/ sábado 1 de diciembre de 2018

El discurso de AMLO: La cruda realidad del país que recibe

Hay una premisa que identifica a los políticos mexicanos: Nunca dicen lo que piensan, ni hacen lo que dicen. Ahora sí, estamos en condiciones de conocer a López Obrador porque no es lo mismo, un hombre que buscó durante 12 años ser Presidente de México, candidato a la Presidencia, un Presidente electo que uno en funciones, y con facultades constitucionales.

De entrada ya es bueno, que se nos diga a la mayoría de los mexicanos en donde vivimos; Un país rico lleno de pobres. Un territorio con mucho petróleo, pero importando gasolinas y hasta crudo. Una Nación donde “La mayoría nace pobre y pobre se muere”. Una Patria donde la impunidad y la corrupción es el pan de todos los días, según Andrés Manuel, es el motivo principal para que el país se encuentre así.

Obviamente, el discurso del Presidente dará mucho de qué hablar. Sus críticos que son muchos lo acusarán de populista. Otros, que no puede haber perdón y olvido, para aquellos responsables de la crisis económica, de la violencia, política y moral de México. Nos gustaría saber que estaba pensando Enrique Peña Nieto, escuchando y tomando nota del discurso del Presidente López Obrador. Qué pensó Peña Nieto al escuchar que llegaba el fin del Modelo Neoliberal, de la Reforma Energética y la Educativa. De los billones de deuda pública desde Vicente Fox, Felipe Calderón y el propio Peña Nieto motivo por el cual, tendremos que pagar 800 mil millones de pesos. El eje principal del discurso fue la corrupción pública y privada. Los negocios entre empresarios para hacerse más ricos y los funcionarios de alto nivel, más corruptos y poderosos. Es a estos, a quien les preocupa lo que suceda en el futuro para ello, harán todo lo que sea con el fin de que regrese el PRI o el PAN.

Es al menos López Obrador, el Primer Presidente al que se le escucha decir, que no tolerará actos de corrupción de nadie, incluyendo a su familia. No será responsable si su esposa Beatriz o sus hijos mayores, incurren en este tipo de conducta. “Por quien si respondo es por mi hijo Jesús, por ser menor de edad”. No responderé tampoco por mis amigas, amigos o compañeros de partido: “Me canso ganso”. El tema de los altos salarios de “La Casta Divina” funcionarios públicos muchos ahí presentes, como el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación los que sin duda, se ampararan o interpondrán acciones de inconstitucionalidad la razón, nadie puede ganar más que el Presidente de la República. Cuando López Obrador andaba en campaña decía que en este país, ya no habría privilegios para nadie ¿Se les olvidó? Aprovechó la tribuna para anunciar que se rebajará su salario en un 40% algo así, como 64 mil pesos mensuales y no 108 mil, como lo establece la Constitución. Para muestra basta un botón: rectores de universidades públicas ganan más que el Presidente de la República.

La otra Reforma que se viene abajo es la Educativa la cual, hace unos días se dio a conocer que se han invertido 81 mil millones de pesos hasta la fecha. ¿En esta cantidad, estarán incluidos los 2 mil millones de pesos que se dice, gastó Aurelio Nuño en su imagen para ser el candidato del PRI a la Presidencia? Y ya que hablamos de mujeres y traiciones, ¿En cuáles escuelas del país se han visto reflejados los 50 mil millones de pesos que anunciaron para mejorar la infraestructura de dichos Centros Educativos? El Presidente definió en pocas palabras que hará en su Gobierno: “Acabaré con la corrupción y la impunidad, de manera pacífica, pero radical”. Ahora sí se reformará la Constitución para que nadie tenga fuero, incluyendo, al Presidente de la República y pueda ser juzgado aun estando en funciones.





Hay una premisa que identifica a los políticos mexicanos: Nunca dicen lo que piensan, ni hacen lo que dicen. Ahora sí, estamos en condiciones de conocer a López Obrador porque no es lo mismo, un hombre que buscó durante 12 años ser Presidente de México, candidato a la Presidencia, un Presidente electo que uno en funciones, y con facultades constitucionales.

De entrada ya es bueno, que se nos diga a la mayoría de los mexicanos en donde vivimos; Un país rico lleno de pobres. Un territorio con mucho petróleo, pero importando gasolinas y hasta crudo. Una Nación donde “La mayoría nace pobre y pobre se muere”. Una Patria donde la impunidad y la corrupción es el pan de todos los días, según Andrés Manuel, es el motivo principal para que el país se encuentre así.

Obviamente, el discurso del Presidente dará mucho de qué hablar. Sus críticos que son muchos lo acusarán de populista. Otros, que no puede haber perdón y olvido, para aquellos responsables de la crisis económica, de la violencia, política y moral de México. Nos gustaría saber que estaba pensando Enrique Peña Nieto, escuchando y tomando nota del discurso del Presidente López Obrador. Qué pensó Peña Nieto al escuchar que llegaba el fin del Modelo Neoliberal, de la Reforma Energética y la Educativa. De los billones de deuda pública desde Vicente Fox, Felipe Calderón y el propio Peña Nieto motivo por el cual, tendremos que pagar 800 mil millones de pesos. El eje principal del discurso fue la corrupción pública y privada. Los negocios entre empresarios para hacerse más ricos y los funcionarios de alto nivel, más corruptos y poderosos. Es a estos, a quien les preocupa lo que suceda en el futuro para ello, harán todo lo que sea con el fin de que regrese el PRI o el PAN.

Es al menos López Obrador, el Primer Presidente al que se le escucha decir, que no tolerará actos de corrupción de nadie, incluyendo a su familia. No será responsable si su esposa Beatriz o sus hijos mayores, incurren en este tipo de conducta. “Por quien si respondo es por mi hijo Jesús, por ser menor de edad”. No responderé tampoco por mis amigas, amigos o compañeros de partido: “Me canso ganso”. El tema de los altos salarios de “La Casta Divina” funcionarios públicos muchos ahí presentes, como el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación los que sin duda, se ampararan o interpondrán acciones de inconstitucionalidad la razón, nadie puede ganar más que el Presidente de la República. Cuando López Obrador andaba en campaña decía que en este país, ya no habría privilegios para nadie ¿Se les olvidó? Aprovechó la tribuna para anunciar que se rebajará su salario en un 40% algo así, como 64 mil pesos mensuales y no 108 mil, como lo establece la Constitución. Para muestra basta un botón: rectores de universidades públicas ganan más que el Presidente de la República.

La otra Reforma que se viene abajo es la Educativa la cual, hace unos días se dio a conocer que se han invertido 81 mil millones de pesos hasta la fecha. ¿En esta cantidad, estarán incluidos los 2 mil millones de pesos que se dice, gastó Aurelio Nuño en su imagen para ser el candidato del PRI a la Presidencia? Y ya que hablamos de mujeres y traiciones, ¿En cuáles escuelas del país se han visto reflejados los 50 mil millones de pesos que anunciaron para mejorar la infraestructura de dichos Centros Educativos? El Presidente definió en pocas palabras que hará en su Gobierno: “Acabaré con la corrupción y la impunidad, de manera pacífica, pero radical”. Ahora sí se reformará la Constitución para que nadie tenga fuero, incluyendo, al Presidente de la República y pueda ser juzgado aun estando en funciones.





jueves 10 de enero de 2019

¡Soltaron al tigre!

jueves 03 de enero de 2019

El EZLN y el Tren Maya

jueves 27 de diciembre de 2018

En 2024 el PRI y el PAN regresarán

Cargar Más