/ martes 10 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

Diciembre 2019

La cultura cristiana que nos ampara, nos idéntica y nos une, abre su espacio decembrino a la gran multitud de conciencias bienintencionadas y de inteligencias autónomas en que se funda y se funde nuestra identidad durangueña, para dar paso a un lapso de ocasión y tiempo, que se ilumina con nuestra colectiva vocación por lo espiritual y lo trascendente.

Las responsabilidades morales y jurídicas que tienen su origen, su causa, su explicación y su razón de ser, en la propensión y en la aptitud religiosa del ser humano de todos los tiempos, renuevan en estas épocas del año, -en este Durango nuestro-, su persistente invitación y convocatoria a sumarnos y participar humana y solidariamente en la gran fraternidad de pasiones y de esperanzas que han mantenido, -y mantienen-, unidas, íntegras y totales, las almas de las generaciones Durangueñas, en el hilo conductor de una historia, de una fe y de un destino que nos son propias y comunes.

En el mes de diciembre de cada año que reúne en la liturgia cristiana y en la frivolidad pagana y mercantil de la época, las afinidades libres de nuestra cultura de asociación, predomina sin embargo, un ambiente de espiritualidad que nos alienta y que nos llama incansable y perseverantemente al contacto íntimo y permanente con los valores superiores de la persona humana; la santidad, la bondad, la belleza, la justicia, el amor, y la libertad, entre otros.

Y es que en pocas actividades espirituales, como en la religión, existe y se produce con tanto vigor y poder, el tema de la libertad. En el ámbito de la libertad religiosa, -que es libertad de conciencia- se hace siempre referencia a un orden superior de vida basado en la relación del ser humano con Dios; relación que es siempre voluntaria. La espiritualidad misma, -en la acepción más amplia del término-, es “el conocimiento, la aceptación libre y el trabajo espontáneo respecto de la esencia inmaterial de uno mismo”.

Nos atrevemos a afirmar que acaso la vitalidad, la energía y el poder dinámico de la cultura cristiana en nuestro medio, -y en el modo durangueño de ver y de entender la vida y el mundo-, se deben en mucho, a la sabiduría de las tradiciones morales y religiosas en que se funda; a las promesas que contiene, y a los bienes del alma que produce, en la medida en la que esta es una cultura, -una actividad del espíritu- que da causa y origen en un sinnúmero de casos de comportamientos afines y adictos a los valores y a las costumbres morales y éticas que contribuyen al desarrollo del ser humano, individual y socialmente considerado.

Esta forma cultural que tiene como base, concierto y compromiso las enseñanzas de Jesús de Nazaret, sus discípulos y su Iglesia, mantiene una espiritualidad congruente con el sentido de la caridad Cristiana que la aleja de todo individualismo egoísta y la identifica en cambio, con las necesidades reales y concretas de los seres humanos que viven dentro de los marcos de su propia historia.

Es la espiritualidad de la religión y de la cultura cristianas, una espiritualidad que tiene que ver con la acción que es necesario llevar a cabo para tratar de hacer del mundo en que vivimos, un lugar mejor. La vida espiritual del Cristianismo, de ninguna manera es ajena, extraña o remota a los compromisos sociales del aquí y del ahora.

De ahí entonces que la espiritualidad cristiana haya producido entre nosotros el cuerpo de devociones que han significado una dádiva generosa de instituciones materiales, de voluntad y pensamiento que a su vez, nos han heredado, -desde el consejo sereno y sabio de nuestras tradiciones populares de contenido moral-las formas del alma que han sido necesarias, al paso de los tiempos, para enfrentar con lucidez en la idea, -solidaridad en la intención y perseverancia en el ánimo, y por encima de las disposiciones políticas más encontradas y dispares- las horas más difíciles y adversas de nuestra historia.

Bienvenido pues, el diciembre durangueño y su conjunto de símbolos espirituales, porque con ellos nos ayudamos a contemplar con el optimismo de la fe, las misteriosas promesas del presente y del porvenir.

Diciembre 2019

La cultura cristiana que nos ampara, nos idéntica y nos une, abre su espacio decembrino a la gran multitud de conciencias bienintencionadas y de inteligencias autónomas en que se funda y se funde nuestra identidad durangueña, para dar paso a un lapso de ocasión y tiempo, que se ilumina con nuestra colectiva vocación por lo espiritual y lo trascendente.

Las responsabilidades morales y jurídicas que tienen su origen, su causa, su explicación y su razón de ser, en la propensión y en la aptitud religiosa del ser humano de todos los tiempos, renuevan en estas épocas del año, -en este Durango nuestro-, su persistente invitación y convocatoria a sumarnos y participar humana y solidariamente en la gran fraternidad de pasiones y de esperanzas que han mantenido, -y mantienen-, unidas, íntegras y totales, las almas de las generaciones Durangueñas, en el hilo conductor de una historia, de una fe y de un destino que nos son propias y comunes.

En el mes de diciembre de cada año que reúne en la liturgia cristiana y en la frivolidad pagana y mercantil de la época, las afinidades libres de nuestra cultura de asociación, predomina sin embargo, un ambiente de espiritualidad que nos alienta y que nos llama incansable y perseverantemente al contacto íntimo y permanente con los valores superiores de la persona humana; la santidad, la bondad, la belleza, la justicia, el amor, y la libertad, entre otros.

Y es que en pocas actividades espirituales, como en la religión, existe y se produce con tanto vigor y poder, el tema de la libertad. En el ámbito de la libertad religiosa, -que es libertad de conciencia- se hace siempre referencia a un orden superior de vida basado en la relación del ser humano con Dios; relación que es siempre voluntaria. La espiritualidad misma, -en la acepción más amplia del término-, es “el conocimiento, la aceptación libre y el trabajo espontáneo respecto de la esencia inmaterial de uno mismo”.

Nos atrevemos a afirmar que acaso la vitalidad, la energía y el poder dinámico de la cultura cristiana en nuestro medio, -y en el modo durangueño de ver y de entender la vida y el mundo-, se deben en mucho, a la sabiduría de las tradiciones morales y religiosas en que se funda; a las promesas que contiene, y a los bienes del alma que produce, en la medida en la que esta es una cultura, -una actividad del espíritu- que da causa y origen en un sinnúmero de casos de comportamientos afines y adictos a los valores y a las costumbres morales y éticas que contribuyen al desarrollo del ser humano, individual y socialmente considerado.

Esta forma cultural que tiene como base, concierto y compromiso las enseñanzas de Jesús de Nazaret, sus discípulos y su Iglesia, mantiene una espiritualidad congruente con el sentido de la caridad Cristiana que la aleja de todo individualismo egoísta y la identifica en cambio, con las necesidades reales y concretas de los seres humanos que viven dentro de los marcos de su propia historia.

Es la espiritualidad de la religión y de la cultura cristianas, una espiritualidad que tiene que ver con la acción que es necesario llevar a cabo para tratar de hacer del mundo en que vivimos, un lugar mejor. La vida espiritual del Cristianismo, de ninguna manera es ajena, extraña o remota a los compromisos sociales del aquí y del ahora.

De ahí entonces que la espiritualidad cristiana haya producido entre nosotros el cuerpo de devociones que han significado una dádiva generosa de instituciones materiales, de voluntad y pensamiento que a su vez, nos han heredado, -desde el consejo sereno y sabio de nuestras tradiciones populares de contenido moral-las formas del alma que han sido necesarias, al paso de los tiempos, para enfrentar con lucidez en la idea, -solidaridad en la intención y perseverancia en el ánimo, y por encima de las disposiciones políticas más encontradas y dispares- las horas más difíciles y adversas de nuestra historia.

Bienvenido pues, el diciembre durangueño y su conjunto de símbolos espirituales, porque con ellos nos ayudamos a contemplar con el optimismo de la fe, las misteriosas promesas del presente y del porvenir.

miércoles 05 de febrero de 2020

El sol en perspectiva

viernes 31 de enero de 2020

El sol en perspectiva

martes 28 de enero de 2020

El sol en perspectiva

miércoles 15 de enero de 2020

El Sol en perspectiva

miércoles 25 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

jueves 19 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

martes 10 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

viernes 06 de diciembre de 2019

El Sol en pespectiva

domingo 01 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

martes 26 de noviembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

Cargar Más