/ sábado 14 de marzo de 2020

Es fácil decir, pero difícil dialogar

EPÍGRAFE

“Para dialogar, preguntad primero; después..., escuchad”.- Fray Antonio de Guevara


Atendiendo a la forma en que nos expresamos verbalmente, nosotros mismos dificultamos nuestras conversaciones, precisamente por no ordenar nuestras ideas, así como tampoco nuestras palabras, para darnos a entender correctamente y atender las opiniones de la otra parte para realizar una conversación correcta.



En todo momento y en cualquier lugar, el diálogo ha sido desde siempre la llave para poder concertar y tener acuerdos satisfactorios, pero también es el fundamento de una democracia, siempre y cuando, de lo que se esté hablando se tenga conocimiento, pues si se desconoce el fundamento de lo que se conversa, se puede convertir en palabrería vulgar, pudiendo afirmar de esta manera que, nuestra plática es insulsa y si se lleva a cabo en una relación de supra a subordinación y se desconoce del acto o del hecho, no existirá gobierno democrático con una relación de entendimiento sin un diálogo para desarrollar sus funciones, siendo forzosamente necesario que se conozca de aquello de lo que se conversa.

Pero se ha popularizado el hablar solamente para denostar, para agredir, y no para llegar a un entendimiento y tener una buena relación, sino denigrar, aunque no se tenga comprobación.

En mi artículo del sábado anterior, puse el ejemplo de Emilio Ruggeiro, al ufanarse de querer hacer quedar mal al ex presidente Felipe Calderón, en donde sólo acudió a insultarlo sin admitir diálogo alguno, o sea que “timbró en la puerta y salió corriendo” o bien, “tiró la piedra y escondió la mano”, sin atender ninguna razón ni explicación.

De la misma forma, cualquier persona, si no permite explicaciones razonables y, sobre todo que, por su capacidad, no se encuentre al nivel y equilibrio de aquello que se pretende conversar, será de imposible aceptación.

“Tirar la piedra” o “tocar el timbre” sería como crear una polémica, lanzar una acusación, dar un aviso sobre algo, “calentar el ambiente” o iniciar una pelea. “Esconder la mano” o “salir corriendo”, es esconderse, retirarse, desaparecer, no responsabilizarse de las repercusiones que ha tenido el “lanzamiento de la piedra” o “el haber tocado el timbre” para que no se le involucren en ello.

La gente cobarde es especialista en este arte y otros son los hipócritas, frecuentes lanzadores, de actuaciones insidiosas para provocar discordia, quienes son incapaces de dialogar, pues por lo regular consideran siempre tener la razón en todo. Por algo Dante Alighieri puso a los sembradores de discordia en el fondo del infierno.

Los rumores y los chismes son los actos más apreciados por las personas sin educación y sin criterio, quienes sin que les emitan ninguna prueba, aceptan el sensacionalismo de lo que se les comenta, pero nunca recapacitan sobre la veracidad de aquello que fue tan fantástico para sus oídos y que condenaron sin probar; y son incapaces de escuchar razones o someterlo a comprobación.

En los humanos, dar a conocer nuestras ideas es un impulso vital, pues la comunicación es la apertura de un canal de información, de intercambio de aprendizajes y conocimientos, y es parte esencial del mundo de relaciones al que debe aspirar la persona.

Pero muchas veces, el hablar puede convertirse únicamente en ruido, en monólogo o cortina de interferencia que destruye la doble vía de comunicación ideal, creando un canal directo sin admisión de la expresión básica de la otra parte, pues los demás con quienes nos contactamos para dialogar, tienen la misma necesidad de expresión que nosotros.

Conozco un pensamiento que reza: “Un diálogo es el alma de toda relación. Desgraciadamente los obstáculos al diálogo son muchos y muy pocos quienes los superan”, Si conocemos que el diálogo es la base para un buen entendimiento, estaremos dispuestos a saber escuchar, considerando además, que nuestros diálogos sean concretos, claros y concisos, ya que, al interactuar, podamos comprender y expresar lo que sentimos u opinamos de una forma congruente y precisa. Seremos el receptor capaz de captar lo que nos expresan y el interlocutor de lo que hablamos con sencillez y honestidad.

También es posible discutir, pero sin considerar que es para insultar o humillar al otro, pues si el diálogo es compartir argumentos distintos de un mismo tema con el objetivo de llegar a un fin común, discutir es tratar de convencer a la otra u otras personas de lo que se está convencido y es lo que se considera cierto, y que los demás se encuentran equivocados.

Señala un proverbio: “Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio”, atendiendo también que, en algunas ocasiones, el silencio es muy elocuente, y en otras puede ser cobarde.

Así como puede ser un arte el bien hablar, también es válido la existencia del arte del bien escuchar, siendo fundamentales ambas cosas en un entendimiento entre personas, pero si falta alguna de estas, se cae en palabrerías ofensivas con la idea de que, quien grite más fuerte, quien invente los peores defectos del otro, o encuentre mejores pretextos, o tener a los perros más flacos a quien cargarle las pulgas, sea quien gane.

Completa razón tiene quien haya pronunciado la frase: “El diálogo es la base del entendimiento de las personas cultas”.

No creo que pueda ser digno de reconocimiento aquella persona que, usando un medio de comunicación oficial, hable solamente para acusar sin probar, alabarse de ser el iluminado y único con capacidad de resolverlo todo, pero por culpa de alguien a quien no le ha podido comprobar nada; todo, pero absolutamente todo, esté peor que antes.

EPÍGRAFE

“Para dialogar, preguntad primero; después..., escuchad”.- Fray Antonio de Guevara


Atendiendo a la forma en que nos expresamos verbalmente, nosotros mismos dificultamos nuestras conversaciones, precisamente por no ordenar nuestras ideas, así como tampoco nuestras palabras, para darnos a entender correctamente y atender las opiniones de la otra parte para realizar una conversación correcta.



En todo momento y en cualquier lugar, el diálogo ha sido desde siempre la llave para poder concertar y tener acuerdos satisfactorios, pero también es el fundamento de una democracia, siempre y cuando, de lo que se esté hablando se tenga conocimiento, pues si se desconoce el fundamento de lo que se conversa, se puede convertir en palabrería vulgar, pudiendo afirmar de esta manera que, nuestra plática es insulsa y si se lleva a cabo en una relación de supra a subordinación y se desconoce del acto o del hecho, no existirá gobierno democrático con una relación de entendimiento sin un diálogo para desarrollar sus funciones, siendo forzosamente necesario que se conozca de aquello de lo que se conversa.

Pero se ha popularizado el hablar solamente para denostar, para agredir, y no para llegar a un entendimiento y tener una buena relación, sino denigrar, aunque no se tenga comprobación.

En mi artículo del sábado anterior, puse el ejemplo de Emilio Ruggeiro, al ufanarse de querer hacer quedar mal al ex presidente Felipe Calderón, en donde sólo acudió a insultarlo sin admitir diálogo alguno, o sea que “timbró en la puerta y salió corriendo” o bien, “tiró la piedra y escondió la mano”, sin atender ninguna razón ni explicación.

De la misma forma, cualquier persona, si no permite explicaciones razonables y, sobre todo que, por su capacidad, no se encuentre al nivel y equilibrio de aquello que se pretende conversar, será de imposible aceptación.

“Tirar la piedra” o “tocar el timbre” sería como crear una polémica, lanzar una acusación, dar un aviso sobre algo, “calentar el ambiente” o iniciar una pelea. “Esconder la mano” o “salir corriendo”, es esconderse, retirarse, desaparecer, no responsabilizarse de las repercusiones que ha tenido el “lanzamiento de la piedra” o “el haber tocado el timbre” para que no se le involucren en ello.

La gente cobarde es especialista en este arte y otros son los hipócritas, frecuentes lanzadores, de actuaciones insidiosas para provocar discordia, quienes son incapaces de dialogar, pues por lo regular consideran siempre tener la razón en todo. Por algo Dante Alighieri puso a los sembradores de discordia en el fondo del infierno.

Los rumores y los chismes son los actos más apreciados por las personas sin educación y sin criterio, quienes sin que les emitan ninguna prueba, aceptan el sensacionalismo de lo que se les comenta, pero nunca recapacitan sobre la veracidad de aquello que fue tan fantástico para sus oídos y que condenaron sin probar; y son incapaces de escuchar razones o someterlo a comprobación.

En los humanos, dar a conocer nuestras ideas es un impulso vital, pues la comunicación es la apertura de un canal de información, de intercambio de aprendizajes y conocimientos, y es parte esencial del mundo de relaciones al que debe aspirar la persona.

Pero muchas veces, el hablar puede convertirse únicamente en ruido, en monólogo o cortina de interferencia que destruye la doble vía de comunicación ideal, creando un canal directo sin admisión de la expresión básica de la otra parte, pues los demás con quienes nos contactamos para dialogar, tienen la misma necesidad de expresión que nosotros.

Conozco un pensamiento que reza: “Un diálogo es el alma de toda relación. Desgraciadamente los obstáculos al diálogo son muchos y muy pocos quienes los superan”, Si conocemos que el diálogo es la base para un buen entendimiento, estaremos dispuestos a saber escuchar, considerando además, que nuestros diálogos sean concretos, claros y concisos, ya que, al interactuar, podamos comprender y expresar lo que sentimos u opinamos de una forma congruente y precisa. Seremos el receptor capaz de captar lo que nos expresan y el interlocutor de lo que hablamos con sencillez y honestidad.

También es posible discutir, pero sin considerar que es para insultar o humillar al otro, pues si el diálogo es compartir argumentos distintos de un mismo tema con el objetivo de llegar a un fin común, discutir es tratar de convencer a la otra u otras personas de lo que se está convencido y es lo que se considera cierto, y que los demás se encuentran equivocados.

Señala un proverbio: “Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio”, atendiendo también que, en algunas ocasiones, el silencio es muy elocuente, y en otras puede ser cobarde.

Así como puede ser un arte el bien hablar, también es válido la existencia del arte del bien escuchar, siendo fundamentales ambas cosas en un entendimiento entre personas, pero si falta alguna de estas, se cae en palabrerías ofensivas con la idea de que, quien grite más fuerte, quien invente los peores defectos del otro, o encuentre mejores pretextos, o tener a los perros más flacos a quien cargarle las pulgas, sea quien gane.

Completa razón tiene quien haya pronunciado la frase: “El diálogo es la base del entendimiento de las personas cultas”.

No creo que pueda ser digno de reconocimiento aquella persona que, usando un medio de comunicación oficial, hable solamente para acusar sin probar, alabarse de ser el iluminado y único con capacidad de resolverlo todo, pero por culpa de alguien a quien no le ha podido comprobar nada; todo, pero absolutamente todo, esté peor que antes.

sábado 23 de mayo de 2020

Se ordena ser feliz, feliz, feliz

viernes 15 de mayo de 2020

Inmersos en la corrupción

lunes 27 de abril de 2020

Cuando el corazón no admite

miércoles 22 de abril de 2020

Ya es una mitocracia

viernes 17 de abril de 2020

Es mejor encontrar la razón

domingo 12 de abril de 2020

Ya es mitocracia

viernes 27 de marzo de 2020

De pandemias y calamidades

viernes 20 de marzo de 2020

¿Eso es ser honesto?

Cargar Más