/ domingo 29 de mayo de 2022

¿El día 5 de junio: águila o sol?

Lo que el clásico diría: ¿Tendremos elecciones el próximo 5 de junio para elegir gobernador, o por primera vez una gobernadora? A estas alturas, con toda seguridad, la sociedad ya sabe por quién va a votar. Muchas cosas ya quedaron atrás, en primer lugar, las famosas encuestas que no pudieron dar un claro ganador debido a que la percepción es de una elección muy cerrada de un lado y del otro, y quien resulte ganador lo hará con una diferencia de 20 mil o 30 mil votos. En estas últimas horas, no podrá suceder nada que cambie la intención del voto, si acaso queda en el aire lo dicho por el líder nacional del PRI, y perjudicar a Esteban Villegas Villareal.

Previo a la elección, se pueden analizar algunas cosas que seguramente las y los electores, ya tomaron en cuenta, por ejemplo, la viabilidad de las promesas de campaña por la sencilla razón de que al final, se requieren millones de pesos de recursos públicos para concretarlas.

Se mencionaron en las campañas los problemas estructurales que tenemos en Durango, pero nunca se dijo, cómo darles solución y salir de nuestro atraso histórico. En momentos daba la impresión que era una competencia para ver quién prometía más. Ya es tiempo de que las políticas y los políticos entiendan, que no se puede mentir o engañar para llegar al poder. Al final de un periodo de poder si no cumplen las promesas, la sociedad cobra facturas y más la duranguense.

Otro tema que se podría ver en esta elección, es no votar necesariamente por los partidos, la razón, hay candidatas y candidatos en partidos equivocados que requiere que se voten por ellos. Como alguien dijo, para muestra basta un botón, los demás a la camisa. Por su importancia el voto en la capital del Estado, es estratégico. Aquí se podría definir la gobernatura y en este contexto, Toño Ochoa, candidato de la alianza Va Por Durango y Gonzalo Yáñez por la alianza Juntos Haremos Historia, podrían ser el fiel de la balanza. Por donde se mire, Toño Ochoa es mucho mejor candidato que Gonzalo, en primer lugar, Toño Ochoa, con defectos y virtudes, no tiene cola que le pisen, en cambio al dueño del PT la sociedad tiene memoria y esto se podría reflejar en las urnas.

Otro aspecto: el municipio de Durango, junto con Lerdo y Gómez Palacio, es donde se concentran la mayoría de los votos y por eso serán los más peleados por ambas alianzas. En la región lagunera se quiera o no, la marca de MORENA es muy fuerte. Desde hace ya tiempo, dejo de ser un bastión del PRI para darle paso a la izquierda en La Laguna. En el caso de la candidata Lety Herrera, tal vez sea más conocida que la candidata de MORENA de Betzabé, pero cuidado, por la marca MORENA podría dar una sorpresa. Se comenta que Homero Martínez, tendría un día de campo, ya veremos si se dice lo mismo cuando se cuenten los votos.

Son muchas cosas que por falta de espacio no podremos comentar. Pero si nos da para lo siguiente: de hecho, se puede decir que esta elección será histórica, inédita y muy cerrada. En los hechos esto significaría que la gobernatura y los municipios más importantes del Estado, posiblemente terminen siendo impugnadas en los órganos jurisdiccionales competentes. Ya en 2010, la elección entre José Rosas Aispuro y Jorge Herrera Caldera, se decidió en el Tribunal Federal Electoral. ¿Se repetirá la historia, de ser así, quién ganaría la elección en la sala superior? Pero lo más importante es que la sociedad tome la elección del 5 de junio en sus manos, y así poder reclamar a quién corresponda si lo que nos prometieron fue cierto o "puro jarabe de pico".

Lo que el clásico diría: ¿Tendremos elecciones el próximo 5 de junio para elegir gobernador, o por primera vez una gobernadora? A estas alturas, con toda seguridad, la sociedad ya sabe por quién va a votar. Muchas cosas ya quedaron atrás, en primer lugar, las famosas encuestas que no pudieron dar un claro ganador debido a que la percepción es de una elección muy cerrada de un lado y del otro, y quien resulte ganador lo hará con una diferencia de 20 mil o 30 mil votos. En estas últimas horas, no podrá suceder nada que cambie la intención del voto, si acaso queda en el aire lo dicho por el líder nacional del PRI, y perjudicar a Esteban Villegas Villareal.

Previo a la elección, se pueden analizar algunas cosas que seguramente las y los electores, ya tomaron en cuenta, por ejemplo, la viabilidad de las promesas de campaña por la sencilla razón de que al final, se requieren millones de pesos de recursos públicos para concretarlas.

Se mencionaron en las campañas los problemas estructurales que tenemos en Durango, pero nunca se dijo, cómo darles solución y salir de nuestro atraso histórico. En momentos daba la impresión que era una competencia para ver quién prometía más. Ya es tiempo de que las políticas y los políticos entiendan, que no se puede mentir o engañar para llegar al poder. Al final de un periodo de poder si no cumplen las promesas, la sociedad cobra facturas y más la duranguense.

Otro tema que se podría ver en esta elección, es no votar necesariamente por los partidos, la razón, hay candidatas y candidatos en partidos equivocados que requiere que se voten por ellos. Como alguien dijo, para muestra basta un botón, los demás a la camisa. Por su importancia el voto en la capital del Estado, es estratégico. Aquí se podría definir la gobernatura y en este contexto, Toño Ochoa, candidato de la alianza Va Por Durango y Gonzalo Yáñez por la alianza Juntos Haremos Historia, podrían ser el fiel de la balanza. Por donde se mire, Toño Ochoa es mucho mejor candidato que Gonzalo, en primer lugar, Toño Ochoa, con defectos y virtudes, no tiene cola que le pisen, en cambio al dueño del PT la sociedad tiene memoria y esto se podría reflejar en las urnas.

Otro aspecto: el municipio de Durango, junto con Lerdo y Gómez Palacio, es donde se concentran la mayoría de los votos y por eso serán los más peleados por ambas alianzas. En la región lagunera se quiera o no, la marca de MORENA es muy fuerte. Desde hace ya tiempo, dejo de ser un bastión del PRI para darle paso a la izquierda en La Laguna. En el caso de la candidata Lety Herrera, tal vez sea más conocida que la candidata de MORENA de Betzabé, pero cuidado, por la marca MORENA podría dar una sorpresa. Se comenta que Homero Martínez, tendría un día de campo, ya veremos si se dice lo mismo cuando se cuenten los votos.

Son muchas cosas que por falta de espacio no podremos comentar. Pero si nos da para lo siguiente: de hecho, se puede decir que esta elección será histórica, inédita y muy cerrada. En los hechos esto significaría que la gobernatura y los municipios más importantes del Estado, posiblemente terminen siendo impugnadas en los órganos jurisdiccionales competentes. Ya en 2010, la elección entre José Rosas Aispuro y Jorge Herrera Caldera, se decidió en el Tribunal Federal Electoral. ¿Se repetirá la historia, de ser así, quién ganaría la elección en la sala superior? Pero lo más importante es que la sociedad tome la elección del 5 de junio en sus manos, y así poder reclamar a quién corresponda si lo que nos prometieron fue cierto o "puro jarabe de pico".