/ jueves 23 de julio de 2020

Columna liberal

Julio, el mes de las serpientes


Nos llegan noticias de nuestros contactos en Cancún, Quintana Roo, que dado el alarmante rebrote de la pandemia, la autoridad ha tenido que tomar medidas más drásticas para tratar de controlar los contagios dado el relajamiento de las conductas de alta movilidad adoptadas por la ciudadanía en función de las facilidades dadas por el gobierno a fin de favorecer el turismo y consecuentemente reactivar la economía.

Nos dicen pues que una de las medidas es aplicar multas de cuatro a nueve mil pesos a las personas que no porten el cubrebocas en calles y espacios públicos. Aquí en Durango le tiembla la mano a la autoridad para hacer entender a la gente y se va por la vía fácil, es decir, prefiere que se mueran por el virus y no de hambre por aquello de quédate en casa, porque esto último les implica un alto costo político no así por el virus, porque en este caso es más fácil echarle la culpa al Gobierno Federal y tan tan.

Sería muy saludable que los tres niveles de gobierno implementaran en sus respectivas áreas el acceso a la ciudadanía a través de las contralorías sociales para frenar los desvíos de los presupuestos y a la vez poder verificar la honesta ejecución de las actividades encomendadas, por ejemplo en el número de arbolitos producidos en los viveros y la cantidad que se reporta de los consignados como plantados y el número real que verdaderamente llegaron al campo.

Poder checar el número de empleados comisionados en los sindicatos, pues recordemos que el director de Servicios Públicos del Municipio de Durango en un principio dijo que había sólo de esa dirección alrededor de 50 trabajadores en el sindicato, cuatro de ellos directamente en los negocios de la lideresa y sus propiedades, además del velador de su rancho.

Ni qué decir de lo urgente que es también que el pueblo esté al pendiente de cómo se ejercen los dineros en la obra pública, porque ni modo que la autoridad federal, estatal o municipal no se den cuenta si se hizo a no se hizo la obra asignada, si quedó a medias o si se ajustaron los costos a los presupuestos.

Algo se tiene qué hacer, porque es dinero del pueblo el que se maneja, pero como esos manejos no siempre han sido del todo diáfanos, pues de plano no creemos que eso de las contralorías sociales se vaya a dar, al menos en un futuro inmediato, aunque así esté plasmado en la ley; no conviene oiga.

Y es que ya no se puede engañar a la gente aunque los reportes o investigaciones oficiales digan que los funcionarios o empleados salieron rechinando de limpios; por ejemplo, la OEM acaba de dar a conocer que en Chiapas existe un contrabando de madera escandaloso de hasta un 90% de lo autorizado.

Pues eso realmente no es novedad, ya que así se ha dado por siempre en toda la República aunque existan funcionarios e inspectores para estar al pendiente de esas actividades y para que se cumplan las normas, leyes y reglamentos, y así existen dependencias solapadoras como la Semarnat, Profepa, SRNyMA, Procuraduría Ambiental, Dirección de Medio Ambiente Municipal, etc., ah, pero eso sí, los poderosos y corruptos patrocinadores de amparos contra todas las acciones del gobierno federal, ahora pretenden la cancelación del Tren Maya que porque se están afectando bosques, selvas y el medio ambiente donde viven los nativos de por allá ¿y por qué no protestan y los amparan ante el saqueo desmedido de esos recursos naturales por parte de las grandes empresas madereras que los están saqueando como se está denunciando?

Aquí en Durango en esos terrenos no cantamos mal las rancheras, ya lo señalaron funcionarios que en Durango y Chihuahua se extrae el doble del volumen de madera autorizada oficialmente y no pasa nada. Sólo el químico Luis Alfredo Rangel Pescador ha dicho esta boca es mía al respecto, se le reconoce su honestidad y valentía al subsecretario. Los demás navegan de a muertito. Bolsillo lleno corazón contento y oídos sordos a los ecologistas y pueblo en general; así ha sido por siempre nuestro contrabando ligth y así será por los siglos de los siglos.

Por eso decimos que eso de la certificación de bosques bien tratados es una vacilada. Las empresas certificadoras se llevan una buena lana con esa actividad, los propietarios del bosque se benefician en la comercialización de su madera, además de los beneficios a su favor en los trámites que realizan ante la Semarnat tomando ésta como base los informes de las certificadoras.

El mes de julio ha sido designado por un canal ecologista de TV como el Mes de las Serpientes y no creemos que sea porque ya trajeron a Lozoya y se vaya a esparcir veneno por todos lados principalmente en la clase política prianista y empresarial inmersos en la alta corrupción, tampoco por estar a tiro de resortera la extradición del exgobernador Javier Duarte de Chihuahua con todo lo que va implicar.

Un comentario obligado es que con eso de que los gobernadores en rebeldía, lo que podría pasar es que el gobierno central nos va a decir, ah bueno, ¿revisión del pacto fiscal? pues órale, de acuerdo a las revisiones, te voy a aumentar un 10 o 20% más a tus exigencias presupuestales, pero tú te harás cargo ya de las obras de estructura y adiós presa El Tunal II para empezar y demás grandes obras que nos son más que prioritarias.

Cómo negar que muchos gobernadores del PRIAN y PRD se fueron lisos y se robaron miles de millones de pesos del presupuesto y hoy los del precitado grupo reclaman más recursos al gobierno federal porque dicen “yo también quiero” o “¿por qué a mí no?

A Silvano Aureoles no le queda hacerse el honesto, gritón o brabucón, pues de acuerdo a lo que está pasando en Michoacán o lo que ha pasado en el desprestigiado PRD, sólo basta voltear a ver al corrupto Graco Ramírez, en Morelos y al doctor Mancera, como una muestra de lo que son capaces, así que bájele dos rayitas a sus bravuconadas Aureoles, que en el manejo de la seguridad y los dineros, sobre todo en Michoacán, no han sido del todo ni mínimamente aceptables.

Por todo lo anterior se podría pensar que en este mes de las serpientes todo apunta a que nuestro país está designado para ser uno de los protagonistas en este aspecto, aunque vale decir que sin caer en expresiones peyorativas para con la fauna silvestre, es valedero afirmar que todas criaturas faunísticas nunca podrán desprenderse de su condición de salvajes por más que hayan sido adoptadas o criadas en un espacio doméstico, parque, refugio o zoológico; así mismo y de igual manera, los políticos y empresarios corruptos y los coyotes de Coyame nunca perderán su distintivo peculiar, que ya sabemos cuál es y lo seguirán siendo y es, como lo dijo el periodista Renato Leduc, “mustios y endejos”.

Julio, el mes de las serpientes


Nos llegan noticias de nuestros contactos en Cancún, Quintana Roo, que dado el alarmante rebrote de la pandemia, la autoridad ha tenido que tomar medidas más drásticas para tratar de controlar los contagios dado el relajamiento de las conductas de alta movilidad adoptadas por la ciudadanía en función de las facilidades dadas por el gobierno a fin de favorecer el turismo y consecuentemente reactivar la economía.

Nos dicen pues que una de las medidas es aplicar multas de cuatro a nueve mil pesos a las personas que no porten el cubrebocas en calles y espacios públicos. Aquí en Durango le tiembla la mano a la autoridad para hacer entender a la gente y se va por la vía fácil, es decir, prefiere que se mueran por el virus y no de hambre por aquello de quédate en casa, porque esto último les implica un alto costo político no así por el virus, porque en este caso es más fácil echarle la culpa al Gobierno Federal y tan tan.

Sería muy saludable que los tres niveles de gobierno implementaran en sus respectivas áreas el acceso a la ciudadanía a través de las contralorías sociales para frenar los desvíos de los presupuestos y a la vez poder verificar la honesta ejecución de las actividades encomendadas, por ejemplo en el número de arbolitos producidos en los viveros y la cantidad que se reporta de los consignados como plantados y el número real que verdaderamente llegaron al campo.

Poder checar el número de empleados comisionados en los sindicatos, pues recordemos que el director de Servicios Públicos del Municipio de Durango en un principio dijo que había sólo de esa dirección alrededor de 50 trabajadores en el sindicato, cuatro de ellos directamente en los negocios de la lideresa y sus propiedades, además del velador de su rancho.

Ni qué decir de lo urgente que es también que el pueblo esté al pendiente de cómo se ejercen los dineros en la obra pública, porque ni modo que la autoridad federal, estatal o municipal no se den cuenta si se hizo a no se hizo la obra asignada, si quedó a medias o si se ajustaron los costos a los presupuestos.

Algo se tiene qué hacer, porque es dinero del pueblo el que se maneja, pero como esos manejos no siempre han sido del todo diáfanos, pues de plano no creemos que eso de las contralorías sociales se vaya a dar, al menos en un futuro inmediato, aunque así esté plasmado en la ley; no conviene oiga.

Y es que ya no se puede engañar a la gente aunque los reportes o investigaciones oficiales digan que los funcionarios o empleados salieron rechinando de limpios; por ejemplo, la OEM acaba de dar a conocer que en Chiapas existe un contrabando de madera escandaloso de hasta un 90% de lo autorizado.

Pues eso realmente no es novedad, ya que así se ha dado por siempre en toda la República aunque existan funcionarios e inspectores para estar al pendiente de esas actividades y para que se cumplan las normas, leyes y reglamentos, y así existen dependencias solapadoras como la Semarnat, Profepa, SRNyMA, Procuraduría Ambiental, Dirección de Medio Ambiente Municipal, etc., ah, pero eso sí, los poderosos y corruptos patrocinadores de amparos contra todas las acciones del gobierno federal, ahora pretenden la cancelación del Tren Maya que porque se están afectando bosques, selvas y el medio ambiente donde viven los nativos de por allá ¿y por qué no protestan y los amparan ante el saqueo desmedido de esos recursos naturales por parte de las grandes empresas madereras que los están saqueando como se está denunciando?

Aquí en Durango en esos terrenos no cantamos mal las rancheras, ya lo señalaron funcionarios que en Durango y Chihuahua se extrae el doble del volumen de madera autorizada oficialmente y no pasa nada. Sólo el químico Luis Alfredo Rangel Pescador ha dicho esta boca es mía al respecto, se le reconoce su honestidad y valentía al subsecretario. Los demás navegan de a muertito. Bolsillo lleno corazón contento y oídos sordos a los ecologistas y pueblo en general; así ha sido por siempre nuestro contrabando ligth y así será por los siglos de los siglos.

Por eso decimos que eso de la certificación de bosques bien tratados es una vacilada. Las empresas certificadoras se llevan una buena lana con esa actividad, los propietarios del bosque se benefician en la comercialización de su madera, además de los beneficios a su favor en los trámites que realizan ante la Semarnat tomando ésta como base los informes de las certificadoras.

El mes de julio ha sido designado por un canal ecologista de TV como el Mes de las Serpientes y no creemos que sea porque ya trajeron a Lozoya y se vaya a esparcir veneno por todos lados principalmente en la clase política prianista y empresarial inmersos en la alta corrupción, tampoco por estar a tiro de resortera la extradición del exgobernador Javier Duarte de Chihuahua con todo lo que va implicar.

Un comentario obligado es que con eso de que los gobernadores en rebeldía, lo que podría pasar es que el gobierno central nos va a decir, ah bueno, ¿revisión del pacto fiscal? pues órale, de acuerdo a las revisiones, te voy a aumentar un 10 o 20% más a tus exigencias presupuestales, pero tú te harás cargo ya de las obras de estructura y adiós presa El Tunal II para empezar y demás grandes obras que nos son más que prioritarias.

Cómo negar que muchos gobernadores del PRIAN y PRD se fueron lisos y se robaron miles de millones de pesos del presupuesto y hoy los del precitado grupo reclaman más recursos al gobierno federal porque dicen “yo también quiero” o “¿por qué a mí no?

A Silvano Aureoles no le queda hacerse el honesto, gritón o brabucón, pues de acuerdo a lo que está pasando en Michoacán o lo que ha pasado en el desprestigiado PRD, sólo basta voltear a ver al corrupto Graco Ramírez, en Morelos y al doctor Mancera, como una muestra de lo que son capaces, así que bájele dos rayitas a sus bravuconadas Aureoles, que en el manejo de la seguridad y los dineros, sobre todo en Michoacán, no han sido del todo ni mínimamente aceptables.

Por todo lo anterior se podría pensar que en este mes de las serpientes todo apunta a que nuestro país está designado para ser uno de los protagonistas en este aspecto, aunque vale decir que sin caer en expresiones peyorativas para con la fauna silvestre, es valedero afirmar que todas criaturas faunísticas nunca podrán desprenderse de su condición de salvajes por más que hayan sido adoptadas o criadas en un espacio doméstico, parque, refugio o zoológico; así mismo y de igual manera, los políticos y empresarios corruptos y los coyotes de Coyame nunca perderán su distintivo peculiar, que ya sabemos cuál es y lo seguirán siendo y es, como lo dijo el periodista Renato Leduc, “mustios y endejos”.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 18 de septiembre de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 03 de septiembre de 2020

Columna liberal

De las logias masónicas de “los pies descalzos” a danzas de los chamanes

Sergio V M Sánchez

jueves 27 de agosto de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 13 de agosto de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 06 de agosto de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

miércoles 29 de julio de 2020

Columna liberal

Hablemos de la Doctrina Estrada y dejemos en paz a las fieras empachadas

Sergio V M Sánchez

jueves 23 de julio de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

miércoles 15 de julio de 2020

Columna liberal

El buque fantasma de López Obrador

Sergio V M Sánchez

miércoles 08 de julio de 2020

Columna liberal

Morir de hambre ¿o por contagio del Covid-19? He ahí el dilema del gobierno

Sergio V M Sánchez

Cargar Más