/ martes 22 de septiembre de 2020

Percepción ciudadana

Derecha gris, e izquierda diletante

En 1977, Julio Scherer entrevistó para Proceso a Octavio Paz sobre en régimen mexicano y la democracia, el escritor y poeta le declaró que veía a una derecha oportunista y acomodaticia, y a una izquierda retobona, que piensa poco y discute mucho. Opiniones que incluían a las dos corrientes dentro y fuera de los partidos. Posteriormente la derecha panista fue agraciada porque Salinas de Gortari hizo gobierno el programa del PAN; Relaciones con la iglesia, la privatización de empresas públicas y la banca nacional, etc. En esa lógica José Mújica, ex presidente de Uruguay, sentenció que la izquierda latinoamericana decayó con la Perestroika al faltarle ética de conocimiento para comprender nuestra realidad.

Crece la polarización política en el país entre una derecha de clases medias y fieles de campanario, y una izquierda que con respecto al cambio social olvida todo y no aprende nada. Morena cual organización política de la 4T se desgasta entre sus elecciones internas y en juntar firmas para solicitar una consulta popular. Las dos acciones no dieron los resultados esperados, el presidente a no tener seguridad sobre la cantidad de firmas necesarias (1,800 000) en uso de sus facultades solicita la consulta a la Suprema Corte para ver si de acuerdo con la Constitución en su artículo 35, párrafo 4, es legal y no viola los derechos humanos y sus garantías. De cualquier forma es una petición ociosa que la Corte puede desaprobar, allí están expeditas las leyes penales y los tribunales para castigar al que dé lugar. La consulta genera conjeturas, o la crisis económica es fuerte y pesa mucho la infructuosa estrategia contra la pandemia, o se quiere proteger a Peña Nieto con tanto rodeo.

La polarización ofrece riesgos, y tales riesgos ventajas al definir posturas políticas y de clase, pero necesita ser conducida para que el debate y la polémica no se desborden en fricciones y en violencia verbal o física. López Obrador no acepta medias tintas, o se está con los conservadores o con la 4T. El término conservadores a sus opositores es un anacronismo, es un antagonismo viejo del liberalismo, ahora se puede ser de derecha o de izquierda, o nacionalismo y neoliberalismo, lo contrario al fin de la historia de Fukuyama. El presidente sabe lo que dice o lo intuye, al decir que el fiscal de la república y el presidente de la Suprema Corte gozan de la arrogancia y exquisitez de la pequeña burguesía por no asistir a su informe, comete un lapsus linguae. La categoría de pequeña burguesía es mencionada por quien acepta su función, misión y composición, la asocia con burguesía, proletariado y lumpen proletariado, y la relaciona con la lucha de clases, que no es necesariamente violenta.

El grupo FRENA, la alianza federalista- según ellos- y los 650 escritores, periodistas, académicos e intelectuales de la carta pública, están equivocados. Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Enrique Krauze y pupilos, batallaron consiguiendo firmas. Estos señores no son periodistas ni se les ha violado su libertad de expresión, ellos son empresarios del periodismo venidos a menos. El periodista Mauricio Merino tiene razón y agradece al presidente: Gracias de hablar sin dobleces, porque el sarcasmo y los insultos referidos a sus adversarios nos orilla a definirnos, a organizarnos, sólo mida sus palabras para que sus seguidores no se violenten. A muchos no le gusta el modo o su discurso, otros lo aplauden, y sin embargo el rudo o crudo discurso ayuda más que la etiqueta y demagogia con la que aludía una democracia que nunca fue.

Derecha gris, e izquierda diletante

En 1977, Julio Scherer entrevistó para Proceso a Octavio Paz sobre en régimen mexicano y la democracia, el escritor y poeta le declaró que veía a una derecha oportunista y acomodaticia, y a una izquierda retobona, que piensa poco y discute mucho. Opiniones que incluían a las dos corrientes dentro y fuera de los partidos. Posteriormente la derecha panista fue agraciada porque Salinas de Gortari hizo gobierno el programa del PAN; Relaciones con la iglesia, la privatización de empresas públicas y la banca nacional, etc. En esa lógica José Mújica, ex presidente de Uruguay, sentenció que la izquierda latinoamericana decayó con la Perestroika al faltarle ética de conocimiento para comprender nuestra realidad.

Crece la polarización política en el país entre una derecha de clases medias y fieles de campanario, y una izquierda que con respecto al cambio social olvida todo y no aprende nada. Morena cual organización política de la 4T se desgasta entre sus elecciones internas y en juntar firmas para solicitar una consulta popular. Las dos acciones no dieron los resultados esperados, el presidente a no tener seguridad sobre la cantidad de firmas necesarias (1,800 000) en uso de sus facultades solicita la consulta a la Suprema Corte para ver si de acuerdo con la Constitución en su artículo 35, párrafo 4, es legal y no viola los derechos humanos y sus garantías. De cualquier forma es una petición ociosa que la Corte puede desaprobar, allí están expeditas las leyes penales y los tribunales para castigar al que dé lugar. La consulta genera conjeturas, o la crisis económica es fuerte y pesa mucho la infructuosa estrategia contra la pandemia, o se quiere proteger a Peña Nieto con tanto rodeo.

La polarización ofrece riesgos, y tales riesgos ventajas al definir posturas políticas y de clase, pero necesita ser conducida para que el debate y la polémica no se desborden en fricciones y en violencia verbal o física. López Obrador no acepta medias tintas, o se está con los conservadores o con la 4T. El término conservadores a sus opositores es un anacronismo, es un antagonismo viejo del liberalismo, ahora se puede ser de derecha o de izquierda, o nacionalismo y neoliberalismo, lo contrario al fin de la historia de Fukuyama. El presidente sabe lo que dice o lo intuye, al decir que el fiscal de la república y el presidente de la Suprema Corte gozan de la arrogancia y exquisitez de la pequeña burguesía por no asistir a su informe, comete un lapsus linguae. La categoría de pequeña burguesía es mencionada por quien acepta su función, misión y composición, la asocia con burguesía, proletariado y lumpen proletariado, y la relaciona con la lucha de clases, que no es necesariamente violenta.

El grupo FRENA, la alianza federalista- según ellos- y los 650 escritores, periodistas, académicos e intelectuales de la carta pública, están equivocados. Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Enrique Krauze y pupilos, batallaron consiguiendo firmas. Estos señores no son periodistas ni se les ha violado su libertad de expresión, ellos son empresarios del periodismo venidos a menos. El periodista Mauricio Merino tiene razón y agradece al presidente: Gracias de hablar sin dobleces, porque el sarcasmo y los insultos referidos a sus adversarios nos orilla a definirnos, a organizarnos, sólo mida sus palabras para que sus seguidores no se violenten. A muchos no le gusta el modo o su discurso, otros lo aplauden, y sin embargo el rudo o crudo discurso ayuda más que la etiqueta y demagogia con la que aludía una democracia que nunca fue.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 20 de octubre de 2020

Percepción ciudadana

Morena, burocracia y militares

Leobaldo García Orrante

lunes 31 de agosto de 2020

Percepción ciudana

El carisma y el liderazgo

Leobaldo García Orrante

lunes 17 de agosto de 2020

Percepción ciudadana

Presidencialismo y sistema

Leobaldo García Orrante

Cargar Más