/ viernes 12 de julio de 2019

En cartera

Ante la corrupción e impunidad: Los efectos de la pobreza en México

Transparencia Internacional en su Índice de Percepción 2018 nos ubica en el lugar 138 de 180, estamos en el grupo de los 50 territorios más transas del mundo. Al respecto, Yuriria Sierra señala que “México sí creció en el último sexenio, pero en corrupción”. Ejemplos sobran para explicar el contexto que nos tiene aquí: No hace falta detallar lo que sucedió con la Casa Blanca, los 22 exgobernadores que registran desfalcos multimillonarios, la compra fraudulenta de medicinas en el Sector Salud, existía un virtual monopolio en la venta de medicamentos al gobierno federal y es que sólo diez empresas abastecían al 80% de todas las adquisiciones gubernamentales, lo que ha generado sobreprecios en los productos.

La red de “huachicoleo” que desde Pemex se organizaba el robo de combustible, la “quiebra” inducida de la CFE permitiendo la instalación de empresas extranjeras para venderle electricidad y abandonar nuestras termoeléctricas, las policías y las autoridades judiciales en contubernio con el crimen organizado, las guarderías infantiles con niños inexistentes, de cada tres estancias infantiles dos irregulares; la “estafa maestra”, los escandalosos casos de los Duarte, Roberto Borge u Odebrecht, Emilio Lozoya, y el alto funcionario de Altos Hornos de México, Alonso Ancira. México lleva medalla de oro en impunidad.

Transparencia Internacional propone: Fortalecer instituciones con perfecto control y equilibrio sobre el poder político; concluir el camino que las leyes anticorrupción tienen por delante para iniciar su aplicación; dar respaldo a las organizaciones de la sociedad civil, reconocer que son instancias que mejoran el compromiso y la operación política; garantizar que el ejercicio periodístico estará libre de violencia e intimidación. Éstas son las propuestas que la organización hace a nuestro país con la intención de mejorar su estructura, de resanar las grietas que han permitido que la corrupción se establezca en todos los niveles de gobierno.

Para el gobierno de AMLO el camino no ha sido fácil, ha estado llenó de retos y sorpresas. La Guardia Nacional y la Policía Federal en contra, para Ripley, como si sirviera a otros intereses, justo cuando los niveles de violencia parecen más desenfrenados, afirmó López Obrador que estaba echada a perder la policía federal, que no se podía confiar en ella y que no estaba a la altura de las circunstancias: “Imagínense una institución que debe ser ejemplo de profesionalismo y de disciplina que se revela y toma las calles”. Los cientos de amparos para evitar la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía el cual llevará el nombre del general Felipe Ángeles; más amparos para evitar la refinería en Dos Bocas Paraíso, Tabasco; y por supuesto también evitando la obra de trascendencia turística para el sureste con el Tren Maya. Cancelación de la reforma educativa y las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE). Órganos autónomos que son producto de la ineficiencia y la ineficacia, siempre sometidos al poder ejecutivo federal, a la corrupción e impunidad y ahora resultan que son los que señalan y exigen cumplimientos exactos y puntuales. Los programas sociales, que evitan la corrupción porque van directamente al beneficiario, se evitan intermediarios y nombres ficticios, también la oposición le encuentra que tiene fines políticos.

España se negó a disculparse por los abusos cometidos durante la Conquista (como el mandatario solicitó) y han arreciado las críticas por su actitud en los medios, por los “fifís”, a propósito la palabra fifí se usó para caracterizar a quienes se opusieron al presidente Francisco I. Madero, los fifís fueron los que quemaron la casa de los Madero.

María Amparo Casar afirma que “todo gobierno hereda problemas de sus antecesores y crea los propios. Los gobernantes exitosos son los que van resolviendo las “malas” herencias sin crear nuevos problemas. La inseguridad, corrupción y desigualdad pertenecen a la primera categoría”.

La pobreza en México es tal vez uno de los pendientes históricos que a pesar del desarrollo de la tecnología y la estabilidad económica que aparentemente tenemos, es uno de los problemas sociales más profundos y que acarrea efectos negativos en todos los ámbitos.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en México la pobreza no muestra ninguna señal de que se reduzca a pesar de todos los esfuerzos realizados. “En México, la segunda economía con más peso de la región, dichos indicadores reflejan un mayor deterioro”, según el reporte Perspectiva Económica Latinoamericana 2019, elaborado por estas instituciones.

Sus resultados indican que el 53.6 por ciento de la población vive en situación de pobreza y el 42.8 por ciento se encuentra en condición de vulnerabilidad; además de que “en el último año el no tener dinero suficiente para comida afectó 4 de cada 10 personas”. Estos números son preocupantes tomando en cuenta que para este año, las proyecciones de crecimiento económico se han deteriorado y con esto, habrá menos oportunidades de desarrollo para este sector de la sociedad. Los efectos se multiplican: La pobreza en todas sus facetas es un freno para el desarrollo del país, que está condicionando a muchos sectores y con el porcentaje de la población que está pasando hambre, es muy complicado que se alcancen altos niveles de productividad y competitividad.

Si se toma en cuenta que la cantidad de personas que viven en situación de pobreza y que no puede acceder a la línea de bienestar mínima, ya que tienen ingresos menores cuyas expectativas de desarrollo son realmente bajas. Su imposibilidad de alimentarse adecuadamente y de tener accesos a benefactores materiales y culturales que le permitan alcanzar un nivel de desarrollo integral, se han convertido en una limitante para ellos y para todo el sector productivo. Sólo con inversión productiva y crecimiento económico se podrá combatir y reducir la pobreza alimentaria.

Así, los efectos de la pobreza en México no se mide nada más en la cantidad de personas que están por debajo de línea de bienestar, sino en todos los efectos que se genera por esta situación, en donde todo está interrelacionado y afecta la productividad, competitividad y los niveles de desarrollo tecnológico y científico de todos los ámbitos del país.

No se trata sólo de transformar las condiciones de desigualdad y mejorar la vida de millones de mexicanos; se trata de construir un andamiaje legal que asegure el respeto irrestricto al Estado constitucional de derecho y garantice un mejor nivel de vida para todos. No se trata de abolir los privilegios de unos cuantos, se trata de poner la justicia al alcance de todos y no permitir más privilegios fuera de la ley. México debe transitar por el respeto irrestricto al estado constitucional, social, democrático de derecho en el objetivo de garantizar la libertad de todos.

Será necesario un vínculo estrecho con la sociedad civil; la democracia participativa debe ser un instrumento de transformación política; los desafíos que enfrentamos como país aumentan cada vez más en número y complejidad.

Ante la corrupción e impunidad: Los efectos de la pobreza en México

Transparencia Internacional en su Índice de Percepción 2018 nos ubica en el lugar 138 de 180, estamos en el grupo de los 50 territorios más transas del mundo. Al respecto, Yuriria Sierra señala que “México sí creció en el último sexenio, pero en corrupción”. Ejemplos sobran para explicar el contexto que nos tiene aquí: No hace falta detallar lo que sucedió con la Casa Blanca, los 22 exgobernadores que registran desfalcos multimillonarios, la compra fraudulenta de medicinas en el Sector Salud, existía un virtual monopolio en la venta de medicamentos al gobierno federal y es que sólo diez empresas abastecían al 80% de todas las adquisiciones gubernamentales, lo que ha generado sobreprecios en los productos.

La red de “huachicoleo” que desde Pemex se organizaba el robo de combustible, la “quiebra” inducida de la CFE permitiendo la instalación de empresas extranjeras para venderle electricidad y abandonar nuestras termoeléctricas, las policías y las autoridades judiciales en contubernio con el crimen organizado, las guarderías infantiles con niños inexistentes, de cada tres estancias infantiles dos irregulares; la “estafa maestra”, los escandalosos casos de los Duarte, Roberto Borge u Odebrecht, Emilio Lozoya, y el alto funcionario de Altos Hornos de México, Alonso Ancira. México lleva medalla de oro en impunidad.

Transparencia Internacional propone: Fortalecer instituciones con perfecto control y equilibrio sobre el poder político; concluir el camino que las leyes anticorrupción tienen por delante para iniciar su aplicación; dar respaldo a las organizaciones de la sociedad civil, reconocer que son instancias que mejoran el compromiso y la operación política; garantizar que el ejercicio periodístico estará libre de violencia e intimidación. Éstas son las propuestas que la organización hace a nuestro país con la intención de mejorar su estructura, de resanar las grietas que han permitido que la corrupción se establezca en todos los niveles de gobierno.

Para el gobierno de AMLO el camino no ha sido fácil, ha estado llenó de retos y sorpresas. La Guardia Nacional y la Policía Federal en contra, para Ripley, como si sirviera a otros intereses, justo cuando los niveles de violencia parecen más desenfrenados, afirmó López Obrador que estaba echada a perder la policía federal, que no se podía confiar en ella y que no estaba a la altura de las circunstancias: “Imagínense una institución que debe ser ejemplo de profesionalismo y de disciplina que se revela y toma las calles”. Los cientos de amparos para evitar la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía el cual llevará el nombre del general Felipe Ángeles; más amparos para evitar la refinería en Dos Bocas Paraíso, Tabasco; y por supuesto también evitando la obra de trascendencia turística para el sureste con el Tren Maya. Cancelación de la reforma educativa y las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE). Órganos autónomos que son producto de la ineficiencia y la ineficacia, siempre sometidos al poder ejecutivo federal, a la corrupción e impunidad y ahora resultan que son los que señalan y exigen cumplimientos exactos y puntuales. Los programas sociales, que evitan la corrupción porque van directamente al beneficiario, se evitan intermediarios y nombres ficticios, también la oposición le encuentra que tiene fines políticos.

España se negó a disculparse por los abusos cometidos durante la Conquista (como el mandatario solicitó) y han arreciado las críticas por su actitud en los medios, por los “fifís”, a propósito la palabra fifí se usó para caracterizar a quienes se opusieron al presidente Francisco I. Madero, los fifís fueron los que quemaron la casa de los Madero.

María Amparo Casar afirma que “todo gobierno hereda problemas de sus antecesores y crea los propios. Los gobernantes exitosos son los que van resolviendo las “malas” herencias sin crear nuevos problemas. La inseguridad, corrupción y desigualdad pertenecen a la primera categoría”.

La pobreza en México es tal vez uno de los pendientes históricos que a pesar del desarrollo de la tecnología y la estabilidad económica que aparentemente tenemos, es uno de los problemas sociales más profundos y que acarrea efectos negativos en todos los ámbitos.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en México la pobreza no muestra ninguna señal de que se reduzca a pesar de todos los esfuerzos realizados. “En México, la segunda economía con más peso de la región, dichos indicadores reflejan un mayor deterioro”, según el reporte Perspectiva Económica Latinoamericana 2019, elaborado por estas instituciones.

Sus resultados indican que el 53.6 por ciento de la población vive en situación de pobreza y el 42.8 por ciento se encuentra en condición de vulnerabilidad; además de que “en el último año el no tener dinero suficiente para comida afectó 4 de cada 10 personas”. Estos números son preocupantes tomando en cuenta que para este año, las proyecciones de crecimiento económico se han deteriorado y con esto, habrá menos oportunidades de desarrollo para este sector de la sociedad. Los efectos se multiplican: La pobreza en todas sus facetas es un freno para el desarrollo del país, que está condicionando a muchos sectores y con el porcentaje de la población que está pasando hambre, es muy complicado que se alcancen altos niveles de productividad y competitividad.

Si se toma en cuenta que la cantidad de personas que viven en situación de pobreza y que no puede acceder a la línea de bienestar mínima, ya que tienen ingresos menores cuyas expectativas de desarrollo son realmente bajas. Su imposibilidad de alimentarse adecuadamente y de tener accesos a benefactores materiales y culturales que le permitan alcanzar un nivel de desarrollo integral, se han convertido en una limitante para ellos y para todo el sector productivo. Sólo con inversión productiva y crecimiento económico se podrá combatir y reducir la pobreza alimentaria.

Así, los efectos de la pobreza en México no se mide nada más en la cantidad de personas que están por debajo de línea de bienestar, sino en todos los efectos que se genera por esta situación, en donde todo está interrelacionado y afecta la productividad, competitividad y los niveles de desarrollo tecnológico y científico de todos los ámbitos del país.

No se trata sólo de transformar las condiciones de desigualdad y mejorar la vida de millones de mexicanos; se trata de construir un andamiaje legal que asegure el respeto irrestricto al Estado constitucional de derecho y garantice un mejor nivel de vida para todos. No se trata de abolir los privilegios de unos cuantos, se trata de poner la justicia al alcance de todos y no permitir más privilegios fuera de la ley. México debe transitar por el respeto irrestricto al estado constitucional, social, democrático de derecho en el objetivo de garantizar la libertad de todos.

Será necesario un vínculo estrecho con la sociedad civil; la democracia participativa debe ser un instrumento de transformación política; los desafíos que enfrentamos como país aumentan cada vez más en número y complejidad.

jueves 12 de septiembre de 2019

En Cartera

viernes 06 de septiembre de 2019

En cartera

viernes 23 de agosto de 2019

En cartera

jueves 22 de agosto de 2019

EN CARTERA

viernes 16 de agosto de 2019

EN CARTERA

miércoles 07 de agosto de 2019

EN CARTERA

jueves 25 de julio de 2019

EN CARTERA

viernes 19 de julio de 2019

EN CARTERA

viernes 12 de julio de 2019

En cartera

viernes 05 de julio de 2019

En cartera

Cargar Más