/ viernes 13 de mayo de 2022

En cartera

Las celebraciones a la madre o a la maternidad tienen su origen en la antigua Grecia en donde se celebraban fiestas en honor a Rhea, la madre de Zeus. Según el mito Rhea es la esposa de Cronos y reina de los cielos.

Cuando Cronos oyó la profecía de que sería destituido por uno de sus hijos empezó a tragárselos en cuanto nacían. Cuando Rhea dio a luz a su hijo menor Zeus, lo escondió en una caverna en Creta y le dio a Cronos una roca envuelta como un bebé que él devoró sin contemplaciones. Rhea es también la diosa de la fertilidad y la maternidad.

En Inglaterra en el siglo XVII, se celebraba el día “Domingo de servir a la Madre”. Todos tenían ese día libre y pagado para que fueran a visitar a sus madres. En ese tiempo, debido a la pobreza, una forma de trabajar era emplearse en las grandes casas o palacios, donde también se daba techo y comida. Se les permitía hornear un pastel (conocido como “tarta de madres”) para llevarlo como regalo.

Aunque algunos colonos ingleses en América conservaron la tradición del británico Domingo de las Madres, en Estados Unidos la primera celebración pública del Día de la Madre se realizó en el otoño de 1872, en Boston, por iniciativa de la escritora Julia Ward Howe (creadora del “Himno a la República”). Organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa, invitando a todas las madres de familia que resultaron víctimas de la guerra por ceder a sus hijos para la milicia.

Tras varias fiestas bostonianas organizadas por Ward Howe, ese pacifista Día de la Madre cayó en el olvido. Fue hasta la primavera de 1907, en Grafton, al oeste de Virginia, cuando se reinstauró con nueva fuerza el Día de la Madre en Estados Unidos, siendo Ana Jarvis, ama de casa, quien comenzó una campaña a escala nacional para establecer un día dedicado íntegramente a las madres estadounidenses.

El 12 de mayo de 1907 dos años después de la muerte de su madre, Ana Jervis quiso conmemorar el fallecimiento y organizó un Día de la Madre para hacerlo. A partir de entonces encabezó una activa campaña que fue extendiéndose a todo el territorio de los Estados Unidos. Finalmente, siete años después el presidente Woodrow Wilson declaró en el año 1914, el Día de la Madre como el segundo domingo de mayo en Estados Unidos. Así fue gestado el día internacional de la madre que después fue encontrando eco en otros países que lo adoptaron.

Honrar la maternidad también fue característica de las culturas que poblaron Mesoamérica antes de la Conquista. Una de ellas, la azteca, rendía culto a la madre de su dios Huitzilopochtli, la diosa Coyolxauhqui o Maztli, que según era representada por la luna. La mitología cuenta que durante la creación del mundo fue muerta a manos de las estrellas, que celosas, le quitaron la vida para que no diera a luz a su hijo Huitzilopochtli, quien representaba al sol, sin embargo, éste sí pudo nacer, venciendo a las tinieblas. De ahí, la importancia tan grande que ellos concedían a la maternidad.

El más representativo de estos rituales era el celebrado a mediados de la primavera, en el cerro del Tepeyac, con el fin de honrar a la madre de los dioses, Tonatzin, cuyo nombre significa “nuestra madre venerable”. Los festejos a la maternidad entre los aztecas eran de carácter sacro. Tonatzin, como dice la historiadora Bibiana Dueñas, “era “la Madrecita”, y tenía por mayor atributo la vida; ella la daba.

En el México actual, su origen fue una iniciativa del periodista y director del periódico Excélsior, Rafael Alducin en 1922. A través de este diario -uno de los pocos con circulación nacional que existían en el país en ese momento- apoyó con extensos artículos, concursos y premios la propuesta de José Vasconcelos, entonces secretario de Educación de dedicar un día a la madre. A la propuesta se unieron el Episcopado mexicano, la Cruz Roja y muchas instituciones más. Cada 10 de mayo, el diario ofrecía premios a la mamá con más hijos, a la mamá más joven, a la mamá más longeva, etc.


Las celebraciones a la madre o a la maternidad tienen su origen en la antigua Grecia en donde se celebraban fiestas en honor a Rhea, la madre de Zeus. Según el mito Rhea es la esposa de Cronos y reina de los cielos.

Cuando Cronos oyó la profecía de que sería destituido por uno de sus hijos empezó a tragárselos en cuanto nacían. Cuando Rhea dio a luz a su hijo menor Zeus, lo escondió en una caverna en Creta y le dio a Cronos una roca envuelta como un bebé que él devoró sin contemplaciones. Rhea es también la diosa de la fertilidad y la maternidad.

En Inglaterra en el siglo XVII, se celebraba el día “Domingo de servir a la Madre”. Todos tenían ese día libre y pagado para que fueran a visitar a sus madres. En ese tiempo, debido a la pobreza, una forma de trabajar era emplearse en las grandes casas o palacios, donde también se daba techo y comida. Se les permitía hornear un pastel (conocido como “tarta de madres”) para llevarlo como regalo.

Aunque algunos colonos ingleses en América conservaron la tradición del británico Domingo de las Madres, en Estados Unidos la primera celebración pública del Día de la Madre se realizó en el otoño de 1872, en Boston, por iniciativa de la escritora Julia Ward Howe (creadora del “Himno a la República”). Organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa, invitando a todas las madres de familia que resultaron víctimas de la guerra por ceder a sus hijos para la milicia.

Tras varias fiestas bostonianas organizadas por Ward Howe, ese pacifista Día de la Madre cayó en el olvido. Fue hasta la primavera de 1907, en Grafton, al oeste de Virginia, cuando se reinstauró con nueva fuerza el Día de la Madre en Estados Unidos, siendo Ana Jarvis, ama de casa, quien comenzó una campaña a escala nacional para establecer un día dedicado íntegramente a las madres estadounidenses.

El 12 de mayo de 1907 dos años después de la muerte de su madre, Ana Jervis quiso conmemorar el fallecimiento y organizó un Día de la Madre para hacerlo. A partir de entonces encabezó una activa campaña que fue extendiéndose a todo el territorio de los Estados Unidos. Finalmente, siete años después el presidente Woodrow Wilson declaró en el año 1914, el Día de la Madre como el segundo domingo de mayo en Estados Unidos. Así fue gestado el día internacional de la madre que después fue encontrando eco en otros países que lo adoptaron.

Honrar la maternidad también fue característica de las culturas que poblaron Mesoamérica antes de la Conquista. Una de ellas, la azteca, rendía culto a la madre de su dios Huitzilopochtli, la diosa Coyolxauhqui o Maztli, que según era representada por la luna. La mitología cuenta que durante la creación del mundo fue muerta a manos de las estrellas, que celosas, le quitaron la vida para que no diera a luz a su hijo Huitzilopochtli, quien representaba al sol, sin embargo, éste sí pudo nacer, venciendo a las tinieblas. De ahí, la importancia tan grande que ellos concedían a la maternidad.

El más representativo de estos rituales era el celebrado a mediados de la primavera, en el cerro del Tepeyac, con el fin de honrar a la madre de los dioses, Tonatzin, cuyo nombre significa “nuestra madre venerable”. Los festejos a la maternidad entre los aztecas eran de carácter sacro. Tonatzin, como dice la historiadora Bibiana Dueñas, “era “la Madrecita”, y tenía por mayor atributo la vida; ella la daba.

En el México actual, su origen fue una iniciativa del periodista y director del periódico Excélsior, Rafael Alducin en 1922. A través de este diario -uno de los pocos con circulación nacional que existían en el país en ese momento- apoyó con extensos artículos, concursos y premios la propuesta de José Vasconcelos, entonces secretario de Educación de dedicar un día a la madre. A la propuesta se unieron el Episcopado mexicano, la Cruz Roja y muchas instituciones más. Cada 10 de mayo, el diario ofrecía premios a la mamá con más hijos, a la mamá más joven, a la mamá más longeva, etc.


ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 21 de mayo de 2022

En cartera

Los desafíos de la próxima Alcaldía

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 13 de mayo de 2022

En cartera

Origen del festejo a las madres

Víctor Samuel Palencia Alonso

sábado 09 de abril de 2022

En Cartera

Los retos del próximo gobernador

Víctor Samuel Palencia Alonso

sábado 26 de marzo de 2022

En Cartera

Cultura Popular

Víctor Samuel Palencia Alonso

sábado 19 de marzo de 2022

En Cartera

Libro de Educación para Descolonización

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 25 de febrero de 2022

En cartera

Los dos problemas de las prisiones

Víctor Samuel Palencia Alonso

sábado 19 de febrero de 2022

En cartera

La ideología criolla

Víctor Samuel Palencia Alonso

sábado 05 de febrero de 2022

En cartera

Aniversario 158 del natalicio de R. Castro

Víctor Samuel Palencia Alonso

Cargar Más