/ jueves 4 de marzo de 2021

EN CARTERA... Declaratoria conjunta México-EE.UU

Hemos llegado al primer año de la terrible pandemia, en la que el dolor y la zozobra se han generado en innumerables hogares del planeta y de nuestro país.

Y no es realista creer que el mundo vencerá para fines de año a la pandemia de Covid-19, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Bajo ese lamentable escenario, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo una reunión virtual con su homólogo estadunidense, Joe Biden, quien se comprometió –según información de los medios- a ver a México como “igual” y no sólo como un país “que está en el sur de la frontera”. López Obrador hizo referencia a una frase que se atribuye al presidente Porfirio Díaz, quien decía: ‘Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos’. Y ahora puedo decir: Bendito México, tan cerca de Dios y no tan lejos de EU”. Biden recordó que López Obrador fue el segundo líder con el que habló al tercer día de haber rendido protesta al cargo.

López Obrador aseguró que uno de los temas a plantear a Biden sería el de las vacunas que se producen en EU y que no pueden ser enviadas a ningún otro país. Sin embargo, al mediodía, la Casa Blanca aclaró que la administración de Joe Biden no está considerando en este momento compartir vacunas con México u otros países vecinos.

Luego del encuentro virtual privado, los gobiernos de ambas naciones emitieron una declaratoria conjunta sobre los resultados de la conversación: Se informó que ambos mandatarios reafirmaron la importancia de una estrecha colaboración para responder a la pandemia, a partir de mejorar las capacidades de salud pública, el intercambio de información y el desarrollo de políticas fronterizas. No se hace mención a las vacunas.

Asimismo, se comprometieron –según la declaratoria conjunta- a desarrollar vías legales para la migración e impulsar políticas para que sea ordenada, segura y regular, además de promover un desarrollo económico equitativo y sostenible para países vecinos.

Además, reafirmaron el compromiso compartido en el T-MEC para mantenerlo como motor de la prosperidad y los derechos laborales de América del Norte al generar mejores oportunidades y prevenir el trabajo forzado.

“Además, discutieron maneras de trabajar juntos en aras de alcanzar un resultado exitoso en la Cumbre de Líderes sobre Cambio Climático organizada por EU y a celebrarse el 22 de abril”, detalla el documento citado de la declaratoria conjunta. El canciller mexicano señaló la disposición para analizar dos de las principales propuestas de México: La de diseñar un plan de visas temporales de trabajo y el compromiso del vecino del norte de invertir 4.000 millones de dólares para el desarrollo de Centroamérica y el sur mexicano.

Sobre migración, López Obrador propuso hacer un análisis de cuántos trabajadores requiere la economía estadounidense y, en general, las de los tres países norteamericanos y a partir de allí diseñar un plan de visas de temporales de trabajo para que mexicanos y centroamericanos puedan emigrar legalmente.

En la reunión –según publicaciones en los medios- se dice que hubo alusiones a la Virgen de Guadalupe, Benito Juárez, Porfirio Díaz y César Chávez, el mandatario estadunidense admitió que ambos países no siempre han sido los mejores vecinos. Sin embargo, subrayó que los latinos son parte fundamental de la historia de esa nación.

Así pues, en la declaración conjunta emitida tras el encuentro, los gobiernos de ambos países se comprometieron a impulsar políticas para dar un trato digno a los migrantes y a trabajar juntos para combatir la pandemia y frenar el cambio climático.

Los medios nacionales e internacionales, también hicieron referencia a que el presidente Biden recordó que durante su encargo como vicepresidente estadunidense visitó México en cuatro ocasiones y, en una de esas ocasiones, se entrevistó con el actual titular del ejecutivo federal y conoció la imagen de la Virgen de Guadalupe y que el ejecutivo mexicano sostuvo que ambas naciones están unidas por la geografía, la cultura y la historia, además de las relaciones comerciales y una frontera de más de tres mil kilómetros.

Después de ambas intervenciones, televisadas por medios estadunidenses, el encuentro de trabajo privado inició entre ambos presidentes. Después, ambos gobiernos emitieron una declaración conjunta a la que ya hicimos referencia.

Hemos llegado al primer año de la terrible pandemia, en la que el dolor y la zozobra se han generado en innumerables hogares del planeta y de nuestro país.

Y no es realista creer que el mundo vencerá para fines de año a la pandemia de Covid-19, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Bajo ese lamentable escenario, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo una reunión virtual con su homólogo estadunidense, Joe Biden, quien se comprometió –según información de los medios- a ver a México como “igual” y no sólo como un país “que está en el sur de la frontera”. López Obrador hizo referencia a una frase que se atribuye al presidente Porfirio Díaz, quien decía: ‘Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos’. Y ahora puedo decir: Bendito México, tan cerca de Dios y no tan lejos de EU”. Biden recordó que López Obrador fue el segundo líder con el que habló al tercer día de haber rendido protesta al cargo.

López Obrador aseguró que uno de los temas a plantear a Biden sería el de las vacunas que se producen en EU y que no pueden ser enviadas a ningún otro país. Sin embargo, al mediodía, la Casa Blanca aclaró que la administración de Joe Biden no está considerando en este momento compartir vacunas con México u otros países vecinos.

Luego del encuentro virtual privado, los gobiernos de ambas naciones emitieron una declaratoria conjunta sobre los resultados de la conversación: Se informó que ambos mandatarios reafirmaron la importancia de una estrecha colaboración para responder a la pandemia, a partir de mejorar las capacidades de salud pública, el intercambio de información y el desarrollo de políticas fronterizas. No se hace mención a las vacunas.

Asimismo, se comprometieron –según la declaratoria conjunta- a desarrollar vías legales para la migración e impulsar políticas para que sea ordenada, segura y regular, además de promover un desarrollo económico equitativo y sostenible para países vecinos.

Además, reafirmaron el compromiso compartido en el T-MEC para mantenerlo como motor de la prosperidad y los derechos laborales de América del Norte al generar mejores oportunidades y prevenir el trabajo forzado.

“Además, discutieron maneras de trabajar juntos en aras de alcanzar un resultado exitoso en la Cumbre de Líderes sobre Cambio Climático organizada por EU y a celebrarse el 22 de abril”, detalla el documento citado de la declaratoria conjunta. El canciller mexicano señaló la disposición para analizar dos de las principales propuestas de México: La de diseñar un plan de visas temporales de trabajo y el compromiso del vecino del norte de invertir 4.000 millones de dólares para el desarrollo de Centroamérica y el sur mexicano.

Sobre migración, López Obrador propuso hacer un análisis de cuántos trabajadores requiere la economía estadounidense y, en general, las de los tres países norteamericanos y a partir de allí diseñar un plan de visas de temporales de trabajo para que mexicanos y centroamericanos puedan emigrar legalmente.

En la reunión –según publicaciones en los medios- se dice que hubo alusiones a la Virgen de Guadalupe, Benito Juárez, Porfirio Díaz y César Chávez, el mandatario estadunidense admitió que ambos países no siempre han sido los mejores vecinos. Sin embargo, subrayó que los latinos son parte fundamental de la historia de esa nación.

Así pues, en la declaración conjunta emitida tras el encuentro, los gobiernos de ambos países se comprometieron a impulsar políticas para dar un trato digno a los migrantes y a trabajar juntos para combatir la pandemia y frenar el cambio climático.

Los medios nacionales e internacionales, también hicieron referencia a que el presidente Biden recordó que durante su encargo como vicepresidente estadunidense visitó México en cuatro ocasiones y, en una de esas ocasiones, se entrevistó con el actual titular del ejecutivo federal y conoció la imagen de la Virgen de Guadalupe y que el ejecutivo mexicano sostuvo que ambas naciones están unidas por la geografía, la cultura y la historia, además de las relaciones comerciales y una frontera de más de tres mil kilómetros.

Después de ambas intervenciones, televisadas por medios estadunidenses, el encuentro de trabajo privado inició entre ambos presidentes. Después, ambos gobiernos emitieron una declaración conjunta a la que ya hicimos referencia.