/ miércoles 20 de enero de 2021

En cartera

En días pasados, en la grabación del programa “Quehacer Universitario” que conduzco en TVUJED, invitamos a participar al impresor Jesús Manuel Paredes Gómez con el tema “Hablemos de lo que se escribe en Durango”.

Abordamos temas que considero relevantes como la evolución de la imprenta, publicaciones realizadas, la promoción de eventos culturales, las coediciones, la importancia del Código QR en la impresión de los libros, qué género de la literatura es la que se publica más y cuál menos en Durango. Podemos rescatar algunos comentarios de Paredes Gómez:

Señaló que merecen un justo reconocimiento esos valientes que toman la pluma y no se detienen hasta ver su obra publicada. El sector literario en Durango es muy inquieto. Siempre está trabajando, casi cada semana se presentaba algún libro o revista, claro, en tiempos de trabajo normal, cuando no estábamos en contingencia sanitaria.

Existe la red de Escritores Independientes con miembros que van desde jovencitos hasta los veteranos de la pluma. En sus miembros encontramos poetas, cronistas, novelistas, ensayistas.

También está la Sociedad de Escritores de Durango que incluye miembros que le dedican su pluma a géneros muy distintos, ellos publican periódicamente la revista Cordillera en donde se muestra esta variedad de géneros literarios.

Los cronistas están también debidamente agrupados como asociación y en su producción literaria predominan los temas de historia, las monografías de los municipios que representan cada uno de ellos, el cuento local y las leyendas o relatos, que son un rescate de la tradición oral de los pueblos de nuestro estado.

Aparte de las asociaciones civiles también las instituciones ocupan un lugar importante en las ediciones durangueñas, como la Universidad Juárez que tiene su propia editorial universitaria donde se han producido reediciones de textos clásicos, históricos y también los trabajos de sus propios investigadores. También los institutos de investigación que pertenecen a la UJED han contribuido mucho a la producción editorial de textos jurídicos, históricos y académicos.

El Instituto de Cultura del Estado, el ICED, tiene su departamento de publicaciones de donde se han creado colecciones importantes tanto de narrativa como de poesía y ensayo. El Instituto Municipal de Arte y Cultura también ha hecho una labor editorial importante, sobre todo para los escritores locales. Igual que el ICED no tuvieron preferencia por algún género en específico. En la última colección grande que publicaron a través de su Consejo Editorial en la administración municipal anterior, vemos tomos de historia, novela, poesía, ensayo y crónica. ¡Hasta algo de ciencia ficción!

La Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Durango también tiene importante obra impresa. Aquí sí predominan las publicaciones de tipo académico, de historia de la educación en Durango y libros educativos. Por otro lado, tienen un taller literario para alumnos que tienen la inquietud de escribir.

El Congreso del Estado a lo largo de las distintas legislaturas, han impulsado la publicación de obras literarias locales, pues cuenta con un área cultural que no sólo se enfoca en la literatura, también impulsan otras disciplinas artríticas.

También en el área de textos académicos y científicos el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional de la Unidad Durango (CIDIIR) del Instituto Politécnico Nacional ha tenido destacadas aportaciones de los trabajos de investigadores duranguenses que han tenido reconocimiento en todo el país y en el extranjero.

El Instituto Tecnológico de Durango publica cada año una serie de libros de texto para los alumnos, libros de uso interno pero no por eso menos importantes. Sobre todo porque los autores también son maestros e investigadores duranguenses.

Las empresas privadas y los organismos empresariales, al igual que las universidades privadas, no publican obra propia pero sí apoyan con patrocinios, a veces en coedición con otras instituciones. En Durango lo que menos se publica es el género de la novela y el que más se edita es el de poesía. Muchos autores están subiendo sus libros a las plataformas electrónicas. Esperemos que el libro electrónico encuentre su camino adecuado.

Para cerrar la entrevista, Jesús Manuel Paredes Gómez comentó que “el libro puede ser la obra del siglo, pero si está armado con tipografías que no son las adecuadas, su lectura será cansada”.

En días pasados, en la grabación del programa “Quehacer Universitario” que conduzco en TVUJED, invitamos a participar al impresor Jesús Manuel Paredes Gómez con el tema “Hablemos de lo que se escribe en Durango”.

Abordamos temas que considero relevantes como la evolución de la imprenta, publicaciones realizadas, la promoción de eventos culturales, las coediciones, la importancia del Código QR en la impresión de los libros, qué género de la literatura es la que se publica más y cuál menos en Durango. Podemos rescatar algunos comentarios de Paredes Gómez:

Señaló que merecen un justo reconocimiento esos valientes que toman la pluma y no se detienen hasta ver su obra publicada. El sector literario en Durango es muy inquieto. Siempre está trabajando, casi cada semana se presentaba algún libro o revista, claro, en tiempos de trabajo normal, cuando no estábamos en contingencia sanitaria.

Existe la red de Escritores Independientes con miembros que van desde jovencitos hasta los veteranos de la pluma. En sus miembros encontramos poetas, cronistas, novelistas, ensayistas.

También está la Sociedad de Escritores de Durango que incluye miembros que le dedican su pluma a géneros muy distintos, ellos publican periódicamente la revista Cordillera en donde se muestra esta variedad de géneros literarios.

Los cronistas están también debidamente agrupados como asociación y en su producción literaria predominan los temas de historia, las monografías de los municipios que representan cada uno de ellos, el cuento local y las leyendas o relatos, que son un rescate de la tradición oral de los pueblos de nuestro estado.

Aparte de las asociaciones civiles también las instituciones ocupan un lugar importante en las ediciones durangueñas, como la Universidad Juárez que tiene su propia editorial universitaria donde se han producido reediciones de textos clásicos, históricos y también los trabajos de sus propios investigadores. También los institutos de investigación que pertenecen a la UJED han contribuido mucho a la producción editorial de textos jurídicos, históricos y académicos.

El Instituto de Cultura del Estado, el ICED, tiene su departamento de publicaciones de donde se han creado colecciones importantes tanto de narrativa como de poesía y ensayo. El Instituto Municipal de Arte y Cultura también ha hecho una labor editorial importante, sobre todo para los escritores locales. Igual que el ICED no tuvieron preferencia por algún género en específico. En la última colección grande que publicaron a través de su Consejo Editorial en la administración municipal anterior, vemos tomos de historia, novela, poesía, ensayo y crónica. ¡Hasta algo de ciencia ficción!

La Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Durango también tiene importante obra impresa. Aquí sí predominan las publicaciones de tipo académico, de historia de la educación en Durango y libros educativos. Por otro lado, tienen un taller literario para alumnos que tienen la inquietud de escribir.

El Congreso del Estado a lo largo de las distintas legislaturas, han impulsado la publicación de obras literarias locales, pues cuenta con un área cultural que no sólo se enfoca en la literatura, también impulsan otras disciplinas artríticas.

También en el área de textos académicos y científicos el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional de la Unidad Durango (CIDIIR) del Instituto Politécnico Nacional ha tenido destacadas aportaciones de los trabajos de investigadores duranguenses que han tenido reconocimiento en todo el país y en el extranjero.

El Instituto Tecnológico de Durango publica cada año una serie de libros de texto para los alumnos, libros de uso interno pero no por eso menos importantes. Sobre todo porque los autores también son maestros e investigadores duranguenses.

Las empresas privadas y los organismos empresariales, al igual que las universidades privadas, no publican obra propia pero sí apoyan con patrocinios, a veces en coedición con otras instituciones. En Durango lo que menos se publica es el género de la novela y el que más se edita es el de poesía. Muchos autores están subiendo sus libros a las plataformas electrónicas. Esperemos que el libro electrónico encuentre su camino adecuado.

Para cerrar la entrevista, Jesús Manuel Paredes Gómez comentó que “el libro puede ser la obra del siglo, pero si está armado con tipografías que no son las adecuadas, su lectura será cansada”.