/ martes 11 de mayo de 2021

La política es así

Dos escenarios. Ya faltan 32 días

La definición política se acerca. Faltan 32 días. En el caleidoscopio político a la mexicana, con excesivos antecedentes monocromáticos, hoy se perfila la pugna entre dos coloraciones político-ideológicas, lo cual conlleva a un maniqueísmo: Unos son los buenos y otros los malos, lo cual depende de la ubicación de los simpatizantes en cada una de las dos coloraciones.

Luego, se perciben dos escenarios de la lucha entre buenos y malos.

El primero lo constituye el hecho de que los partidos aliados de la 4T conserven la actual mayoría absoluta que detentan los buenos, según su autodefinición y que habrán derrotada a los malos, según la calificación otorgada a la llamada alianza opositora). La calificada no la obtendrán.

Si ello sucediere, además del control presupuestal, el gobierno de la 4T y sus aliados, continuarían con la aprobación de leyes y de reformas a éstas que le placieren al presidente. Si hubiera disidencias, quedaría expedita a cargo de ellas, alguna de las acciones de protección previstas en la Constitución, tal y como a la fecha ha sucedido.

En el segundo escenario, la alianza opositora: “Los buenos”, según su concepción, habrían superado a “los malos” de acuerdo con el calificativo endilgado a los partidos que apoyan a la 4T.

Si así diere el resultado por el control de la Cámara de Diputados, en el caso de que se tratare, podrían evitar que se aprobare el presupuesto de egresos de la Federación construido desde la Presidencia de la República, y se entraría a un proceso de negociación, con el objetivo de que las entidades federativos, especialmente las gobernadas por ciudadanos emergentes de los partidos “buenos”, obtuvieran mayor canalización de recursos, en el entendido de que, en el caso del no consenso, el titular del Poder Ejecutivo podría ejercer la atribución del veto, tal y como lo hizo el presidente de la República en el sexenio (2000-2006). El veto no afectó a la política real.

En el caso de leyes y reformas producto de la facultad presidencial de iniciativa, la aprobación y las modificaciones serían materia de consenso y estarían muy lejanas de que no se “cambiara ni una coma”, en el entendido de que en el Senado “los buenos” los partidarios de la 4T tienen mayoría absoluta.

Sea cual fuere el escenario que se configure, para el gobierno de la 4T y obviamente para “los buenos y malos” de acuerdo a su ubicación, existe una vía jurisdiccional de solución.

La misma lo es una acción de inconstitucionalidad, tal y como las que están en trámite en la SCJN y promovidas por actores diversos que están pendientes de resolver.

Para que la SCJN resuelva procedentes las acciones de inconstitucionalidad que se tramite, se requiere un mínimo ocho votos de los once ministros que integran el pleno de la SCJN quien tiene tal facultad.

Dentro de las acciones de inconstitucionalidad que aún no llegan a la SCJN, estarán las relativas a las reformas a las leyes de Energía Eléctrica y de Hidrocarburos, las cuales contenían la esencia de las reformas constitucionales que en materia energética fueron promovidas y consensuadas por el gobierno anterior.

Como conclusión, se podría afirmar que “los malos” bajo la mirada de la 4T y de sus aliados (los buenos), pretenden regresar al pasado inmediato y mediato que generaron gobiernos cuyos resultados no fueron aceptados por la mayoría y catapultaron al triunfo al ahora presidente.

Desde otra mirada del maniqueísmo dominante, “los buenos” serían los de la Alianza Opositora que quieren que “los malos” que ahora gobiernan, dejen el espacio a aquéllos.

Ya se verá quiénes vencen; “los buenos o los malos”.

Dos escenarios. Ya faltan 32 días

La definición política se acerca. Faltan 32 días. En el caleidoscopio político a la mexicana, con excesivos antecedentes monocromáticos, hoy se perfila la pugna entre dos coloraciones político-ideológicas, lo cual conlleva a un maniqueísmo: Unos son los buenos y otros los malos, lo cual depende de la ubicación de los simpatizantes en cada una de las dos coloraciones.

Luego, se perciben dos escenarios de la lucha entre buenos y malos.

El primero lo constituye el hecho de que los partidos aliados de la 4T conserven la actual mayoría absoluta que detentan los buenos, según su autodefinición y que habrán derrotada a los malos, según la calificación otorgada a la llamada alianza opositora). La calificada no la obtendrán.

Si ello sucediere, además del control presupuestal, el gobierno de la 4T y sus aliados, continuarían con la aprobación de leyes y de reformas a éstas que le placieren al presidente. Si hubiera disidencias, quedaría expedita a cargo de ellas, alguna de las acciones de protección previstas en la Constitución, tal y como a la fecha ha sucedido.

En el segundo escenario, la alianza opositora: “Los buenos”, según su concepción, habrían superado a “los malos” de acuerdo con el calificativo endilgado a los partidos que apoyan a la 4T.

Si así diere el resultado por el control de la Cámara de Diputados, en el caso de que se tratare, podrían evitar que se aprobare el presupuesto de egresos de la Federación construido desde la Presidencia de la República, y se entraría a un proceso de negociación, con el objetivo de que las entidades federativos, especialmente las gobernadas por ciudadanos emergentes de los partidos “buenos”, obtuvieran mayor canalización de recursos, en el entendido de que, en el caso del no consenso, el titular del Poder Ejecutivo podría ejercer la atribución del veto, tal y como lo hizo el presidente de la República en el sexenio (2000-2006). El veto no afectó a la política real.

En el caso de leyes y reformas producto de la facultad presidencial de iniciativa, la aprobación y las modificaciones serían materia de consenso y estarían muy lejanas de que no se “cambiara ni una coma”, en el entendido de que en el Senado “los buenos” los partidarios de la 4T tienen mayoría absoluta.

Sea cual fuere el escenario que se configure, para el gobierno de la 4T y obviamente para “los buenos y malos” de acuerdo a su ubicación, existe una vía jurisdiccional de solución.

La misma lo es una acción de inconstitucionalidad, tal y como las que están en trámite en la SCJN y promovidas por actores diversos que están pendientes de resolver.

Para que la SCJN resuelva procedentes las acciones de inconstitucionalidad que se tramite, se requiere un mínimo ocho votos de los once ministros que integran el pleno de la SCJN quien tiene tal facultad.

Dentro de las acciones de inconstitucionalidad que aún no llegan a la SCJN, estarán las relativas a las reformas a las leyes de Energía Eléctrica y de Hidrocarburos, las cuales contenían la esencia de las reformas constitucionales que en materia energética fueron promovidas y consensuadas por el gobierno anterior.

Como conclusión, se podría afirmar que “los malos” bajo la mirada de la 4T y de sus aliados (los buenos), pretenden regresar al pasado inmediato y mediato que generaron gobiernos cuyos resultados no fueron aceptados por la mayoría y catapultaron al triunfo al ahora presidente.

Desde otra mirada del maniqueísmo dominante, “los buenos” serían los de la Alianza Opositora que quieren que “los malos” que ahora gobiernan, dejen el espacio a aquéllos.

Ya se verá quiénes vencen; “los buenos o los malos”.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 15 de junio de 2021

La política es así

Temporada de caza

Juventino Rodarte Solís

martes 08 de junio de 2021

La política es así

Ganó y perdió

Juventino Rodarte Solís

martes 25 de mayo de 2021

La política es así

Estrategia territorial

Juventino Rodarte Solís

martes 18 de mayo de 2021

La política es así

Elección inédita

Juventino Rodarte Solís

martes 04 de mayo de 2021

La política es así

Cuenta regresiva

Juventino Rodarte Solís

martes 27 de abril de 2021

La política es así

A media campaña

Juventino Rodarte Solís

martes 20 de abril de 2021

La política es así

¡Qué necesidad!

Juventino Rodarte Solís

martes 13 de abril de 2021

La política es así

Sobrerrepresentación

Juventino Rodarte Solís

martes 06 de abril de 2021

La política es así

De colores

Juventino Rodarte Solís

Cargar Más