/ sábado 23 de abril de 2022

El mundo antiguo ante el moderno

El mundo moderno, esto que llaman “sistema neoliberal”, ha cambiado la esencia de la naturaleza humana. El ser humano moderno se ha deshumanizado, las apremiantes exigencias de esta forma de vivir, lo han hecho individualista, mezquino, insensible, acumulador, materialista y competitivo.

Sin embargo, el ser humano tiene en esencia, un conjunto de sentimientos y actitudes que nos han hecho ser una especie maravillosa. El mundo antiguo con sus seis civilizaciones: Egipto, Mesopotamia, India, China, Tawantinsuyu y Anáhuac, produjeron en sus siglos de esplendor las maravillas físicas, de conocimiento, artísticas y espirituales, que son el gran legado de la humanidad. El mundo moderno, esto que llaman “sistema mundo o neoliberal”, ha cambiado la esencia de la naturaleza humana. Como ya señalamos, el ser humano moderno se ha deshumanizado.

Sin una comunidad consciente, con metas muy elevadas en el plano humano y espiritual, con una actitud biófila, pacifista, solidaria y de una sólida cultura de organización comunitaria, jamás se habían podido construir las más de 193 zonas arqueológicas, que el INAH tiene abiertas al público en todo el país. Todas las civilizaciones antiguas construyeron pirámides, nosotros somos la civilización que construyó más pirámides en el mundo. Lo que requirió siglos de experiencia culinaria para inventar el maíz, la técnica de la nixtamalización, la milpa, el téjate, las tlayudas, etc.

Guillermo Marín, investigador, escritor, difusor de la cultura y fundador de la Asociación Civil Educayotl, afirma que con la invasión europea llegó y se impuso otra forma de ver y entender el mundo y la vida. Llegaron otros seres humanos en busca de riqueza a cualquier precio, sin limitaciones éticas, morales o religiosas. La corona española vino a fundar una colonia, para explotar a los nativos y depredar sus recursos naturales para generar riqueza; no llegaron aquí en una gesta humanista. El problema es que esta barbarie sigue sucediendo; ahora llegan empresas trasnacionales de depredar, con todo el respaldo de las leyes internacionales y nacionales. El mundo moderno, en tan sólo cinco siglos tiene viviendo a la humanidad en la peor dictadura de la historia, la del “Becerro de Oro”, que ha enajenado y envilecido al ser humano, exterminado la vida y contaminado el planeta.

Por estas razones, se crearon en 1519, dos formas de vida que se han enfrentado permanentemente estos cinco siglos. Los “nativos extranjerizantes”, los modernos, los individualistas, los buscadores de riqueza y poder; contra los “nativos comunitarios”, defensores de las tradiciones, los fraternos solidarios, los buscadores del bien común. En el primer bando podemos nombrar a Malinche, que asesoró al invasor y traicionó a su civilización, a Ixtlilxóchitl, que actuó como el comandante en jefe de sus trescientos mil guerreros texcocanos que vencieron a los mexicas, y a Fernando Alva Ixtlilxóchitl, intelectual nahua que se asimiló a los invasores y escribió la historia de su pueblo con la visión de los vencedores.

La de los individualistas emprendedores que viven en un mundo de objetos, con los que sólo se puede hacer negocios y generar riqueza, para los que el país es sólo una oportunidad de hacer negocios; y los comunitarios solidarios, que viven en un mundo sagrado donde todo tiene vida y ellos un compromiso con la Madre Tierra.

Los que están al servicio de otras naciones en contra de México, los que reciben sobornos por su traición, los que cabildean para convencer que se alineen en contra del bien común, los que trabajan en el gobierno, pero están al servicio de las empresas trasnacionales, a estos sujetos, la historia, los debe marcar para que reciban el desprecio del pueblo.

Basta ya de los Fobaproas, de las privatizaciones, de las excepciones de impuestos, de las partidas secretas, los saboteos a las empresas del pueblo, de las impúdicas entregas de dinero para torcer sus votos. A estos cínicos y sinvergüenzas, el pueblo los debe de conocer y saber para quienes trabajan estos traidores del bien común y de la nación, y en qué organización política participan.

El mundo moderno, esto que llaman “sistema neoliberal”, ha cambiado la esencia de la naturaleza humana. El ser humano moderno se ha deshumanizado, las apremiantes exigencias de esta forma de vivir, lo han hecho individualista, mezquino, insensible, acumulador, materialista y competitivo.

Sin embargo, el ser humano tiene en esencia, un conjunto de sentimientos y actitudes que nos han hecho ser una especie maravillosa. El mundo antiguo con sus seis civilizaciones: Egipto, Mesopotamia, India, China, Tawantinsuyu y Anáhuac, produjeron en sus siglos de esplendor las maravillas físicas, de conocimiento, artísticas y espirituales, que son el gran legado de la humanidad. El mundo moderno, esto que llaman “sistema mundo o neoliberal”, ha cambiado la esencia de la naturaleza humana. Como ya señalamos, el ser humano moderno se ha deshumanizado.

Sin una comunidad consciente, con metas muy elevadas en el plano humano y espiritual, con una actitud biófila, pacifista, solidaria y de una sólida cultura de organización comunitaria, jamás se habían podido construir las más de 193 zonas arqueológicas, que el INAH tiene abiertas al público en todo el país. Todas las civilizaciones antiguas construyeron pirámides, nosotros somos la civilización que construyó más pirámides en el mundo. Lo que requirió siglos de experiencia culinaria para inventar el maíz, la técnica de la nixtamalización, la milpa, el téjate, las tlayudas, etc.

Guillermo Marín, investigador, escritor, difusor de la cultura y fundador de la Asociación Civil Educayotl, afirma que con la invasión europea llegó y se impuso otra forma de ver y entender el mundo y la vida. Llegaron otros seres humanos en busca de riqueza a cualquier precio, sin limitaciones éticas, morales o religiosas. La corona española vino a fundar una colonia, para explotar a los nativos y depredar sus recursos naturales para generar riqueza; no llegaron aquí en una gesta humanista. El problema es que esta barbarie sigue sucediendo; ahora llegan empresas trasnacionales de depredar, con todo el respaldo de las leyes internacionales y nacionales. El mundo moderno, en tan sólo cinco siglos tiene viviendo a la humanidad en la peor dictadura de la historia, la del “Becerro de Oro”, que ha enajenado y envilecido al ser humano, exterminado la vida y contaminado el planeta.

Por estas razones, se crearon en 1519, dos formas de vida que se han enfrentado permanentemente estos cinco siglos. Los “nativos extranjerizantes”, los modernos, los individualistas, los buscadores de riqueza y poder; contra los “nativos comunitarios”, defensores de las tradiciones, los fraternos solidarios, los buscadores del bien común. En el primer bando podemos nombrar a Malinche, que asesoró al invasor y traicionó a su civilización, a Ixtlilxóchitl, que actuó como el comandante en jefe de sus trescientos mil guerreros texcocanos que vencieron a los mexicas, y a Fernando Alva Ixtlilxóchitl, intelectual nahua que se asimiló a los invasores y escribió la historia de su pueblo con la visión de los vencedores.

La de los individualistas emprendedores que viven en un mundo de objetos, con los que sólo se puede hacer negocios y generar riqueza, para los que el país es sólo una oportunidad de hacer negocios; y los comunitarios solidarios, que viven en un mundo sagrado donde todo tiene vida y ellos un compromiso con la Madre Tierra.

Los que están al servicio de otras naciones en contra de México, los que reciben sobornos por su traición, los que cabildean para convencer que se alineen en contra del bien común, los que trabajan en el gobierno, pero están al servicio de las empresas trasnacionales, a estos sujetos, la historia, los debe marcar para que reciban el desprecio del pueblo.

Basta ya de los Fobaproas, de las privatizaciones, de las excepciones de impuestos, de las partidas secretas, los saboteos a las empresas del pueblo, de las impúdicas entregas de dinero para torcer sus votos. A estos cínicos y sinvergüenzas, el pueblo los debe de conocer y saber para quienes trabajan estos traidores del bien común y de la nación, y en qué organización política participan.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 12 de agosto de 2022

En cartera

A 87 años de iniciado el mensaje de AA: “Sólo por hoy”

Víctor Samuel Palencia Alonso

martes 02 de agosto de 2022

En Cartera

74 aniversario del ITD, orgullo guinda

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 15 de julio de 2022

En Cartera

A 459 años de la fundación de Durango (IV)

Víctor Samuel Palencia Alonso

jueves 14 de julio de 2022

En Cartera

A 459 años de la fundación de Durango (III)

Víctor Samuel Palencia Alonso

miércoles 13 de julio de 2022

En cartera

a 459 años de la fundación de la ciudad de Durango (II)

Víctor Samuel Palencia Alonso

martes 12 de julio de 2022

En Cartera

A 459 años de la fundación de la ciudad de Durango

Víctor Samuel Palencia Alonso

sábado 25 de junio de 2022

En cartera

La durangueñeidad hoy (II)

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 10 de junio de 2022

En cartera

Notas sobre la Jornada Electoral del 5 de junio

Víctor Samuel Palencia Alonso

lunes 30 de mayo de 2022

En Cartera

El Plan de Gobierno 2022-2028 de Vitela

Víctor Samuel Palencia Alonso

Cargar Más