/ martes 10 de septiembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

María Josefa Álvarez Prendiz, heroína de la Independencia en Durango

El próximo 16 de septiembre se conmemora el 209 aniversario de la independencia de México. Las mujeres participaron en la independencia, pero no están reconocidas en la historia mexicana.

Las mujeres participaron en la guerra de independencia; pero como en otros movimientos sociales, fueron olvidadas y poco reconocidas en la historia de México.

Dentro de ellas hoy les doy un modesto reconocimiento a María Josefa Álvarez Prendiz, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, Gertrudis Bocanegra, Mariana Rodríguez del Toro, Carmen Camacho, Luisa Martínez, María Josefa Marmolejo, Altagracia Mercado, María Manuela Molina, Rosa Jacinta de la Paz, María Josefa Martínez, la generala Moreno, Altagracia Mercado, María Soto la Marina, las damas de Querétaro que ayudaron a huir a Miguel Hidalgo, una mujer anónima que salvó la vida a Vicente Guerrero y todas las demás que quedaron en el olvido y cuyos nombres no aparecen en ningún documento histórico.

La labor de estas mujeres es en la guerra de independencia fue como periodistas, redactoras, espionaje, llevaban cartas, organizaban movimientos intelectuales, fueron enfermeras, suministraron armas, proporcionaron comida y bebida, pero también fueron creadoras de planes y participaron en la elaboración de muchos.

El antecedente de la Guerra de Independencia fue la colonia (1492-1810). Cuando llegaron las españolas a la colonia, recibieron educación relacionada con las actividades del hogar y del cuidado de los hijos; posteriormente las criollas y cierto grupo de mestizas, en sus ratos libres, después de cumplir con “su papel de madres y esposas”, bordaban, leían, realizaban actividades que tenían que ver con su obligación clerical y la practica filantrópica de la dadiva y la caridad.

El pensamiento de las mujeres en esa época estaba saturado de religiosidad, las que no se casaban se encerraban en los conventos; a las aristócratas les gustaban las fiestas y los lujos; algunas eran cultas, lectoras de poesía y asiduas al teatro, pocas participaban en negocios, pero todas tenían una característica en particular: eran obedientes a sus maridos y a las costumbres de su tiempo, esto incluía a las indígenas que seguían siendo trabajadoras domésticas, casi esclavas de las y los peninsulares.

En esta época hay una escritora “gloria de la literatura mexicana” Sor Juana Inés de la Cruz, primera mujer que censura a los hombre en sus famosas rimas “hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis, además Juana de Asbaje, nombre de sor Juana, tuvo el coraje y el valor para pretender disfrazarse de hombre para ingresar a una escuela.

Fue rechazada principalmente dentro de su gremio. Tres religiosos de su tiempo la critican acremente: Antonio Núñez de Miranda, Manuel Fernández de Santa Cruz y Francisco Aguiar y Seijas, este último, según Yadira Munguía en su libro Respuestas a los Enigmas de Sor Juana, para él la Jerónima cometió dos grandes pecados: 1) ser mujer y 2) ser inteligente.

La guerra de independencia 16 de septiembre de 1810.- La participación de las mujeres fue determinante en la organización de grupos, redacción de planes, propagandas, en labores de correo, enlace, curación de enfermos y heridos pero también en las trincheras, empuñando las armas.

Una de ellas Josefa Ortiz de Domínguez, en cuya casa, como ya se lo mencione, se conspiro para el inicio de la guerra de independencia fue enlace entre los insurgentes; convence a su esposo el corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez, a participar en la conjura; avisa a Hidalgo, Allende y Aldama cuando su marido, fue obligado a permitir el cateo de la casa en donde se encontraban las armas de los insurgentes, y más tarde es encarcelada.

Otra mujer que participó en el movimiento armado de la independencia de México, fue Leona Vicario; al inicio de la guerra se convierte en informante de los insurgentes, sobre los acontecimientos de la capital; se comunicaba a través de claves publicadas en el periódico “El Ilustrador Americano” y otras muchas mujeres son dignas de mención: Gertrudis Bocanegra; lucho contra los españoles y la fusilaron; la generala Moreno, fue a la batalla con todo y sus hijos; Altagracia Mercado armó y dirigió un ejército contra los realistas; María Soto la Marina, llevó agua a soldados de Francisco Javier Mina; Carmen Camacho, invitaba a los soldados a beber y luego los convencía de desertar; las damas de Querétaro que ayudaron a huir a Miguel Hidalgo emborrachando a sus enemigos; una mujer anónima que salvó la vida a Vicente Guerrero en su huida a la selva, entre otras muchas.

En Durango, María Álvarez Prendiz, quien en 1811 falló en su intento de salvar la vida de don Ignacio Hidalgo y Muñoz aprehendido en Acatita de Baján. Ellos fueron conducidos a Durango, juzgados y fusilados junto con otros insurgentes, el 17 de julio de 1812 en la Cuesta de la Cruz. La señora Álvarez Prendiz, esposa del entonces secretario de gobierno de Durango, don José Ramón Royo, fue puesta presa e incomunicada.

Dentro de las proezas de nuestras ancestras en la guerra de independencia, Altagracia Mercado armó y dirigió un ejército contra los realistas; María Soto la Marina, llevó agua a soldados de Francisco Javier Mina; Carmen Camacho, invitaba a los soldados a beber y luego los convencía de desertar; las damas de Querétaro que ayudaron a huir a Miguel Hidalgo emborrachando a sus enemigos; una mujer anónima que salvó la vida a Vicente Guerrero en su huida a la selva, entre otras muchas En 1824, José Joaquín Fernández de Lizardi, escribió que la educación debía de ser para todos, incluidas las mujeres.

Después de la Independencia de México se empieza a ofrecer a la mujer mexicana, amplias posibilidades de instrucción media, gracias a las corrientes liberales procedentes de Europa y no solamente las damas de clase alta pudieron acceder a la cultura, también las hijas de las familias de clase media; las más pobres continuaron trabajadoras domésticas o dedicadas a la procreación de hijos o las dos cosas.

Como a lo largo de toda la historia de nuestro país y como sigue siendo actualmente.

María Josefa Álvarez Prendiz, heroína de la Independencia en Durango

El próximo 16 de septiembre se conmemora el 209 aniversario de la independencia de México. Las mujeres participaron en la independencia, pero no están reconocidas en la historia mexicana.

Las mujeres participaron en la guerra de independencia; pero como en otros movimientos sociales, fueron olvidadas y poco reconocidas en la historia de México.

Dentro de ellas hoy les doy un modesto reconocimiento a María Josefa Álvarez Prendiz, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, Gertrudis Bocanegra, Mariana Rodríguez del Toro, Carmen Camacho, Luisa Martínez, María Josefa Marmolejo, Altagracia Mercado, María Manuela Molina, Rosa Jacinta de la Paz, María Josefa Martínez, la generala Moreno, Altagracia Mercado, María Soto la Marina, las damas de Querétaro que ayudaron a huir a Miguel Hidalgo, una mujer anónima que salvó la vida a Vicente Guerrero y todas las demás que quedaron en el olvido y cuyos nombres no aparecen en ningún documento histórico.

La labor de estas mujeres es en la guerra de independencia fue como periodistas, redactoras, espionaje, llevaban cartas, organizaban movimientos intelectuales, fueron enfermeras, suministraron armas, proporcionaron comida y bebida, pero también fueron creadoras de planes y participaron en la elaboración de muchos.

El antecedente de la Guerra de Independencia fue la colonia (1492-1810). Cuando llegaron las españolas a la colonia, recibieron educación relacionada con las actividades del hogar y del cuidado de los hijos; posteriormente las criollas y cierto grupo de mestizas, en sus ratos libres, después de cumplir con “su papel de madres y esposas”, bordaban, leían, realizaban actividades que tenían que ver con su obligación clerical y la practica filantrópica de la dadiva y la caridad.

El pensamiento de las mujeres en esa época estaba saturado de religiosidad, las que no se casaban se encerraban en los conventos; a las aristócratas les gustaban las fiestas y los lujos; algunas eran cultas, lectoras de poesía y asiduas al teatro, pocas participaban en negocios, pero todas tenían una característica en particular: eran obedientes a sus maridos y a las costumbres de su tiempo, esto incluía a las indígenas que seguían siendo trabajadoras domésticas, casi esclavas de las y los peninsulares.

En esta época hay una escritora “gloria de la literatura mexicana” Sor Juana Inés de la Cruz, primera mujer que censura a los hombre en sus famosas rimas “hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis, además Juana de Asbaje, nombre de sor Juana, tuvo el coraje y el valor para pretender disfrazarse de hombre para ingresar a una escuela.

Fue rechazada principalmente dentro de su gremio. Tres religiosos de su tiempo la critican acremente: Antonio Núñez de Miranda, Manuel Fernández de Santa Cruz y Francisco Aguiar y Seijas, este último, según Yadira Munguía en su libro Respuestas a los Enigmas de Sor Juana, para él la Jerónima cometió dos grandes pecados: 1) ser mujer y 2) ser inteligente.

La guerra de independencia 16 de septiembre de 1810.- La participación de las mujeres fue determinante en la organización de grupos, redacción de planes, propagandas, en labores de correo, enlace, curación de enfermos y heridos pero también en las trincheras, empuñando las armas.

Una de ellas Josefa Ortiz de Domínguez, en cuya casa, como ya se lo mencione, se conspiro para el inicio de la guerra de independencia fue enlace entre los insurgentes; convence a su esposo el corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez, a participar en la conjura; avisa a Hidalgo, Allende y Aldama cuando su marido, fue obligado a permitir el cateo de la casa en donde se encontraban las armas de los insurgentes, y más tarde es encarcelada.

Otra mujer que participó en el movimiento armado de la independencia de México, fue Leona Vicario; al inicio de la guerra se convierte en informante de los insurgentes, sobre los acontecimientos de la capital; se comunicaba a través de claves publicadas en el periódico “El Ilustrador Americano” y otras muchas mujeres son dignas de mención: Gertrudis Bocanegra; lucho contra los españoles y la fusilaron; la generala Moreno, fue a la batalla con todo y sus hijos; Altagracia Mercado armó y dirigió un ejército contra los realistas; María Soto la Marina, llevó agua a soldados de Francisco Javier Mina; Carmen Camacho, invitaba a los soldados a beber y luego los convencía de desertar; las damas de Querétaro que ayudaron a huir a Miguel Hidalgo emborrachando a sus enemigos; una mujer anónima que salvó la vida a Vicente Guerrero en su huida a la selva, entre otras muchas.

En Durango, María Álvarez Prendiz, quien en 1811 falló en su intento de salvar la vida de don Ignacio Hidalgo y Muñoz aprehendido en Acatita de Baján. Ellos fueron conducidos a Durango, juzgados y fusilados junto con otros insurgentes, el 17 de julio de 1812 en la Cuesta de la Cruz. La señora Álvarez Prendiz, esposa del entonces secretario de gobierno de Durango, don José Ramón Royo, fue puesta presa e incomunicada.

Dentro de las proezas de nuestras ancestras en la guerra de independencia, Altagracia Mercado armó y dirigió un ejército contra los realistas; María Soto la Marina, llevó agua a soldados de Francisco Javier Mina; Carmen Camacho, invitaba a los soldados a beber y luego los convencía de desertar; las damas de Querétaro que ayudaron a huir a Miguel Hidalgo emborrachando a sus enemigos; una mujer anónima que salvó la vida a Vicente Guerrero en su huida a la selva, entre otras muchas En 1824, José Joaquín Fernández de Lizardi, escribió que la educación debía de ser para todos, incluidas las mujeres.

Después de la Independencia de México se empieza a ofrecer a la mujer mexicana, amplias posibilidades de instrucción media, gracias a las corrientes liberales procedentes de Europa y no solamente las damas de clase alta pudieron acceder a la cultura, también las hijas de las familias de clase media; las más pobres continuaron trabajadoras domésticas o dedicadas a la procreación de hijos o las dos cosas.

Como a lo largo de toda la historia de nuestro país y como sigue siendo actualmente.

martes 12 de noviembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 05 de noviembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 29 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

miércoles 23 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 22 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 08 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 01 de octubre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 24 de septiembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 17 de septiembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

martes 10 de septiembre de 2019

Sí Hay Mujeres en Durango

Cargar Más