/ viernes 23 de julio de 2021

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). - Pues vaya que se juntaron en esta región centro norte y noroeste del Estado de Durango el rebrote de Covid, las ferias regionales y patronales, así como la veda electoral por la consulta popular para enjuiciar a ex presidentes.

Cuando el Consejo de Seguridad en Salud del Estado de Durango determinó suspender eventos masivos, el martes 20 de julio, en Santiago Papasquiaro ya tenían cuatro días de Feria y sin duda muchas semanas de estarla preparando y organizando.

De igual manera se puede mencionar a San Juan del Río, donde se quedaron esperando el año pasado la Sexagésima Feria de la Nuez, suspendida por la epidemia Covid -19, pero al recobrar Durango el color verde en el semáforo epidemiológico, las autoridades decidieron comenzar con los preparativos y organizar el llamado baile de pre feria, para lo cual invirtieron dinero en la contratación de conjuntos musicales.

Pero además de las circunstancias citadas al inicio de la columna, se le añade la presencia de paisanos, que se ha sentido en la región noroeste, sobre todo, la cual se da un respiro a la actividad comercial, afectada por la situación que se vivió desde el mes de marzo del año pasado.

En el caso de Santiago Papasquiaro, las autoridades locales han sido claras en el sentido de que no habrá suspensión y sí en cambio adecuación y reforzamiento de medidas sanitarias preventivas, entre ellas el uso obligado de cubreboca en los eventos que se realicen en el marco de la fiesta popular y la religiosa.

En municipios como Nuevo Ideal y Canatlán, que tienen sus fiestas en los meses de agosto y septiembre, respectivamente, las autoridades han marcado la disposición de conjuntar medidas preventivas y organización de actividades que no representen un riesgo mayor de contagio para la población.

Sin embargo, a estos acuerdos y medidas a tomar le falta lo más importante de todo y es la concientización, la sensibilización de la población para respetar lo establecido en el cuidado de su salud; nada podrán hacer las autoridades, por mucho que lo intenten, si la gente no asume lo que le corresponde.

En lo que respecta a la veda electoral, donde solo queda permitido las campañas de información de las autoridades electorales y de servicios educativos, pareciera que es letra muerta, partiendo desde el ejecutivo federal hasta los municipios, aunque justo es reconocerse que sí hay quienes buscan respetarla en algunos municipios.

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). - Pues vaya que se juntaron en esta región centro norte y noroeste del Estado de Durango el rebrote de Covid, las ferias regionales y patronales, así como la veda electoral por la consulta popular para enjuiciar a ex presidentes.

Cuando el Consejo de Seguridad en Salud del Estado de Durango determinó suspender eventos masivos, el martes 20 de julio, en Santiago Papasquiaro ya tenían cuatro días de Feria y sin duda muchas semanas de estarla preparando y organizando.

De igual manera se puede mencionar a San Juan del Río, donde se quedaron esperando el año pasado la Sexagésima Feria de la Nuez, suspendida por la epidemia Covid -19, pero al recobrar Durango el color verde en el semáforo epidemiológico, las autoridades decidieron comenzar con los preparativos y organizar el llamado baile de pre feria, para lo cual invirtieron dinero en la contratación de conjuntos musicales.

Pero además de las circunstancias citadas al inicio de la columna, se le añade la presencia de paisanos, que se ha sentido en la región noroeste, sobre todo, la cual se da un respiro a la actividad comercial, afectada por la situación que se vivió desde el mes de marzo del año pasado.

En el caso de Santiago Papasquiaro, las autoridades locales han sido claras en el sentido de que no habrá suspensión y sí en cambio adecuación y reforzamiento de medidas sanitarias preventivas, entre ellas el uso obligado de cubreboca en los eventos que se realicen en el marco de la fiesta popular y la religiosa.

En municipios como Nuevo Ideal y Canatlán, que tienen sus fiestas en los meses de agosto y septiembre, respectivamente, las autoridades han marcado la disposición de conjuntar medidas preventivas y organización de actividades que no representen un riesgo mayor de contagio para la población.

Sin embargo, a estos acuerdos y medidas a tomar le falta lo más importante de todo y es la concientización, la sensibilización de la población para respetar lo establecido en el cuidado de su salud; nada podrán hacer las autoridades, por mucho que lo intenten, si la gente no asume lo que le corresponde.

En lo que respecta a la veda electoral, donde solo queda permitido las campañas de información de las autoridades electorales y de servicios educativos, pareciera que es letra muerta, partiendo desde el ejecutivo federal hasta los municipios, aunque justo es reconocerse que sí hay quienes buscan respetarla en algunos municipios.