/ lunes 20 de julio de 2020

La política es así

En más de una ocasión, el presidente de la República ha descalificado la actuación del Instituto Nacional Electoral (INE), sustituto del Instituto Federal Electoral (IFE) que incluye en su descalificación, y lo hace tal vez en recuerdo de la cerrada competencia presidencial de 2006, cuyos resultados a la fecha el presidente nunca ha reconocido, al sostener que el fraude, más que los votos, definió la elección presidencial de ese año.

Los paniagudos, los duros del presidente con representación en la Cámara de Diputados, fieles a su esencia y que a veces van más ella de la postura y de los epítetos presidenciales, hoy por hoy ya descalificaron la integración de las cuatro quintetas (dos de mujeres y dos de hombres), y en su oposición a las mismas, plantean que se reponga el procedimiento para que el Comité Técnico de Selección actúe de tal manera que la formulación de nuevas quintetas se realice en forma impoluta para que no sean materia de impugnación.

Por los trascendidos se tiene conocimiento que se conservarán las quintetas propuestas, cuya integración ya fue avalada por siete de los grupos parlamentarios que actúan en la Cámara de Diputados, de tal suerte que el próximo 22 de julio, dicho órgano legislativo, con la mayoría de los grupos parlamentarios y de sus miembros, elegirá, por mayoría calificada, a los cuatro consejeros electorales del INE, que se sumarán a los siete actuales, los cuales, en su conjunto, conforman el Consejo General de dicho Instituto y que es la autoridad electoral máxima del país, sin pasar por alto que sus resoluciones han sido, son y serán impugnables, de tal suerte que la decisión final sobre la materia en disputa, estará, como siempre, en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyos integrantes son elegidos por mayoría calificada consensuada por la Cámara de Senadores.

Con respeto a los puntos de vista en contrario, habría que recordar que, a partir de las elecciones presidenciales de 1988, cuyos resultados no fueron aceptados por el candidato y los simpatizantes de la izquierda, por considerar que tenían la calidad de fraudulentos, todo ello debido a que el día de la elección, se calló el sistema (la versión oficial fue que se cayó) que contabilizaba los votos emitidos para poder tener resultados ciertos y confiables y el mismo día.

Negociaciones al canto, se inició el proceso de construcción de instituciones electorales autónomas que tuvieran a su cargo la organización de las elecciones futuras, y cuyo proceso se podría decir que concluyó en una primera etapa con la integración consensuada por todas las fuerzas políticas, con la integración y operación del IFE a partir de las elecciones del año 2000 cuyos resultados ningún partido impugnó.

Al respecto, habría que recordar que en tiempos idos y que no regresarán, la organización de las elecciones federales estaba a cargo del gobierno, a través de la Comisión Federal Electoral presidida por el secretario de Gobernación en turno.

En las elecciones federales de 2006 y de 2012, con una nueva integración del Consejo General del IFE realizada con acuerdo de los grupos parlamentarios dominantes, salvo la renovación que se dio en 2003 con miras a las elecciones de 2006, en cuya negociación el PRD no intervino pues sólo se marginó (según se filtró en los medios informativos) porque no se aceptó la reelección de uno de los consejeros del 2000, lo que se tradujo que el PRI y el PAN acordaran la renovación del Consejo General del IFE con base exclusivamente en sus propuestas.

Lo anterior se tradujo en un factor para que, hasta la fecha, el presidente impugne el resultado electoral de 2006, cuyos resultados, con una mínima diferencia, no le fueron favorables y, por tanto, los descalificó como fraudulentos.

A resultas de la reforma electoral última, que se tradujo en reformas de fondo y de forma, se renovó el IFE y se le dio más facultades, lo cual devino en el surgimiento del INE quien tiene injerencia en acciones relevantes en los estados y los organismos responsables de organizar las elecciones locales (OPLES), en el entendido que los miembros del Consejo General del INE fueron acordados por todas las fuerzas políticas constitucional y legalmente existentes, dentro de las cuales aún no estaba incluido el partido del presidente (Morena); Consejo Electoral que validó los resultados electorales de 2018 fueron que el actual presidente ganó ampliamente las elecciones, triunfo que se tradujo en que el partido del presidente, con la suma de los diputados de los partidos aliados, obtuvo la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, de tal suerte que, en caso dado, no necesitaría los votos de los partidos opositores más relevantes (PRI), lo cual no sería necesario dado que, como siempre (2000, 2006, 2012, 2018), la elección de los cuatro consejeros (dos mujeres y dos hombres) se daría con el acuerdo y el consentimiento de las fuerzas políticas más relevantes presentes en la Cámara de los Diputados.

En la elección de los cuatro consejeros (con el sexo apuntado), concurre una forma inédita para su elección, ya que, previa convocatoria y con el cumplimiento de lo previsto en la misma, el Consejo Técnico de Selección, conformado por personas de alto nivel de estudios y de confiabilidad ciudadana, constituye una garantía que las quintetas fueron integradas y propuestas por hombres y mujeres con los mejores perfiles.

La resolución final, como en las ocasiones precedentes, será una decisión política debidamente consensuada.

Lo relevante es que, el Consejo General del INE integrado totalmente, proceda a realizar todas las tareas pendientes, dentro de las cuales destaca la decisión para la validación y existencia de los partidos políticos que solicitaron el registro, los cuales habrán de participar en las elecciones que vienen y sus resultados podrían servir para que el partido en el poder tuviere mayoría absoluta y mayoría calificada en la Cámara de Diputados. Al tiempo.

En más de una ocasión, el presidente de la República ha descalificado la actuación del Instituto Nacional Electoral (INE), sustituto del Instituto Federal Electoral (IFE) que incluye en su descalificación, y lo hace tal vez en recuerdo de la cerrada competencia presidencial de 2006, cuyos resultados a la fecha el presidente nunca ha reconocido, al sostener que el fraude, más que los votos, definió la elección presidencial de ese año.

Los paniagudos, los duros del presidente con representación en la Cámara de Diputados, fieles a su esencia y que a veces van más ella de la postura y de los epítetos presidenciales, hoy por hoy ya descalificaron la integración de las cuatro quintetas (dos de mujeres y dos de hombres), y en su oposición a las mismas, plantean que se reponga el procedimiento para que el Comité Técnico de Selección actúe de tal manera que la formulación de nuevas quintetas se realice en forma impoluta para que no sean materia de impugnación.

Por los trascendidos se tiene conocimiento que se conservarán las quintetas propuestas, cuya integración ya fue avalada por siete de los grupos parlamentarios que actúan en la Cámara de Diputados, de tal suerte que el próximo 22 de julio, dicho órgano legislativo, con la mayoría de los grupos parlamentarios y de sus miembros, elegirá, por mayoría calificada, a los cuatro consejeros electorales del INE, que se sumarán a los siete actuales, los cuales, en su conjunto, conforman el Consejo General de dicho Instituto y que es la autoridad electoral máxima del país, sin pasar por alto que sus resoluciones han sido, son y serán impugnables, de tal suerte que la decisión final sobre la materia en disputa, estará, como siempre, en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyos integrantes son elegidos por mayoría calificada consensuada por la Cámara de Senadores.

Con respeto a los puntos de vista en contrario, habría que recordar que, a partir de las elecciones presidenciales de 1988, cuyos resultados no fueron aceptados por el candidato y los simpatizantes de la izquierda, por considerar que tenían la calidad de fraudulentos, todo ello debido a que el día de la elección, se calló el sistema (la versión oficial fue que se cayó) que contabilizaba los votos emitidos para poder tener resultados ciertos y confiables y el mismo día.

Negociaciones al canto, se inició el proceso de construcción de instituciones electorales autónomas que tuvieran a su cargo la organización de las elecciones futuras, y cuyo proceso se podría decir que concluyó en una primera etapa con la integración consensuada por todas las fuerzas políticas, con la integración y operación del IFE a partir de las elecciones del año 2000 cuyos resultados ningún partido impugnó.

Al respecto, habría que recordar que en tiempos idos y que no regresarán, la organización de las elecciones federales estaba a cargo del gobierno, a través de la Comisión Federal Electoral presidida por el secretario de Gobernación en turno.

En las elecciones federales de 2006 y de 2012, con una nueva integración del Consejo General del IFE realizada con acuerdo de los grupos parlamentarios dominantes, salvo la renovación que se dio en 2003 con miras a las elecciones de 2006, en cuya negociación el PRD no intervino pues sólo se marginó (según se filtró en los medios informativos) porque no se aceptó la reelección de uno de los consejeros del 2000, lo que se tradujo que el PRI y el PAN acordaran la renovación del Consejo General del IFE con base exclusivamente en sus propuestas.

Lo anterior se tradujo en un factor para que, hasta la fecha, el presidente impugne el resultado electoral de 2006, cuyos resultados, con una mínima diferencia, no le fueron favorables y, por tanto, los descalificó como fraudulentos.

A resultas de la reforma electoral última, que se tradujo en reformas de fondo y de forma, se renovó el IFE y se le dio más facultades, lo cual devino en el surgimiento del INE quien tiene injerencia en acciones relevantes en los estados y los organismos responsables de organizar las elecciones locales (OPLES), en el entendido que los miembros del Consejo General del INE fueron acordados por todas las fuerzas políticas constitucional y legalmente existentes, dentro de las cuales aún no estaba incluido el partido del presidente (Morena); Consejo Electoral que validó los resultados electorales de 2018 fueron que el actual presidente ganó ampliamente las elecciones, triunfo que se tradujo en que el partido del presidente, con la suma de los diputados de los partidos aliados, obtuvo la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, de tal suerte que, en caso dado, no necesitaría los votos de los partidos opositores más relevantes (PRI), lo cual no sería necesario dado que, como siempre (2000, 2006, 2012, 2018), la elección de los cuatro consejeros (dos mujeres y dos hombres) se daría con el acuerdo y el consentimiento de las fuerzas políticas más relevantes presentes en la Cámara de los Diputados.

En la elección de los cuatro consejeros (con el sexo apuntado), concurre una forma inédita para su elección, ya que, previa convocatoria y con el cumplimiento de lo previsto en la misma, el Consejo Técnico de Selección, conformado por personas de alto nivel de estudios y de confiabilidad ciudadana, constituye una garantía que las quintetas fueron integradas y propuestas por hombres y mujeres con los mejores perfiles.

La resolución final, como en las ocasiones precedentes, será una decisión política debidamente consensuada.

Lo relevante es que, el Consejo General del INE integrado totalmente, proceda a realizar todas las tareas pendientes, dentro de las cuales destaca la decisión para la validación y existencia de los partidos políticos que solicitaron el registro, los cuales habrán de participar en las elecciones que vienen y sus resultados podrían servir para que el partido en el poder tuviere mayoría absoluta y mayoría calificada en la Cámara de Diputados. Al tiempo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 31 de agosto de 2020

La política es así

Tribuna y tribunal

Juventino Rodarte Solís

lunes 17 de agosto de 2020

La política es así

La Conago ¿rediviva?

Juventino Rodarte Solís

lunes 03 de agosto de 2020

La política es así

El derecho a la salud 

Juventino Rodarte Solís

lunes 20 de julio de 2020

La política es así

En el filo de la navaja

Juventino Rodarte Solís

Cargar Más