/ sábado 7 de noviembre de 2020

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM).- En el marco de la celebración de los cuatrocientos años de ciudad Canatlán, que tendrá su fiesta este próximo día trece de noviembre, habrá que mencionar que con tantos años a cuestas, requiere una necesaria cirugía que le ayude a eliminar arrugas, como vendría siendo el adoquinado de muchas de sus calles y la colocación de señalización de tránsito en varias de las colonias y barrios.

Pareciera que las administraciones de gobierno municipal tienen sus ojos siempre en la plaza jardín Juárez, la cual recibe de manera periódica rehabilitaciones, modernizaciones y derrama económica que nomás no la hace verse más bella.

Dicho con todo respeto, el primer gobierno del presente siglo le dio a la idea de cambiar el quiosco, que no tenía muchos años, algo así como algunos once años, construido a finales de la administración 1986- 1989, con un estilo arquitectónico modernista para su tiempo, con una terraza y escalinata para acceder y una fuente de soda debajo.

Dicho quiosco suplió al que durante muchos años fue el centro de reunión de niños y jóvenes, con su rockola, renta de revistas, papitas, galletas y demás, administrado por Marthita y luego por Chuy Villa. El edificio nuevo lo administró durante años el estimado Francisco Orozco Díaz.

En la administración municipal 2013 -2016 volvió de nuevo a invertirse en su modernización, que al final de cuentas, arrojó una obra con muchas fallas, con muchos árboles cortados y tirados, pero desafortunadamente con un quisco igual de inoperante, sino es que más.

El próximo día trece de noviembre será inaugurado un flamante alumbrado en el jardín Juárez, por cierto que al busto del Benemérito sí le hace falta una arregladita, a esperar que la obra no sea pan con lo mismo y así sigan los años, con inversión en la plaza y el abandono en las periferias o colonias de las orillas.

El estado del adoquinado en calles como la Aldama sur, Morelos sur pareciera que reflejan una edad de mil años y no los cuatrocientos, por el mal estado en que se encuentra.

En cuanto a la señalización de las calles, Canatlán requiere una modernización y homogenización en la circulación vehicular, que sea la misma en toda la ciudad, así como la colocación de señales en gran parte del pueblo, para que los visitantes transiten con una mayor seguridad.

Y ya encarrilados con el tema de tránsito, no estará por demás que en caso de accidentes en calles o carreteras, los uniformados de Tránsito y Policía apoyen con abanderamiento o vialidad para evitar embotellamientos o lentitud en la circulación vehicular, como sucedió la noche del sábado pasado en el malecón Enrique W. Sánchez. Simple sugerencia.

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM).- En el marco de la celebración de los cuatrocientos años de ciudad Canatlán, que tendrá su fiesta este próximo día trece de noviembre, habrá que mencionar que con tantos años a cuestas, requiere una necesaria cirugía que le ayude a eliminar arrugas, como vendría siendo el adoquinado de muchas de sus calles y la colocación de señalización de tránsito en varias de las colonias y barrios.

Pareciera que las administraciones de gobierno municipal tienen sus ojos siempre en la plaza jardín Juárez, la cual recibe de manera periódica rehabilitaciones, modernizaciones y derrama económica que nomás no la hace verse más bella.

Dicho con todo respeto, el primer gobierno del presente siglo le dio a la idea de cambiar el quiosco, que no tenía muchos años, algo así como algunos once años, construido a finales de la administración 1986- 1989, con un estilo arquitectónico modernista para su tiempo, con una terraza y escalinata para acceder y una fuente de soda debajo.

Dicho quiosco suplió al que durante muchos años fue el centro de reunión de niños y jóvenes, con su rockola, renta de revistas, papitas, galletas y demás, administrado por Marthita y luego por Chuy Villa. El edificio nuevo lo administró durante años el estimado Francisco Orozco Díaz.

En la administración municipal 2013 -2016 volvió de nuevo a invertirse en su modernización, que al final de cuentas, arrojó una obra con muchas fallas, con muchos árboles cortados y tirados, pero desafortunadamente con un quisco igual de inoperante, sino es que más.

El próximo día trece de noviembre será inaugurado un flamante alumbrado en el jardín Juárez, por cierto que al busto del Benemérito sí le hace falta una arregladita, a esperar que la obra no sea pan con lo mismo y así sigan los años, con inversión en la plaza y el abandono en las periferias o colonias de las orillas.

El estado del adoquinado en calles como la Aldama sur, Morelos sur pareciera que reflejan una edad de mil años y no los cuatrocientos, por el mal estado en que se encuentra.

En cuanto a la señalización de las calles, Canatlán requiere una modernización y homogenización en la circulación vehicular, que sea la misma en toda la ciudad, así como la colocación de señales en gran parte del pueblo, para que los visitantes transiten con una mayor seguridad.

Y ya encarrilados con el tema de tránsito, no estará por demás que en caso de accidentes en calles o carreteras, los uniformados de Tránsito y Policía apoyen con abanderamiento o vialidad para evitar embotellamientos o lentitud en la circulación vehicular, como sucedió la noche del sábado pasado en el malecón Enrique W. Sánchez. Simple sugerencia.

ÚLTIMASCOLUMNAS