/ viernes 26 de marzo de 2021

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM).- Pasaron seis meses para que cristalizara la llegada del sanjuanero Rubén Escajeda Jiménez a la presidencia del comité directivo estatal del Partido Revolucionario Institucional, recordado que desde el mes de octubre pasado se sabía estaba cocinado este proyecto, solo estaba en duda la fecha.

El dos veces diputado federal, una vez diputado local y presidente de la Gran Comisión, así como alcalde de San Juan del Río recibe un partido que gobierna 16 municipios, equivalente a un 41% del total, si de números se trata, donde Lerdo es la cereza del pastel y que con Pueblo Nuevo, son los territorios fuertes.del otrora invencible tricolor.

Llega con el consenso de las corrientes dominantes en el tricolor, de la cuadra del ex gobernador Maximiliano Silerio Esparza, el orgullo de Atotonilco tiene el respaldo su líder nacional cenecista Ismael Hernández Deras.

Su gran compromiso será entregar las mejores cuentas posibles, que sin duda lo hará ya que, a nivel distrital electoral federal, el PRI está en la lona, con marca de 0/4, mientras que a nivel local, su marca es de 05 / 25, es decir, solo un 20% y de esos cinco, solo uno es por mayoría relativa, los restantes cuatro son de representación proporcional.

Las cifras son un gran referente de la situación que guardan las cosas, es la suma de circunstancias y tiempos y en el caso de Rubén, es el punto de partida con el que toma la batuta, un PRI que comienza a tener su temporada de emigración, como lo hacen las aves cuando llega la temporada de frío.

La migración de las aves se define como el desplazamiento periódico y cíclico, a gran y pequeña escalas, de poblaciones de animales que salen de sus sitios de reproducción y no reproducción o sobrevivencia, y regresan, aunque estén separados por grandes distancias latitudinales o altitudinale.

La política partidista también tiene sus ciclos de migración, ajustes o acomodos y tocará a Escajeda Jiménez hacerle frente a esta etapa, sin el compromiso de haber hecho o establecido ni la alianza con su acérrimo rival Acción Nacional, llámese bloque antiAMLO ni tampoco puesto los cuadros en las candidaturas, es decir, si hubiese otro fracaso igual o peor al sufrido hace tres años, la culpa será de su antecesor Luis Enrique Benítez Ojeda, pero si los números mejoran, entones será una medallita que el sanjuanero se pondrá en el pecho o una estrellita en la frente.

Por lo pronto, ya reagrupó a su equipo que lo ha seguido en sus proyectos, llámese Congreso Estatal, diputación federal o dirigencia nacional cenecista.

A esperar para comentar.

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM).- Pasaron seis meses para que cristalizara la llegada del sanjuanero Rubén Escajeda Jiménez a la presidencia del comité directivo estatal del Partido Revolucionario Institucional, recordado que desde el mes de octubre pasado se sabía estaba cocinado este proyecto, solo estaba en duda la fecha.

El dos veces diputado federal, una vez diputado local y presidente de la Gran Comisión, así como alcalde de San Juan del Río recibe un partido que gobierna 16 municipios, equivalente a un 41% del total, si de números se trata, donde Lerdo es la cereza del pastel y que con Pueblo Nuevo, son los territorios fuertes.del otrora invencible tricolor.

Llega con el consenso de las corrientes dominantes en el tricolor, de la cuadra del ex gobernador Maximiliano Silerio Esparza, el orgullo de Atotonilco tiene el respaldo su líder nacional cenecista Ismael Hernández Deras.

Su gran compromiso será entregar las mejores cuentas posibles, que sin duda lo hará ya que, a nivel distrital electoral federal, el PRI está en la lona, con marca de 0/4, mientras que a nivel local, su marca es de 05 / 25, es decir, solo un 20% y de esos cinco, solo uno es por mayoría relativa, los restantes cuatro son de representación proporcional.

Las cifras son un gran referente de la situación que guardan las cosas, es la suma de circunstancias y tiempos y en el caso de Rubén, es el punto de partida con el que toma la batuta, un PRI que comienza a tener su temporada de emigración, como lo hacen las aves cuando llega la temporada de frío.

La migración de las aves se define como el desplazamiento periódico y cíclico, a gran y pequeña escalas, de poblaciones de animales que salen de sus sitios de reproducción y no reproducción o sobrevivencia, y regresan, aunque estén separados por grandes distancias latitudinales o altitudinale.

La política partidista también tiene sus ciclos de migración, ajustes o acomodos y tocará a Escajeda Jiménez hacerle frente a esta etapa, sin el compromiso de haber hecho o establecido ni la alianza con su acérrimo rival Acción Nacional, llámese bloque antiAMLO ni tampoco puesto los cuadros en las candidaturas, es decir, si hubiese otro fracaso igual o peor al sufrido hace tres años, la culpa será de su antecesor Luis Enrique Benítez Ojeda, pero si los números mejoran, entones será una medallita que el sanjuanero se pondrá en el pecho o una estrellita en la frente.

Por lo pronto, ya reagrupó a su equipo que lo ha seguido en sus proyectos, llámese Congreso Estatal, diputación federal o dirigencia nacional cenecista.

A esperar para comentar.