/ miércoles 7 de julio de 2021

Sí hay mujeres en Durango

La violencia en el noviazgo es cualquier agresión física, psicológica, sexual, económica o patrimonial que se infringe con el fin de dominar y mantener el control sobre la otra persona.

Como lo dice el violentómetro del Instituto Politécnico Nacional, comienza con bromas hirientes o cualquier comentario incómodo, después con un jaloneo que al principio puede parecer un juego entre ambos, pero conforme pasa el tiempo la situación puede llegar a ser más grave hasta llegar a los golpes, la violación sexual y hasta el feminicidio.

Debes de considerar un foco rojo y estar alerta cuando tu novio: Controla todo lo que haces y te pide explicaciones detalladas; si te cela e insinúa que andas con alguien más, revisa tus pertenencias, como son tu diario, celular, correo electrónico, mensajes y te exige saber dónde estás y te pide fotografías como pruebas.

Pero también hay que tener cuidado si te vigila y critica tu manera de vestir, te compara con sus ex, te desvaloriza, te ofende y te descalifica, no responde si le exiges una explicación, siempre culpa a las demás o a los demás de estar en contra de la relación.

Otras señales de alarma son que se niega a conversar acerca de los conflictos o desacuerdos de la pareja, te obliga a hacer cosas que no quieres, amenaza con dejarte cuando no haces lo que quiere, coquetea con otras personas delante de ti o en secreto o te presiona o te ha presionado para tener relaciones sexuales.

Si te identificas, escapa de esa relación, que no se convierta más tarde en violencia familiar.

Tanto en la violencia en el noviazgo, como la violencia familiar vive un círculo vicioso.

Este esquema fue creado por Leonor Walker y se manifiesta con las siguientes fases:

1.- Acumulación de tensión, esta es la fase más difícil de identificar, su elemento principal es la violencia psicológica, en la cual el agresor manifiesta cada vez mayor irritabilidad, intolerancia y frustración.

2.- Fase del estallido de violencia aquí ya hay violencia física o sexual o ambas.

3.- Fase de” Luna de miel”, inicia un periodo de reconciliación, el agresor se muestra arrepentido, ofrece disculpas y promete que el incidente no volverá a suceder; luego vuelve al principio y tras varias repeticiones del ciclo, la fase de la reconciliación desaparece, pasando de la “acumulación de tensión” al “estallido de violencia”.

La etapa idónea para terminar con el círculo de la violencia es la etapa de “luna de miel”.

La violencia en el noviazgo es cualquier agresión física, psicológica, sexual, económica o patrimonial que se infringe con el fin de dominar y mantener el control sobre la otra persona.

Como lo dice el violentómetro del Instituto Politécnico Nacional, comienza con bromas hirientes o cualquier comentario incómodo, después con un jaloneo que al principio puede parecer un juego entre ambos, pero conforme pasa el tiempo la situación puede llegar a ser más grave hasta llegar a los golpes, la violación sexual y hasta el feminicidio.

Debes de considerar un foco rojo y estar alerta cuando tu novio: Controla todo lo que haces y te pide explicaciones detalladas; si te cela e insinúa que andas con alguien más, revisa tus pertenencias, como son tu diario, celular, correo electrónico, mensajes y te exige saber dónde estás y te pide fotografías como pruebas.

Pero también hay que tener cuidado si te vigila y critica tu manera de vestir, te compara con sus ex, te desvaloriza, te ofende y te descalifica, no responde si le exiges una explicación, siempre culpa a las demás o a los demás de estar en contra de la relación.

Otras señales de alarma son que se niega a conversar acerca de los conflictos o desacuerdos de la pareja, te obliga a hacer cosas que no quieres, amenaza con dejarte cuando no haces lo que quiere, coquetea con otras personas delante de ti o en secreto o te presiona o te ha presionado para tener relaciones sexuales.

Si te identificas, escapa de esa relación, que no se convierta más tarde en violencia familiar.

Tanto en la violencia en el noviazgo, como la violencia familiar vive un círculo vicioso.

Este esquema fue creado por Leonor Walker y se manifiesta con las siguientes fases:

1.- Acumulación de tensión, esta es la fase más difícil de identificar, su elemento principal es la violencia psicológica, en la cual el agresor manifiesta cada vez mayor irritabilidad, intolerancia y frustración.

2.- Fase del estallido de violencia aquí ya hay violencia física o sexual o ambas.

3.- Fase de” Luna de miel”, inicia un periodo de reconciliación, el agresor se muestra arrepentido, ofrece disculpas y promete que el incidente no volverá a suceder; luego vuelve al principio y tras varias repeticiones del ciclo, la fase de la reconciliación desaparece, pasando de la “acumulación de tensión” al “estallido de violencia”.

La etapa idónea para terminar con el círculo de la violencia es la etapa de “luna de miel”.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 11 de agosto de 2021

Sí hay mujeres en Durango

“Día internacional de la planificación familiar”

Julieta Hernández Carmargo

miércoles 04 de agosto de 2021

Sí hay mujeres en Durango

Retan a organizadores por vestimentas sexistas

Julieta Hernández Carmargo

miércoles 21 de julio de 2021

El trabajo doméstico pagado, tema a debatir

Si Hay Mujeres en Durango

Julieta Hernández Carmargo

miércoles 14 de julio de 2021

Sí hay mujeres en Durango

Durango rinde homenaje a Hermila Galindo

Julieta Hernández Carmargo

miércoles 07 de julio de 2021

Sí hay mujeres en Durango

Las fases de la violencia

Julieta Hernández Carmargo

Cargar Más