/ sábado 31 de octubre de 2020

¿Fusión de culturas o un sometimiento?

Para algunos historiadores esos expedicionarios no vinieron a traer bienestar a los habitantes de lo que hoy llamamos México, sino movidos por la ambición de acumular riqueza y ampliar dominios. En América ya existían civilizaciones.

América no fue descubierta fue invadida y saqueada. Afirman que desde 1492 –hace 528 años- que hemos vivido en una mentira, los invasores no vinieron a descubrir América sino a saquear y asesinar a una de las seis civilizaciones del planeta. Los nativos de toda América perdieron su historia, su tierra, su cultura y de lo que menos se habla en la historia mundial es de este brutal genocidio.

Afirma Pascal Beltrán del Río que “esos expedicionarios no vinieron a traer bienestar a los habitantes de lo que hoy llamamos México, sino movidos por la ambición de acumular riqueza y ampliar dominios. Y esto apenas comienza. El año que entra, cuando se cumplan 500 años de la caída de Tenochtitlán y 200 de la consumación de la Independencia, España será el ogro que inició nuestras desgracias”.

Para pedir una disculpa a la corona española el presidente Andrés Manuel López Obrador envió su carta al rey Felipe VI, misma que él ha dejado sin respuesta durante año y medio, por ello su esposa no visitó Madrid, España, donde, de acuerdo con un catálogo elaborado con motivo del Bicentenario en 2010, hay unos dos mil objetos artísticos de origen prehispánico o novohispano, más que en cualquier otro lugar fuera de México, entre ellos está el Tro-Cortesiano, el códice maya más antiguo y más extenso de los conservados, de casi siete metros de largo, que se encuentra en el Museo de América de Madrid. También está toda la documentación del Archivo de Indias de Sevilla y objetos sueltos guardados en iglesias, bibliotecas y bodegas, no expuestos al público.

El doctor José Antonio Crespo, considero normal la polémica y rechazo hacia la figura de Cristóbal Colón que derivó en el retiro de su monumento sobre Paseo de la Reforma de la Ciudad de México y seguramente se irán retirando su nombre de las calles, avenidas, escuelas y pueblos que lo tienen. “Sin Línea Mx” señala que el 12 de octubre de 1492 representa el inicio del mayor genocidio de la historia con más de 80 millones de seres humanos asesinados y al menos 20 millones esclavizados. 528 años después, continuamos reivindicando nuestras ancestralidades, afirmando cotidianamente la resistencia, la vida y el amor frente a las políticas de muerte y odio producidas por la colonización. Y nos preguntan, ¿¡por qué seguir insistiendo si ya han pasado 5 siglos!? La respuesta es simple, porque este modo de colonización que pone a Europa como centro y modelo, se mantiene.

Uno de los historiadores más conocedores de nuestras raíces, Guillermo Marín, en su escrito titulado “Descolonización Histórica y Cultural” señala que debemos estar conscientes de que somos hijos de los hijos de una de las seis civilizaciones más antiguas de la humanidad, que sigue viva, presente y vigente; pero también, debemos de saber, que ha sido la civilización que ha recibido la campaña más sistemática para su destrucción, calumnia y negación, por la cultura occidental. Europa desde el siglo IV a la caída del Imperio Romano inició diez siglos de oscurantismo, persecución y destrucción del conocimiento para implantar el poder sobre los pueblos, de esta manera el Vaticano y los banqueros de Venecia a través de destruir el conocimiento ancestral de los pueblos europeos lograron mantenerlos en la ignorancia y la sumisión durante mil años. Fue en el siglo XVI que Venecia y el Vaticano enviaron a los hombres más pobres de los reinos de Castilla y Portugal para invadir para en principio destruir la sabiduría ancestral de nuestro continente y a cambio les otorgó el perdón a través de las Bulas Alejandrinas de su dios para asesinar, robar, violar y someter a los hombres que se encontraran.

Por el contrario, los historiadores llamados “hispanistas” sostienen que la conquista trajo consigo la civilización a través del idioma y la religión. Usted estimado lector de El Sol de Durango, comulga más con los argumentos que defienden la conquista como ¿invasión y saqueo del Anáhuac o que nos trajo la civilización?

Para algunos historiadores esos expedicionarios no vinieron a traer bienestar a los habitantes de lo que hoy llamamos México, sino movidos por la ambición de acumular riqueza y ampliar dominios. En América ya existían civilizaciones.

América no fue descubierta fue invadida y saqueada. Afirman que desde 1492 –hace 528 años- que hemos vivido en una mentira, los invasores no vinieron a descubrir América sino a saquear y asesinar a una de las seis civilizaciones del planeta. Los nativos de toda América perdieron su historia, su tierra, su cultura y de lo que menos se habla en la historia mundial es de este brutal genocidio.

Afirma Pascal Beltrán del Río que “esos expedicionarios no vinieron a traer bienestar a los habitantes de lo que hoy llamamos México, sino movidos por la ambición de acumular riqueza y ampliar dominios. Y esto apenas comienza. El año que entra, cuando se cumplan 500 años de la caída de Tenochtitlán y 200 de la consumación de la Independencia, España será el ogro que inició nuestras desgracias”.

Para pedir una disculpa a la corona española el presidente Andrés Manuel López Obrador envió su carta al rey Felipe VI, misma que él ha dejado sin respuesta durante año y medio, por ello su esposa no visitó Madrid, España, donde, de acuerdo con un catálogo elaborado con motivo del Bicentenario en 2010, hay unos dos mil objetos artísticos de origen prehispánico o novohispano, más que en cualquier otro lugar fuera de México, entre ellos está el Tro-Cortesiano, el códice maya más antiguo y más extenso de los conservados, de casi siete metros de largo, que se encuentra en el Museo de América de Madrid. También está toda la documentación del Archivo de Indias de Sevilla y objetos sueltos guardados en iglesias, bibliotecas y bodegas, no expuestos al público.

El doctor José Antonio Crespo, considero normal la polémica y rechazo hacia la figura de Cristóbal Colón que derivó en el retiro de su monumento sobre Paseo de la Reforma de la Ciudad de México y seguramente se irán retirando su nombre de las calles, avenidas, escuelas y pueblos que lo tienen. “Sin Línea Mx” señala que el 12 de octubre de 1492 representa el inicio del mayor genocidio de la historia con más de 80 millones de seres humanos asesinados y al menos 20 millones esclavizados. 528 años después, continuamos reivindicando nuestras ancestralidades, afirmando cotidianamente la resistencia, la vida y el amor frente a las políticas de muerte y odio producidas por la colonización. Y nos preguntan, ¿¡por qué seguir insistiendo si ya han pasado 5 siglos!? La respuesta es simple, porque este modo de colonización que pone a Europa como centro y modelo, se mantiene.

Uno de los historiadores más conocedores de nuestras raíces, Guillermo Marín, en su escrito titulado “Descolonización Histórica y Cultural” señala que debemos estar conscientes de que somos hijos de los hijos de una de las seis civilizaciones más antiguas de la humanidad, que sigue viva, presente y vigente; pero también, debemos de saber, que ha sido la civilización que ha recibido la campaña más sistemática para su destrucción, calumnia y negación, por la cultura occidental. Europa desde el siglo IV a la caída del Imperio Romano inició diez siglos de oscurantismo, persecución y destrucción del conocimiento para implantar el poder sobre los pueblos, de esta manera el Vaticano y los banqueros de Venecia a través de destruir el conocimiento ancestral de los pueblos europeos lograron mantenerlos en la ignorancia y la sumisión durante mil años. Fue en el siglo XVI que Venecia y el Vaticano enviaron a los hombres más pobres de los reinos de Castilla y Portugal para invadir para en principio destruir la sabiduría ancestral de nuestro continente y a cambio les otorgó el perdón a través de las Bulas Alejandrinas de su dios para asesinar, robar, violar y someter a los hombres que se encontraran.

Por el contrario, los historiadores llamados “hispanistas” sostienen que la conquista trajo consigo la civilización a través del idioma y la religión. Usted estimado lector de El Sol de Durango, comulga más con los argumentos que defienden la conquista como ¿invasión y saqueo del Anáhuac o que nos trajo la civilización?