/ domingo 19 de septiembre de 2021

El apoyo a Cuba y el caos latinoamericano

Fueron un éxito las fiestas para festejar la independencia, con el alumbrado extraordinario que se acostumbra en la ciudad de México, y los distintos artistas que se presentaron después de la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a los nombres que siempre se citan, agregó un ¡Viva el amor! y ¡Viva la fraternidad universal!, que son algo que a él lo mueven en su actuar diario y que quiso compartir con los mexicanos, que en un 64% vieron el grito por televisión, ya que la mayoría lo festejó en su casa.

Al día siguiente fue el desfile militar que siempre es un gran polo de atracción, y esta vez desfilaron un puñado de tropas de varios países en un gesto de solidaridad entre distintas naciones, y estuvo como invitado especial el presidente de Cuba, Manuel Díaz Canel, que junto con otros mandatarios y secretarios de Relaciones Exteriores realizarán una reunión de la CELAC, la Conferencia de Países de América Latina y del Caribe, para coordinar la cooperación en el proceso de vacunación, aparte del grupo especial de Brasil, Cuba, Argentina y México, para la cooperación entre sus distintos centros de investigación que están trabajando en torno a la pandemia, y se tratarán otros temas, incluso la propuesta de AMLO de transformación de la OEA, la Organización de Estados Americanos, que ha dominado los EUA desde siempre y se puede cambiar.

Y se ha aprovechado el discurso de Andrés Manuel en solidaridad con Cuba, en el que le pide a Biden terminar con el embargo y el llamado bloqueo a Cuba, para decir que cómo es posible que apoyemos a una dictadura, cuando obviamente AMLO está pensando en los cubanos en general, y de seguro se le llamará la atención a Cuba en la reunión de la CELAC.

La Unión Europea se pronunció por la liberación de los presos del último levantamiento en Cuba y por la libertad de expresión, y todos estamos de acuerdo en eso y en una nueva etapa para Cuba, donde estarían muchos países africanos y China y Rusia, estos dos últimos países por cierto, que tendrían que estar apoyando fuerte a Cuba por motivos históricos y humanitarios, como lo ha hecho México y también con Haití, por el temblor y además el asesinato de su presidente. México ya va para los cien millones de personas vacunadas y tiene otros veinte millones listas para continuar, en una situación de rebote favorable al país, que va bien aunque no pueda bajar la guardia.

Cuba necesita vacunación general y regreso masivo del turismo, y reactivación de sus “paladares”, que son una especie de restaurantes familiares, y una nueva etapa que vendrá junto con la de todo el mundo. Pero la tergiversación de las intenciones de Andrés Manuel, una vez más no llevarán a ningún lado.

Hubiéramos querido ver a una Unión Europea más activa en el encarcelamiento ilegal de Lula en Brasil, pero el año que entra habrá elecciones y veremos la opinión de los brasileños. Y por ahí algún argentino llamó al peronismo como “el PRI” de allá, y en unas elecciones intermedias del domingo pasado perdieron la provincia y la capital Buenos Aires, y casi todo. El cínico acuerdo entre Alberto y Cristina Fernández para él ir a la presidencia y ella a la vicepresidencia no funcionó, y ahora tienen que “arreglar las cosas”, para las elecciones intermedias del 7 de Noviembre. En Bolivia las arreglaron repitiendo las elecciones y reconociendo el triunfo del MAS, Movimiento al Socialismo, pero con Evo Morales aceptando que ya fue presidente por suficiente tiempo, habiendo hecho un buen papel por cierto.

En El Salvador el presidente Nayib Bukele se dispone a cambiar la constitución para que haya reelección consecutiva, como la pretende Daniel Ortega por cuarta vez, habiendo encarcelado a sus contrincantes. Desarrollo necesitamos, no políticos.

Fueron un éxito las fiestas para festejar la independencia, con el alumbrado extraordinario que se acostumbra en la ciudad de México, y los distintos artistas que se presentaron después de la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a los nombres que siempre se citan, agregó un ¡Viva el amor! y ¡Viva la fraternidad universal!, que son algo que a él lo mueven en su actuar diario y que quiso compartir con los mexicanos, que en un 64% vieron el grito por televisión, ya que la mayoría lo festejó en su casa.

Al día siguiente fue el desfile militar que siempre es un gran polo de atracción, y esta vez desfilaron un puñado de tropas de varios países en un gesto de solidaridad entre distintas naciones, y estuvo como invitado especial el presidente de Cuba, Manuel Díaz Canel, que junto con otros mandatarios y secretarios de Relaciones Exteriores realizarán una reunión de la CELAC, la Conferencia de Países de América Latina y del Caribe, para coordinar la cooperación en el proceso de vacunación, aparte del grupo especial de Brasil, Cuba, Argentina y México, para la cooperación entre sus distintos centros de investigación que están trabajando en torno a la pandemia, y se tratarán otros temas, incluso la propuesta de AMLO de transformación de la OEA, la Organización de Estados Americanos, que ha dominado los EUA desde siempre y se puede cambiar.

Y se ha aprovechado el discurso de Andrés Manuel en solidaridad con Cuba, en el que le pide a Biden terminar con el embargo y el llamado bloqueo a Cuba, para decir que cómo es posible que apoyemos a una dictadura, cuando obviamente AMLO está pensando en los cubanos en general, y de seguro se le llamará la atención a Cuba en la reunión de la CELAC.

La Unión Europea se pronunció por la liberación de los presos del último levantamiento en Cuba y por la libertad de expresión, y todos estamos de acuerdo en eso y en una nueva etapa para Cuba, donde estarían muchos países africanos y China y Rusia, estos dos últimos países por cierto, que tendrían que estar apoyando fuerte a Cuba por motivos históricos y humanitarios, como lo ha hecho México y también con Haití, por el temblor y además el asesinato de su presidente. México ya va para los cien millones de personas vacunadas y tiene otros veinte millones listas para continuar, en una situación de rebote favorable al país, que va bien aunque no pueda bajar la guardia.

Cuba necesita vacunación general y regreso masivo del turismo, y reactivación de sus “paladares”, que son una especie de restaurantes familiares, y una nueva etapa que vendrá junto con la de todo el mundo. Pero la tergiversación de las intenciones de Andrés Manuel, una vez más no llevarán a ningún lado.

Hubiéramos querido ver a una Unión Europea más activa en el encarcelamiento ilegal de Lula en Brasil, pero el año que entra habrá elecciones y veremos la opinión de los brasileños. Y por ahí algún argentino llamó al peronismo como “el PRI” de allá, y en unas elecciones intermedias del domingo pasado perdieron la provincia y la capital Buenos Aires, y casi todo. El cínico acuerdo entre Alberto y Cristina Fernández para él ir a la presidencia y ella a la vicepresidencia no funcionó, y ahora tienen que “arreglar las cosas”, para las elecciones intermedias del 7 de Noviembre. En Bolivia las arreglaron repitiendo las elecciones y reconociendo el triunfo del MAS, Movimiento al Socialismo, pero con Evo Morales aceptando que ya fue presidente por suficiente tiempo, habiendo hecho un buen papel por cierto.

En El Salvador el presidente Nayib Bukele se dispone a cambiar la constitución para que haya reelección consecutiva, como la pretende Daniel Ortega por cuarta vez, habiendo encarcelado a sus contrincantes. Desarrollo necesitamos, no políticos.