/ martes 4 de mayo de 2021

Percepción ciudadana

Dick Morris en su clásico El Nuevo Príncipe, afirma que las elecciones son oportunidades para hacer crecer intelectualmente al electorado.

Tesis en referencia a elecciones de países desarrollados, en donde la democracia es una dinámica social regida por leyes o costumbres positivas- que se respetan- y las elecciones reafirman o cuestionan las condiciones existentes.

Las bases de las democracias avanzadas son Estado de Derecho; el respeto a los derechos humanos y del ciudadano frente al gobierno, reglas equitativas de competencia entre los agentes económicos; mayor proporcionalidad entre el trabajo y el capital; educación de calidad e investigación científica aplicada; Iglesias consecuentes que no encubren conductas sexuales reprobables de sus ministros- en México lo ocultan; no hay tanta distancia entre el individuo y la persona como en nosotros, leve neurosis por esa tajante distancia, influencia de la moral católica conservadora que nos ha inducido a ser unos dentro del hogar y otros fuera de él, bifurcación indebida que no ayuda a la individualidad y normas morales con los convencionalismos sociales. En México no crecieron las instituciones del viejo capitalismo industrial: Estado de derecho, educación laica, permisividad de cultos religiosos, ni partidos políticos ni sindicatos genuinos.

Según Wright Mills, el de La Élite del Poder, lo que distingue a los partidos políticos de otras agrupaciones es básicamente, un programa económico para el bienestar social y una interpretación de la historia que explique que hoy somos lo que hicimos ayer, y los cambios que tenemos que hacer hoy para un mañana mejor. El poder cualquiera organización lo busca hasta con ideario o pastoral como el clero católico, cúpulas empresariales y hasta el narcotráfico.

Con rumbo al 6 de junio, partidos y candidatos invocan la democracia, y lo que es una hacen una parodia. Morena postula militantes de ultraderecha, acosadores sexuales, familiares y analfabetas funcionales, y en esto y los mayoriteos legislativos Morena es igual al PRIAN, como los medicamentos genéricos, lo mismo pero más barato. La 4T y la oposición quieren regresar al pasado, la 4T para fortalecer al Estado, y la oposición añora las canonjías de sus líderes. La 4T es voluntarista en sus objetivos y la oposición no puede rebatir.

López Obrador tiene una concepción primaria de la democracia, también sus detractores. El presidente es escueto en la crítica de las instituciones autónomas por ley. La excepción está a cargo de la comisión federal de competencia, transparencia y acceso a la información pública y el instituto de telecomunicaciones que promueven juicios contra el presidente, novedades bienvenidas.

La función de los grupos de presión es la intermediación de la sociedad con el gobierno. Partidos, empresarios, sindicatos o prensa, todos tienen una ley que los facultan para presionar al gobierno según sus finalidades. No hubo intermediación, siempre estuvieron a las órdenes del presidente. Éste recrimina duro las dirigencias o gerencias comprobando que ni sus propios agremiados los respaldan, menos representan a la ciudadanía en su conjunto. Esta es la democracia electorera que aducen los dos bandos. La democracia es una categoría política que les queda grande a la 4T y a sus detractores. Como veremos no saben de la evolución del ciudadano de derecho, al de hecho.

Parafraseamos el príncipe Odoesky que escribiera EL AÑO 4338: En la oposición hay cosas buenas pero el conjunto es malo; en la 4T hay cosas malas pero el conjunto es bueno.

Dick Morris en su clásico El Nuevo Príncipe, afirma que las elecciones son oportunidades para hacer crecer intelectualmente al electorado.

Tesis en referencia a elecciones de países desarrollados, en donde la democracia es una dinámica social regida por leyes o costumbres positivas- que se respetan- y las elecciones reafirman o cuestionan las condiciones existentes.

Las bases de las democracias avanzadas son Estado de Derecho; el respeto a los derechos humanos y del ciudadano frente al gobierno, reglas equitativas de competencia entre los agentes económicos; mayor proporcionalidad entre el trabajo y el capital; educación de calidad e investigación científica aplicada; Iglesias consecuentes que no encubren conductas sexuales reprobables de sus ministros- en México lo ocultan; no hay tanta distancia entre el individuo y la persona como en nosotros, leve neurosis por esa tajante distancia, influencia de la moral católica conservadora que nos ha inducido a ser unos dentro del hogar y otros fuera de él, bifurcación indebida que no ayuda a la individualidad y normas morales con los convencionalismos sociales. En México no crecieron las instituciones del viejo capitalismo industrial: Estado de derecho, educación laica, permisividad de cultos religiosos, ni partidos políticos ni sindicatos genuinos.

Según Wright Mills, el de La Élite del Poder, lo que distingue a los partidos políticos de otras agrupaciones es básicamente, un programa económico para el bienestar social y una interpretación de la historia que explique que hoy somos lo que hicimos ayer, y los cambios que tenemos que hacer hoy para un mañana mejor. El poder cualquiera organización lo busca hasta con ideario o pastoral como el clero católico, cúpulas empresariales y hasta el narcotráfico.

Con rumbo al 6 de junio, partidos y candidatos invocan la democracia, y lo que es una hacen una parodia. Morena postula militantes de ultraderecha, acosadores sexuales, familiares y analfabetas funcionales, y en esto y los mayoriteos legislativos Morena es igual al PRIAN, como los medicamentos genéricos, lo mismo pero más barato. La 4T y la oposición quieren regresar al pasado, la 4T para fortalecer al Estado, y la oposición añora las canonjías de sus líderes. La 4T es voluntarista en sus objetivos y la oposición no puede rebatir.

López Obrador tiene una concepción primaria de la democracia, también sus detractores. El presidente es escueto en la crítica de las instituciones autónomas por ley. La excepción está a cargo de la comisión federal de competencia, transparencia y acceso a la información pública y el instituto de telecomunicaciones que promueven juicios contra el presidente, novedades bienvenidas.

La función de los grupos de presión es la intermediación de la sociedad con el gobierno. Partidos, empresarios, sindicatos o prensa, todos tienen una ley que los facultan para presionar al gobierno según sus finalidades. No hubo intermediación, siempre estuvieron a las órdenes del presidente. Éste recrimina duro las dirigencias o gerencias comprobando que ni sus propios agremiados los respaldan, menos representan a la ciudadanía en su conjunto. Esta es la democracia electorera que aducen los dos bandos. La democracia es una categoría política que les queda grande a la 4T y a sus detractores. Como veremos no saben de la evolución del ciudadano de derecho, al de hecho.

Parafraseamos el príncipe Odoesky que escribiera EL AÑO 4338: En la oposición hay cosas buenas pero el conjunto es malo; en la 4T hay cosas malas pero el conjunto es bueno.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 04 de mayo de 2021

Percepción ciudadana

Gobierno y sociedad sin intermediación

Leobaldo García Orrante

martes 20 de abril de 2021

Percepción ciudadana

Se está con AMLO o se vota contra él

Leobaldo García Orrante

martes 13 de abril de 2021

Percepción ciudadana

Patrimonialismo, maximalismo y maniqueísmo

Leobaldo García Orrante

martes 09 de marzo de 2021

Percepción Ciudadana

La popularidad, liderazgo y carisma

Leobaldo García Orrante

Cargar Más