/ martes 16 de febrero de 2021

En cartera

Presidente: Durango también es México


No somos parte del Sureste de México, pero nuestro Durango también tiene ancestrales rezagos.

Tenemos confianza en el gobierno federal, así lo ha manifestado nuestro gobernador José Rosas Aispuro Torres. Independientemente de las causas-origen que han originado nuestro aislamiento y en consecuencia no progresar y desarrollarnos como nuestros estados circunvecinos, los durangueños queremos soluciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, compromisos claros y firmes sobre:

Solución de fondo al rezago de la infraestructura hidráulica, con la perforación de pozos donde socialmente se requieran y técnicamente sean factibles, con la implementación de sistemas de riego con tecnología de punta con el fin de garantizar al campesino sus cosechas, inclusive con el aprovechamiento de la tierra con la reconversión productiva con dos siembras anuales.

Construcción de las seis presas que requerimos para almacenar el agua de la sierra y que se escurre a los estados circunvecinos cuando en nuestro estado carecemos de ese elemental líquido para el desarrollo de nuestras actividades agropecuarias y agroindustriales.

Las presas con sus debidos canales de distribución a las tierras de los municipios que los requieran, también garantizará no solamente las cosechas, sino la producción de ganado y desarrollo de la industria. Actualmente sólo el 20 por ciento de la tierra cultivable es de riego y el 80 por ciento es de temporal. Es tiempo de volver la vista al campo que está totalmente abandonado.

También requerimos del presidente de López Obrador, el compromiso del aprovechamiento de nuestros recursos naturales con valor agregado, basta que nos los exploten otros estados y naciones y nos regresen nuestra materia prima como producto terminado.

Otro compromiso que urge es el de propiciar un beneficio directo al estado y municipios donde se exploten sus yacimientos mineros, sólo dejan –al terminarse la veta minera y durante su explotación- el estigma de la enfermedad, el desempleo y el pueblo abandonado con la acumulación de mayores rezagos de bienestar.

Ante la violencia, hay que señalar que los delincuentes es gente joven que el crimen organizado copta ante el problema social de falta de oportunidades para trabajar y estudiar. Existe un gran déficit en el empleo y en los espacios educativos en media superior y superior. Para qué queremos egresados universitarios si tenemos una iniciativa privada, privada de iniciativa que no genera los empleos que demanda la sociedad, y que el egresado sólo recurre a la frustración al auto emplearse como taxistas, hamburgueseros, o lo peor, a las garras de la delincuencia y la drogadicción…

También queremos del Gobierno Federal el compromiso de la terminación de los ejes carreteros, y del ferrocarril Durango-Mazatlán, ya que la comunicación representa las vías al desarrollo, comunicación es progreso. No aplicamos políticas públicas para impulsar y desarrollar las vocaciones económicas de cada región, de conformidad a sus recursos naturales, por ejemplo, en Simón Bolívar existen cerros de mármol y no hay una sola marmolería; en Santa Clara existe un manantial con una calidad mayor que las que comercializan el agua, pero no hay una envasadora; Canatlán con su producción de manzana se podría ofertar el refresco de ese producto, pero no industrializamos su producción; algo fundamental: la supercarretera Durango-Mazatlán para lograr su verdadero rendimiento depende de la modernización del Puerto de Mazatlán, que se convierta en Puerto de Gran Calado.

Hay que señalar que el fondo institucional Caxxor Group anunció el 21 de diciembre de 2020 una inversión de 3,300 millones de dólares (mdd) para constituir el Corredor T-MEC, un proyecto que buscará el desarrollo de infraestructura logística para conectar al Pacífico mexicano, desde el Puerto de Mazatlán, con el centro y este de Estados Unidos, y con Canadá, a través de la ciudad de Winnipeg. El proyecto también contempla 180 kilómetros de ferrocarril de Mazatlán hasta el vecino estado de Durango.

Veamos si con la nueva presidencia en Estados Unidos, el proyecto no se cancela o se pospone. El Gobierno federal no se ha pronunciado al respecto. También aquí requerimos su intervención para tener certidumbre en ese proyecto que dijeron iniciaría en los primeros meses del 2021.

Presidente: Durango también es México


No somos parte del Sureste de México, pero nuestro Durango también tiene ancestrales rezagos.

Tenemos confianza en el gobierno federal, así lo ha manifestado nuestro gobernador José Rosas Aispuro Torres. Independientemente de las causas-origen que han originado nuestro aislamiento y en consecuencia no progresar y desarrollarnos como nuestros estados circunvecinos, los durangueños queremos soluciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, compromisos claros y firmes sobre:

Solución de fondo al rezago de la infraestructura hidráulica, con la perforación de pozos donde socialmente se requieran y técnicamente sean factibles, con la implementación de sistemas de riego con tecnología de punta con el fin de garantizar al campesino sus cosechas, inclusive con el aprovechamiento de la tierra con la reconversión productiva con dos siembras anuales.

Construcción de las seis presas que requerimos para almacenar el agua de la sierra y que se escurre a los estados circunvecinos cuando en nuestro estado carecemos de ese elemental líquido para el desarrollo de nuestras actividades agropecuarias y agroindustriales.

Las presas con sus debidos canales de distribución a las tierras de los municipios que los requieran, también garantizará no solamente las cosechas, sino la producción de ganado y desarrollo de la industria. Actualmente sólo el 20 por ciento de la tierra cultivable es de riego y el 80 por ciento es de temporal. Es tiempo de volver la vista al campo que está totalmente abandonado.

También requerimos del presidente de López Obrador, el compromiso del aprovechamiento de nuestros recursos naturales con valor agregado, basta que nos los exploten otros estados y naciones y nos regresen nuestra materia prima como producto terminado.

Otro compromiso que urge es el de propiciar un beneficio directo al estado y municipios donde se exploten sus yacimientos mineros, sólo dejan –al terminarse la veta minera y durante su explotación- el estigma de la enfermedad, el desempleo y el pueblo abandonado con la acumulación de mayores rezagos de bienestar.

Ante la violencia, hay que señalar que los delincuentes es gente joven que el crimen organizado copta ante el problema social de falta de oportunidades para trabajar y estudiar. Existe un gran déficit en el empleo y en los espacios educativos en media superior y superior. Para qué queremos egresados universitarios si tenemos una iniciativa privada, privada de iniciativa que no genera los empleos que demanda la sociedad, y que el egresado sólo recurre a la frustración al auto emplearse como taxistas, hamburgueseros, o lo peor, a las garras de la delincuencia y la drogadicción…

También queremos del Gobierno Federal el compromiso de la terminación de los ejes carreteros, y del ferrocarril Durango-Mazatlán, ya que la comunicación representa las vías al desarrollo, comunicación es progreso. No aplicamos políticas públicas para impulsar y desarrollar las vocaciones económicas de cada región, de conformidad a sus recursos naturales, por ejemplo, en Simón Bolívar existen cerros de mármol y no hay una sola marmolería; en Santa Clara existe un manantial con una calidad mayor que las que comercializan el agua, pero no hay una envasadora; Canatlán con su producción de manzana se podría ofertar el refresco de ese producto, pero no industrializamos su producción; algo fundamental: la supercarretera Durango-Mazatlán para lograr su verdadero rendimiento depende de la modernización del Puerto de Mazatlán, que se convierta en Puerto de Gran Calado.

Hay que señalar que el fondo institucional Caxxor Group anunció el 21 de diciembre de 2020 una inversión de 3,300 millones de dólares (mdd) para constituir el Corredor T-MEC, un proyecto que buscará el desarrollo de infraestructura logística para conectar al Pacífico mexicano, desde el Puerto de Mazatlán, con el centro y este de Estados Unidos, y con Canadá, a través de la ciudad de Winnipeg. El proyecto también contempla 180 kilómetros de ferrocarril de Mazatlán hasta el vecino estado de Durango.

Veamos si con la nueva presidencia en Estados Unidos, el proyecto no se cancela o se pospone. El Gobierno federal no se ha pronunciado al respecto. También aquí requerimos su intervención para tener certidumbre en ese proyecto que dijeron iniciaría en los primeros meses del 2021.