/ sábado 11 de junio de 2022

Los 11 votos que tendrá Toño Ochoa

Ayer por la mañana, el Consejo Municipal del IEPC en Durango, entregó la constancia de mayoría que acredita a José Antonio Ochoa Rodríguez, como presidente electo para el periodo 2022-2025.

De igual forma a quienes formarán parte de su Ayuntamiento, cinco regidores emanados del Partido Revolucionario Institucional y cuatro de Acción Nacional, quienes sumando a la próxima síndico, Alicia Guadalupe Gamboa, la coalición “Va por Durango” tendrá en total 11 votos para sacar los temas que requieran mayoría simple al interior del cabildo, por lo que de entrada deberán cerrar filas en torno a los proyectos que juntos expusieron a la ciudadanía en campaña, porque quizá construir una alianza triunfadora sólo sea el primer paso de muchos más que tendrán que dar, es decir, no existirá una hegemonía política e ideológica dentro de este cuerpo colegiado, lo que provocará que prevalezcan los acuerdos.

Quizá el asunto que tendrá más reflectores es cuando haya que cabildear reformas a los reglamentos que necesiten la mayoría calificada, pues si hablamos de que en total habrá 19 votos, 17 regidores, presidente y síndico, se requerirán al menos 13 sufragios, de ahí que los acuerdos puedan darse con otras fuerzas, quizá más del lado de los próximos ediles de Movimiento Ciudadano, que hasta este momento están considerados tres, a reserva de ajustes matemáticos que se estén dando sobre la mesa, pues creo que difícilmente se podría transitar con quienes habrán de representar en cabildo a Morena y al Partido del Trabajo.

De ahí que Toño Ochoa y Alicia Gamboa puedan tratar de llevar a buen puerto temas relacionados con las cuentas públicas por ejemplo, y ver si MC estaría dispuesto a ceder en algunos rubros. De entrada creo que la clave estará en la distribución de las comisiones, ahí se dará un primer “vistazo” de lo que podrá ocurrir en un futuro próximo en materia de la construcción de acuerdos.

Aunado al tema de las comisiones, los primeros meses de la administración de Ochoa Rodríguez, estarán encaminados a diseñar, al lado de sus funcionarios y regidores afines, el Paquete Fiscal 2023, tanto la Ley de Ingresos como el Presupuesto de Egresos, porque si bien encontrará finanzas sanas y con disminución de la deuda a corto y largo plazo, derivado del trabajo que ha desarrollado Jorge Salum y su equipo, el presupuesto participativo fue una de las principales propuestas de Toño, por lo que casi a la par de la entrega-recepción se deberá considerar la planeación financiera del próximo año.

Aquí también requerirá de los votos suficientes en el Cabildo para que la visión que haya desarrollado se traduzca en “pesos y centavos” que sustenten el arranque de su administración.

En el caso de los funcionarios, que tienen que ser aprobados también por las y los regidores, la estrategia de cabildeo deberá ser prioritaria, pues los 11 votos que tendrá de su lado me parece que no serán un “cheque en blanco”, y también al interior tanto de su partido como del tricolor, tendrá que haber la atención de exponer los perfiles a las direcciones antes de ser sometidos al pleno edilicio y evitar sorpresas o sorprendidos.

Sobre todo las áreas que implican mayor grado de negociación como seguridad pública, finanzas, servicios públicos, juzgado administrativo, contraloría, entre otros. Más allá del partido que corresponda cada espacio, de acuerdo al convenio de coalición, creo que tanto Toño como los regidores del próximo Ayuntamiento, deberán considerar dos factores en la asignación de las direcciones, primero, que desde luego conozcan del rubro para el cual serán invitados, y segundo, que lo sepan comunicar.

Pajareando.

Leticia Herrera en Gómez Palacio y Homero Martínez de Lerdo, recibieron ya sus constancias de presidenta y presidente electos, respectivamente; ambos deberán ser parte de la solución, junto a Esteban Villegas, en torno al proyecto de Agua Saludable para La Laguna, pues ese “tridente” del Revolucionario Institucional deberá considerar en su agenda tocar las puertas de Palacio Nacional, para que independientemente de colores, se consolide esta anhelada obra.

Ayer por la mañana, el Consejo Municipal del IEPC en Durango, entregó la constancia de mayoría que acredita a José Antonio Ochoa Rodríguez, como presidente electo para el periodo 2022-2025.

De igual forma a quienes formarán parte de su Ayuntamiento, cinco regidores emanados del Partido Revolucionario Institucional y cuatro de Acción Nacional, quienes sumando a la próxima síndico, Alicia Guadalupe Gamboa, la coalición “Va por Durango” tendrá en total 11 votos para sacar los temas que requieran mayoría simple al interior del cabildo, por lo que de entrada deberán cerrar filas en torno a los proyectos que juntos expusieron a la ciudadanía en campaña, porque quizá construir una alianza triunfadora sólo sea el primer paso de muchos más que tendrán que dar, es decir, no existirá una hegemonía política e ideológica dentro de este cuerpo colegiado, lo que provocará que prevalezcan los acuerdos.

Quizá el asunto que tendrá más reflectores es cuando haya que cabildear reformas a los reglamentos que necesiten la mayoría calificada, pues si hablamos de que en total habrá 19 votos, 17 regidores, presidente y síndico, se requerirán al menos 13 sufragios, de ahí que los acuerdos puedan darse con otras fuerzas, quizá más del lado de los próximos ediles de Movimiento Ciudadano, que hasta este momento están considerados tres, a reserva de ajustes matemáticos que se estén dando sobre la mesa, pues creo que difícilmente se podría transitar con quienes habrán de representar en cabildo a Morena y al Partido del Trabajo.

De ahí que Toño Ochoa y Alicia Gamboa puedan tratar de llevar a buen puerto temas relacionados con las cuentas públicas por ejemplo, y ver si MC estaría dispuesto a ceder en algunos rubros. De entrada creo que la clave estará en la distribución de las comisiones, ahí se dará un primer “vistazo” de lo que podrá ocurrir en un futuro próximo en materia de la construcción de acuerdos.

Aunado al tema de las comisiones, los primeros meses de la administración de Ochoa Rodríguez, estarán encaminados a diseñar, al lado de sus funcionarios y regidores afines, el Paquete Fiscal 2023, tanto la Ley de Ingresos como el Presupuesto de Egresos, porque si bien encontrará finanzas sanas y con disminución de la deuda a corto y largo plazo, derivado del trabajo que ha desarrollado Jorge Salum y su equipo, el presupuesto participativo fue una de las principales propuestas de Toño, por lo que casi a la par de la entrega-recepción se deberá considerar la planeación financiera del próximo año.

Aquí también requerirá de los votos suficientes en el Cabildo para que la visión que haya desarrollado se traduzca en “pesos y centavos” que sustenten el arranque de su administración.

En el caso de los funcionarios, que tienen que ser aprobados también por las y los regidores, la estrategia de cabildeo deberá ser prioritaria, pues los 11 votos que tendrá de su lado me parece que no serán un “cheque en blanco”, y también al interior tanto de su partido como del tricolor, tendrá que haber la atención de exponer los perfiles a las direcciones antes de ser sometidos al pleno edilicio y evitar sorpresas o sorprendidos.

Sobre todo las áreas que implican mayor grado de negociación como seguridad pública, finanzas, servicios públicos, juzgado administrativo, contraloría, entre otros. Más allá del partido que corresponda cada espacio, de acuerdo al convenio de coalición, creo que tanto Toño como los regidores del próximo Ayuntamiento, deberán considerar dos factores en la asignación de las direcciones, primero, que desde luego conozcan del rubro para el cual serán invitados, y segundo, que lo sepan comunicar.

Pajareando.

Leticia Herrera en Gómez Palacio y Homero Martínez de Lerdo, recibieron ya sus constancias de presidenta y presidente electos, respectivamente; ambos deberán ser parte de la solución, junto a Esteban Villegas, en torno al proyecto de Agua Saludable para La Laguna, pues ese “tridente” del Revolucionario Institucional deberá considerar en su agenda tocar las puertas de Palacio Nacional, para que independientemente de colores, se consolide esta anhelada obra.