/ viernes 7 de mayo de 2021

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). - Pues vaya que resultó una semana de sorpresas en Canatlán ya que, en plena temporada de campañas políticas, cuando los discursos en ocasiones representan pleitos o diferencias públicas, en esta ocasión son en otro ambiente donde se generan.

Llama la atención la forma en que se está presentado lo que puede ser el desenlace del tema Sistema del Agua de Canatlán, SIAC por sus siglas, donde su anterior director Fernando Galván Mireles lanza denuncia pública y penal en contra de la presidente municipal Dora González Tremillo, acusándola de secuestro o retención arbitraria, entre otras cosas.

La respuesta llegó muy pronto, también vía judicial y medios de comunicación, al acudir la presidente Dora a poner denuncia contra el ex funcionario por falsedad en declaraciones ante la autoridad.

Más allá de quien tenga la razón, eso lo decidirá una autoridad judicial, pareciera que la situación no ayuda a la imagen pública de la alcaldesa, por ser quien es en su partido político y también porque pareciera, le falta a su equipo trabajar fino en lo que respecta la manera de terminar las relaciones laborales.

Otro tema que también explotó en los medios fue lo sucedido en la Unión de Ejidos Manuel Jiménez Gallegos, cuando al realizarse la asamblea para renovar directivos, fue cerrada la puerta de las instalaciones, dejando fuera a ejidatarios, comisariados y a delegados electos para estar presente en dicha asamblea.

El presidente Timoteo Estrada Martínez buscó la reelección de una manera muy discreta, sin llamar mucho la atención y a lo que se dijo en una de las partes, la que se quedó afuera, utilizando su posición de privilegio para buscar de todas las maneras repetir en el cargo.

Esta organización ejidal es muy codiciada por las bodegas que tiene en la ciudad de Durango, con ingreso mensual por concepto de renta arriba de los 50 mil pesos mensuales, que a decir de integrantes, son una verdadera mina de oro.

Con el tiempo se ha dicho que una manera de tener contentos a los 54 delegados que representan a los 14 ejidos que forman la unión es proporcionarles pequeños apoyos económicos, para tenerlos contentos, más allá si trabaja o no la empresa ejidal.

Algo debe de tener esa responsabilidad de presidente, porque los que llegan ya no la quiere soltar. Pero bueno, eso es ahí y en muchos lados donde se maneja recurso económico. A esperar para comentar el desenlace de dichas protestas.

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). - Pues vaya que resultó una semana de sorpresas en Canatlán ya que, en plena temporada de campañas políticas, cuando los discursos en ocasiones representan pleitos o diferencias públicas, en esta ocasión son en otro ambiente donde se generan.

Llama la atención la forma en que se está presentado lo que puede ser el desenlace del tema Sistema del Agua de Canatlán, SIAC por sus siglas, donde su anterior director Fernando Galván Mireles lanza denuncia pública y penal en contra de la presidente municipal Dora González Tremillo, acusándola de secuestro o retención arbitraria, entre otras cosas.

La respuesta llegó muy pronto, también vía judicial y medios de comunicación, al acudir la presidente Dora a poner denuncia contra el ex funcionario por falsedad en declaraciones ante la autoridad.

Más allá de quien tenga la razón, eso lo decidirá una autoridad judicial, pareciera que la situación no ayuda a la imagen pública de la alcaldesa, por ser quien es en su partido político y también porque pareciera, le falta a su equipo trabajar fino en lo que respecta la manera de terminar las relaciones laborales.

Otro tema que también explotó en los medios fue lo sucedido en la Unión de Ejidos Manuel Jiménez Gallegos, cuando al realizarse la asamblea para renovar directivos, fue cerrada la puerta de las instalaciones, dejando fuera a ejidatarios, comisariados y a delegados electos para estar presente en dicha asamblea.

El presidente Timoteo Estrada Martínez buscó la reelección de una manera muy discreta, sin llamar mucho la atención y a lo que se dijo en una de las partes, la que se quedó afuera, utilizando su posición de privilegio para buscar de todas las maneras repetir en el cargo.

Esta organización ejidal es muy codiciada por las bodegas que tiene en la ciudad de Durango, con ingreso mensual por concepto de renta arriba de los 50 mil pesos mensuales, que a decir de integrantes, son una verdadera mina de oro.

Con el tiempo se ha dicho que una manera de tener contentos a los 54 delegados que representan a los 14 ejidos que forman la unión es proporcionarles pequeños apoyos económicos, para tenerlos contentos, más allá si trabaja o no la empresa ejidal.

Algo debe de tener esa responsabilidad de presidente, porque los que llegan ya no la quiere soltar. Pero bueno, eso es ahí y en muchos lados donde se maneja recurso económico. A esperar para comentar el desenlace de dichas protestas.