/ viernes 17 de abril de 2020

Comentarios constitucionales

La pandemia como cisne negro y sus consecuencias

La pandemia que actualmente aqueja a la humanidad, sin duda, es un acontecimiento no esperado y que ha tenido un gran impacto en las diferentes ramas de la actividad humana, es, metafóricamente, un cisne negro, aun cuando hay quienes le niegan tal carácter, pues afirman que ya, antes, investigadores habían alertado sobre el riesgo de una pandemia.

Cabe aclarar que la expresión “cisne negro” se utiliza para referirse a sucesos, según Nassim Taleb, que tienen como atributo estar fuera de las expectativas normales, son raros; producen un gran impacto y tratamos de darnos explicaciones después del hecho.

Lo cierto es que ese acontecimiento está generando consecuencias en la economía, en la política, en lo jurídico, entre otros campos, y nos lleva a centrar nuestra atención en lo verdaderamente importante.

En efecto, en el plano económico, el mundo se encamina a una recesión que, si es muy severa y prolongada, podría generar una depresión, como sucedió en 1929, y arrojaría a las calles a millones de desempleados. En México, se prevé que puede caer el Producto Interno Bruto (PIB) en muy alto porcentaje y que nuestra economía entre en recesión.

En lo político-electoral, en nuestro país, ya se produjeron las primeras consecuencias con la decisión del Instituto Nacional Electoral, en el sentido de posponer las elecciones de Coahuila e Hidalgo. La decisión se tomó por unanimidad de votos, en sesión celebrada virtualmente, pues debido a la emergencia sanitaria, se consideró que hay imposibilidad material de celebrar los comicios.

En cuanto a la popularidad del titular del Poder Ejecutivo de la Unión, quienes se dedican profesionalmente a realizar esas mediciones, dan cuenta de la disminución de la aprobación ciudadana debido a que gran parte de la población, no está de acuerdo con el manejo que se le ha dado a la pandemia.

Lo anterior prende focos rojos para el partido político del presidente de la República, pues, sin duda, el manejo que se le dé a la pandemia y los resultados a los que se lleguen, influirán sobremanera en la elección intermedia y, por tanto, en la concreción de su proyecto de nación.

En otros países también ejercerá gran influencia lo relativo a la pandemia, por ejemplo, en los Estados Unidos de América, en este año se tiene previsto celebrar la elección de su presidente, concretamente, el tres de noviembre. Pero, como sabemos, ese país se ha convertido en el epicentro mundial de la pandemia, entonces, cabe preguntarse, ¿se realizará la elección ese día y ese mes de este año?, en caso de celebrarse, ¿cómo influirá la pandemia en los resultados electorales?

La fecha de la elección presidencial está fijada por una ley de 1845 y es clara en especificar que se deberá llevar a cabo el primer martes, después del primer lunes de noviembre, día fijado por razones de tipo comercial y religioso. A partir de la vigencia de tal ley, nunca se ha suspendido, ni siquiera en momentos históricos difíciles para nuestro vecino país del norte. Entonces, seguramente habrá elección.

Los analistas políticos para realizar su trabajo, tomarán en cuenta varios factores, pero no me cabe la menor duda que uno de ellos es el relativo a la pandemia, en específico, el manejo que le ha dado a la protección de la salud, a través de las medidas oportunas o tardías, adecuadas o no, para garantizar la salud de su población, por lo que será determinante en los resultados electorales.

Más allá de los acontecimientos mencionados como botón de muestra, quedaron de manifiesto las carencias de nuestro sistema de salud, las consecuencias devastadoras de la pandemia, y, sobre todo, la importancia de que existan las suficientes garantías para hacer efectivo el derecho a la protección de la salud, reconocido por el artículo cuarto constitucional.

Concluyo esta colaboración, con la afirmación de que al haber acontecimientos que es muy difícil de prever, por estar fuera de las expectativas normales, lo adecuado es incrementar sustancialmente los recursos para la investigación científica (para evitar, en lo posible, cisnes negros), pues la verdadera solución a la COVID-19, que llegó para quedarse, es la creación de una vacuna, la cual sólo se puede obtener si se transita por el camino de la ciencia.

La pandemia como cisne negro y sus consecuencias

La pandemia que actualmente aqueja a la humanidad, sin duda, es un acontecimiento no esperado y que ha tenido un gran impacto en las diferentes ramas de la actividad humana, es, metafóricamente, un cisne negro, aun cuando hay quienes le niegan tal carácter, pues afirman que ya, antes, investigadores habían alertado sobre el riesgo de una pandemia.

Cabe aclarar que la expresión “cisne negro” se utiliza para referirse a sucesos, según Nassim Taleb, que tienen como atributo estar fuera de las expectativas normales, son raros; producen un gran impacto y tratamos de darnos explicaciones después del hecho.

Lo cierto es que ese acontecimiento está generando consecuencias en la economía, en la política, en lo jurídico, entre otros campos, y nos lleva a centrar nuestra atención en lo verdaderamente importante.

En efecto, en el plano económico, el mundo se encamina a una recesión que, si es muy severa y prolongada, podría generar una depresión, como sucedió en 1929, y arrojaría a las calles a millones de desempleados. En México, se prevé que puede caer el Producto Interno Bruto (PIB) en muy alto porcentaje y que nuestra economía entre en recesión.

En lo político-electoral, en nuestro país, ya se produjeron las primeras consecuencias con la decisión del Instituto Nacional Electoral, en el sentido de posponer las elecciones de Coahuila e Hidalgo. La decisión se tomó por unanimidad de votos, en sesión celebrada virtualmente, pues debido a la emergencia sanitaria, se consideró que hay imposibilidad material de celebrar los comicios.

En cuanto a la popularidad del titular del Poder Ejecutivo de la Unión, quienes se dedican profesionalmente a realizar esas mediciones, dan cuenta de la disminución de la aprobación ciudadana debido a que gran parte de la población, no está de acuerdo con el manejo que se le ha dado a la pandemia.

Lo anterior prende focos rojos para el partido político del presidente de la República, pues, sin duda, el manejo que se le dé a la pandemia y los resultados a los que se lleguen, influirán sobremanera en la elección intermedia y, por tanto, en la concreción de su proyecto de nación.

En otros países también ejercerá gran influencia lo relativo a la pandemia, por ejemplo, en los Estados Unidos de América, en este año se tiene previsto celebrar la elección de su presidente, concretamente, el tres de noviembre. Pero, como sabemos, ese país se ha convertido en el epicentro mundial de la pandemia, entonces, cabe preguntarse, ¿se realizará la elección ese día y ese mes de este año?, en caso de celebrarse, ¿cómo influirá la pandemia en los resultados electorales?

La fecha de la elección presidencial está fijada por una ley de 1845 y es clara en especificar que se deberá llevar a cabo el primer martes, después del primer lunes de noviembre, día fijado por razones de tipo comercial y religioso. A partir de la vigencia de tal ley, nunca se ha suspendido, ni siquiera en momentos históricos difíciles para nuestro vecino país del norte. Entonces, seguramente habrá elección.

Los analistas políticos para realizar su trabajo, tomarán en cuenta varios factores, pero no me cabe la menor duda que uno de ellos es el relativo a la pandemia, en específico, el manejo que le ha dado a la protección de la salud, a través de las medidas oportunas o tardías, adecuadas o no, para garantizar la salud de su población, por lo que será determinante en los resultados electorales.

Más allá de los acontecimientos mencionados como botón de muestra, quedaron de manifiesto las carencias de nuestro sistema de salud, las consecuencias devastadoras de la pandemia, y, sobre todo, la importancia de que existan las suficientes garantías para hacer efectivo el derecho a la protección de la salud, reconocido por el artículo cuarto constitucional.

Concluyo esta colaboración, con la afirmación de que al haber acontecimientos que es muy difícil de prever, por estar fuera de las expectativas normales, lo adecuado es incrementar sustancialmente los recursos para la investigación científica (para evitar, en lo posible, cisnes negros), pues la verdadera solución a la COVID-19, que llegó para quedarse, es la creación de una vacuna, la cual sólo se puede obtener si se transita por el camino de la ciencia.

miércoles 01 de julio de 2020

Comentarios constitucionales

miércoles 24 de junio de 2020

Comentarios constitucionales

miércoles 17 de junio de 2020

Comentarios constitucionales

miércoles 10 de junio de 2020

Comentarios constitucionales

miércoles 10 de junio de 2020

Comentarios constitucionales

miércoles 03 de junio de 2020

Comentarios constitucionales

miércoles 27 de mayo de 2020

Comentarios constitucionales

miércoles 20 de mayo de 2020

Comentarios constitucionales

Cargar Más