/ miércoles 29 de abril de 2020

Columna liberal

Antes de seguir aporreando el teclado deseamos mostrar nuestro asombro porque pensábamos que nadie o casi nadie leía la Columna Liberal.

Y oh sorpresa, que nada más y nada menos que al columnista estrella de este medio le merecimos un comentario y que aunque y como manifestó Voltaire, no podremos estar de acuerdo con su opinión sobre AMLO, respetamos y hasta defenderemos su derecho a expresar su aunque errónea concepción, por esto:

Hay analistas, comentaristas, conductores de televisión, periodistas, editorialistas, medios de comunicación, etc., para los cuales el presidente de la república es el culpable de la pandemia que está azotando a la humanidad, de caída de los precios del petróleo, de la devaluación del peso frente al dólar, la recesión económica mundial, la muerte de la abuelita de Batman y de todos los males que aquejan al mundo y obvio a México. Dentro de los críticos del presidente hay algunos que son pagados, otros muchos como Pedro Ferriz de Con y Francisco Martín del Campo y algunos empresarios quienes pertenecen a la corriente conservadora que perrunamente están conspirando y liderando estrategias para desconocer al primer mandatario y quienes hasta se atreven a manifestar que no hay gobierno ni hay presidente.

Hay otros más que están en contra de AMLO por haberles desmantelado el modelo neoliberal que venía funcionando bajo el sustento de la corrupción y la impunidad desde mero arriba hasta los más bajos estratos sociales. Esas estructuras han sido perfectamente moldeadas bajo un control político manipulado desde las cúpulas partidistas principalmente del PRI y del PAN, agregándoseles convenencieramente el PRD, después de traicionar sus principios y estatutos, el PVEM ya ni se diga y la demás chiquillada que les acompaña, pero desde luego obedeciendo a los grandes intereses económicos que han sido los que habían movido hasta hoy los hilos dentro del panorama nacional.

Habemos otros de uno y otro lado que lo hacemos porque por nuestra parte esa es nuestra convicción y sin que para ello se nos dé línea, se nos unte la mano, seamos amigos o parientes de los diferentes actores políticos hoy en pugna ni pertenecemos tampoco a algún partido político; en el caso nuestro vamos por un ideal liberal con raíces en la izquierda y solidarios con los de abajo, los otros son de tendencia derechista y hasta ultra derechista, conservadores de abolengo y hasta por el simple y enfermizo impulso de estar jodiendo nomás por joder.

Por eso, y guardadas sean las proporciones, hacemos con convicción lo que los cuerpos médicos están haciendo heroicamente por los mexicanos, aunque malévola y criminalmente hay quienes les dan la espalda, insultan y agreden. Luego le preguntaremos respetuosamente a la fiscal Ruth Medina qué pasó con esa pudiente e influyente mujer que agredió a una enfermera. En otros estados ya están consignando a ese tipo de despreciables agresores, ¿y aquí?

Los más enojados son los de la alta clase empresarial, no todos, que tozuda y diariamente le tunden al presidente, pero que indignamente le piden los rescate como antaño se hizo con los banqueros con cargo a una deuda casi impagable y con los dineros del pueblo vía impuestos.

En esa ocasión se repartió dinero a diestra y siniestra a personas que sin ser banqueros se llenaron los bolsillos de recursos sin ningún rubor o recato como Diego Fernández de Ceballos, el tal Fox y muchos más. Hoy, como la presidencia les ha dicho no, unos como el caso de Durango voltean los ojos hacia el Gobernador del estado como es el caso de los constructores para exigirle que el préstamo obtenido y concebido originalmente para proyectos en esa rama se les otorgue a la voz de ya, sabiendo que hay renglones más urgentes y prioritarios qué atender como es el de la salud, el campo, la pérdida de empleos y su consecuente pobreza. Veremos de qué está hecho el señor gobernador.

Tan acostumbrados se quedaron en el pillaje que hicieron oscuros negocios creyendo que todo iba a ser siempre igual sin imaginarse que algún día se les iba a aparecer el diablo, y no estamos hablando al tanteo, pues conocido es el caso de que la aerolínea Interjet propiedad de un exgobernador priista de Veracruz, hijo de un expresidente de la República y otros conocidos políticos de esa corriente que no pagaron el impuesto del IVA y hoy Hacienda los está demandando y embargando por la cantidad de 600 millones de pesos.

Ese es sólo un caso de 15 empresarios que deben más de 50 mil millones de pesos por evasión de impuestos. Ese es el real motivo de los enojos de los que estaban impuestos a robar a manos llenas.

Y ese es sólo uno de los rubros, pues recordemos que empresas constructoras como Odebrecht, la española OHL y los protegidos del recién fallecido secretario de Comunicaciones y Transportes del sexenio pasado y también secretario de lo mismo en el gobierno estatal del Estado de México, de Peña Nieto, con cantidades inimaginables de muchísimos miles de millones de pesos defraudados al erario nacional con obras que nunca se hicieron, se hicieron pero muy mal hechas, pero de ahí salía para la famosa “casa blanca” y más, ¿y aquí para qué saldría por ejemplo con el puente de San José de Gracia que al poco tiempo de construido se colapsó? ¿O el anterior del Nayar que no aguantó una fuerte corriente y se lo llevó? Ya mejor no le seguimos, no se nos vayan a enojar, porque como dice la canción “Primero empollan el huevo y después esconden el nido”.

Vayamos ya pues con el caso de la enfermera, gremio admirable que al igual que los doctores, camilleros y demás personal médico quienes día a día se la parten solidariamente por la salud de todos nosotros.

Resulta que allá por los años cuarenta en la calle Aquiles Serdán a media cuadra, acera norte entre Zaragoza e Hidalgo de esta ciudad capital, vivía una enfermera mucho muy guapa y cuerpo ni se diga, y como estaba cerca las oficinas de la Décima Zona Militar un Capitán le echó el ojo y la hizo su novia, pero resulta que como la dama era mucho atractiva al igual que coqueta, cedió a los cortejos de un Mayor y en eso estaban en una función de cine en el hoy Teatro Victoria, cuando el Capitán fue avisado de lo que se vivía entre su amor y su jefe superior.

De inmediato se trasladó a ese histórico teatro y se apersonó en el primer piso o palco y al lado derecho del cuarto del proyector de las películas donde se encontraban los que lo traicionaban y sin decir agua va privó de la vida a balazos a su amada y a su rival en amores.

Fue un caso muy sonado aquí en Durango, pues inclusive en la estación de radio, la XEDU, le dedicaban al Capitán ya en prisión la canción titulada “Prisionero de amor”. El comandante de la zona militar mandó reunir de inmediato a todo el 18/o. Batallón de Infantería y les arengó para que se respetaran todos los mílites entre sí, sin que para nada quisieran imponer su grado superior a sus subalternos en lo que era la vida privada de cada quien.

Aquí hay mensaje oculto entre líneas, para el que tenga oídos para oír que oiga. Obvio que es un caso real y que damos cuenta de él por haber sido vecinos cercanos en ese barrio legendario de mucha tradición, al menos en aquellos tiempos.

Nos manifiesta el “Club de los Sanchos” que claman por que ya se acabe la disposición de “A quedarse todos en casa” que porque obvio, así no se puede hacer nada.

Antes de seguir aporreando el teclado deseamos mostrar nuestro asombro porque pensábamos que nadie o casi nadie leía la Columna Liberal.

Y oh sorpresa, que nada más y nada menos que al columnista estrella de este medio le merecimos un comentario y que aunque y como manifestó Voltaire, no podremos estar de acuerdo con su opinión sobre AMLO, respetamos y hasta defenderemos su derecho a expresar su aunque errónea concepción, por esto:

Hay analistas, comentaristas, conductores de televisión, periodistas, editorialistas, medios de comunicación, etc., para los cuales el presidente de la república es el culpable de la pandemia que está azotando a la humanidad, de caída de los precios del petróleo, de la devaluación del peso frente al dólar, la recesión económica mundial, la muerte de la abuelita de Batman y de todos los males que aquejan al mundo y obvio a México. Dentro de los críticos del presidente hay algunos que son pagados, otros muchos como Pedro Ferriz de Con y Francisco Martín del Campo y algunos empresarios quienes pertenecen a la corriente conservadora que perrunamente están conspirando y liderando estrategias para desconocer al primer mandatario y quienes hasta se atreven a manifestar que no hay gobierno ni hay presidente.

Hay otros más que están en contra de AMLO por haberles desmantelado el modelo neoliberal que venía funcionando bajo el sustento de la corrupción y la impunidad desde mero arriba hasta los más bajos estratos sociales. Esas estructuras han sido perfectamente moldeadas bajo un control político manipulado desde las cúpulas partidistas principalmente del PRI y del PAN, agregándoseles convenencieramente el PRD, después de traicionar sus principios y estatutos, el PVEM ya ni se diga y la demás chiquillada que les acompaña, pero desde luego obedeciendo a los grandes intereses económicos que han sido los que habían movido hasta hoy los hilos dentro del panorama nacional.

Habemos otros de uno y otro lado que lo hacemos porque por nuestra parte esa es nuestra convicción y sin que para ello se nos dé línea, se nos unte la mano, seamos amigos o parientes de los diferentes actores políticos hoy en pugna ni pertenecemos tampoco a algún partido político; en el caso nuestro vamos por un ideal liberal con raíces en la izquierda y solidarios con los de abajo, los otros son de tendencia derechista y hasta ultra derechista, conservadores de abolengo y hasta por el simple y enfermizo impulso de estar jodiendo nomás por joder.

Por eso, y guardadas sean las proporciones, hacemos con convicción lo que los cuerpos médicos están haciendo heroicamente por los mexicanos, aunque malévola y criminalmente hay quienes les dan la espalda, insultan y agreden. Luego le preguntaremos respetuosamente a la fiscal Ruth Medina qué pasó con esa pudiente e influyente mujer que agredió a una enfermera. En otros estados ya están consignando a ese tipo de despreciables agresores, ¿y aquí?

Los más enojados son los de la alta clase empresarial, no todos, que tozuda y diariamente le tunden al presidente, pero que indignamente le piden los rescate como antaño se hizo con los banqueros con cargo a una deuda casi impagable y con los dineros del pueblo vía impuestos.

En esa ocasión se repartió dinero a diestra y siniestra a personas que sin ser banqueros se llenaron los bolsillos de recursos sin ningún rubor o recato como Diego Fernández de Ceballos, el tal Fox y muchos más. Hoy, como la presidencia les ha dicho no, unos como el caso de Durango voltean los ojos hacia el Gobernador del estado como es el caso de los constructores para exigirle que el préstamo obtenido y concebido originalmente para proyectos en esa rama se les otorgue a la voz de ya, sabiendo que hay renglones más urgentes y prioritarios qué atender como es el de la salud, el campo, la pérdida de empleos y su consecuente pobreza. Veremos de qué está hecho el señor gobernador.

Tan acostumbrados se quedaron en el pillaje que hicieron oscuros negocios creyendo que todo iba a ser siempre igual sin imaginarse que algún día se les iba a aparecer el diablo, y no estamos hablando al tanteo, pues conocido es el caso de que la aerolínea Interjet propiedad de un exgobernador priista de Veracruz, hijo de un expresidente de la República y otros conocidos políticos de esa corriente que no pagaron el impuesto del IVA y hoy Hacienda los está demandando y embargando por la cantidad de 600 millones de pesos.

Ese es sólo un caso de 15 empresarios que deben más de 50 mil millones de pesos por evasión de impuestos. Ese es el real motivo de los enojos de los que estaban impuestos a robar a manos llenas.

Y ese es sólo uno de los rubros, pues recordemos que empresas constructoras como Odebrecht, la española OHL y los protegidos del recién fallecido secretario de Comunicaciones y Transportes del sexenio pasado y también secretario de lo mismo en el gobierno estatal del Estado de México, de Peña Nieto, con cantidades inimaginables de muchísimos miles de millones de pesos defraudados al erario nacional con obras que nunca se hicieron, se hicieron pero muy mal hechas, pero de ahí salía para la famosa “casa blanca” y más, ¿y aquí para qué saldría por ejemplo con el puente de San José de Gracia que al poco tiempo de construido se colapsó? ¿O el anterior del Nayar que no aguantó una fuerte corriente y se lo llevó? Ya mejor no le seguimos, no se nos vayan a enojar, porque como dice la canción “Primero empollan el huevo y después esconden el nido”.

Vayamos ya pues con el caso de la enfermera, gremio admirable que al igual que los doctores, camilleros y demás personal médico quienes día a día se la parten solidariamente por la salud de todos nosotros.

Resulta que allá por los años cuarenta en la calle Aquiles Serdán a media cuadra, acera norte entre Zaragoza e Hidalgo de esta ciudad capital, vivía una enfermera mucho muy guapa y cuerpo ni se diga, y como estaba cerca las oficinas de la Décima Zona Militar un Capitán le echó el ojo y la hizo su novia, pero resulta que como la dama era mucho atractiva al igual que coqueta, cedió a los cortejos de un Mayor y en eso estaban en una función de cine en el hoy Teatro Victoria, cuando el Capitán fue avisado de lo que se vivía entre su amor y su jefe superior.

De inmediato se trasladó a ese histórico teatro y se apersonó en el primer piso o palco y al lado derecho del cuarto del proyector de las películas donde se encontraban los que lo traicionaban y sin decir agua va privó de la vida a balazos a su amada y a su rival en amores.

Fue un caso muy sonado aquí en Durango, pues inclusive en la estación de radio, la XEDU, le dedicaban al Capitán ya en prisión la canción titulada “Prisionero de amor”. El comandante de la zona militar mandó reunir de inmediato a todo el 18/o. Batallón de Infantería y les arengó para que se respetaran todos los mílites entre sí, sin que para nada quisieran imponer su grado superior a sus subalternos en lo que era la vida privada de cada quien.

Aquí hay mensaje oculto entre líneas, para el que tenga oídos para oír que oiga. Obvio que es un caso real y que damos cuenta de él por haber sido vecinos cercanos en ese barrio legendario de mucha tradición, al menos en aquellos tiempos.

Nos manifiesta el “Club de los Sanchos” que claman por que ya se acabe la disposición de “A quedarse todos en casa” que porque obvio, así no se puede hacer nada.

miércoles 01 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 24 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 17 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 03 de junio de 2020

Columna liberal

viernes 29 de mayo de 2020

Columna liberal

viernes 08 de mayo de 2020

Columna liberal

miércoles 29 de abril de 2020

Columna liberal

miércoles 22 de abril de 2020

Columna liberal

miércoles 15 de abril de 2020

Columna liberal

Cargar Más