/ martes 22 de diciembre de 2020

La política es así

En la colaboración anterior se hizo referencia a dos circunstancias: La postulación de Morena como candidato(a)s a gobernador(a) de otrora militantes del viejo partido hegemónico (Sonora, Nuevo León y Campeche) y se mencionó la segura postulación del candidato para Zacatecas con el mismo viejo halo partidista, lo cual ya dio la semana pasada.

Además, se dijo que, a pesar de la reiterada afirmación que no son los mismos, la postulación irradiaba del centro a la periferia tal y como se daba en tiempos idos

Hoy se incluyen a otro(as) candidato(a)s.

Una de esas candidatas es la postulada para Baja California, quien, como mujer joven que es, se podría decir que es una morenista pura, calidad que no la tiene el operador político del estado y que se desempeña como tal desde la Secretaría General de Gobierno quien en un tiempo fue subsecretario y luego secretario de Acción Electoral del CEN del PRI, así como tampoco la tiene quien estuvo detrás de todo el tinglado que se montó para llevar al poder al actual gobernador. Aquél fue electo gobernador del estado de 1983 a 1989.

Otra candidata lo es la postulada en Tlaxcala quien militó en el PRI hasta que renunció en 2012 con motivo que no fue candidata a senadora, lo cual sí logró vía el PRD.

La última postulación vía encuesta se dio ayer para Nayarit la cual recayó en un distinguido profesional de la salud quien hasta 2005 militó en el PRI.

A estas fechas, Morena ha postulado diez candidato(as) a gobernador(a), los siete citados más la candidata por Querétaro sin vestigios de militancia relevante ni en el PRI ni en el PAN. Lo destacable es que en 2009 fue candidata a gobernadora por el PRD y en 2015 por Morena.

A las candidaturas aludidas se incluyen los estados de Baja California Sur y Chihuahua: Todas producto de encuestas salvo la de Sonora que “cantada” con mucha antelación se dio con el beneplácito absoluto del presidente.

En relación a las encuestas no faltan ingenuos que consideran que los resultados favorecieron a los postulado(a)s. Se les confiere el beneficio de la duda, sin pasar por alto que hacia el interior de Morena las decisiones fueron cuestionadas y que en algunos casos podrían generar votos en contra o bien migración hacia otros partidos, tal y como se dio en el caso de Baja California Sur, Estado en el cual la aspirante, al no verse favorecida, aceptó la postulación por Movimiento Ciudadano.

En los estados de Guerrero y Sinaloa, el resultado de las encuestas fue rechazado por otros aspirantes y sus fieles, especialmente en el primer estado que dio pie a que se ordenara realizar una nueva encuesta que incluiría sólo a tres hombres y tres mujeres. El resultado se percibe que favorecerá al candidato del presidente tal y como sucedió en dos encuestas. La primera en la disputa por la postulación para la jefatura de gobierno en 2018 y la más reciente por la presidencia de Morena. En las dos la postulada y el electo tuvieron el visto bueno del candidato y del presidente, respectivamente.

A Morena le restaría la postulación de cinco candidato(a)s para los estados de Guerrero y de Sinaloa, así como para San Luis Potosí, Michoacán y Colima, en los cuales se busca la conciliación entre los aspirantes, lo cual es muy importante porque se avizoran en éstos contiendas muy disputadas por la oposición ya fuere en forma individual o en alianza, en el entendido que el PRD tiene poca presencia en tales entidades salvo en Michoacán en donde hoy es gobierno. Luego pues, si se diere la alianza el PAN o el PRI tendrían preferencia para la postulación en los otros tres estados, lo cual dependerá de la correlación de fuerzas en cada uno de esos estados.

En la colaboración anterior se hizo referencia a dos circunstancias: La postulación de Morena como candidato(a)s a gobernador(a) de otrora militantes del viejo partido hegemónico (Sonora, Nuevo León y Campeche) y se mencionó la segura postulación del candidato para Zacatecas con el mismo viejo halo partidista, lo cual ya dio la semana pasada.

Además, se dijo que, a pesar de la reiterada afirmación que no son los mismos, la postulación irradiaba del centro a la periferia tal y como se daba en tiempos idos

Hoy se incluyen a otro(as) candidato(a)s.

Una de esas candidatas es la postulada para Baja California, quien, como mujer joven que es, se podría decir que es una morenista pura, calidad que no la tiene el operador político del estado y que se desempeña como tal desde la Secretaría General de Gobierno quien en un tiempo fue subsecretario y luego secretario de Acción Electoral del CEN del PRI, así como tampoco la tiene quien estuvo detrás de todo el tinglado que se montó para llevar al poder al actual gobernador. Aquél fue electo gobernador del estado de 1983 a 1989.

Otra candidata lo es la postulada en Tlaxcala quien militó en el PRI hasta que renunció en 2012 con motivo que no fue candidata a senadora, lo cual sí logró vía el PRD.

La última postulación vía encuesta se dio ayer para Nayarit la cual recayó en un distinguido profesional de la salud quien hasta 2005 militó en el PRI.

A estas fechas, Morena ha postulado diez candidato(as) a gobernador(a), los siete citados más la candidata por Querétaro sin vestigios de militancia relevante ni en el PRI ni en el PAN. Lo destacable es que en 2009 fue candidata a gobernadora por el PRD y en 2015 por Morena.

A las candidaturas aludidas se incluyen los estados de Baja California Sur y Chihuahua: Todas producto de encuestas salvo la de Sonora que “cantada” con mucha antelación se dio con el beneplácito absoluto del presidente.

En relación a las encuestas no faltan ingenuos que consideran que los resultados favorecieron a los postulado(a)s. Se les confiere el beneficio de la duda, sin pasar por alto que hacia el interior de Morena las decisiones fueron cuestionadas y que en algunos casos podrían generar votos en contra o bien migración hacia otros partidos, tal y como se dio en el caso de Baja California Sur, Estado en el cual la aspirante, al no verse favorecida, aceptó la postulación por Movimiento Ciudadano.

En los estados de Guerrero y Sinaloa, el resultado de las encuestas fue rechazado por otros aspirantes y sus fieles, especialmente en el primer estado que dio pie a que se ordenara realizar una nueva encuesta que incluiría sólo a tres hombres y tres mujeres. El resultado se percibe que favorecerá al candidato del presidente tal y como sucedió en dos encuestas. La primera en la disputa por la postulación para la jefatura de gobierno en 2018 y la más reciente por la presidencia de Morena. En las dos la postulada y el electo tuvieron el visto bueno del candidato y del presidente, respectivamente.

A Morena le restaría la postulación de cinco candidato(a)s para los estados de Guerrero y de Sinaloa, así como para San Luis Potosí, Michoacán y Colima, en los cuales se busca la conciliación entre los aspirantes, lo cual es muy importante porque se avizoran en éstos contiendas muy disputadas por la oposición ya fuere en forma individual o en alianza, en el entendido que el PRD tiene poca presencia en tales entidades salvo en Michoacán en donde hoy es gobierno. Luego pues, si se diere la alianza el PAN o el PRI tendrían preferencia para la postulación en los otros tres estados, lo cual dependerá de la correlación de fuerzas en cada uno de esos estados.