/ lunes 1 de julio de 2019

Percepción ciudadana

Proselitismo

La única historia que cuenta es la historia no hecha, pero que está siendo hecha en el momento y debe hacerse.- Zygmunt Bauman; Modernidad Líquida.

La anterior opinión pudiera ser un argumento añadido al slogan de Morena y la 4T, de hagamos historia. Una versión del cambio rápido y fluido de la modernidad concebida a partir de la revolución francesa, y los cambios que cimientan la historia moderna en el tiempo y en el que el tiempo tiene historia.

La 4T es un cambio social en términos de histórica, ciencia recientemente desconocida por López Obrador para la gobernabilidad, un afán del talante con que se conduce en las conferencias mañaneras de Palacio y en sus giras. Encuentros con lenguaje sencillo y directo, que contradice la parafernalia, el protocolo y la fraseología oficaloide de sexenios anteriores, y que exudan los gobernadores el PRIAN.

El presidente ha dicho que no se necesita ciencia para gobernar, pero actualmente es indispensable en tal responsabilidad. López Obrador debe recordar en sus referencias bíblicas la de: Tampoco es bueno el afán cuando falta la ciencia. Proverbios; 19,2.

López Obrador conduce un cambio de régimen político, no un cambio social, reformó substancialmente las mal llamadas reformas de Peña Nieto dándoles otro sentido político. Con miras a cambiar el régimen político se encaminan iniciativas sobre revocación de mandato, otra reforma electoral y bajar el costoso aparato electoral y sus autoridades, reducir a más de la mitad el dinero regalado a los partidos, agentes o gerentes de la democracia electoral corrupta que mantenemos.

Ni qué hablar en defensa de todas, de todas las instituciones autónomas que ahora temen funcionar sin línea del presidente o de los gobernadores. Pajecillos de las ceremonias oficiales y desayunos, sus vocales o consejeros han servido de chaperones del presidente o los gobernadores.

Mención aparte de tres o cuatros ombudsman estatales que han arriesgan la vida en su cometido. Sobran razones para federalizar y centralizar el servicio electoral, a despecho de aficionados y diletantes de un federalismo que nunca ha existido en México.

El cambio, aunque sea en modos y estilos necesita de proselitismo, de persuasión y incluso doctrina para llevar adelante la transformación con objetivos y métodos de organización social y política. Se presentan inconformidades de estratos de clase media a varias medidas, pero no contra eliminar la prepotencia, el protocolo, ceremonias y despilfarro de gobiernos estatales del PRIAN.

Empezamos una fase de discusión y debate públicos por sectores de influencia y de clase social, y es bueno, la sociedad crece gracias a la contraposición de ideas generales para el progreso. Dice Z. Bauman: “La diversidad que antecede a la unidad, supone una sociedad inherentemente pluralista, que vivir juntos dentro de esa sociedad implica negociación y conciliación de intereses naturalmente diferentes, y normalmente es mejor conciliarlos que obstruirlos”.

“La clase de unidad más prometedora es la que se logra día a día por medio de la confrontación, del debate, de la negociación y la concesión entre valores, preferencias y modos de vida y de autoidentificación de muchos diferentes y siempre autodeterminados miembros de la sociedad”.

Iniciamos en forma el debate y posicionamiento social conforme al interés individual y de clase. Treinta años de políticas económicas impuestas por el fondo económico internacional y las calificadoras de crédito, que no alababan como buenos y serviciales alumnos de sus instrucciones, nos hicieron más pobres y desiguales. Una cosa son los paradigmas idos de la tecnocracia y su neoliberalismo y otra la pobreza y la corrupción que López Obrador no se decide a castigar. Ser o no ser, esa es la cuestión, dijera el clásico.

Proselitismo

La única historia que cuenta es la historia no hecha, pero que está siendo hecha en el momento y debe hacerse.- Zygmunt Bauman; Modernidad Líquida.

La anterior opinión pudiera ser un argumento añadido al slogan de Morena y la 4T, de hagamos historia. Una versión del cambio rápido y fluido de la modernidad concebida a partir de la revolución francesa, y los cambios que cimientan la historia moderna en el tiempo y en el que el tiempo tiene historia.

La 4T es un cambio social en términos de histórica, ciencia recientemente desconocida por López Obrador para la gobernabilidad, un afán del talante con que se conduce en las conferencias mañaneras de Palacio y en sus giras. Encuentros con lenguaje sencillo y directo, que contradice la parafernalia, el protocolo y la fraseología oficaloide de sexenios anteriores, y que exudan los gobernadores el PRIAN.

El presidente ha dicho que no se necesita ciencia para gobernar, pero actualmente es indispensable en tal responsabilidad. López Obrador debe recordar en sus referencias bíblicas la de: Tampoco es bueno el afán cuando falta la ciencia. Proverbios; 19,2.

López Obrador conduce un cambio de régimen político, no un cambio social, reformó substancialmente las mal llamadas reformas de Peña Nieto dándoles otro sentido político. Con miras a cambiar el régimen político se encaminan iniciativas sobre revocación de mandato, otra reforma electoral y bajar el costoso aparato electoral y sus autoridades, reducir a más de la mitad el dinero regalado a los partidos, agentes o gerentes de la democracia electoral corrupta que mantenemos.

Ni qué hablar en defensa de todas, de todas las instituciones autónomas que ahora temen funcionar sin línea del presidente o de los gobernadores. Pajecillos de las ceremonias oficiales y desayunos, sus vocales o consejeros han servido de chaperones del presidente o los gobernadores.

Mención aparte de tres o cuatros ombudsman estatales que han arriesgan la vida en su cometido. Sobran razones para federalizar y centralizar el servicio electoral, a despecho de aficionados y diletantes de un federalismo que nunca ha existido en México.

El cambio, aunque sea en modos y estilos necesita de proselitismo, de persuasión y incluso doctrina para llevar adelante la transformación con objetivos y métodos de organización social y política. Se presentan inconformidades de estratos de clase media a varias medidas, pero no contra eliminar la prepotencia, el protocolo, ceremonias y despilfarro de gobiernos estatales del PRIAN.

Empezamos una fase de discusión y debate públicos por sectores de influencia y de clase social, y es bueno, la sociedad crece gracias a la contraposición de ideas generales para el progreso. Dice Z. Bauman: “La diversidad que antecede a la unidad, supone una sociedad inherentemente pluralista, que vivir juntos dentro de esa sociedad implica negociación y conciliación de intereses naturalmente diferentes, y normalmente es mejor conciliarlos que obstruirlos”.

“La clase de unidad más prometedora es la que se logra día a día por medio de la confrontación, del debate, de la negociación y la concesión entre valores, preferencias y modos de vida y de autoidentificación de muchos diferentes y siempre autodeterminados miembros de la sociedad”.

Iniciamos en forma el debate y posicionamiento social conforme al interés individual y de clase. Treinta años de políticas económicas impuestas por el fondo económico internacional y las calificadoras de crédito, que no alababan como buenos y serviciales alumnos de sus instrucciones, nos hicieron más pobres y desiguales. Una cosa son los paradigmas idos de la tecnocracia y su neoliberalismo y otra la pobreza y la corrupción que López Obrador no se decide a castigar. Ser o no ser, esa es la cuestión, dijera el clásico.

lunes 19 de agosto de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 12 de agosto de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 05 de agosto de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 29 de julio de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 22 de julio de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 15 de julio de 2019

Percepción ciudadana

lunes 01 de julio de 2019

Percepción ciudadana

lunes 24 de junio de 2019

Percepción Ciudadana

lunes 17 de junio de 2019

Percepción Ciudadana

lunes 10 de junio de 2019

Percepción Ciudadana

Cargar Más