/ martes 22 de septiembre de 2020

La política es así

Política patrimonial

Propias de los países democráticos reales o de mentirillas es la existencia y funcionalidad de los partidos políticos.

En México, al margen del no querer o del no saber los confines de un horizonte no muy halagüeño cuyos contornes de tiempo por ahora no son visibles, como consecuencia de las crisis sanitaria, económica, de violencia y de inseguridad, a las cuales se podría la educativa que se avizora, en esencia, derivada de las dos primeras, más de la primera que de la segunda, toda vez que la totalidad de los espacios están dominados por la política con miras, en el corto tiempo, a las elecciones de 2021 y en el mediano, a las que tendrán lugar el 2024 para renovar la Presidencia de la República.

Dentro de los tiempos y de los espacios que le son propios y propicios, la medición de que lo que puede venir o no venir en el futuro inmediato y mediato, están los partidos políticos como la vía indicada para alcanzar y/o permanecer en el poder, los cuales, por el pasado y por el presente, constituyen patrimonio de figuras del amplio espectro de la política, o bien, por lo menos en un caso, de un grupo atrincherado en sus dirigencias nacionales cuya influencia y decisiones se rehúsan a compartir ya fuere en forma abierta o soterrada.

Con la finalidad de demostrar lo dicho, grosso modo, a continuación se hará una breve descripción de quién es quién (o quiénes) al interior de cada partido que se traduce en que, en los hechos, las figuras y/o los grupos aparezcan no sólo como operadores sino como propietarios de los mismos.

Morena.- Este partido es de AMLO constructor, de AMLO candidato triunfador, de AMLO presidente. Luego le pertenece y la decisión de quién será el próximo presidente él la tomará (o ya la ha tomado). Se percibe que se inclina por el actual coordinador de los diputados de su partido en la actual Cámara, y a la vez presidente de la Junta de Coordinación Política en la misma (JUCOPO), el cual se considera que es el candidato de los moderados, mientras que el de los radicales aparece ser Porfirio Muñoz Ledo y quien, en más de una ocasión, en su calidad de diputado federal, ha disentido de las decisiones presidenciales

PAN.- El Partido Acción Nacional está fracturado desde 2018 cuando no fue candidata presidencial la cónyuge del ex presidente (2006-2012), razón por la cual, junto con otros militantes, renunció a su militancia y pretendió ser candidata presidencial independiente lo cual no logró.

Posteriormente, con el apoyo y tal vez la conducción del ex presidente, pretendió constituir un partido político cuyo registro le fue negado por el INE. La decisión final se trasladó al TRIFE. Si se obtuviera el registro, ni duda cabe que la toma de decisiones estaría a cargo de aquél, por lo que constituiría un patrimonio del ex presidente más que de su cónyuge que sería la dirigente nacional..

PRI.- Difusa la pertenencia de este partido ya fuere a un gobernador, a un grupo de gobernadores, a un ex presidente, por lo que, con la beneficio de la duda, la propiedad del mismo y su administración estaría a cargo de su actual dirigente nacional muy proclive al presidente de la República. Aquél, en fecha reciente, impuso a los consejeros de su partido cambios a los estatutos del PRI que le permitirán decidir las alianzas y las candidaturas de su partido.

PT.- El Partido del Trabajo se constituyó en 1990 y treinta años después su supremo dirigente es el mismo desde su fundación. Los disidentes o han sido marginados o bien han renunciado a su militancia.

PRD.- Este partido, constituido en 1989, desde hace trece más o menos años, ha sido dominado y poseído por dos hombres, uno de los cuales acaba de asumir otra vez la presidencia. Se considera que está en proceso de extinción.

MC.- El constructor de este partido surgió de las filas del PRI. En la campaña presidencial de 1994 fue el secretario de Organización de dicho partido. Fue beneficiado con dos cargos, que después de un año no le satisficieron y renuncia a ambos. Como penalidad a sus renuncias, se le enjuició penalmente y al obtener su libertad absoluta, constituyó el Partido Convergencia por la Democracia y que posteriormente cambió a su nombre al actual, y dentro del cual, él, desde su constitución en 1997, sigue como amo y señor, en la toma de decisiones trascendentes hacia el interior del partido por él construido.

PVEM.- Su origen se debió a la visión de su organizador en materia ecológica. Al dejar la dirigencia, se la transmitió a su hijo quien define su conducción de tiempo ha y ahora decide el rumbo y las alianzas al alimón con el anterior gobernador de Chiapas y actual senador de la República.

PES.- Este partido perdió el registro en 2018. Lo recuperó este año, pero en lugar de ser Partido de Encuentro Social, hoy se denomina Partido Encuentro Solidario, por lo que conserva las siglas de batalla PES. Su constructor y supremo decididor es el súper delegado del gobierno federal en el estado de Morelos.

El TRIFE, al decidir las impugnaciones de las asociaciones a quienes el INE les negó el registro como partidos políticos, podría variar el número de partidos.

Política patrimonial

Propias de los países democráticos reales o de mentirillas es la existencia y funcionalidad de los partidos políticos.

En México, al margen del no querer o del no saber los confines de un horizonte no muy halagüeño cuyos contornes de tiempo por ahora no son visibles, como consecuencia de las crisis sanitaria, económica, de violencia y de inseguridad, a las cuales se podría la educativa que se avizora, en esencia, derivada de las dos primeras, más de la primera que de la segunda, toda vez que la totalidad de los espacios están dominados por la política con miras, en el corto tiempo, a las elecciones de 2021 y en el mediano, a las que tendrán lugar el 2024 para renovar la Presidencia de la República.

Dentro de los tiempos y de los espacios que le son propios y propicios, la medición de que lo que puede venir o no venir en el futuro inmediato y mediato, están los partidos políticos como la vía indicada para alcanzar y/o permanecer en el poder, los cuales, por el pasado y por el presente, constituyen patrimonio de figuras del amplio espectro de la política, o bien, por lo menos en un caso, de un grupo atrincherado en sus dirigencias nacionales cuya influencia y decisiones se rehúsan a compartir ya fuere en forma abierta o soterrada.

Con la finalidad de demostrar lo dicho, grosso modo, a continuación se hará una breve descripción de quién es quién (o quiénes) al interior de cada partido que se traduce en que, en los hechos, las figuras y/o los grupos aparezcan no sólo como operadores sino como propietarios de los mismos.

Morena.- Este partido es de AMLO constructor, de AMLO candidato triunfador, de AMLO presidente. Luego le pertenece y la decisión de quién será el próximo presidente él la tomará (o ya la ha tomado). Se percibe que se inclina por el actual coordinador de los diputados de su partido en la actual Cámara, y a la vez presidente de la Junta de Coordinación Política en la misma (JUCOPO), el cual se considera que es el candidato de los moderados, mientras que el de los radicales aparece ser Porfirio Muñoz Ledo y quien, en más de una ocasión, en su calidad de diputado federal, ha disentido de las decisiones presidenciales

PAN.- El Partido Acción Nacional está fracturado desde 2018 cuando no fue candidata presidencial la cónyuge del ex presidente (2006-2012), razón por la cual, junto con otros militantes, renunció a su militancia y pretendió ser candidata presidencial independiente lo cual no logró.

Posteriormente, con el apoyo y tal vez la conducción del ex presidente, pretendió constituir un partido político cuyo registro le fue negado por el INE. La decisión final se trasladó al TRIFE. Si se obtuviera el registro, ni duda cabe que la toma de decisiones estaría a cargo de aquél, por lo que constituiría un patrimonio del ex presidente más que de su cónyuge que sería la dirigente nacional..

PRI.- Difusa la pertenencia de este partido ya fuere a un gobernador, a un grupo de gobernadores, a un ex presidente, por lo que, con la beneficio de la duda, la propiedad del mismo y su administración estaría a cargo de su actual dirigente nacional muy proclive al presidente de la República. Aquél, en fecha reciente, impuso a los consejeros de su partido cambios a los estatutos del PRI que le permitirán decidir las alianzas y las candidaturas de su partido.

PT.- El Partido del Trabajo se constituyó en 1990 y treinta años después su supremo dirigente es el mismo desde su fundación. Los disidentes o han sido marginados o bien han renunciado a su militancia.

PRD.- Este partido, constituido en 1989, desde hace trece más o menos años, ha sido dominado y poseído por dos hombres, uno de los cuales acaba de asumir otra vez la presidencia. Se considera que está en proceso de extinción.

MC.- El constructor de este partido surgió de las filas del PRI. En la campaña presidencial de 1994 fue el secretario de Organización de dicho partido. Fue beneficiado con dos cargos, que después de un año no le satisficieron y renuncia a ambos. Como penalidad a sus renuncias, se le enjuició penalmente y al obtener su libertad absoluta, constituyó el Partido Convergencia por la Democracia y que posteriormente cambió a su nombre al actual, y dentro del cual, él, desde su constitución en 1997, sigue como amo y señor, en la toma de decisiones trascendentes hacia el interior del partido por él construido.

PVEM.- Su origen se debió a la visión de su organizador en materia ecológica. Al dejar la dirigencia, se la transmitió a su hijo quien define su conducción de tiempo ha y ahora decide el rumbo y las alianzas al alimón con el anterior gobernador de Chiapas y actual senador de la República.

PES.- Este partido perdió el registro en 2018. Lo recuperó este año, pero en lugar de ser Partido de Encuentro Social, hoy se denomina Partido Encuentro Solidario, por lo que conserva las siglas de batalla PES. Su constructor y supremo decididor es el súper delegado del gobierno federal en el estado de Morelos.

El TRIFE, al decidir las impugnaciones de las asociaciones a quienes el INE les negó el registro como partidos políticos, podría variar el número de partidos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 20 de octubre de 2020

La política es así

El retorno de los “brujos”

Juventino Rodarte Solís

miércoles 30 de septiembre de 2020

La política es así

Juventino Rodarte Solís

lunes 31 de agosto de 2020

La política es así

Tribuna y tribunal

Juventino Rodarte Solís

lunes 17 de agosto de 2020

La política es así

La Conago ¿rediviva?

Juventino Rodarte Solís

Cargar Más