/ miércoles 3 de junio de 2020

Columna liberal

En nuestra historia patria se registra que los grupos de derecha llegados de la Península Ibérica desde la conquista y por estar estructurados por personas que acopiaron grandes recursos económicos y materiales e influenciados moralmente por su fe, dominaban los destinos primero de la Nueva España, luego más de dos siglos en la colonia, inclusive lo hicieron posteriormente, es decir luego de la declaratoria de la independencia, y todavía en la reforma y el porfiriato.

En ese transcurrir se fueron dando los cambios sociales gracias a la intervención del liberalismo, quien se ocupó de que se diera primero, la independencia luego la reforma que promovió la separación de la iglesia y el estado y finalmente la revolución de 1910 queabatió definitivamente la esclavitud practicada con la peonada en las haciendas de magro recuerdo, eso entre otros más objetivos.

Esas fuerzas regresivas y egoístas que sólo han buscado su beneficio y pernicioso enriquecimiento a costa de la explotación del pueblo y de los recursos naturales de la nación siempre encontrarán la resistencia a manos de los liberales, quienes a través de todos los tiempos y diferentes países, se han preocupado de que exista y se ejerza la democracia, la libertad, los derechos humanos, la justicia, la igualdad, la libertad de culto, el estado laico, la educación laica y gratuita, etc.

En contraparte esos grupos contrarios siempre han querido conservar su status, reaccionando por todos los medios contra los promotores del progreso, la justicia y la igualdad, por eso el mote para ellos de conservadores y reaccionarios.

Lo más triste del caso y a través de la historia, lo hemos constatado, que algunos de los más recalcitrantes reaccionarios ha sido su origen de padres liberales o de familias de los de abajo, como es el caso de Juan N. Almonte, hijo del gran Morelos y ni qué decir de individuos que se educaron en las escuelas o universidades públicas, empezaron a escalar puestos públicos, crearon sangrita y posteriormente se aliaron a la gente bonita, a los grupos económicamente poderosos pero con el fierro de mochos.

Y son precisamente esos grupos o corrientes de derecha, extrema derecha pero reaccionarios todos, los que siempre se han opuesto a la libertad, democracia, equidad y progreso del pueblo de México conformando grupos armados en su objetivo de derrocar al presidente, luego de fracasar en su intento de convencer al ejército para concretar los golpes de estado y derrocar al gobierno, lucha dada también dada en el terreno ideológico con Lucas Alamán, García Naranjo, Vasconcelos, Enrique Krauze, etc. y han llegado al extremo de aliarse con otras naciones para invadir la república y no sólo eso, sino ofrecer el trono de emperador de México a un noble francés; si eso no es traición a la patria entonces que nos digan qué es lo que hicieron.

En Europa allá por los últimos años del siglo XVlll prevaleció el dominio del feudalismo.

Los señores feudales se consideraban dueños de vidas y haciendas, sometiendo a sus caprichos y mandatos a todos los que consideraban sus inferiores.

El trabajo era extenuante, las jornadas largas, la vida amarga, prevaleciendo la miseria en las clases del pueblo, que vivían en chozas inmundas, sosteniéndose con una alimentación deficiente y teniendo como única recompensa a sus agotantes esfuerzos la humillación y el flagelo y hasta la muerte de aquellos que se rebelaban contra el mandato del señor feudal.

Como bien es sabido, esa referida situación del feudalismo en Europa, en México se siguió viviendo hasta los principios del siglo XX porque existen mentes que no aceptan que hay ciclos para la evolución humana y no comprenden que termina una civilización e inicia otra y por eso luego sobrevienen los choques o actos violentos.

La civilización que inicia trata de destruir los elementos que se oponen a su desenvolvimiento, mientras que la antigua que tiene hondas raíces, lucha por sostener sus prerrogativas, defiende “sus derechos” y tradiciones, sobreviniendo el enfrentamiento.

Para estos efectos el liberalismo echa mano de hombres aptos para avasallar, someter y destruir, serán pues magos, egos de izquierda sin compasión ni escrúpulos para actos que precisan inclusive destrucción de ciudades enteras y que de otra manera no podría darse elcambio de ese ciclo. Luego después vendrá la reconstrucción y serán los ingenieros, arquitectos, etc. los encargados de ello.

En la actualidad grupos con alto poder económico se agrupan para defender sus privilegios como exención de impuestos y organizan protestas, marchas y manifestaciones contra el gobierno con empleados de cadenas de autoservicio, que deben muchos miles de millones de pesos de impuestos, fementidos, mochos y conservadores, creando un ambiente divisionista, pero llevando como carne de cañón a esos que no comprenden que son manejados en una búsqueda o regreso de un ciclo ya ido y que Juárez les sentenció muy claramente que el triunfo de la reacción ya no será posible.

Por eso es muy necesario conocer nuestra historia para no tener qué repetirla, porque los costos serían enormes tanto en vidas como económica y materialmente. Tenemos la seguridad y certeza de que el Ejército, la Marina Armada de México y demás agrupaciones armadas, están muy conscientes en su responsabilidad de la fidelidad y lealtad que le deben al gobierno democráticamente electo.

Antaño la avaricia e irresponsabilidad de personas como Miramón, Mejía, Santa Ana, Arista, Porfirio Díaz, Huerta, etc. sucumbieron al canto de las sirenas y llenaron de sangre, sufrimiento y dolor el territorio nacional y su nombre quedó manchado en las páginas de la historia. Y bien diáfano quedó también en dichas páginas la patriótica y noble aportación de los liberales mexicanos que mantuvieron siempre su sueño e ilusión de un México mejor para sus hijos.

Por último y a propósito de la pandemia grupos de bebedores se opusieron abiertamente a la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas bajo el argumento y lema de que “sólo borracho y dormido se me olvida el coronavirus”.

Y hace días les comentábamos de la preocupación del club de sanchos que porque con eso de no salgas de tu casa, ahora cómo le iban a hacer, es decir, con el viejo siempre presente o confinado no se podía hacer nada.

Pero ya luego supimos que se les solucionó el problema luego de oír personalmente a un maistro, no decimos con qué especialidad para no echarnos encima al gremio; lo que sí es cierto es que él mismo nos dijo que su señora después de dos días de confinamiento le dijo que se fuera, que se saliera de la casa a ver si ya puso la marrana que porque ya no lo soportaba tanto tiempo en la casa. Verídico, dice Mariano.

En nuestra historia patria se registra que los grupos de derecha llegados de la Península Ibérica desde la conquista y por estar estructurados por personas que acopiaron grandes recursos económicos y materiales e influenciados moralmente por su fe, dominaban los destinos primero de la Nueva España, luego más de dos siglos en la colonia, inclusive lo hicieron posteriormente, es decir luego de la declaratoria de la independencia, y todavía en la reforma y el porfiriato.

En ese transcurrir se fueron dando los cambios sociales gracias a la intervención del liberalismo, quien se ocupó de que se diera primero, la independencia luego la reforma que promovió la separación de la iglesia y el estado y finalmente la revolución de 1910 queabatió definitivamente la esclavitud practicada con la peonada en las haciendas de magro recuerdo, eso entre otros más objetivos.

Esas fuerzas regresivas y egoístas que sólo han buscado su beneficio y pernicioso enriquecimiento a costa de la explotación del pueblo y de los recursos naturales de la nación siempre encontrarán la resistencia a manos de los liberales, quienes a través de todos los tiempos y diferentes países, se han preocupado de que exista y se ejerza la democracia, la libertad, los derechos humanos, la justicia, la igualdad, la libertad de culto, el estado laico, la educación laica y gratuita, etc.

En contraparte esos grupos contrarios siempre han querido conservar su status, reaccionando por todos los medios contra los promotores del progreso, la justicia y la igualdad, por eso el mote para ellos de conservadores y reaccionarios.

Lo más triste del caso y a través de la historia, lo hemos constatado, que algunos de los más recalcitrantes reaccionarios ha sido su origen de padres liberales o de familias de los de abajo, como es el caso de Juan N. Almonte, hijo del gran Morelos y ni qué decir de individuos que se educaron en las escuelas o universidades públicas, empezaron a escalar puestos públicos, crearon sangrita y posteriormente se aliaron a la gente bonita, a los grupos económicamente poderosos pero con el fierro de mochos.

Y son precisamente esos grupos o corrientes de derecha, extrema derecha pero reaccionarios todos, los que siempre se han opuesto a la libertad, democracia, equidad y progreso del pueblo de México conformando grupos armados en su objetivo de derrocar al presidente, luego de fracasar en su intento de convencer al ejército para concretar los golpes de estado y derrocar al gobierno, lucha dada también dada en el terreno ideológico con Lucas Alamán, García Naranjo, Vasconcelos, Enrique Krauze, etc. y han llegado al extremo de aliarse con otras naciones para invadir la república y no sólo eso, sino ofrecer el trono de emperador de México a un noble francés; si eso no es traición a la patria entonces que nos digan qué es lo que hicieron.

En Europa allá por los últimos años del siglo XVlll prevaleció el dominio del feudalismo.

Los señores feudales se consideraban dueños de vidas y haciendas, sometiendo a sus caprichos y mandatos a todos los que consideraban sus inferiores.

El trabajo era extenuante, las jornadas largas, la vida amarga, prevaleciendo la miseria en las clases del pueblo, que vivían en chozas inmundas, sosteniéndose con una alimentación deficiente y teniendo como única recompensa a sus agotantes esfuerzos la humillación y el flagelo y hasta la muerte de aquellos que se rebelaban contra el mandato del señor feudal.

Como bien es sabido, esa referida situación del feudalismo en Europa, en México se siguió viviendo hasta los principios del siglo XX porque existen mentes que no aceptan que hay ciclos para la evolución humana y no comprenden que termina una civilización e inicia otra y por eso luego sobrevienen los choques o actos violentos.

La civilización que inicia trata de destruir los elementos que se oponen a su desenvolvimiento, mientras que la antigua que tiene hondas raíces, lucha por sostener sus prerrogativas, defiende “sus derechos” y tradiciones, sobreviniendo el enfrentamiento.

Para estos efectos el liberalismo echa mano de hombres aptos para avasallar, someter y destruir, serán pues magos, egos de izquierda sin compasión ni escrúpulos para actos que precisan inclusive destrucción de ciudades enteras y que de otra manera no podría darse elcambio de ese ciclo. Luego después vendrá la reconstrucción y serán los ingenieros, arquitectos, etc. los encargados de ello.

En la actualidad grupos con alto poder económico se agrupan para defender sus privilegios como exención de impuestos y organizan protestas, marchas y manifestaciones contra el gobierno con empleados de cadenas de autoservicio, que deben muchos miles de millones de pesos de impuestos, fementidos, mochos y conservadores, creando un ambiente divisionista, pero llevando como carne de cañón a esos que no comprenden que son manejados en una búsqueda o regreso de un ciclo ya ido y que Juárez les sentenció muy claramente que el triunfo de la reacción ya no será posible.

Por eso es muy necesario conocer nuestra historia para no tener qué repetirla, porque los costos serían enormes tanto en vidas como económica y materialmente. Tenemos la seguridad y certeza de que el Ejército, la Marina Armada de México y demás agrupaciones armadas, están muy conscientes en su responsabilidad de la fidelidad y lealtad que le deben al gobierno democráticamente electo.

Antaño la avaricia e irresponsabilidad de personas como Miramón, Mejía, Santa Ana, Arista, Porfirio Díaz, Huerta, etc. sucumbieron al canto de las sirenas y llenaron de sangre, sufrimiento y dolor el territorio nacional y su nombre quedó manchado en las páginas de la historia. Y bien diáfano quedó también en dichas páginas la patriótica y noble aportación de los liberales mexicanos que mantuvieron siempre su sueño e ilusión de un México mejor para sus hijos.

Por último y a propósito de la pandemia grupos de bebedores se opusieron abiertamente a la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas bajo el argumento y lema de que “sólo borracho y dormido se me olvida el coronavirus”.

Y hace días les comentábamos de la preocupación del club de sanchos que porque con eso de no salgas de tu casa, ahora cómo le iban a hacer, es decir, con el viejo siempre presente o confinado no se podía hacer nada.

Pero ya luego supimos que se les solucionó el problema luego de oír personalmente a un maistro, no decimos con qué especialidad para no echarnos encima al gremio; lo que sí es cierto es que él mismo nos dijo que su señora después de dos días de confinamiento le dijo que se fuera, que se saliera de la casa a ver si ya puso la marrana que porque ya no lo soportaba tanto tiempo en la casa. Verídico, dice Mariano.

miércoles 01 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 24 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 17 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 03 de junio de 2020

Columna liberal

viernes 29 de mayo de 2020

Columna liberal

viernes 08 de mayo de 2020

Columna liberal

miércoles 29 de abril de 2020

Columna liberal

miércoles 22 de abril de 2020

Columna liberal

miércoles 15 de abril de 2020

Columna liberal

Cargar Más