/ domingo 5 de mayo de 2019

Pronostican voto fraccionado entre los siete candidatos

Con la incorporación de todos los competidores, el escenario electoral está dispuesto para que los ciudadanos conozcan, evalúen y decidan la opción que consideren sea la mejor para dirigir los destinos de cada uno de los 39 municipios del estado.

Para los candidatos quedaron atrás los escarceos que hacia dentro y fuera de sus respectivos partidos, llevaran a cabo para alcanzar la oportunidad de competir por alguna de las presidencias municipales en juego. Viene la fase incluyente de unidad si es que de verdad quieren alcanzar el voto de las mayorías.

Ahora las acciones en busca del voto deberán estar enfocadas hacia la ciudadanía, sobre todo a ese sector de la ciudad, que, de acuerdo a los estudios de opinión, aún sigue siendo un alto porcentaje de las listas nominales, y que se trata de quienes deciden hasta el final de las campañas, el destinatario de la boleta que depositarán en las urnas el dos de junio próximo.

“La suerte está echada”, dicen los cronistas de las justas deportivas, que en este caso no aplica del todo, ya que más que suerte, los participantes en la elección constitucional, deberán convencer a los ciudadanos, por qué deben votar por ellos, a través de la exposición de sus trayectorias personales, propuestas de trabajo, y proyectos de gobiernos que realizarían en caso de triunfar.

Hasta ahora, con escasos 24 días de campaña, y a diferencia del clima del tiempo ambiental alterado, el que se refiere al electoral adolece de “calentamiento”, de ahí que la temperatura sea templada y los ánimos que tradicionalmente han subido de tono en este tipo de procesos, ahora permanecen hasta medio fríos, lo que refleja la decepción ciudadana en contra de los partidos y los políticos.

Por la importancia de la capital, los politólogos centran sus comentarios al municipio de Durango, que ya completó la relación de candidatos, de acuerdo a las notas periodísticas de los últimos días: Morena lleva a Otniel García Navarro, aunque de acuerdo a la página del IEyPC, hasta ayer por la tarde aún no aparecía la planilla que lo acompañará para integrar el Ayuntamiento de Durango, en caso de obtener el triunfo el primer domingo de junio.

El Partido del Trabajo postula al senador con licencia, Alejandro González, quien ya había realizado un trecho de la campaña como representante de la alianza con Morena y el PVEM, pero que la Sala Superior de Guadalajara del Poder Judicial Electoral de la Federación, echó para abajo. Le queda la resolución de la máxima instancia. En el PT lleva como suplente a Valentín Ubiña.

En lo que se considera una alianza electoral de facto con el PRD en candidatura común, Acción Nacional tiene como candidato a la Alcaldía duranguense a Jorge Salum del Palacio, quien detuvo su campaña dos o tres días, para que el Consejo General Electoral del IEPC, autorizara su postulación.

Por su parte el Revolucionario Institucional anda en plena campaña desde que se inició oficialmente el 10 de abril, con Arturo Yáñez como su candidato quien lleva a Jesús Díez como suplente. El priismo duranguense permanece a la expectativa de lo que suceda, ya que la plaza de la capital históricamente ha sido del tricolor, pero las actuales circunstancias políticas le son adversas.

José Ramón Enríquez, busca reelegirse al amparo de las siglas de Movimiento Ciudadano, y hasta el momento es el único candidato que se ha visto más movido en búsqueda del voto, aunque de nuevo lo han puesto en el “ojo del huracán” al revivirle un proceso de sanción en el Congreso local, supuestamente ordenado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Lleva de suplente al arquitecto Humberto Rosales Badillo.

La única mujer en los candidatos a la Presidencia Municipal de Durango es Verónica Fragoso Miranda del Verde Ecologista, joven empresaria que desde la pasada contienda incursionó en la política y ahora busca llevar la mayor cantidad de sufragios a la causa del PVEM.

Por el Partido Duranguense, va el profesor Antonio Rodríguez Sosa, quien en solitario se dedica a tocar puertas para exponer su propuesta de trabajo. Y completa la nómina de los candidatos el independiente, Joaquín Antonio Gardeazábal Niebla, quien con pocos recursos, dado que el IEPC no les autoriza más, y con muchas ganas, ofrece cambiar la forma de gobernar Durango.

No hay nada para nadie, lo que se dijo antes queda sin efecto para pasar a la competencia real, en que se demostrará “de qué están hechos” cada uno de los siete aspirantes a ocupar la silla principal del Palacio de Escárzaga, y los ciudadanos valoren sin presión de ninguna índole, los proyectos que promueven, de tal manera que decidan por la que signifique que le vaya bien a Durango de una vez por todas.

El número de competidores pronostica que el voto se distribuirá, y quien alcance la mayoría, posiblemente no sea por porcentajes altos de diferencia.

Con la incorporación de todos los competidores, el escenario electoral está dispuesto para que los ciudadanos conozcan, evalúen y decidan la opción que consideren sea la mejor para dirigir los destinos de cada uno de los 39 municipios del estado.

Para los candidatos quedaron atrás los escarceos que hacia dentro y fuera de sus respectivos partidos, llevaran a cabo para alcanzar la oportunidad de competir por alguna de las presidencias municipales en juego. Viene la fase incluyente de unidad si es que de verdad quieren alcanzar el voto de las mayorías.

Ahora las acciones en busca del voto deberán estar enfocadas hacia la ciudadanía, sobre todo a ese sector de la ciudad, que, de acuerdo a los estudios de opinión, aún sigue siendo un alto porcentaje de las listas nominales, y que se trata de quienes deciden hasta el final de las campañas, el destinatario de la boleta que depositarán en las urnas el dos de junio próximo.

“La suerte está echada”, dicen los cronistas de las justas deportivas, que en este caso no aplica del todo, ya que más que suerte, los participantes en la elección constitucional, deberán convencer a los ciudadanos, por qué deben votar por ellos, a través de la exposición de sus trayectorias personales, propuestas de trabajo, y proyectos de gobiernos que realizarían en caso de triunfar.

Hasta ahora, con escasos 24 días de campaña, y a diferencia del clima del tiempo ambiental alterado, el que se refiere al electoral adolece de “calentamiento”, de ahí que la temperatura sea templada y los ánimos que tradicionalmente han subido de tono en este tipo de procesos, ahora permanecen hasta medio fríos, lo que refleja la decepción ciudadana en contra de los partidos y los políticos.

Por la importancia de la capital, los politólogos centran sus comentarios al municipio de Durango, que ya completó la relación de candidatos, de acuerdo a las notas periodísticas de los últimos días: Morena lleva a Otniel García Navarro, aunque de acuerdo a la página del IEyPC, hasta ayer por la tarde aún no aparecía la planilla que lo acompañará para integrar el Ayuntamiento de Durango, en caso de obtener el triunfo el primer domingo de junio.

El Partido del Trabajo postula al senador con licencia, Alejandro González, quien ya había realizado un trecho de la campaña como representante de la alianza con Morena y el PVEM, pero que la Sala Superior de Guadalajara del Poder Judicial Electoral de la Federación, echó para abajo. Le queda la resolución de la máxima instancia. En el PT lleva como suplente a Valentín Ubiña.

En lo que se considera una alianza electoral de facto con el PRD en candidatura común, Acción Nacional tiene como candidato a la Alcaldía duranguense a Jorge Salum del Palacio, quien detuvo su campaña dos o tres días, para que el Consejo General Electoral del IEPC, autorizara su postulación.

Por su parte el Revolucionario Institucional anda en plena campaña desde que se inició oficialmente el 10 de abril, con Arturo Yáñez como su candidato quien lleva a Jesús Díez como suplente. El priismo duranguense permanece a la expectativa de lo que suceda, ya que la plaza de la capital históricamente ha sido del tricolor, pero las actuales circunstancias políticas le son adversas.

José Ramón Enríquez, busca reelegirse al amparo de las siglas de Movimiento Ciudadano, y hasta el momento es el único candidato que se ha visto más movido en búsqueda del voto, aunque de nuevo lo han puesto en el “ojo del huracán” al revivirle un proceso de sanción en el Congreso local, supuestamente ordenado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Lleva de suplente al arquitecto Humberto Rosales Badillo.

La única mujer en los candidatos a la Presidencia Municipal de Durango es Verónica Fragoso Miranda del Verde Ecologista, joven empresaria que desde la pasada contienda incursionó en la política y ahora busca llevar la mayor cantidad de sufragios a la causa del PVEM.

Por el Partido Duranguense, va el profesor Antonio Rodríguez Sosa, quien en solitario se dedica a tocar puertas para exponer su propuesta de trabajo. Y completa la nómina de los candidatos el independiente, Joaquín Antonio Gardeazábal Niebla, quien con pocos recursos, dado que el IEPC no les autoriza más, y con muchas ganas, ofrece cambiar la forma de gobernar Durango.

No hay nada para nadie, lo que se dijo antes queda sin efecto para pasar a la competencia real, en que se demostrará “de qué están hechos” cada uno de los siete aspirantes a ocupar la silla principal del Palacio de Escárzaga, y los ciudadanos valoren sin presión de ninguna índole, los proyectos que promueven, de tal manera que decidan por la que signifique que le vaya bien a Durango de una vez por todas.

El número de competidores pronostica que el voto se distribuirá, y quien alcance la mayoría, posiblemente no sea por porcentajes altos de diferencia.