/ jueves 8 de julio de 2021

No cambiaron los tiempos ni las mentes

Para tratar de darle cuerpo a esta entrega permítasenos hacer referencia a los orígenes de lo que es el auténtico pueblo de México, o sea las diferentes tribus que habitaron originalmente nuestro país, pero que al haber sido invadido por las hordas criminales y saqueadoras de España, quienes y con el poder de las armas, se asentaron no sólo en nuestro territorio, sino en gran parte del Continente Americano.

Pero nada es para siempre y la población azteca, plasma de lo que sería una nueva generación poblacional, ya que tuvo qué darse el cruce de razas, no soportó más el yugo del esclavismo ibero, la depredación y el saqueo del territorio invadido y optó por el único medio para sacudirse a los parias iberos, o sea la lucha armada por la independencia, liderada por hombres de la corriente liberal.

En ese peregrinar la República Mexicana era ya independiente, sí, pero no era libre porque gran parte de la población era de ascendencia española y persistían en sus genes la idiosincrasia del clasismo practicando la discriminación a ultranza por sentirse de un estrato social muy superior y como tenían el monopolio del capital y bienes, aparte de tener una alianza e influencia muy marcada del clero católico nacional y romano, definitivamente no estaban dispuestos a ceder el poder, lo que dio lugar a un enfrentamiento social entre los liberales y conservadores, disputa que se llevó al terreno de las armas primeramente con la guerra de reforma en la cual triunfó el grupo de los libres después de tres años de lucha fratricida, pero como los conservadores no quedaron conformes, un grupo de mexicanos traidores fue a Europa a ofrecer nuestro territorio para que nos gobernara un príncipe austriaco.

Por supuesto que los mexicanos patriotas no lo iban a permitir, lo que dio origen a otra guerra de otros tres años entre un ejército europeo que invadió nuestro país, apoyado por el ejército nacional comandado por los reaccionarios con el respaldo también de un gran sector de malos mexicanos, el clero político del país y obvio, del romano.

Al final del día se dio la restauración de la república porque lo que es el pueblo siempre estuvo del lado de la razón, la justicia y la democracia, guiado valerosamente por los líderes liberales.

Pero como esto no termina hasta que se acaba y parece que no tiene para cuándo acabarse, los remanentes de esa clase social en quienes tan arraigado está en su mente la genética de los invasores españoles y sus criterios de raza superior y en contubernio también con la embajada de los E.U. fraguaron un golpe de estado para tratar de volver por sus fueros, ya que las haciendas venían siendo una práctica de esclavismo y en las fábricas y demás empresas se daba la explotación de los trabajadores, por lo que los dos reconocidos bandos chocaron nuevamente en lo que fue una revolución armada en lo que en la práctica fue una lucha de clases y que se resolvió nuevamente a favor de los demócratas liberales, pero con el decidido apoyo del pueblo, en esta ocasión especial con los más agraviados que eran los campesinos.

Han existido otros conflictos inclusive armados pero que tienen el mismo origen, como la guerra cristera, la rebelión de los polkos, la lucha contra la dictadura santanista, etc. y si bien actualmente esos movimientos parece no prosperarán en una lucha armada gracias a la lealtad del Ejército y la Marina armada para con los gobiernos elegidos democráticamente, la clase conservadora no quita el dedo del renglón en cuanto a la lucha por sus particulares intereses y no sólo eso, sino que siguen externando que los ideales de izquierda son equivocados, que sólo ellos tienen la razón y no quieren asimilar los resultados de todas las confrontaciones en las que cada día la mayor parte de la actual generación de mexicanos va sacudiéndose esas falsas verdades y al final esa clase de reaccionarios se irá reduciendo más y más hasta vérsele a ellos como apestados en un mundo sin dogmas ni atavismos.

Sólo así podremos entender que ante el manejo de muchos medios propalan falsa y dolosa información para atacar al actual gobierno. “Que la sequía en el norte ha causado mucha devastación y que la presidencia ha puesto oídos sordos, etc. etc.” y se les olvida mencionar que en el sexenio de Calderón esa sí que fue una terrible sequía por dos años consecutivos y él sólo mandó diez millones de pesos para Chihuahua, Zacatecas y Durango, o sea tres millones y fracción para cada uno.

Hoy se mandaron sesenta o setenta “y que ni para paliar el desastre”. De tal suerte amigos lectores que ese tipo de mexicanos traen en su sangre los genes de la traición, lo clasista, supremacista y que todos los demás somos conejos orejones.

Así que conscientes estamos que seguirán presentes y por mucho rato estaremos oyendo o leyendo sus indejadas porque fifís e hipócritas nacieron y falsos y traidores siempre serán. Y lo triste del caso es que muchos de ellos han estudiado en escuelas públicas, han creado sangrita en puestos públicos en instituciones creadas por los liberales, pero tiran patadas al pesebre, muerden la mano que les da de comer, pero como tienen al alma envenenada pretenden a todos contagiarnos y no se va a poder porque gracias a los liberales estamos vacunados contra eso y más.

Para tratar de darle cuerpo a esta entrega permítasenos hacer referencia a los orígenes de lo que es el auténtico pueblo de México, o sea las diferentes tribus que habitaron originalmente nuestro país, pero que al haber sido invadido por las hordas criminales y saqueadoras de España, quienes y con el poder de las armas, se asentaron no sólo en nuestro territorio, sino en gran parte del Continente Americano.

Pero nada es para siempre y la población azteca, plasma de lo que sería una nueva generación poblacional, ya que tuvo qué darse el cruce de razas, no soportó más el yugo del esclavismo ibero, la depredación y el saqueo del territorio invadido y optó por el único medio para sacudirse a los parias iberos, o sea la lucha armada por la independencia, liderada por hombres de la corriente liberal.

En ese peregrinar la República Mexicana era ya independiente, sí, pero no era libre porque gran parte de la población era de ascendencia española y persistían en sus genes la idiosincrasia del clasismo practicando la discriminación a ultranza por sentirse de un estrato social muy superior y como tenían el monopolio del capital y bienes, aparte de tener una alianza e influencia muy marcada del clero católico nacional y romano, definitivamente no estaban dispuestos a ceder el poder, lo que dio lugar a un enfrentamiento social entre los liberales y conservadores, disputa que se llevó al terreno de las armas primeramente con la guerra de reforma en la cual triunfó el grupo de los libres después de tres años de lucha fratricida, pero como los conservadores no quedaron conformes, un grupo de mexicanos traidores fue a Europa a ofrecer nuestro territorio para que nos gobernara un príncipe austriaco.

Por supuesto que los mexicanos patriotas no lo iban a permitir, lo que dio origen a otra guerra de otros tres años entre un ejército europeo que invadió nuestro país, apoyado por el ejército nacional comandado por los reaccionarios con el respaldo también de un gran sector de malos mexicanos, el clero político del país y obvio, del romano.

Al final del día se dio la restauración de la república porque lo que es el pueblo siempre estuvo del lado de la razón, la justicia y la democracia, guiado valerosamente por los líderes liberales.

Pero como esto no termina hasta que se acaba y parece que no tiene para cuándo acabarse, los remanentes de esa clase social en quienes tan arraigado está en su mente la genética de los invasores españoles y sus criterios de raza superior y en contubernio también con la embajada de los E.U. fraguaron un golpe de estado para tratar de volver por sus fueros, ya que las haciendas venían siendo una práctica de esclavismo y en las fábricas y demás empresas se daba la explotación de los trabajadores, por lo que los dos reconocidos bandos chocaron nuevamente en lo que fue una revolución armada en lo que en la práctica fue una lucha de clases y que se resolvió nuevamente a favor de los demócratas liberales, pero con el decidido apoyo del pueblo, en esta ocasión especial con los más agraviados que eran los campesinos.

Han existido otros conflictos inclusive armados pero que tienen el mismo origen, como la guerra cristera, la rebelión de los polkos, la lucha contra la dictadura santanista, etc. y si bien actualmente esos movimientos parece no prosperarán en una lucha armada gracias a la lealtad del Ejército y la Marina armada para con los gobiernos elegidos democráticamente, la clase conservadora no quita el dedo del renglón en cuanto a la lucha por sus particulares intereses y no sólo eso, sino que siguen externando que los ideales de izquierda son equivocados, que sólo ellos tienen la razón y no quieren asimilar los resultados de todas las confrontaciones en las que cada día la mayor parte de la actual generación de mexicanos va sacudiéndose esas falsas verdades y al final esa clase de reaccionarios se irá reduciendo más y más hasta vérsele a ellos como apestados en un mundo sin dogmas ni atavismos.

Sólo así podremos entender que ante el manejo de muchos medios propalan falsa y dolosa información para atacar al actual gobierno. “Que la sequía en el norte ha causado mucha devastación y que la presidencia ha puesto oídos sordos, etc. etc.” y se les olvida mencionar que en el sexenio de Calderón esa sí que fue una terrible sequía por dos años consecutivos y él sólo mandó diez millones de pesos para Chihuahua, Zacatecas y Durango, o sea tres millones y fracción para cada uno.

Hoy se mandaron sesenta o setenta “y que ni para paliar el desastre”. De tal suerte amigos lectores que ese tipo de mexicanos traen en su sangre los genes de la traición, lo clasista, supremacista y que todos los demás somos conejos orejones.

Así que conscientes estamos que seguirán presentes y por mucho rato estaremos oyendo o leyendo sus indejadas porque fifís e hipócritas nacieron y falsos y traidores siempre serán. Y lo triste del caso es que muchos de ellos han estudiado en escuelas públicas, han creado sangrita en puestos públicos en instituciones creadas por los liberales, pero tiran patadas al pesebre, muerden la mano que les da de comer, pero como tienen al alma envenenada pretenden a todos contagiarnos y no se va a poder porque gracias a los liberales estamos vacunados contra eso y más.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 17 de septiembre de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 09 de septiembre de 2021

Columna Liberal

De la mosca del campo a la de la ciudad 

Sergio V M Sánchez

jueves 02 de septiembre de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 26 de agosto de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 19 de agosto de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 05 de agosto de 2021

Columna Liberal

¿Y los defensores de animales, qué hacen?

Sergio V M Sánchez

jueves 29 de julio de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 22 de julio de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 15 de julio de 2021

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

Cargar Más