/ martes 1 de junio de 2021

Elecciones SPAUJED

El próximo 3 de junio los profes universitarios acudirán a las urnas para renovar el Comité Ejecutivo del Sindicato del Personal Académico de la Universidad Juárez del Estado de Durango (SPAUJED).

Todo parece indicar que las cosas no pintan nada bien para el grupo que encabeza Jesús Soto, su candidata y esposa, Sagrario Salas Name, no logró convencer de su propuesta a los cerca de dos mil agremiados al SPAUJED, así que lo más probable es que pierdan la elección. Luego de muchas promesas y pocas realidades es difícil generar credibilidad para este grupo.

Y es que en los corrillos de las distintas unidades académicas las preguntas se repiten una y otra vez: ¿Por qué no se les había ocurrido antes lo que hoy prometen hacer?; ¿Por falta de tiempo? no creo, llevan 12 años moviendo los hilos del sindicato, y cada uno de esos 12 años firmaron un contrato colectivo; ¿Desconocimiento? Tampoco lo creo, si hasta en una ocasión tomaron el edificio central bajo el argumento de violaciones al contrato colectivo de trabajo: ¿Entonces?

Hay un hecho que es incuestionable: Las condiciones laborales de los profes universitarios son malas, los salarios que perciben son de los más bajos del país, no existe posibilidad de acceder a becas o intercambios académicos con otras universidades del país y del extranjero, no tienen un incentivo más allá del personal por estudiar un posgrado y especializarse, les resulta difícil acceder a un préstamo y sus derechos laborales son violentados cada semestre sin que el sindicato hiciera nada por apoyarlos.

Una de las omisiones más graves es la falta de transparencia en el manejo de los recursos; se dice que anualmente ingresan a las arcas del sindicato, por concepto de cuotas sindicales, alrededor de dos millones de pesos, de los cuales nadie, bueno, casi nadie, sabe cuál es su destino.

Por estas y otras muchas razones los profes universitarios con los que he platicado votarán por Erick Hernández Cosain, quien les garantiza no se dará marcha atrás en los derechos ya ganados, pero lo más importante, asegura que caminará de la mano con las autoridades del edificio central para mejorar las condiciones de trabajo de los agremiados al SPAUJED, lo que demuestra conocimiento del tema, el sindicato por sí solo no logrará mucho, es necesaria la participación de la parte patronal y creo que quien garantiza una mejor interlocución, realmente efectiva, es Erick Hernández Cosain.

El próximo 3 de junio los profes universitarios acudirán a las urnas para renovar el Comité Ejecutivo del Sindicato del Personal Académico de la Universidad Juárez del Estado de Durango (SPAUJED).

Todo parece indicar que las cosas no pintan nada bien para el grupo que encabeza Jesús Soto, su candidata y esposa, Sagrario Salas Name, no logró convencer de su propuesta a los cerca de dos mil agremiados al SPAUJED, así que lo más probable es que pierdan la elección. Luego de muchas promesas y pocas realidades es difícil generar credibilidad para este grupo.

Y es que en los corrillos de las distintas unidades académicas las preguntas se repiten una y otra vez: ¿Por qué no se les había ocurrido antes lo que hoy prometen hacer?; ¿Por falta de tiempo? no creo, llevan 12 años moviendo los hilos del sindicato, y cada uno de esos 12 años firmaron un contrato colectivo; ¿Desconocimiento? Tampoco lo creo, si hasta en una ocasión tomaron el edificio central bajo el argumento de violaciones al contrato colectivo de trabajo: ¿Entonces?

Hay un hecho que es incuestionable: Las condiciones laborales de los profes universitarios son malas, los salarios que perciben son de los más bajos del país, no existe posibilidad de acceder a becas o intercambios académicos con otras universidades del país y del extranjero, no tienen un incentivo más allá del personal por estudiar un posgrado y especializarse, les resulta difícil acceder a un préstamo y sus derechos laborales son violentados cada semestre sin que el sindicato hiciera nada por apoyarlos.

Una de las omisiones más graves es la falta de transparencia en el manejo de los recursos; se dice que anualmente ingresan a las arcas del sindicato, por concepto de cuotas sindicales, alrededor de dos millones de pesos, de los cuales nadie, bueno, casi nadie, sabe cuál es su destino.

Por estas y otras muchas razones los profes universitarios con los que he platicado votarán por Erick Hernández Cosain, quien les garantiza no se dará marcha atrás en los derechos ya ganados, pero lo más importante, asegura que caminará de la mano con las autoridades del edificio central para mejorar las condiciones de trabajo de los agremiados al SPAUJED, lo que demuestra conocimiento del tema, el sindicato por sí solo no logrará mucho, es necesaria la participación de la parte patronal y creo que quien garantiza una mejor interlocución, realmente efectiva, es Erick Hernández Cosain.