/ miércoles 15 de enero de 2020

Recorriendo…

El tema del relleno sanitario de Canatlán, construido en el trienio 2013-2016 y aún sin estrenar salió de nuevo a la vitrina pública con la presencia de los regidores verdes Ángela Rojas Rivera y Javier Escalera Lozano en el lugar, dialogando con ejidatarios de Canatlán y propietarios vecinos del sitio donde se construyó, en el predio conocido como Canatlán Viejo.

Siempre será positiva la promoción de acciones que puedan permitir destrabar y lograr ponerlo a funcionar o bien, dejar muy asentado lo impropio que resulta la ubicación escogida, en un tema que ha tenido y sigue teniendo opiniones divergentes.

Hace seis meses, el día 12 de junio, se anotó en este espacio que “tal parece que es el tiempo el que dará las mejores respuestas sobre el tema tan mencionado, criticado y en ocasiones hasta satanizado, del relleno sanitario construido en la administración municipal de gobierno 22013-2016”.

Obra de relleno sanitario construida en el predio de Canatlán Viejo dentro de un proyecto de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente (SRNyMA) del estado, gestionado por el gobierno municipal y clausurada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

En su tiempo, se anotó que la Profepa interpuso una multa por aproximadamente 210 mil pesos por daños a especies forestales como huizaches y nopal en la construcción de un camino de acceso.

Ante la multa, el gobierno municipal recurrió a un despacho, a una defensoría jurídica, depositando además una fianza, buscándose levantar la infracción y poner a trabajar la requerida obra.

El proyecto lo hizo la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente (SRNyMA), proyecto que se “politizó” en la pasada administración municipal y se dejó perder el pleito legal que se llevaba.

De muy interesante el comentario hecho por el subsecretario Luis Alfredo Rangel Pescador en redes sociales, haciendo ver que “la construcción del relleno sanitario se hizo con las exigencias de la NOM 086, entre otras es el uso de gel membrana y con ello se evita que los lixiviados (jugos de la descomposición de la basura) pudieran afectar aguas subterráneas.

El problema radica que la autoridad municipal en su momento no tramitó el permiso en Semarnat del cambio del uso del suelo del camino que se construyó para llegar al relleno.

-Estamos trabajando para su apertura a la brevedad, sobre todo por el gran impacto y riesgos a la salud que representa el actual tiradero municipal, ubicado junto al arroyo, contaminando todos los días este cuerpo de agua-, dijo en su momento el Subsecretario de SRNyMA” .

A esperar que las acciones que realizan los concejales provoquen una reacción en el cabildo en general y sobre todo en la administración de gobierno local, que defina si se puede o no trabajar el multicitado relleno sanitario.

El tema del relleno sanitario de Canatlán, construido en el trienio 2013-2016 y aún sin estrenar salió de nuevo a la vitrina pública con la presencia de los regidores verdes Ángela Rojas Rivera y Javier Escalera Lozano en el lugar, dialogando con ejidatarios de Canatlán y propietarios vecinos del sitio donde se construyó, en el predio conocido como Canatlán Viejo.

Siempre será positiva la promoción de acciones que puedan permitir destrabar y lograr ponerlo a funcionar o bien, dejar muy asentado lo impropio que resulta la ubicación escogida, en un tema que ha tenido y sigue teniendo opiniones divergentes.

Hace seis meses, el día 12 de junio, se anotó en este espacio que “tal parece que es el tiempo el que dará las mejores respuestas sobre el tema tan mencionado, criticado y en ocasiones hasta satanizado, del relleno sanitario construido en la administración municipal de gobierno 22013-2016”.

Obra de relleno sanitario construida en el predio de Canatlán Viejo dentro de un proyecto de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente (SRNyMA) del estado, gestionado por el gobierno municipal y clausurada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

En su tiempo, se anotó que la Profepa interpuso una multa por aproximadamente 210 mil pesos por daños a especies forestales como huizaches y nopal en la construcción de un camino de acceso.

Ante la multa, el gobierno municipal recurrió a un despacho, a una defensoría jurídica, depositando además una fianza, buscándose levantar la infracción y poner a trabajar la requerida obra.

El proyecto lo hizo la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente (SRNyMA), proyecto que se “politizó” en la pasada administración municipal y se dejó perder el pleito legal que se llevaba.

De muy interesante el comentario hecho por el subsecretario Luis Alfredo Rangel Pescador en redes sociales, haciendo ver que “la construcción del relleno sanitario se hizo con las exigencias de la NOM 086, entre otras es el uso de gel membrana y con ello se evita que los lixiviados (jugos de la descomposición de la basura) pudieran afectar aguas subterráneas.

El problema radica que la autoridad municipal en su momento no tramitó el permiso en Semarnat del cambio del uso del suelo del camino que se construyó para llegar al relleno.

-Estamos trabajando para su apertura a la brevedad, sobre todo por el gran impacto y riesgos a la salud que representa el actual tiradero municipal, ubicado junto al arroyo, contaminando todos los días este cuerpo de agua-, dijo en su momento el Subsecretario de SRNyMA” .

A esperar que las acciones que realizan los concejales provoquen una reacción en el cabildo en general y sobre todo en la administración de gobierno local, que defina si se puede o no trabajar el multicitado relleno sanitario.

sábado 25 de enero de 2020

Recorriendo…

viernes 24 de enero de 2020

Recorriendo…

jueves 23 de enero de 2020

Recorriendo…

miércoles 22 de enero de 2020

Recorriendo…

martes 21 de enero de 2020

Recorriendo...

lunes 20 de enero de 2020

Recorriendo...

domingo 19 de enero de 2020

Recorriendo…

sábado 18 de enero de 2020

Recorriendo….

viernes 17 de enero de 2020

Recorriendo...

miércoles 15 de enero de 2020

Recorriendo…

Cargar Más