/ martes 9 de abril de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

Merecido reconocimiento a la Mtra. Elfega Quiñones

Elfega Quiñones de Alanís recibió reconocimiento por parte de la Benemérita y Centenaria Normal del Estado de Durango (ByCENED), en ceremonia que encabezo Juanita López, directora de la institución y teniendo como testigo de honor el gobernador del Estado, José Rosas Aispuro Torres; la profesora, es reconocida por su labor educativa y social en favor de la comunidad, y en especial, de los niños y los jóvenes duranguenses, por lo que a partir de ahora, el Archivo Histórico de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado de Durango (ByCENED), lleva su nombre.

Hoy para unirme al reconocimiento le compartiré la entrevista que publiqué en 2002,

en mi libro Mujeres de Durango, equidad sin sexo.

ELFEGA Q. DE ALANIS

Maestra normalista, fundadora de la Mesa Redonda Panamericana y presidenta por 17 años del comité de Damas de la Cruz Roja Mexicana. Nació en San Juan del Río; sus padres Jesús Quiñones y Elvira Manzanera. En 1946 contrajo matrimonio y tuvo seis hijos.

Sobre su estancia en la Cruz Roja Mexicana dice: formamos un grupo maravilloso, con subasta de ganado, teníamos lanchas en el parque Guadiana y también nos cedieron puestos en el Auditorio del Pueblo. Recordó a Francisco González de la Vega quien les dio todas las utilidades de la fuente del Auditorio del Pueblo.

Reconoce a sus compañeras como un grupo de mujeres muy trabajador. Guille Sánchez, era la que publicaba todas las revistas, las hermanas Blanca y Mable Vargas Favela que iban a los pueblos a traer el ganado para la subasta, utilizando sus camiones o con sus propios recursos.

Se le hace importante que la mujer trabaje porque al destacar en todos los aspectos tú puedes platicar con una mujer cosas que antes no» y reconoce que es necesaria la preparación.

Recuerda como formó la Mesa Redonda Panamericana (MRP): “Vino a Durango la presidenta nacional de la alianza, desde Estados Unidos de Norteamérica, nos invitó a una reunión. Dijo que había que cambiar la escoba y el trapeador por la cultura, nadie quería formar la MRP, le pedí tres meses y el 6 de diciembre de 1957, ya estaba integrada; fuimos pioneras, tercera en la República, con gente maravillosa, que aportaron su sapiencia.

La MRP además de compartir experiencias culturales apoya a estudiantes de pocos recursos, desde secundaria hasta que concluyen una carrera profesional. Les otorgan apoyo económico y todos los libros que necesitan. Actualmente tienen 13 alumnos, pero ya han concluido sus carreras, muchos médicos, abogados, ingenieros, etc.

En 1950 su marido fue presidente municipal de Durango, como primera dama del Municipio una de las actividades que recuerda fue cuando se montó la obra “Molinos de viento” en el Teatro Victoria para beneficio de los trabajadores del Ayuntamiento, porque la conmovían los que cargaban los carritos de basura.

Dentro de sus actividades profesionales es maestra fundadora del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz y dio clases de Historia Universal y de México durante 15 años.

Su esposo fue secretario particular del gobernador de Durango, José Ramón Valdez, quien donó el edificio de la Cruz Roja.

Revela que siempre ha colaborado en obras de Servicio Social y dio apoyo a su marido en todos los proyectos; en el voluntariado, y aunque tuvo que cuidar de seis hijos, no hizo política directamente, pero auxilio a su esposo y a su hijo Adrián, actual senador de la República.

Actualmente participa en San Vicente de Paul, que es una Asociación Internacional de Caridades, con sede en Bruselas. «Somos voluntarias vicentinas de México. Fuimos a Santo Domingo, a una convención, nos dimos cuenta de lo que somos las mujeres, de lo que sufrimos. Me impresionó el caso de Nicaragua que denunció la cantidad de mujeres que se van en los barcos y ya no saben más de ellas.

Esta organización busca que la mujer participe y adquiera conciencia de lo que vale. La presidenta actualmente es una mexicana, Paty Nava. El asilo San Vicente de Paúl, que está en Durango pertenece a este organismo internacional y las 48 mujeres que ahí viven son sostenidas por la mencionada asociación. Elfega tiene veinte años participando en esta organización, fue miembro del Centro Cultural Durangueño y del Seminario de Cultura Mexicana y el año pasado fue presidenta de la Asamblea de Vicentinas.

Su amor a la cultura se lo debe a su marido; su hija sigue sus pasos de escritora, tiene un Club del Libro y es presidenta de los clubes del Libro Amoscali en, Guadalajara, Jalisco.

La maestra Elfega nos recuerda que sí hay mujeres en Durango, distinguidas en todas las áreas del conocimiento, en este caso una mujer visionaria y filantrópica que ayudó a mejorar la vida de muchas personas en nuestro Estado.

Merecido reconocimiento a la Mtra. Elfega Quiñones

Elfega Quiñones de Alanís recibió reconocimiento por parte de la Benemérita y Centenaria Normal del Estado de Durango (ByCENED), en ceremonia que encabezo Juanita López, directora de la institución y teniendo como testigo de honor el gobernador del Estado, José Rosas Aispuro Torres; la profesora, es reconocida por su labor educativa y social en favor de la comunidad, y en especial, de los niños y los jóvenes duranguenses, por lo que a partir de ahora, el Archivo Histórico de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado de Durango (ByCENED), lleva su nombre.

Hoy para unirme al reconocimiento le compartiré la entrevista que publiqué en 2002,

en mi libro Mujeres de Durango, equidad sin sexo.

ELFEGA Q. DE ALANIS

Maestra normalista, fundadora de la Mesa Redonda Panamericana y presidenta por 17 años del comité de Damas de la Cruz Roja Mexicana. Nació en San Juan del Río; sus padres Jesús Quiñones y Elvira Manzanera. En 1946 contrajo matrimonio y tuvo seis hijos.

Sobre su estancia en la Cruz Roja Mexicana dice: formamos un grupo maravilloso, con subasta de ganado, teníamos lanchas en el parque Guadiana y también nos cedieron puestos en el Auditorio del Pueblo. Recordó a Francisco González de la Vega quien les dio todas las utilidades de la fuente del Auditorio del Pueblo.

Reconoce a sus compañeras como un grupo de mujeres muy trabajador. Guille Sánchez, era la que publicaba todas las revistas, las hermanas Blanca y Mable Vargas Favela que iban a los pueblos a traer el ganado para la subasta, utilizando sus camiones o con sus propios recursos.

Se le hace importante que la mujer trabaje porque al destacar en todos los aspectos tú puedes platicar con una mujer cosas que antes no» y reconoce que es necesaria la preparación.

Recuerda como formó la Mesa Redonda Panamericana (MRP): “Vino a Durango la presidenta nacional de la alianza, desde Estados Unidos de Norteamérica, nos invitó a una reunión. Dijo que había que cambiar la escoba y el trapeador por la cultura, nadie quería formar la MRP, le pedí tres meses y el 6 de diciembre de 1957, ya estaba integrada; fuimos pioneras, tercera en la República, con gente maravillosa, que aportaron su sapiencia.

La MRP además de compartir experiencias culturales apoya a estudiantes de pocos recursos, desde secundaria hasta que concluyen una carrera profesional. Les otorgan apoyo económico y todos los libros que necesitan. Actualmente tienen 13 alumnos, pero ya han concluido sus carreras, muchos médicos, abogados, ingenieros, etc.

En 1950 su marido fue presidente municipal de Durango, como primera dama del Municipio una de las actividades que recuerda fue cuando se montó la obra “Molinos de viento” en el Teatro Victoria para beneficio de los trabajadores del Ayuntamiento, porque la conmovían los que cargaban los carritos de basura.

Dentro de sus actividades profesionales es maestra fundadora del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz y dio clases de Historia Universal y de México durante 15 años.

Su esposo fue secretario particular del gobernador de Durango, José Ramón Valdez, quien donó el edificio de la Cruz Roja.

Revela que siempre ha colaborado en obras de Servicio Social y dio apoyo a su marido en todos los proyectos; en el voluntariado, y aunque tuvo que cuidar de seis hijos, no hizo política directamente, pero auxilio a su esposo y a su hijo Adrián, actual senador de la República.

Actualmente participa en San Vicente de Paul, que es una Asociación Internacional de Caridades, con sede en Bruselas. «Somos voluntarias vicentinas de México. Fuimos a Santo Domingo, a una convención, nos dimos cuenta de lo que somos las mujeres, de lo que sufrimos. Me impresionó el caso de Nicaragua que denunció la cantidad de mujeres que se van en los barcos y ya no saben más de ellas.

Esta organización busca que la mujer participe y adquiera conciencia de lo que vale. La presidenta actualmente es una mexicana, Paty Nava. El asilo San Vicente de Paúl, que está en Durango pertenece a este organismo internacional y las 48 mujeres que ahí viven son sostenidas por la mencionada asociación. Elfega tiene veinte años participando en esta organización, fue miembro del Centro Cultural Durangueño y del Seminario de Cultura Mexicana y el año pasado fue presidenta de la Asamblea de Vicentinas.

Su amor a la cultura se lo debe a su marido; su hija sigue sus pasos de escritora, tiene un Club del Libro y es presidenta de los clubes del Libro Amoscali en, Guadalajara, Jalisco.

La maestra Elfega nos recuerda que sí hay mujeres en Durango, distinguidas en todas las áreas del conocimiento, en este caso una mujer visionaria y filantrópica que ayudó a mejorar la vida de muchas personas en nuestro Estado.

martes 12 de noviembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 05 de noviembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 29 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

miércoles 23 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 22 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 08 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 01 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 24 de septiembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 17 de septiembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 10 de septiembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

Cargar Más