/ sábado 19 de septiembre de 2020

SÍ hay mujeres en Durango

María Josefa Álvarez, heroína de la independencia

El 16 de septiembre se conmemoró el 210 aniversario de la independencia de México. Muchas mexicanas participaron en esta lucha armada para darnos patria.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, dio inicio la guerra de Independencia, cuando el sacerdote Miguel Hidalgo da el denominado “grito de Dolores”; en este movimiento no sólo Josefa Ortiz de Domínguez participó, sino muchas mujeres salieron a defender a su patria.

En Durango tenemos nuestra heroína de la Independencia, ella fue María Josefa Álvarez Prendiz, ella se arriesgó y estuvo presa por tratar de salvar a uno de los insurgentes de los que fueron fusilados en “La cuesta de la cruz”.

En Durango a la heroína de la Independencia aparece en el libro “Mujeres Célebres de México” de Carlos Hernández, publicado en 1918, años después los cronistas de la ciudad Ignacio Gallegos y Manuel Lozoya transcriben lo que dice el libro de Carlos Hernández, la diferencia es que la citan como María Álvarez Prendiz y Hernández como Josefa.

Sobre María Josefa Álvarez Prendiz, le diré que ésta en 1811 hizo todo lo posible por salvar la vida de don Ignacio Hidalgo y Muñoz, sobrino de Miguel Hidalgo aprehendido en Acatita de Baján, le ayudó a escaparse de la cárcel, aunque una boca traidora la denunció.

Ignacio Hidalgo y Muñoz, con los demás insurgentes, fueron conducidos a Durango, juzgados y fusilados el 17 de julio de 1812 en la Cuesta de la Cruz. La señora Álvarez Prendiz fue detenida y encarcelada y además incomunicada.

Cabe destacar que en el libro “Mujeres Célebres de México”, publicado en 1918, es relevante para nuestro estado y orgullo para las duranguenses que aparecen otras dos mujeres duranguenses: Ana Leyva de Pacheco, mujer caritativa, esposa de Alonso de Pacheco, quien realizó el trazo de la ciudad de Durango, y la poetisa Dolores Guerrero.

La participación de las mujeres en la independencia fue valiosa, algunas actuaron como espías, caso de “La güera Rodríguez” y escondiendo armas y comida bajo sus faldas, tejiendo redes, pero también participaron haciendo planes como Josefa Ortiz de Domínguez, aportando dinero como Leona Vicario y también hubo una generala y al igual que los hombres arriesgaron su vida por la independencia de México.

La labor de estas mujeres es en la guerra de independencia además de las anteriores, también fueron periodistas, redactoras, organizaban movimientos intelectuales y desde luego enfermeras.

En la independencia, a pesar del sistema patriarcal mexicano que imperaba en esa época, muchas mujeres participaron, sin embargo, han sido omitidas por la historia, no es lógico que en todos los movimientos armados de México apenas haya unas cuántas mujeres que aparecen en los libros; la historia ha vuelto invisibles a las mujeres y por eso hoy les rendimos un homenaje a las que fueron relegadas en la historia de México.

La historia ha estudiado a los hombres, a sus grandes batallas, sin embargo, ha dejado fuera a las mujeres. La idea es, a través de este medio hacerlas visibles, porque también forman parte de la historia de este gran país.

Cabe resaltar que este año hubo “grito de independencia virtual” por la presencia de la pandemia por Covid-19.


María Josefa Álvarez, heroína de la independencia

El 16 de septiembre se conmemoró el 210 aniversario de la independencia de México. Muchas mexicanas participaron en esta lucha armada para darnos patria.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, dio inicio la guerra de Independencia, cuando el sacerdote Miguel Hidalgo da el denominado “grito de Dolores”; en este movimiento no sólo Josefa Ortiz de Domínguez participó, sino muchas mujeres salieron a defender a su patria.

En Durango tenemos nuestra heroína de la Independencia, ella fue María Josefa Álvarez Prendiz, ella se arriesgó y estuvo presa por tratar de salvar a uno de los insurgentes de los que fueron fusilados en “La cuesta de la cruz”.

En Durango a la heroína de la Independencia aparece en el libro “Mujeres Célebres de México” de Carlos Hernández, publicado en 1918, años después los cronistas de la ciudad Ignacio Gallegos y Manuel Lozoya transcriben lo que dice el libro de Carlos Hernández, la diferencia es que la citan como María Álvarez Prendiz y Hernández como Josefa.

Sobre María Josefa Álvarez Prendiz, le diré que ésta en 1811 hizo todo lo posible por salvar la vida de don Ignacio Hidalgo y Muñoz, sobrino de Miguel Hidalgo aprehendido en Acatita de Baján, le ayudó a escaparse de la cárcel, aunque una boca traidora la denunció.

Ignacio Hidalgo y Muñoz, con los demás insurgentes, fueron conducidos a Durango, juzgados y fusilados el 17 de julio de 1812 en la Cuesta de la Cruz. La señora Álvarez Prendiz fue detenida y encarcelada y además incomunicada.

Cabe destacar que en el libro “Mujeres Célebres de México”, publicado en 1918, es relevante para nuestro estado y orgullo para las duranguenses que aparecen otras dos mujeres duranguenses: Ana Leyva de Pacheco, mujer caritativa, esposa de Alonso de Pacheco, quien realizó el trazo de la ciudad de Durango, y la poetisa Dolores Guerrero.

La participación de las mujeres en la independencia fue valiosa, algunas actuaron como espías, caso de “La güera Rodríguez” y escondiendo armas y comida bajo sus faldas, tejiendo redes, pero también participaron haciendo planes como Josefa Ortiz de Domínguez, aportando dinero como Leona Vicario y también hubo una generala y al igual que los hombres arriesgaron su vida por la independencia de México.

La labor de estas mujeres es en la guerra de independencia además de las anteriores, también fueron periodistas, redactoras, organizaban movimientos intelectuales y desde luego enfermeras.

En la independencia, a pesar del sistema patriarcal mexicano que imperaba en esa época, muchas mujeres participaron, sin embargo, han sido omitidas por la historia, no es lógico que en todos los movimientos armados de México apenas haya unas cuántas mujeres que aparecen en los libros; la historia ha vuelto invisibles a las mujeres y por eso hoy les rendimos un homenaje a las que fueron relegadas en la historia de México.

La historia ha estudiado a los hombres, a sus grandes batallas, sin embargo, ha dejado fuera a las mujeres. La idea es, a través de este medio hacerlas visibles, porque también forman parte de la historia de este gran país.

Cabe resaltar que este año hubo “grito de independencia virtual” por la presencia de la pandemia por Covid-19.