/ miércoles 1 de julio de 2020

Columna liberal

En los momentos en que la patria y el pueblo de México requirieron de la participación de los liberales de México, ahí estuvieron ellos sin titubeos ni tibiezas y en especial los de Durango.

En esta ocasión sólo nos referiremos sólo a algunos del del movimiento de 1910 para no extendernos mucho, ya que sus hazañas fueron tantas y tan gloriosas que libros y libros no han sido suficientes para reseñar la historia de tantos y tantos liberales que forjaron esta nación y nos aseguraron nuestros derechos y libertades.

Plasmado está en la historia nuestra los nombres de Antonio R. Ramos, Pedro Briseño, Domingo Arrieta, Silvestre Dorador, Alberto Terrones Benítez, Pastor Roaux, etc. Estos tres últimos destacándose además como constituyentes y participando en diferentes comisiones en la elaboración de muestra carta magna, distinguiéndose en la conformación y redacción de los más importantes artículos de nuestra Constitución General de la República.

En estos momentos críticos que se están dando entre las corrientes del liberalismo y el conservadurismo, hay varias opiniones en el sentido de que a la fecha no se escucha la postura de los liberales de Durango.

Tenemos información de que en la campaña para la Presidencia de la República para el 2012, diez y seis grandes logias de la República Mexicana, (no nos aclararon de qué rito), así como grupos del lamanismo de Morelos y otras corrientes filosóficas se reunieron en el hemiciclo a Juárez en la capital de la república para manifestarle su apoyo a Andrés Manuel López Obrador, reconocido libre pensador y declarado progresista y continuador del ideario juarista y de las gestas de Hidalgo, Morelos, Madero, Carranza, Lázaro Cárdenas, López Mateos, etc.

Al respecto es justo aclarar que aquí en Durango se conformó recientemente un grupo denominado Asociación Liberal Francisco Zarco, A.C. y en un manifiesto que nos hacen llegar y dirigido a AMLO, expresan los profesores Silvino García Estrada, Daniel Torres Vázquez y Pedro de la Torre Flores, quienes firman dicho escrito en su calidad de secretario general, secretario de Organización y secretario de Actas y Acuerdos respectivamente, trasmitimos pues sus siguientes conceptos:

“En el sistema económico y social de corte capitalista como el nuestro, donde la sociedad se encuentra dividida fundamentalmente en dos clases sociales antagónicas, explotados y explotadores, independientemente de los diferentes estratos intermedios, la lucha de clases es permanente, recrudeciéndose generalmente en tiempos de crisis.

A partir de que la burguesía perdió una pequeña, pequeñísima parte del poder, esto es del poder político representado por la presidencia de la república y que desde ahí le permite a nuestro presidente legítimo promover el mejoramiento económico social de las clases populares, elevando notablemente el salario mínimo como no se había hecho antes, estableciendo también varios programas de bienestar para los diferentes sectores de la población necesitada, etc. y, desde luego, como sucede con el fiel de la balanza, necesariamente bajar, aunque sea marginalmente las insultantes ganancias de la burguesía que anteriormente traficaba al amparo del poder, ya que se ha terminado con la fiesta de la exención y devolución de impuestos para la gran empresa, así como la reducción de los altísimos salarios y estipendios de los altos funcionarios que en los regímenes neoliberales identificaron gobierno rico con un pueblo pobre.

Este pequeño botón de muestra nos dice claramente que por primera vez desde el general Lázaro Cárdenas un presidente de la República se manifiesta abiertamente y en la práctica a favor de la clase proletaria.

Esto desde luego enfurece a la clase empresarial acostumbrada a meter mano sin limitación alguna de tal manera que sus representantes y corifeos arremeten con manifestaciones, insultos y amenazas llegando al grado de formar organizaciones exprofeso como el BOA y el FRENAAA amenazando con destituir a quien tiene el respaldo mayoritario de la población aún a pesar de la situación catastrófica que ha provocado el coronavirus y a pesar de la intensa campaña de desinformación perversa del aparato publicitario de la derecha.

Ante esto, la “Asociación Liberal Francisco Zarco A,C.”, como parte de la clase proletaria, de manera unánime acordó manifestarse en apoyo a nuestro presidente de la cuarta transformación porque de no hacerlo creemos que no podríamos ostentar dignamente el nombre de quién nos identifica como una asociación liberal.

Concluimos con esta sentencia de Carlos Marx: “A partir de la aparición de la propiedad privada y de los medios de producción, la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases”.

En nuestra ciudad capital esporádicamente se manifestaba un grupo liberal que lideraba el ingeniero constructor Mateo Correa, no recordamos el nombre de dicha agrupación parécenos ser que se denomina Gral. Guadalupe Victoria, pero no ha pasado de publicaciones en los medios escritos, no tenemos noticias de acciones concretas, lo único que sabemos por entrevista televisada que se le hizo a Adrián Alanís Quiñones, secretario general de gobierno de Durango, es que se presentó una corriente masónica con él para pedirle que no recibiera a los dirigentes de otra corriente también masónica, (supuestamente la dirigida por Mateo Correa ), porque los reclamantes eran los originales y los otros eran espurios o irregulares. Se denota o presume que hay intereses del plano económico en conflicto.

Pero el meollo del asunto es que se ha llegado hoy al punto de las definiciones de los grupos liberales en Durango de si están de parte de la ideología, planes, programas y actos y del liberalismo en el que se ha ubicado el presidente López Obrador o se está del lado de los contrarios a su política, llámense conservadores, emisarios del pasado, neoliberales, etc. lo cierto es que en este momento no se puede navegar a dos aguas, en la tibieza o en la indefinición.

Tal vez algunos de ellos prefieran nadar de a muertito por aquello de los contratos de obra, comercio, posiciones políticas, apoyos, etc. actividades que están casi totalmente en las manos de los gobiernos estatal y municipales.

Por último y en relación a que si el licenciado Manuel Mendívil fue el mejor procurador de Justicia de Durango, disentimos porque hubo varios muy destacados como Julián Bermúdez, Fuentes o Sifuentes y no se diga quien fue secretario del Instituto Juárez, secretario y rector de la UJED, procurador de justicia, presidente del Supremo Tribunal de Justicia, titular del Jurídico del gobierno estatal y dos, (¿o tres?) veces secretario general de gobierno y por último decano de la UJED; nos referimos por supuesto al honesto y valioso amigo y maestro, licenciado Carlos Galindo Martínez.

En los momentos en que la patria y el pueblo de México requirieron de la participación de los liberales de México, ahí estuvieron ellos sin titubeos ni tibiezas y en especial los de Durango.

En esta ocasión sólo nos referiremos sólo a algunos del del movimiento de 1910 para no extendernos mucho, ya que sus hazañas fueron tantas y tan gloriosas que libros y libros no han sido suficientes para reseñar la historia de tantos y tantos liberales que forjaron esta nación y nos aseguraron nuestros derechos y libertades.

Plasmado está en la historia nuestra los nombres de Antonio R. Ramos, Pedro Briseño, Domingo Arrieta, Silvestre Dorador, Alberto Terrones Benítez, Pastor Roaux, etc. Estos tres últimos destacándose además como constituyentes y participando en diferentes comisiones en la elaboración de muestra carta magna, distinguiéndose en la conformación y redacción de los más importantes artículos de nuestra Constitución General de la República.

En estos momentos críticos que se están dando entre las corrientes del liberalismo y el conservadurismo, hay varias opiniones en el sentido de que a la fecha no se escucha la postura de los liberales de Durango.

Tenemos información de que en la campaña para la Presidencia de la República para el 2012, diez y seis grandes logias de la República Mexicana, (no nos aclararon de qué rito), así como grupos del lamanismo de Morelos y otras corrientes filosóficas se reunieron en el hemiciclo a Juárez en la capital de la república para manifestarle su apoyo a Andrés Manuel López Obrador, reconocido libre pensador y declarado progresista y continuador del ideario juarista y de las gestas de Hidalgo, Morelos, Madero, Carranza, Lázaro Cárdenas, López Mateos, etc.

Al respecto es justo aclarar que aquí en Durango se conformó recientemente un grupo denominado Asociación Liberal Francisco Zarco, A.C. y en un manifiesto que nos hacen llegar y dirigido a AMLO, expresan los profesores Silvino García Estrada, Daniel Torres Vázquez y Pedro de la Torre Flores, quienes firman dicho escrito en su calidad de secretario general, secretario de Organización y secretario de Actas y Acuerdos respectivamente, trasmitimos pues sus siguientes conceptos:

“En el sistema económico y social de corte capitalista como el nuestro, donde la sociedad se encuentra dividida fundamentalmente en dos clases sociales antagónicas, explotados y explotadores, independientemente de los diferentes estratos intermedios, la lucha de clases es permanente, recrudeciéndose generalmente en tiempos de crisis.

A partir de que la burguesía perdió una pequeña, pequeñísima parte del poder, esto es del poder político representado por la presidencia de la república y que desde ahí le permite a nuestro presidente legítimo promover el mejoramiento económico social de las clases populares, elevando notablemente el salario mínimo como no se había hecho antes, estableciendo también varios programas de bienestar para los diferentes sectores de la población necesitada, etc. y, desde luego, como sucede con el fiel de la balanza, necesariamente bajar, aunque sea marginalmente las insultantes ganancias de la burguesía que anteriormente traficaba al amparo del poder, ya que se ha terminado con la fiesta de la exención y devolución de impuestos para la gran empresa, así como la reducción de los altísimos salarios y estipendios de los altos funcionarios que en los regímenes neoliberales identificaron gobierno rico con un pueblo pobre.

Este pequeño botón de muestra nos dice claramente que por primera vez desde el general Lázaro Cárdenas un presidente de la República se manifiesta abiertamente y en la práctica a favor de la clase proletaria.

Esto desde luego enfurece a la clase empresarial acostumbrada a meter mano sin limitación alguna de tal manera que sus representantes y corifeos arremeten con manifestaciones, insultos y amenazas llegando al grado de formar organizaciones exprofeso como el BOA y el FRENAAA amenazando con destituir a quien tiene el respaldo mayoritario de la población aún a pesar de la situación catastrófica que ha provocado el coronavirus y a pesar de la intensa campaña de desinformación perversa del aparato publicitario de la derecha.

Ante esto, la “Asociación Liberal Francisco Zarco A,C.”, como parte de la clase proletaria, de manera unánime acordó manifestarse en apoyo a nuestro presidente de la cuarta transformación porque de no hacerlo creemos que no podríamos ostentar dignamente el nombre de quién nos identifica como una asociación liberal.

Concluimos con esta sentencia de Carlos Marx: “A partir de la aparición de la propiedad privada y de los medios de producción, la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases”.

En nuestra ciudad capital esporádicamente se manifestaba un grupo liberal que lideraba el ingeniero constructor Mateo Correa, no recordamos el nombre de dicha agrupación parécenos ser que se denomina Gral. Guadalupe Victoria, pero no ha pasado de publicaciones en los medios escritos, no tenemos noticias de acciones concretas, lo único que sabemos por entrevista televisada que se le hizo a Adrián Alanís Quiñones, secretario general de gobierno de Durango, es que se presentó una corriente masónica con él para pedirle que no recibiera a los dirigentes de otra corriente también masónica, (supuestamente la dirigida por Mateo Correa ), porque los reclamantes eran los originales y los otros eran espurios o irregulares. Se denota o presume que hay intereses del plano económico en conflicto.

Pero el meollo del asunto es que se ha llegado hoy al punto de las definiciones de los grupos liberales en Durango de si están de parte de la ideología, planes, programas y actos y del liberalismo en el que se ha ubicado el presidente López Obrador o se está del lado de los contrarios a su política, llámense conservadores, emisarios del pasado, neoliberales, etc. lo cierto es que en este momento no se puede navegar a dos aguas, en la tibieza o en la indefinición.

Tal vez algunos de ellos prefieran nadar de a muertito por aquello de los contratos de obra, comercio, posiciones políticas, apoyos, etc. actividades que están casi totalmente en las manos de los gobiernos estatal y municipales.

Por último y en relación a que si el licenciado Manuel Mendívil fue el mejor procurador de Justicia de Durango, disentimos porque hubo varios muy destacados como Julián Bermúdez, Fuentes o Sifuentes y no se diga quien fue secretario del Instituto Juárez, secretario y rector de la UJED, procurador de justicia, presidente del Supremo Tribunal de Justicia, titular del Jurídico del gobierno estatal y dos, (¿o tres?) veces secretario general de gobierno y por último decano de la UJED; nos referimos por supuesto al honesto y valioso amigo y maestro, licenciado Carlos Galindo Martínez.

jueves 06 de agosto de 2020

Columna liberal

miércoles 29 de julio de 2020

Columna liberal

jueves 23 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 15 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 08 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 01 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 24 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 17 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 03 de junio de 2020

Columna liberal

viernes 29 de mayo de 2020

Columna liberal

Cargar Más