/ martes 1 de diciembre de 2020

Renuncias inéditas

Hoy es el inició del tercer año de la gestión presidencial 2018-2024. Hoy el presidente informará de los compromisos iniciales de su gobierno y acerca de las promesas hechas que lo catapultaron a la presidencia: Combate a la corrupción, superar la desigualdad extrema, terminar con la violencia.

Hoy externará los efectos de la pandemia del Covid-19 en la vida económica y social del país derivados de la crisis sanitaria causada por aquélla.

Hoy se constata que no ocurrió la renuncia del presidente que casi llegó a garantizar FRENAAA y sus adláteres que creyeron se daría.

De los temas planteados, los especialistas han dado ya y se darán más análisis.

Hoy se hace referencia de las renuncias inéditas de funcionarios de primer nivel, quienes, en el ejercicio de su libertad de disentir, renunciaron al encargo presidencial otorgado.

El presidente de la República, de acuerdo con la Constitución, tiene la facultar de nombrar y remover libremente a sus colaboradores, y en especial a los secretarios de Estado.

En el tiempo transcurrido del sexenio, no se han dado remociones. Lo que ha prevalecido son las renuncias inéditas por haberse presentado por escrito y con causa.

Los secretarios de Estado que renunciaron por escrito y por discrepar de la opinión del presidente fueron los que a continuación se identifican.

El de Hacienda y Crédito Público quien no se avino a los criterios de la política económica de aquél avalados por sus asesores ad hoc. El sustituto lo fue el primer subsecretario.

La titular de la secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) renunció en virtud de un exceso de su posición para obtener un privilegio en razón a su estatus. Fue sustituida por un ambientalista.

El secretario de Comunicaciones y Transportes renunció porque no estuvo de acuerdo en la decisión del presidente para que se le otorgaran a la Secretaría de Marina Armada de México la operación y control de los puertos con fines comerciales.

El nuevo secretario de (SEMARNAT), ambientalista por vocación, disintió de los criterios sobre la materia adoptados por la Presidencia y funcionarios muy cercanos a la misma. En su lugar fue nombrada la secretaría de Bienestar. El segundo de a bordo fue ascendido a titular.

En el contexto de lo inédito, se dio la renuncia del director del Instituto Mexicano de Seguro Social como consecuencia del control de la compra de medicinas e instrumental médico fuera del ámbito de la institución y al margen de su actuación como director sabedor de las carencias del IMSS. Fue remplazado por el primer subsecretario de Gobernación.

Otra renuncia por escrito y calificada como inédita, lo fue la del director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado. Las razones fueron el caos encontrado en el Instituto y la falta de respuesta para recibir fondos para cumplir con la función, pero, sobre todo, la no respuesta para que se investigara la actuación y la funcionalidad del Instituto.

Habría que agregar, en el campo de lo inédito, la renuncia del Comisionado Nacional de Mejora Regulatoria quien se separó del cargo por disentir de la decisión de la Secretaría de Energía y del acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), sin que dicho acuerdo se sometiera al procedimiento de mejora regulatoria. Le otorgaron la razón al renunciante las decisiones judiciales otorgadas en los juicios de amparo iniciados para suspender el acuerdo citado.

Posdata.- El presidente reiteró ayer que su gobierno enfrentaba la crisis económica agravada por la sanitaria y que aquella se atenuaría en el próximo año, gracias a la inversión público-privada de 228 mil millones de pesos en 29 proyectos de infraestructura.

Hoy es el inició del tercer año de la gestión presidencial 2018-2024. Hoy el presidente informará de los compromisos iniciales de su gobierno y acerca de las promesas hechas que lo catapultaron a la presidencia: Combate a la corrupción, superar la desigualdad extrema, terminar con la violencia.

Hoy externará los efectos de la pandemia del Covid-19 en la vida económica y social del país derivados de la crisis sanitaria causada por aquélla.

Hoy se constata que no ocurrió la renuncia del presidente que casi llegó a garantizar FRENAAA y sus adláteres que creyeron se daría.

De los temas planteados, los especialistas han dado ya y se darán más análisis.

Hoy se hace referencia de las renuncias inéditas de funcionarios de primer nivel, quienes, en el ejercicio de su libertad de disentir, renunciaron al encargo presidencial otorgado.

El presidente de la República, de acuerdo con la Constitución, tiene la facultar de nombrar y remover libremente a sus colaboradores, y en especial a los secretarios de Estado.

En el tiempo transcurrido del sexenio, no se han dado remociones. Lo que ha prevalecido son las renuncias inéditas por haberse presentado por escrito y con causa.

Los secretarios de Estado que renunciaron por escrito y por discrepar de la opinión del presidente fueron los que a continuación se identifican.

El de Hacienda y Crédito Público quien no se avino a los criterios de la política económica de aquél avalados por sus asesores ad hoc. El sustituto lo fue el primer subsecretario.

La titular de la secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) renunció en virtud de un exceso de su posición para obtener un privilegio en razón a su estatus. Fue sustituida por un ambientalista.

El secretario de Comunicaciones y Transportes renunció porque no estuvo de acuerdo en la decisión del presidente para que se le otorgaran a la Secretaría de Marina Armada de México la operación y control de los puertos con fines comerciales.

El nuevo secretario de (SEMARNAT), ambientalista por vocación, disintió de los criterios sobre la materia adoptados por la Presidencia y funcionarios muy cercanos a la misma. En su lugar fue nombrada la secretaría de Bienestar. El segundo de a bordo fue ascendido a titular.

En el contexto de lo inédito, se dio la renuncia del director del Instituto Mexicano de Seguro Social como consecuencia del control de la compra de medicinas e instrumental médico fuera del ámbito de la institución y al margen de su actuación como director sabedor de las carencias del IMSS. Fue remplazado por el primer subsecretario de Gobernación.

Otra renuncia por escrito y calificada como inédita, lo fue la del director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado. Las razones fueron el caos encontrado en el Instituto y la falta de respuesta para recibir fondos para cumplir con la función, pero, sobre todo, la no respuesta para que se investigara la actuación y la funcionalidad del Instituto.

Habría que agregar, en el campo de lo inédito, la renuncia del Comisionado Nacional de Mejora Regulatoria quien se separó del cargo por disentir de la decisión de la Secretaría de Energía y del acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), sin que dicho acuerdo se sometiera al procedimiento de mejora regulatoria. Le otorgaron la razón al renunciante las decisiones judiciales otorgadas en los juicios de amparo iniciados para suspender el acuerdo citado.

Posdata.- El presidente reiteró ayer que su gobierno enfrentaba la crisis económica agravada por la sanitaria y que aquella se atenuaría en el próximo año, gracias a la inversión público-privada de 228 mil millones de pesos en 29 proyectos de infraestructura.