/ lunes 29 de julio de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

Objeciones de ayer

A la ética le corresponde determinar la categoría de hombre que se requiere para ser merecedor del derecho a poner la mano en la rueda de la historia.- Max Weber; El Político y el Científico.

Dependerá de que el cambio que impulsa la 4T incida en la estructura económica, en su aparato económico y sus relaciones de producción, y tenga consecuencia en la superestructura social y sus relaciones culturales y políticas en general para que se considere histórico, y que se haga historia cambiando su rumbo.

López Obrador tiene en sus manos la dirección del espacio noticioso y político de país, sus adversarios cuestionan la conferencia diaria, lo juzgan manipulador, demagogo, ocurrente etc., pero son los que le dan mayor difusión al discurso del presidente. Se observan críticos de prestigio, resaltan Jesús Silva Herzog, Denis Dresser, J. Antonio Crespo, y a medias tintas Lorenzo Meyer, ahora limitado en su otrora fundada crítica al estar su hijo en el gabinete presidencial. Los mencionados son ejemplo de periodistas de análisis objetivo en compañía de unos cuantos más. También están los folicularios o panfletistas representados Ricardo Alemán o Pablo Hiriat, amanuenses de mercaderes del poder desplazado, vacíos, falsarios y corruptos del periodismo político.

Y sin embargo consideramos que la discusión y el debate programado en la prensa y cámaras legislativas no guardan entera relación con los hechos. Analistas económicos los hay que pronosticaron colapso general e inmediato, con fugas de capitales y devaluación si se cancelaba el aeropuerto de Texcoco, o la quiebra general si se construía el tren Maya o la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto se equiparó a la suerte del país completo. Durante el tiempo transcurrido se pone énfasis en la confianza a inversionistas extranjeros, olvidan que aunque haya guerra o epidemias, si hay dividendos el capital allí estará. En el mismo tenor se alarman por las opiniones de las calificadoras de crédito, de bancos internacionales y sus agencias.

Tiene razón López Obrador al decir que no confía en Fondo Monetario Internacional, cancerbero del capital financiero internacional, expresión recibida con asombro por editorialistas económicos, y no por priistas y panistas de buena o mala fe. El presidente reprocha que cuando el gobierno anterior elevó la deuda pública de dos a diez billones de pesos, el fondo y calificadoras elogiaban el cumplimiento de pago de interés de esa deuda, y que tuviéramos los salarios más bajos de Latinoamérica.

Los empresarios y gobiernos extranjeros sabedores que el FMI y calificadoras sirven al gran capital no han objetado las declaraciones del presidente, y aquí sorprendió a periodistas y voceros de comerciantes.

Digamos también que las cosas no son tan sencillas o que no necesitan ciencia como dice el presidente. El neoliberalismo de origen no acepta el monopolio y promueve la competencia económica que en nuestro país es primitiva. Los adversarios de la 4T no dejan atrás argumentos tecnócratas, como en veces incurre en Macario Schettino -un economista serio-que piensan que el gobierno es una máquina, un supermercado que aplicando reglas y obteniendo el beneficio a los costos, la economía funcionará como aparato de relojería o que los individuos son robots y responden a reflejos condicionados.

A estos estudiosos habrá que pedirles que lean, relean y vuelvan a leer a los clásicos de la economía, de la sociología, de la ciencia política, y de la historia para que recuerden que desde el diluvio universal, el reparto de la riqueza siempre genera problemas.

No hay discusión de que subsidios directos a los individuos aumentarán la demanda, y no se dice cómo garantizar con producción una oferta suficiente y buenos precios, que de lo contrario podría generar mayores problemas. Aquí ya tendríamos que hablar de la exigente educación necesaria para la producción con ciencia y tecnología que no conocemos.

El jueves se conocerá el porcentaje trimestral del PIB, dicen los expertos que para que haya recesión además del PIB, deben descender, el empleo, el ingreso real, las ventas y la producción industrial. Del modelo económico en marcha de López Obrador, de la transparencia, rendición de cuenta, austeridad y honradez que no ha llegado al gobierno de Durango tendremos mucho que señalar.

Objeciones de ayer

A la ética le corresponde determinar la categoría de hombre que se requiere para ser merecedor del derecho a poner la mano en la rueda de la historia.- Max Weber; El Político y el Científico.

Dependerá de que el cambio que impulsa la 4T incida en la estructura económica, en su aparato económico y sus relaciones de producción, y tenga consecuencia en la superestructura social y sus relaciones culturales y políticas en general para que se considere histórico, y que se haga historia cambiando su rumbo.

López Obrador tiene en sus manos la dirección del espacio noticioso y político de país, sus adversarios cuestionan la conferencia diaria, lo juzgan manipulador, demagogo, ocurrente etc., pero son los que le dan mayor difusión al discurso del presidente. Se observan críticos de prestigio, resaltan Jesús Silva Herzog, Denis Dresser, J. Antonio Crespo, y a medias tintas Lorenzo Meyer, ahora limitado en su otrora fundada crítica al estar su hijo en el gabinete presidencial. Los mencionados son ejemplo de periodistas de análisis objetivo en compañía de unos cuantos más. También están los folicularios o panfletistas representados Ricardo Alemán o Pablo Hiriat, amanuenses de mercaderes del poder desplazado, vacíos, falsarios y corruptos del periodismo político.

Y sin embargo consideramos que la discusión y el debate programado en la prensa y cámaras legislativas no guardan entera relación con los hechos. Analistas económicos los hay que pronosticaron colapso general e inmediato, con fugas de capitales y devaluación si se cancelaba el aeropuerto de Texcoco, o la quiebra general si se construía el tren Maya o la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto se equiparó a la suerte del país completo. Durante el tiempo transcurrido se pone énfasis en la confianza a inversionistas extranjeros, olvidan que aunque haya guerra o epidemias, si hay dividendos el capital allí estará. En el mismo tenor se alarman por las opiniones de las calificadoras de crédito, de bancos internacionales y sus agencias.

Tiene razón López Obrador al decir que no confía en Fondo Monetario Internacional, cancerbero del capital financiero internacional, expresión recibida con asombro por editorialistas económicos, y no por priistas y panistas de buena o mala fe. El presidente reprocha que cuando el gobierno anterior elevó la deuda pública de dos a diez billones de pesos, el fondo y calificadoras elogiaban el cumplimiento de pago de interés de esa deuda, y que tuviéramos los salarios más bajos de Latinoamérica.

Los empresarios y gobiernos extranjeros sabedores que el FMI y calificadoras sirven al gran capital no han objetado las declaraciones del presidente, y aquí sorprendió a periodistas y voceros de comerciantes.

Digamos también que las cosas no son tan sencillas o que no necesitan ciencia como dice el presidente. El neoliberalismo de origen no acepta el monopolio y promueve la competencia económica que en nuestro país es primitiva. Los adversarios de la 4T no dejan atrás argumentos tecnócratas, como en veces incurre en Macario Schettino -un economista serio-que piensan que el gobierno es una máquina, un supermercado que aplicando reglas y obteniendo el beneficio a los costos, la economía funcionará como aparato de relojería o que los individuos son robots y responden a reflejos condicionados.

A estos estudiosos habrá que pedirles que lean, relean y vuelvan a leer a los clásicos de la economía, de la sociología, de la ciencia política, y de la historia para que recuerden que desde el diluvio universal, el reparto de la riqueza siempre genera problemas.

No hay discusión de que subsidios directos a los individuos aumentarán la demanda, y no se dice cómo garantizar con producción una oferta suficiente y buenos precios, que de lo contrario podría generar mayores problemas. Aquí ya tendríamos que hablar de la exigente educación necesaria para la producción con ciencia y tecnología que no conocemos.

El jueves se conocerá el porcentaje trimestral del PIB, dicen los expertos que para que haya recesión además del PIB, deben descender, el empleo, el ingreso real, las ventas y la producción industrial. Del modelo económico en marcha de López Obrador, de la transparencia, rendición de cuenta, austeridad y honradez que no ha llegado al gobierno de Durango tendremos mucho que señalar.

lunes 19 de agosto de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 12 de agosto de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 05 de agosto de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 29 de julio de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 22 de julio de 2019

PERCEPCIÓN CIUDADANA

lunes 15 de julio de 2019

Percepción ciudadana

lunes 01 de julio de 2019

Percepción ciudadana

lunes 24 de junio de 2019

Percepción Ciudadana

lunes 17 de junio de 2019

Percepción Ciudadana

lunes 10 de junio de 2019

Percepción Ciudadana

Cargar Más