enero de 2020

Columna liberal

miércoles 22 de enero de 2020

Columna liberal

miércoles 15 de enero de 2020

Columna Liberal

miércoles 08 de enero de 2020

COLUMNA LIBERAL

jueves 02 de enero de 2020

Columna liberal

jueves 26 de diciembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

miércoles 18 de diciembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

miércoles 11 de diciembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

Cargar Más