/ lunes 15 de noviembre de 2021

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. - (OEM). – Uno de los valores de la democracia partidista es la oportunidad de aspirar a ocupar un cargo de representación popular, la Constitución Política es el documento legal que define quien puede participar en la vida política.

Esto viene a colación por los comentarios, opiniones y cuestiones, todas ellas respetables, sobre algunas aspiraciones públicas externadas de cara a la renovación del gobierno estatal, entre ellas las de Azucena Triana, Héctor Arreola y Héctor David Flores Ávalos, concretamente en lo que se refiere al tema de popularidad e inclusive, el tema financiero.

Popularidad es la aceptación y fama que tiene una persona o una cosa entre la mayoría de la gente, así se define la palabra y más que fama, habría que conocer el grado de aceptación que pudiera tenerse.

Azucena y Héctor son priístas, de buen vivir y de un prestigio personal ganado en el quehacer profesional público que han desempeñado. Exitosos en las actividades públicas que han realizado, lo cual es importante resaltarlo.

Héctor es panista, actual Secretario General de Gobierno, Fue Senador de la República en sus dos figuras, suplente y propietario, que al igual que Azucena y Héctor, guarda una buena imagen pública.

Se les cuestiona que son poco conocidos entre el electorado, lo cual hay quienes lo miran como un obstáculo, pero que sin duda tiene mucho de positivo, porque hay tiempos de campaña que sin duda llevan ese propósito, dar a conocer sus propuestas, su trayectoria, el recorrido por la vida pública y privada.

Si recordamos aquella conocida frase de “Son los mismos de siempre”, pudiera mencionarse que afortunadamente para estos personajes esta cita no opera, porque son parte de la imagen fresca que la coalición PAN/ PRD/PRI pudiera ofertar.

Esteban Villegas Villarreal mantiene una intensa campaña desde hace más de nueve años, partiendo de su proyecto de candidato a la presidencia municipal de Durango y actualmente mantiene una estructura que lo promociona en todos los municipios del Estado.

El sanjuanero buscará repetir el esquema, experiencia o recorrido que en su momento hizo el actual gobernador José Rosas Aispuro Torres, quien contendió y perdió en la elección del año 2010, repitiendo en la siguiente, para finalmente ganar.

Por su parte, Javier Castrellón, actual diputado federal por el Partido Acción Nacional, también mantiene una campaña intensa de posicionamiento entre la sociedad durangueña o duranguense, recordando que su último proyecto público fue el ser Secretario de Seguridad Pública en el Estado, lo que pudiera resultarle bueno o malo para su nuevo proyecto, según el color del cristal con que se mire.

Jaime Rivas Loaiza, experimentado político, excelente persona para quienes tienen el gusto de conocerlo y tratarlo, quien más allá de su conocida relación personal con Aispuro Torres desde los años de la infancia, ha hecho carrera política desde hace más de 20 años y si de buena fama se trata, el tamazulense es mano. Es un caballero de la política.

En Movimiento de Regeneración Nacional también hay aspirantes muy reconocidos, como la presidente municipal Marina Vitela, la diputada federal Maribel Aguilera Cháirez, Manuel Espino Barrientos, Alejandro González Yáñez, tocayo político de un cantautor chileno de nombre Gonzalo Yáñez, así como el prestigiado Oftalmólogo y conocido político José Ramón Enríquez Herrera.

Sin duda cada quien tiene lo suyo, todos ellos respetables al igual que su aspiración, sin embargo, los nombres de Marina y de José Ramón son los que, a juicio de conocedores, pudieran estar en la boleta final, de acuerdo al género que toque al Estado de Durango.

Más allá de mil cosas que se dicen, de leyendas populares y demás, los procesos de precampañas no oficiales están a la orden del día y conforme llega el comienzo de los actos oficiales, cada uno de los aspirantes hará lo propio por dar a conocer su legítimo y particular proyecto, lo cual en conjunto representa un menú amplio para el ciudadano duranguense, más allá de las filias o preferencias de columnistas, instituciones y personas que ostentan los poderes fácticos que poco se miran pero mucho deciden. A esperar para comentar.

Hasta la próxima.

REGIÓN SIERRA, Dgo. - (OEM). – Uno de los valores de la democracia partidista es la oportunidad de aspirar a ocupar un cargo de representación popular, la Constitución Política es el documento legal que define quien puede participar en la vida política.

Esto viene a colación por los comentarios, opiniones y cuestiones, todas ellas respetables, sobre algunas aspiraciones públicas externadas de cara a la renovación del gobierno estatal, entre ellas las de Azucena Triana, Héctor Arreola y Héctor David Flores Ávalos, concretamente en lo que se refiere al tema de popularidad e inclusive, el tema financiero.

Popularidad es la aceptación y fama que tiene una persona o una cosa entre la mayoría de la gente, así se define la palabra y más que fama, habría que conocer el grado de aceptación que pudiera tenerse.

Azucena y Héctor son priístas, de buen vivir y de un prestigio personal ganado en el quehacer profesional público que han desempeñado. Exitosos en las actividades públicas que han realizado, lo cual es importante resaltarlo.

Héctor es panista, actual Secretario General de Gobierno, Fue Senador de la República en sus dos figuras, suplente y propietario, que al igual que Azucena y Héctor, guarda una buena imagen pública.

Se les cuestiona que son poco conocidos entre el electorado, lo cual hay quienes lo miran como un obstáculo, pero que sin duda tiene mucho de positivo, porque hay tiempos de campaña que sin duda llevan ese propósito, dar a conocer sus propuestas, su trayectoria, el recorrido por la vida pública y privada.

Si recordamos aquella conocida frase de “Son los mismos de siempre”, pudiera mencionarse que afortunadamente para estos personajes esta cita no opera, porque son parte de la imagen fresca que la coalición PAN/ PRD/PRI pudiera ofertar.

Esteban Villegas Villarreal mantiene una intensa campaña desde hace más de nueve años, partiendo de su proyecto de candidato a la presidencia municipal de Durango y actualmente mantiene una estructura que lo promociona en todos los municipios del Estado.

El sanjuanero buscará repetir el esquema, experiencia o recorrido que en su momento hizo el actual gobernador José Rosas Aispuro Torres, quien contendió y perdió en la elección del año 2010, repitiendo en la siguiente, para finalmente ganar.

Por su parte, Javier Castrellón, actual diputado federal por el Partido Acción Nacional, también mantiene una campaña intensa de posicionamiento entre la sociedad durangueña o duranguense, recordando que su último proyecto público fue el ser Secretario de Seguridad Pública en el Estado, lo que pudiera resultarle bueno o malo para su nuevo proyecto, según el color del cristal con que se mire.

Jaime Rivas Loaiza, experimentado político, excelente persona para quienes tienen el gusto de conocerlo y tratarlo, quien más allá de su conocida relación personal con Aispuro Torres desde los años de la infancia, ha hecho carrera política desde hace más de 20 años y si de buena fama se trata, el tamazulense es mano. Es un caballero de la política.

En Movimiento de Regeneración Nacional también hay aspirantes muy reconocidos, como la presidente municipal Marina Vitela, la diputada federal Maribel Aguilera Cháirez, Manuel Espino Barrientos, Alejandro González Yáñez, tocayo político de un cantautor chileno de nombre Gonzalo Yáñez, así como el prestigiado Oftalmólogo y conocido político José Ramón Enríquez Herrera.

Sin duda cada quien tiene lo suyo, todos ellos respetables al igual que su aspiración, sin embargo, los nombres de Marina y de José Ramón son los que, a juicio de conocedores, pudieran estar en la boleta final, de acuerdo al género que toque al Estado de Durango.

Más allá de mil cosas que se dicen, de leyendas populares y demás, los procesos de precampañas no oficiales están a la orden del día y conforme llega el comienzo de los actos oficiales, cada uno de los aspirantes hará lo propio por dar a conocer su legítimo y particular proyecto, lo cual en conjunto representa un menú amplio para el ciudadano duranguense, más allá de las filias o preferencias de columnistas, instituciones y personas que ostentan los poderes fácticos que poco se miran pero mucho deciden. A esperar para comentar.

Hasta la próxima.