/ martes 2 de marzo de 2021

Percepción ciudadana

México debe gastar más en educación que en petróleo


Más le debe la educación a la producción que ésta a la educación.

- Ernest Mandel; El capitalismo de Estado


Dice Gabriel Zaid en su Antología general, que el verdadero poder ejecutivo en México es el poder de compra. En sentido estricto: Compras, contratos y concesiones del sector público.

El presidencialismo de México es histórico por razón del autoritarismo heredado de la corona española y la iglesia católica. Las leyes de reforma y el federalismo alzaron en armas a la iglesia y conservadores. De aquella parte a esta fecha no hemos cambiado mucho, hay tesis de que el presidencialismo y la sumisión al gran tlatoani, nace en reminiscencias de la colonia, y que en el primer siglo de independientes la política era casi un camino hacia el campanario, parafraseando a Víctor Hugo en los Miserables.

Como nunca el foco de la discusión es el gobierno de la 4T en lo económico y en lo político. López Obrador con estilo sencillo y a veces simple en sus conferencias es el centro de la opinión pública. Hizo a un lado la etiqueta, la parafernalia de sofisticados modos de operar el poder que hartaron a la población en tanta corrupción.

No se debe banalizar que el presidente fustigue a medios de prensa en general que antes fueron encubridores de esos latrocinios, que con excepciones, se vendían o se dejaban comprar. Genera que también lo escudriñen con la investigación y valor de periodistas, analistas y medios.

En un país democrático y con Estado de Derecho, el periodista es un activista de más valor que un militar, un marino o un minero.

En lo económico la 4T aplica el presidencialismo del erario en obras que considera estratégicas. La oposición comercial es vacua, machacaron que el país se hundiría en la cancelación del aeropuerto de Texcoco, con la cancelación de Gran Constelation, ahora con la ley de e energías limpias, exageran en sus pronósticos malinchistas.

Con posturas mezquinas en todos los casos no mocionaban el grado infame de dependencia en combustibles, acero, en alimentos básicos. Se desgañita la oposición, sin ideas, programas, candidatos y defensores de la corrupción.

Que consulten a los grandes capitalistas haber qué opinan que el gobierno de dinero directamente a muchos pobres y se ahorre un 30 por ciento que robaban los del PRIAN. Tampoco la 4T ha expuesto cifras para informar si se está reduciendo la importación de básicos; si ya se redujo que el 75% de los componentes de productos que exportamos, son de importación; que avances hay en investigación científica, tecnología e innovación etc.

Así creemos que el debate es insustancial, no se explica si se puede revertir el ingreso de familias pobres porque no tenga oferta de satisfactores en calidad y buen precio. De por qué no se impulsa el cooperativismo de consumo, de trabajo organizado y productivo apoyado por una reforma educativa, que como estamos se requiere drástica y severa.

Que se defina una política cultural con libertad que evite que Televisa y TV-Azteca que están muy satisfechos con la 4T, sigan adocenando y manipulando a una población sin alternativas. Mientras el clero político aguarda en momento oportuno de aliarse con el poder, como siempre.

México debe gastar más en educación que en petróleo


Más le debe la educación a la producción que ésta a la educación.

- Ernest Mandel; El capitalismo de Estado


Dice Gabriel Zaid en su Antología general, que el verdadero poder ejecutivo en México es el poder de compra. En sentido estricto: Compras, contratos y concesiones del sector público.

El presidencialismo de México es histórico por razón del autoritarismo heredado de la corona española y la iglesia católica. Las leyes de reforma y el federalismo alzaron en armas a la iglesia y conservadores. De aquella parte a esta fecha no hemos cambiado mucho, hay tesis de que el presidencialismo y la sumisión al gran tlatoani, nace en reminiscencias de la colonia, y que en el primer siglo de independientes la política era casi un camino hacia el campanario, parafraseando a Víctor Hugo en los Miserables.

Como nunca el foco de la discusión es el gobierno de la 4T en lo económico y en lo político. López Obrador con estilo sencillo y a veces simple en sus conferencias es el centro de la opinión pública. Hizo a un lado la etiqueta, la parafernalia de sofisticados modos de operar el poder que hartaron a la población en tanta corrupción.

No se debe banalizar que el presidente fustigue a medios de prensa en general que antes fueron encubridores de esos latrocinios, que con excepciones, se vendían o se dejaban comprar. Genera que también lo escudriñen con la investigación y valor de periodistas, analistas y medios.

En un país democrático y con Estado de Derecho, el periodista es un activista de más valor que un militar, un marino o un minero.

En lo económico la 4T aplica el presidencialismo del erario en obras que considera estratégicas. La oposición comercial es vacua, machacaron que el país se hundiría en la cancelación del aeropuerto de Texcoco, con la cancelación de Gran Constelation, ahora con la ley de e energías limpias, exageran en sus pronósticos malinchistas.

Con posturas mezquinas en todos los casos no mocionaban el grado infame de dependencia en combustibles, acero, en alimentos básicos. Se desgañita la oposición, sin ideas, programas, candidatos y defensores de la corrupción.

Que consulten a los grandes capitalistas haber qué opinan que el gobierno de dinero directamente a muchos pobres y se ahorre un 30 por ciento que robaban los del PRIAN. Tampoco la 4T ha expuesto cifras para informar si se está reduciendo la importación de básicos; si ya se redujo que el 75% de los componentes de productos que exportamos, son de importación; que avances hay en investigación científica, tecnología e innovación etc.

Así creemos que el debate es insustancial, no se explica si se puede revertir el ingreso de familias pobres porque no tenga oferta de satisfactores en calidad y buen precio. De por qué no se impulsa el cooperativismo de consumo, de trabajo organizado y productivo apoyado por una reforma educativa, que como estamos se requiere drástica y severa.

Que se defina una política cultural con libertad que evite que Televisa y TV-Azteca que están muy satisfechos con la 4T, sigan adocenando y manipulando a una población sin alternativas. Mientras el clero político aguarda en momento oportuno de aliarse con el poder, como siempre.