/ martes 9 de marzo de 2021

Percepción Ciudadana

Los mitos que general los cambios no son fácilmente manejables.- Gramsci.

La popularidad de López Obrador se mantiene desde las conferencias mañaneras, baluarte para ejercer el liderazgo dando la pauta a la discusión nacional sobre acciones que realiza su gobierno.

Popularidad que sensiblemente ha disminuido aunque no al grado que dicen sus antagónicos. Entre ineficacias y aciertos de la 4T el presidente fustiga a quienes critican su obra de gobierno.

Hay denuestos a los que cuestionan la 4T seguidos del reconocimiento del derecho a expresarse como principio democrático. En el debate que provoca no hay facetas de líder carismático que aparentemente no le hace falta. El carisma que Max Weber definió, tiene su origen en la Biblia, libro segundo de los Corintios, son dones que Jesús da a sus discípulos para cristianizar, dones en facilidad de palabra, vocación, persuasión, sabiduría. El carisma político comprende, templanza y sabiduría en el líder, determinación, seguridad, empatía, etc. Requisitos que sólo se observan en el subcomandante Marcos o Galeano.

López Obrador en sorna de la formalidad y estilo acartonado de los gobiernos del PRIAN y su marca de corruptos, se dirige a sectores populares. Con estilo directo, sencillo y coloquial, se ríe de la pequeña burguesía y su exquisitez, la que le reprochó al presidente de la Suprema Corte por no asistir a su segundo informe. No hay improvisación, la duda es si lo hace por estilo personal, o tiene el propósito de provocar debate y polémica abierta con medios de prensa y televisión, partidos, empresarios o sectores de derecha a los que por la tangente, llama conservadores. Se ve muy confiado en su popularidad, con el reparto de becas y apoyos a los pobres deben tener presente, en su noble fin la tesis de R. Kapuscinki: no se adquiere conciencia social ni sentimiento de lucha si no hay cierto nivel de existencia, porque la pobreza no genera conciencia, la mata.

Recordar las transformaciones de país- guerra, reforma y revolución, en las figuras de Morelos, Juárez o Madero (con Cárdenas nace el presidencialismo) es una concepción conservadora e idealista de la historia. Enfatizar los cambios en los héroes, ignora que esos prohombres lo fueron por condiciones específicas y esfuerzo de las masas, los héroes fueron las bujías de una implosión social, sin fuerza social no hay cambios.

López Obrador no le ha dado forma orgánica a Morena en base crítica de apoyo y convicción, no se logra un cambio que trascienda sino es con una base social amplia, no la hay y se recurre al Ejército.

Sin fuerte base social será difícil la socialización del trabajo y no tendrá la efectividad que se requiere, y si la 4T llegara a quedar a medio camino sería un grave problema para el país. No hay contrapesos al poder, estamos convencidos de que los partidos no sirven para nada, sólo para gastar recursos públicos y que estorban a la formación de organizaciones civiles por la transparencia y rendición de cuentas. Que hay absolutismo a supeditarse la Suprema Corte y el Congreso al ejecutivo, con empresarios sujetos al erario y sin una clase o corriente hegemónica que condujera la gobernabilidad.

La mujer mexicana. Con más espacio ampliaremos unas ideas. F. Engels: La relación del hombre con la mujer es la relación con su propia naturaleza. Dice Gustavo Gordillo, que las mujeres son los sujetos claves de la historia que estamos viviendo. Nosotros decimos que sus protestas son la verdadera esperanza de México.

Los mitos que general los cambios no son fácilmente manejables.- Gramsci.

La popularidad de López Obrador se mantiene desde las conferencias mañaneras, baluarte para ejercer el liderazgo dando la pauta a la discusión nacional sobre acciones que realiza su gobierno.

Popularidad que sensiblemente ha disminuido aunque no al grado que dicen sus antagónicos. Entre ineficacias y aciertos de la 4T el presidente fustiga a quienes critican su obra de gobierno.

Hay denuestos a los que cuestionan la 4T seguidos del reconocimiento del derecho a expresarse como principio democrático. En el debate que provoca no hay facetas de líder carismático que aparentemente no le hace falta. El carisma que Max Weber definió, tiene su origen en la Biblia, libro segundo de los Corintios, son dones que Jesús da a sus discípulos para cristianizar, dones en facilidad de palabra, vocación, persuasión, sabiduría. El carisma político comprende, templanza y sabiduría en el líder, determinación, seguridad, empatía, etc. Requisitos que sólo se observan en el subcomandante Marcos o Galeano.

López Obrador en sorna de la formalidad y estilo acartonado de los gobiernos del PRIAN y su marca de corruptos, se dirige a sectores populares. Con estilo directo, sencillo y coloquial, se ríe de la pequeña burguesía y su exquisitez, la que le reprochó al presidente de la Suprema Corte por no asistir a su segundo informe. No hay improvisación, la duda es si lo hace por estilo personal, o tiene el propósito de provocar debate y polémica abierta con medios de prensa y televisión, partidos, empresarios o sectores de derecha a los que por la tangente, llama conservadores. Se ve muy confiado en su popularidad, con el reparto de becas y apoyos a los pobres deben tener presente, en su noble fin la tesis de R. Kapuscinki: no se adquiere conciencia social ni sentimiento de lucha si no hay cierto nivel de existencia, porque la pobreza no genera conciencia, la mata.

Recordar las transformaciones de país- guerra, reforma y revolución, en las figuras de Morelos, Juárez o Madero (con Cárdenas nace el presidencialismo) es una concepción conservadora e idealista de la historia. Enfatizar los cambios en los héroes, ignora que esos prohombres lo fueron por condiciones específicas y esfuerzo de las masas, los héroes fueron las bujías de una implosión social, sin fuerza social no hay cambios.

López Obrador no le ha dado forma orgánica a Morena en base crítica de apoyo y convicción, no se logra un cambio que trascienda sino es con una base social amplia, no la hay y se recurre al Ejército.

Sin fuerte base social será difícil la socialización del trabajo y no tendrá la efectividad que se requiere, y si la 4T llegara a quedar a medio camino sería un grave problema para el país. No hay contrapesos al poder, estamos convencidos de que los partidos no sirven para nada, sólo para gastar recursos públicos y que estorban a la formación de organizaciones civiles por la transparencia y rendición de cuentas. Que hay absolutismo a supeditarse la Suprema Corte y el Congreso al ejecutivo, con empresarios sujetos al erario y sin una clase o corriente hegemónica que condujera la gobernabilidad.

La mujer mexicana. Con más espacio ampliaremos unas ideas. F. Engels: La relación del hombre con la mujer es la relación con su propia naturaleza. Dice Gustavo Gordillo, que las mujeres son los sujetos claves de la historia que estamos viviendo. Nosotros decimos que sus protestas son la verdadera esperanza de México.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 04 de mayo de 2021

Percepción ciudadana

Gobierno y sociedad sin intermediación

Leobaldo García Orrante

martes 20 de abril de 2021

Percepción ciudadana

Se está con AMLO o se vota contra él

Leobaldo García Orrante

martes 13 de abril de 2021

Percepción ciudadana

Patrimonialismo, maximalismo y maniqueísmo

Leobaldo García Orrante

martes 09 de marzo de 2021

Percepción Ciudadana

La popularidad, liderazgo y carisma

Leobaldo García Orrante

Cargar Más