/ sábado 3 de julio de 2021

¿Periodismo ético?

¿Convicción ideológica o provecho personal? ¿Cuál debería ser el rol del periodista en un momento histórico del país en donde se confunde asiduamente la información veraz como un ataque al gobierno autoritario? ¿Qué rol le cabe al empresario de medios?

El periodista ¿puede ser honesto intelectualmente con contratos basura, presionado psicológicamente por el editor y con una soga al cuello para llegar a fin de quincena? He aquí uno de los primeros interrogantes de la nota. ¿Un periodista puede expresar ideas contrarias al medio en el que se desempeña? Un empleado de una empresa que no expresa el total de los valores ni comparte algunas prácticas de ésta, si pronuncia esas diferencias, ¿está faltando a la ética? ¿Existe otro camino que la renuncia?

En mi escaso pero leal saber y entender, el periodista, como un ciudadano más, tiene todo el derecho de defender y promover las ideas que prefiera. Como integrante de este medio, podrá resultar excelente, bueno, mediocre o malo. La total decadencia de valores morales y culturales que año tras año venimos profundizando también afecta al periodismo. Ya no se distingue el "periodismo de información" del " periodismo de opinión", hoy es común escuchar a un simple lector de noticias de TV opinando y con soberbia, de cosas que no sabe o no entiende. Y por lo visto quienes lo contratan y dirigen no saben o no les importa la apariencia.

Afortunadamente existen medios como éste, con cuyos artículos uno puede coincidir o no, pero que dan lugar a que uno lo exponga. Eso es impagable. Según dicen…todo hombre tiene precio. En algunos se hace más fácil el convencimiento del desarrollo de sus ideologías y volcarlas a lo que requieren los amos, la dignidad, en esta escala de valores los amorales la pisotean y arrastran como estiércol del cual provienen. Además de esta falta de valores los medios del país son presa de crisis de autoritarismo del ejecutivo en turno.

Por un lado, el avance tecnológico que ha puesto a Internet como protagonista; por otro, la espectacular caída de ventas de los diarios de papel a la lucha de los grandes “redes sociales” contra el periodismo escrito. A fronte praecipitium a tergo lupi... Entre la espada y la pared.

Correo electrónico: tomymx@hotmail.com

¿Convicción ideológica o provecho personal? ¿Cuál debería ser el rol del periodista en un momento histórico del país en donde se confunde asiduamente la información veraz como un ataque al gobierno autoritario? ¿Qué rol le cabe al empresario de medios?

El periodista ¿puede ser honesto intelectualmente con contratos basura, presionado psicológicamente por el editor y con una soga al cuello para llegar a fin de quincena? He aquí uno de los primeros interrogantes de la nota. ¿Un periodista puede expresar ideas contrarias al medio en el que se desempeña? Un empleado de una empresa que no expresa el total de los valores ni comparte algunas prácticas de ésta, si pronuncia esas diferencias, ¿está faltando a la ética? ¿Existe otro camino que la renuncia?

En mi escaso pero leal saber y entender, el periodista, como un ciudadano más, tiene todo el derecho de defender y promover las ideas que prefiera. Como integrante de este medio, podrá resultar excelente, bueno, mediocre o malo. La total decadencia de valores morales y culturales que año tras año venimos profundizando también afecta al periodismo. Ya no se distingue el "periodismo de información" del " periodismo de opinión", hoy es común escuchar a un simple lector de noticias de TV opinando y con soberbia, de cosas que no sabe o no entiende. Y por lo visto quienes lo contratan y dirigen no saben o no les importa la apariencia.

Afortunadamente existen medios como éste, con cuyos artículos uno puede coincidir o no, pero que dan lugar a que uno lo exponga. Eso es impagable. Según dicen…todo hombre tiene precio. En algunos se hace más fácil el convencimiento del desarrollo de sus ideologías y volcarlas a lo que requieren los amos, la dignidad, en esta escala de valores los amorales la pisotean y arrastran como estiércol del cual provienen. Además de esta falta de valores los medios del país son presa de crisis de autoritarismo del ejecutivo en turno.

Por un lado, el avance tecnológico que ha puesto a Internet como protagonista; por otro, la espectacular caída de ventas de los diarios de papel a la lucha de los grandes “redes sociales” contra el periodismo escrito. A fronte praecipitium a tergo lupi... Entre la espada y la pared.

Correo electrónico: tomymx@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 06 de agosto de 2021

Jóvenes volver a pensar

La tercera ola

Tomás Bermúdez Izaguirre

lunes 02 de agosto de 2021

Jóvenes volver a pensar

La intolerancia de los tolerantes

Tomás Bermúdez Izaguirre

sábado 24 de julio de 2021

Jóvenes volver a pensar

La tradición del Tagarete

Tomás Bermúdez Izaguirre

lunes 19 de julio de 2021

Jóvenes volver a pensar

La ingobernabilidad 

Tomás Bermúdez Izaguirre

Cargar Más