/ viernes 17 de septiembre de 2021

Columna liberal

Héroes liberales de aquella madera


Los gobiernos de hoy sobre todo los de la derecha, le han ido echando no sólo lodo, sino tierra y piedra encima a los hacedores de esta gran patria, esos libertadores que conformaron y nos heredaron.

Y nos estaremos refiriendo no sólo a los ideólogos y líderes de esas cruentas batallas en las tribunas, planos políticos, sino también a los estragas militares que tuvieron el genio para organizar ejércitos de la nada con gente del pueblo, con valientes mexicanos que en ocasiones sin uniforme, zapatos y sin rancho, (comida), se batían con bravura y heroísmo, como cuando el Ejército de Oriente logró vencer a los franceses; en esa misma fecha Zaragoza se quejaba ante Juárez que no tenía recursos para darle de comer ese día a sus soldados, informaba a la vez que los habitantes de Puebla estaban de luto porque habían perdido los franceses.

Sí, esos mismos poblanos y ese mismo tipo de gente son los que cuando ingresó el ejército invasor de E.U. a su paso por esa ciudad los recibieron con música y las mujeres desde sus balcones les arrojaban flores, frases y vivas de bienvenida.

Tanto que hay qué relatar y saber de nuestra historia que a los conservadores no les gusta que se sepa porque son de esa clase personas que desde la llegada de los españoles estuvieron de acuerdo y apoyaron el esclavismo, el saqueo, la discriminación, clasismo y la explotación del pueblo para su beneficio y enriquecimiento; por ello siempre han estado en contra de los derechos, las libertades y el estado laico, siendo los liberales su contraparte, por eso Ignacio Ramírez en uno de sus discursos ad hoc para estas fechas patrias describió a los libre pensadores de esta bella manera “Nosotros venimos del pueblo de Dolores, descendemos de Hidalgo y nacimos luchando como nuestro padre por los símbolos de la emancipación, y como él, luchando por la santa causa desapareceremos de sobre la tierra”.

Entonces estaremos de acuerdo que en el desarrollo del acontecer del país y desde la lucha de independencia, siempre han estado en pugna esas dos corrientes o grupos sociales, uno, el que no quiere el progreso de las grandes mayorías y en ello siempre han puesto todo su empeño, desde dinero, recursos varios, alianzas perversas hasta la traición a la patria, ellos son el grupo de los conservadores y por el otro lado está el grupo de los liberales, quienes no han escatimado ni la vida misma para emancipar al pueblo de la sujeción a que siempre ha estado sometido por parte del grupo conservador.

Por eso Juárez siempre se preocupó por la educación del pueblo ya que sentenció que la ignorancia es el peor de los males que aquejan a la humanidad y que por ello un pueblo ignorante será siempre un pueblo esclavo. Igual preocupación mostró el liberalismo al triunfo de la revolución de 1910, promoviendo en el campo y la ciudad las escuelas, así se lo propusieron también Calles, Cárdenas, López Mateos, etc.

Por eso el pueblo mexicano cansado de abusos, indefensión, explotación y violación de sus libertades y derechos humanos, no lo ha pensado dos veces siempre que ha sido convocado por el liberalismo para romper ese tipo de cadenas que siguen armando más sofisticadamente los reaccionarios.

Como ejemplo de ese autoritarismo relataremos la acción de Lichita, no la del sindicato, sino una dama q.e.p.d. del fraccionamiento Domingo Arrieta, quien luego de que se le pidiera a Enríquez Herrera la instalación de un semáforo en ese fraccionamiento, su respuesta fue cerrar el acceso al bulevar Domingo Arrieta por la vialidad Ismael Lares donde se instalaría el dispositivo.

Rápido le llegó la respuesta, Lichita, motivada por ese espíritu revolucionario organizó un nutrido grupo de adelitas y con picos y palas le tiraron a Enríquez la cordonería, banquetas y demás trabajos que insanamente había ordenado. Lichita y su gente ahí permanecieron y no se dejaron intimidar por el grupo de genízaros que había mandado el presidente municipal Enríquez.

Héroes liberales de aquella madera


Los gobiernos de hoy sobre todo los de la derecha, le han ido echando no sólo lodo, sino tierra y piedra encima a los hacedores de esta gran patria, esos libertadores que conformaron y nos heredaron.

Y nos estaremos refiriendo no sólo a los ideólogos y líderes de esas cruentas batallas en las tribunas, planos políticos, sino también a los estragas militares que tuvieron el genio para organizar ejércitos de la nada con gente del pueblo, con valientes mexicanos que en ocasiones sin uniforme, zapatos y sin rancho, (comida), se batían con bravura y heroísmo, como cuando el Ejército de Oriente logró vencer a los franceses; en esa misma fecha Zaragoza se quejaba ante Juárez que no tenía recursos para darle de comer ese día a sus soldados, informaba a la vez que los habitantes de Puebla estaban de luto porque habían perdido los franceses.

Sí, esos mismos poblanos y ese mismo tipo de gente son los que cuando ingresó el ejército invasor de E.U. a su paso por esa ciudad los recibieron con música y las mujeres desde sus balcones les arrojaban flores, frases y vivas de bienvenida.

Tanto que hay qué relatar y saber de nuestra historia que a los conservadores no les gusta que se sepa porque son de esa clase personas que desde la llegada de los españoles estuvieron de acuerdo y apoyaron el esclavismo, el saqueo, la discriminación, clasismo y la explotación del pueblo para su beneficio y enriquecimiento; por ello siempre han estado en contra de los derechos, las libertades y el estado laico, siendo los liberales su contraparte, por eso Ignacio Ramírez en uno de sus discursos ad hoc para estas fechas patrias describió a los libre pensadores de esta bella manera “Nosotros venimos del pueblo de Dolores, descendemos de Hidalgo y nacimos luchando como nuestro padre por los símbolos de la emancipación, y como él, luchando por la santa causa desapareceremos de sobre la tierra”.

Entonces estaremos de acuerdo que en el desarrollo del acontecer del país y desde la lucha de independencia, siempre han estado en pugna esas dos corrientes o grupos sociales, uno, el que no quiere el progreso de las grandes mayorías y en ello siempre han puesto todo su empeño, desde dinero, recursos varios, alianzas perversas hasta la traición a la patria, ellos son el grupo de los conservadores y por el otro lado está el grupo de los liberales, quienes no han escatimado ni la vida misma para emancipar al pueblo de la sujeción a que siempre ha estado sometido por parte del grupo conservador.

Por eso Juárez siempre se preocupó por la educación del pueblo ya que sentenció que la ignorancia es el peor de los males que aquejan a la humanidad y que por ello un pueblo ignorante será siempre un pueblo esclavo. Igual preocupación mostró el liberalismo al triunfo de la revolución de 1910, promoviendo en el campo y la ciudad las escuelas, así se lo propusieron también Calles, Cárdenas, López Mateos, etc.

Por eso el pueblo mexicano cansado de abusos, indefensión, explotación y violación de sus libertades y derechos humanos, no lo ha pensado dos veces siempre que ha sido convocado por el liberalismo para romper ese tipo de cadenas que siguen armando más sofisticadamente los reaccionarios.

Como ejemplo de ese autoritarismo relataremos la acción de Lichita, no la del sindicato, sino una dama q.e.p.d. del fraccionamiento Domingo Arrieta, quien luego de que se le pidiera a Enríquez Herrera la instalación de un semáforo en ese fraccionamiento, su respuesta fue cerrar el acceso al bulevar Domingo Arrieta por la vialidad Ismael Lares donde se instalaría el dispositivo.

Rápido le llegó la respuesta, Lichita, motivada por ese espíritu revolucionario organizó un nutrido grupo de adelitas y con picos y palas le tiraron a Enríquez la cordonería, banquetas y demás trabajos que insanamente había ordenado. Lichita y su gente ahí permanecieron y no se dejaron intimidar por el grupo de genízaros que había mandado el presidente municipal Enríquez.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 14 de octubre de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 07 de octubre de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 30 de septiembre de 2021

Columna liberal

¿Es nuestro hogar la constelación de Orión?

Sergio V M Sánchez

jueves 23 de septiembre de 2021

Columna liberal

Se evidenciaron los diputados de oposición

Sergio V M Sánchez

viernes 17 de septiembre de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 09 de septiembre de 2021

Columna Liberal

De la mosca del campo a la de la ciudad 

Sergio V M Sánchez

jueves 02 de septiembre de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 26 de agosto de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 19 de agosto de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 05 de agosto de 2021

Columna Liberal

¿Y los defensores de animales, qué hacen?

Sergio V M Sánchez

Cargar Más