/ martes 29 de diciembre de 2020

La política es así

Insensibles

De la postulación de once de los quince candidatos de Morena para competir por el poder territorial, se desprende que el saldo común a todas las postulaciones son las diferencias concurrentes en mayor o menor medida, en las cuales no se ha percibido la sensibilidad ante la pandemia que asuela al territorio nacional y a su población.

Más que la tragedia que envuelve al país por los contagios y las muertes, les interesa la consecución del poder, lo cual ha generado posturas en contra de las encuestas que definieron quiénes serían los candidatos.

En los cuatro estados en los que aún no se han dado las postulaciones, dos no se concretaron por diferencias insalvables, mientras que en las otras dos, en una no ha habido decisión por falta de consensos hacia el interior de Morena y de sus aliados, mientras que en la segunda el aspirante que se ha perfilado para ser por su cercanía con la izquierda cardenista, no tiene la aceptación total e incuestionable de la izquierda morenista.

En las disputas por el poder territorial, no se han dado vestigios notorios en el sentido de que a los postulados y posibles postulantes les motive la elaboración y puesta en marcha de acciones para hacer frente a la pandemia que no tiene fin y que terminará el año que viene.

Por otra parte, la oposición a Morena y aliados (PRI, PAN y PRD), está muy lejos de alcanzar los consensos de las candidaturas en las quince entidades. En Zacatecas ya se definió la candidatura a favor del PAN, lo cual también al parecer ya se dio en Baja California Sur, estado este en el cual ha gobernado el partido aludido en dos sexenios y que relevó del poder al PRD que lo ejerció también en dos sexenios.

Por lo que se refiere al poder legislativo, se ha informado que existe una tendencia de una mayoría muy próxima a la totalidad, en el sentido de que los integrantes de la actual Cámara de Diputados aspiran a ser reelectos, tengan o no méritos, hayan destacado o no en la legislatura que termina el 31 de agosto de 2021.

En la disputa interna y externa por las candidaturas y luego por las diputaciones, se considera que prevalecerá la insensibilidad, y más que sin discurso propositivo versus la 4T, la consigna de la oposición pareciere que solo es “Fuera AMLO”, sin proponer alternativas a las políticas del presidente.

Por ahora los pretensos a la reelección como diputados, así como los postulados y aspirantes opositores disputar el poder territorial, no han hecho saber qué acciones vayan a realizar o a proponer para mitigar o terminar la pandemia cuyo fin no se visualiza que se dará el año que viene.

La anterior afirmación se constata por el hecho de que el gobierno mexicano adquirió alrededor de 34 millones de vacunas, las cuales se reducen a la mitad porque la primera dosis se tiene que reforzar con otra para que así se obtengan los resultados preventivos deseados.

Ayer el presidente informó que se tiene un acuerdo con el laboratorio Cansino, de China, para que proporcione un alto número de dosis para cubrir buena parte de la población del territorio nacional.

La vacuna de AstraZéneca y la Universidad de Oxford inglesa en la cual el país hizo una alta inversión, sobre todo vía la iniciativa privada, se ha dicho que no estará lista sino hasta el mes de septiembre próximo.

En tanto que persiste la crisis sanitaria, pareciere que se viven días enmascarados tal y como tituló a su primer libro Carlos Fuentes publicado en 1954 y a los que alude Jordi Soler en su artículo publicado ayer en el periódico Milenio.

Días enmascarados no sólo por la mascarilla impuesta sino porque no se tiene certidumbre que realmente piensan los hombres del poder y menos de cuándo terminará la pandemia.

Insensibles

De la postulación de once de los quince candidatos de Morena para competir por el poder territorial, se desprende que el saldo común a todas las postulaciones son las diferencias concurrentes en mayor o menor medida, en las cuales no se ha percibido la sensibilidad ante la pandemia que asuela al territorio nacional y a su población.

Más que la tragedia que envuelve al país por los contagios y las muertes, les interesa la consecución del poder, lo cual ha generado posturas en contra de las encuestas que definieron quiénes serían los candidatos.

En los cuatro estados en los que aún no se han dado las postulaciones, dos no se concretaron por diferencias insalvables, mientras que en las otras dos, en una no ha habido decisión por falta de consensos hacia el interior de Morena y de sus aliados, mientras que en la segunda el aspirante que se ha perfilado para ser por su cercanía con la izquierda cardenista, no tiene la aceptación total e incuestionable de la izquierda morenista.

En las disputas por el poder territorial, no se han dado vestigios notorios en el sentido de que a los postulados y posibles postulantes les motive la elaboración y puesta en marcha de acciones para hacer frente a la pandemia que no tiene fin y que terminará el año que viene.

Por otra parte, la oposición a Morena y aliados (PRI, PAN y PRD), está muy lejos de alcanzar los consensos de las candidaturas en las quince entidades. En Zacatecas ya se definió la candidatura a favor del PAN, lo cual también al parecer ya se dio en Baja California Sur, estado este en el cual ha gobernado el partido aludido en dos sexenios y que relevó del poder al PRD que lo ejerció también en dos sexenios.

Por lo que se refiere al poder legislativo, se ha informado que existe una tendencia de una mayoría muy próxima a la totalidad, en el sentido de que los integrantes de la actual Cámara de Diputados aspiran a ser reelectos, tengan o no méritos, hayan destacado o no en la legislatura que termina el 31 de agosto de 2021.

En la disputa interna y externa por las candidaturas y luego por las diputaciones, se considera que prevalecerá la insensibilidad, y más que sin discurso propositivo versus la 4T, la consigna de la oposición pareciere que solo es “Fuera AMLO”, sin proponer alternativas a las políticas del presidente.

Por ahora los pretensos a la reelección como diputados, así como los postulados y aspirantes opositores disputar el poder territorial, no han hecho saber qué acciones vayan a realizar o a proponer para mitigar o terminar la pandemia cuyo fin no se visualiza que se dará el año que viene.

La anterior afirmación se constata por el hecho de que el gobierno mexicano adquirió alrededor de 34 millones de vacunas, las cuales se reducen a la mitad porque la primera dosis se tiene que reforzar con otra para que así se obtengan los resultados preventivos deseados.

Ayer el presidente informó que se tiene un acuerdo con el laboratorio Cansino, de China, para que proporcione un alto número de dosis para cubrir buena parte de la población del territorio nacional.

La vacuna de AstraZéneca y la Universidad de Oxford inglesa en la cual el país hizo una alta inversión, sobre todo vía la iniciativa privada, se ha dicho que no estará lista sino hasta el mes de septiembre próximo.

En tanto que persiste la crisis sanitaria, pareciere que se viven días enmascarados tal y como tituló a su primer libro Carlos Fuentes publicado en 1954 y a los que alude Jordi Soler en su artículo publicado ayer en el periódico Milenio.

Días enmascarados no sólo por la mascarilla impuesta sino porque no se tiene certidumbre que realmente piensan los hombres del poder y menos de cuándo terminará la pandemia.