/ martes 31 de agosto de 2021

Percepción ciudadana

Mensaje riesgoso


Hay paralelismos en el acontecer político nacional y el escenario local. Aquí Morena es oposición y no ha hecho política de partido, sus dirigentes y diputados -fuera del madruguete de la reforma a la ley orgánica del Congreso- se comportan como funcionarios y gestores priistas, publicidad, prensa, templetes, desayunos y declaraciones de envoltura o vacías.

Como mayoría en el Congreso y frente a una administración mediocre y corrupta no hicieron ninguna actividad contra la corrupción que día a día pregona López Obrador. Aquí no llegó la austeridad, fue peor el despilfarro con la indiferencia diputados de Morena que afortunadamente ya se van. ¿Cinco años de logros o de que Durango está mejor ahora? Por favor.

La oposición a López Obrador continua, sin organización, sin argumentos de peso para refutar la política económica del gobierno y sin alternativas. En lo político, en vez de aprovechar los reclamos del presidente a la prensa y grupos opositores, conocidos analistas lo cuestionan en su conducta personal, en su estilo de gobernar; Silva Herzog, Enrique Krauze, Aguilar Camín, el camaleón Jorge Castañeda, Raymundo Rivapalacio, René Delgado o Sergio Sarmiento, entre otros.

Son opiniones que a propósito, o criterio subjetivo de derecha, como también López Obrador a veces expone tesis de derecha y conservadoras de la familia, de la educación y de la historia. Sus partidarios de izquierda hoy reservados, tienen opiniones diferentes de su política en Enrique Dussel, Roger Bartra, Ilan Semo, José Blanco, Luis Hernández Navarro y a medias tintas Jorge Zepeda Patterson. Estos son intelectuales, muy superiores a los muy limitados de Epigmenio Ibarra, extrañamente Jenaro Villamil, y un Sr Barajas, que se anuncia come El Fisgón. Exceptuando a Villamil, parecen monaguillos con incensario.

No había democracia dice el presidente, tampoco ahora. Hay en cambio más libertad de expresión y selectivo gasto de publicidad del gobierno. Les reprocha los moches, y a sus detractores les falta ciencia para argumentar y criticar a la corrupción del PRIAN, o pedir castigos a los responsables empezando por Peña Nieto, salvo prueba en contrario, protegido por López Obrador.

Hay una coyuntura de permisibilidad crítica que debe aprovecharse mejor para elevar el nivel intelectual de la ciudadanía. La política tiene mucha ciencia y la oposición no ha elaborado una sola idea de acción política o económica inteligente.

No hay democracia dice López obrador, ya midió que no hay capacidad de organización y maniobra, los partidos son escenarios de utilería razón de hacer él directamente la política, sus arreglos y maniobras. Existen tres o cuatro sindicatos verdaderos, los comerciantes y gente como Lozano no le preocupan, él se entiende con los factores reales de poder, empresarios monopolistas, la banca, alto clero y jefes militares.

Cuál problema si todos funcionaban con subsidio del gobierno. López Obrador no es populista, ni socialista, sus adversarios hasta esos elementales conceptos ignoran. Él es un producto genuino de una república con un solo mando muy centralizado ejercido por un presidente fuerte de Juárez a nuestros días. Así con pena, seguimos escuchando a intelectuales hablar de democracia defendiendo al INE, un órgano costoso y comadrona de maniobras electorales del PRIAN. En donde se debe construir la democracia, es en 4 las instituciones raíz de nuestra formación cultural.

Es muy riesgoso que López Obrador dirija un sencillo mensaje a la mayoría pobre y banalice la importancia de clases medias.

Mensaje riesgoso


Hay paralelismos en el acontecer político nacional y el escenario local. Aquí Morena es oposición y no ha hecho política de partido, sus dirigentes y diputados -fuera del madruguete de la reforma a la ley orgánica del Congreso- se comportan como funcionarios y gestores priistas, publicidad, prensa, templetes, desayunos y declaraciones de envoltura o vacías.

Como mayoría en el Congreso y frente a una administración mediocre y corrupta no hicieron ninguna actividad contra la corrupción que día a día pregona López Obrador. Aquí no llegó la austeridad, fue peor el despilfarro con la indiferencia diputados de Morena que afortunadamente ya se van. ¿Cinco años de logros o de que Durango está mejor ahora? Por favor.

La oposición a López Obrador continua, sin organización, sin argumentos de peso para refutar la política económica del gobierno y sin alternativas. En lo político, en vez de aprovechar los reclamos del presidente a la prensa y grupos opositores, conocidos analistas lo cuestionan en su conducta personal, en su estilo de gobernar; Silva Herzog, Enrique Krauze, Aguilar Camín, el camaleón Jorge Castañeda, Raymundo Rivapalacio, René Delgado o Sergio Sarmiento, entre otros.

Son opiniones que a propósito, o criterio subjetivo de derecha, como también López Obrador a veces expone tesis de derecha y conservadoras de la familia, de la educación y de la historia. Sus partidarios de izquierda hoy reservados, tienen opiniones diferentes de su política en Enrique Dussel, Roger Bartra, Ilan Semo, José Blanco, Luis Hernández Navarro y a medias tintas Jorge Zepeda Patterson. Estos son intelectuales, muy superiores a los muy limitados de Epigmenio Ibarra, extrañamente Jenaro Villamil, y un Sr Barajas, que se anuncia come El Fisgón. Exceptuando a Villamil, parecen monaguillos con incensario.

No había democracia dice el presidente, tampoco ahora. Hay en cambio más libertad de expresión y selectivo gasto de publicidad del gobierno. Les reprocha los moches, y a sus detractores les falta ciencia para argumentar y criticar a la corrupción del PRIAN, o pedir castigos a los responsables empezando por Peña Nieto, salvo prueba en contrario, protegido por López Obrador.

Hay una coyuntura de permisibilidad crítica que debe aprovecharse mejor para elevar el nivel intelectual de la ciudadanía. La política tiene mucha ciencia y la oposición no ha elaborado una sola idea de acción política o económica inteligente.

No hay democracia dice López obrador, ya midió que no hay capacidad de organización y maniobra, los partidos son escenarios de utilería razón de hacer él directamente la política, sus arreglos y maniobras. Existen tres o cuatro sindicatos verdaderos, los comerciantes y gente como Lozano no le preocupan, él se entiende con los factores reales de poder, empresarios monopolistas, la banca, alto clero y jefes militares.

Cuál problema si todos funcionaban con subsidio del gobierno. López Obrador no es populista, ni socialista, sus adversarios hasta esos elementales conceptos ignoran. Él es un producto genuino de una república con un solo mando muy centralizado ejercido por un presidente fuerte de Juárez a nuestros días. Así con pena, seguimos escuchando a intelectuales hablar de democracia defendiendo al INE, un órgano costoso y comadrona de maniobras electorales del PRIAN. En donde se debe construir la democracia, es en 4 las instituciones raíz de nuestra formación cultural.

Es muy riesgoso que López Obrador dirija un sencillo mensaje a la mayoría pobre y banalice la importancia de clases medias.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 14 de septiembre de 2021

Percepción ciudadana

López Obrador se desplaza sobre rieles

Leobaldo García Orrante

martes 07 de septiembre de 2021

Percepción ciudadana

Lo que arregla con dinero sale barato

Leobaldo García Orrante

martes 03 de agosto de 2021

Percepción ciudadana

Consulta popular y participación social

Leobaldo García Orrante

Cargar Más