/ martes 24 de noviembre de 2020

Sucesos que alarman o fastidian la opinión

El sentido común es la capacidad intelectual de la vida social.- Thomas Reíd; principios del sentido común.

Un principio del sentido común es interesarse por los otros, pensar en la perspectiva de los demás.

Según la metodología de la ciencia social eso ayuda a ser objetivos y evitar prejuicios de la subjetividad que se forma por el afecto o las impresiones. Dice el filósofo citado que tratar de pensar con los demás contribuye a formarnos percepciones y orientamos las creencias, nociones y conceptos.

En términos llanos apenas se discute la trascendencia de problemas y surgen otros. Seguido los gobiernos aplican la técnica de soterrar o archivar asuntos, o por el contrario se difunde con exceso y sin objetividad y provocar el hastío de los receptores. Así se habló de Lozoya o de los juicios a ex presidentes, por ejemplo con el palabrerismo del doctor López-Gatell la opinión pública ya evita al único vocero en un flagelo que ya es grave.

En el caso de la detención y liberación del general Salvador Cienfuegos el gobierno y el presidente se vieron sorprendidos o neófitos en sus convicciones de la soberanía de la nación. Se vio lento de reflejos al presidente de tal forma que el gobierno 15 después, dice haber mandado una enérgica carta de protesta por no ser informados de acuerdo convenios existentes.

Del jefe hubo declaraciones inapropiadas de la ida y de llegada, dijo que la aprensión al igual que la de García Luna corroboraba el narcoestado con F. Calderón. Declaración tácita de culpable el general. Estupefactos el gobierno y la opinión pública por la liberación de Cienfuegos, afirmó el presidente que no habría impunidad para nadie, lo que reitera visos de culpabilidad.

En las mañaneras más que información, se difunde falta comunicación social del gobierno, ante tanta noticia y sorpresas, la opinión púbica afina su sentido común, y en este caso pareciera un sexto sentido para discernir información oficial y de prensa amarillista. La liberación del Gral. Cienfuegos ha sembrado más dudas que certezas, en la inseguridad de los funcionarios se dibujó, M. Ebrard, político preparado que se limita por varias razones, afirmó que no investigar aquí al general sería un suicidio. Tan vez pensando que habrá vigilancia de los EE.UU. en el proceso penal y no investigar sería como desdecirse del narcoestado referido y después del culiacanazo la conjetura pudiera revertirse al actual gobierno. Algunos de los llamados analistas orgánicos amigos de M. Ebrard, sobrevaloran sus oficios. De suerte que la liberación del alto militar se atribuye a Ebrad y a presión del general secretario Crescencio Sandoval. Se olvidó que en la jerarquía militar se aprecia una hermandad que proviene de la disciplina y la institucionalidad política del Ejército que se manifiesta en espíritu de cuerpo, en respaldo, honor, tradición y hábitos.

Eliminar el outsoursing sería justicia social plena. Advertimos que no se tiene un plan específico, ni masa crítica de apoyo ni instruida en el tema para llevarlo a cabo. Hablan que elude impuestos y cuotas de seguridad social, El outsoursing es un proceso para productividad en naciones prósperas, y sólo se hace con trabajadores especializados, en forma temporal, y nada más en parte de una empresa. En México se degeneró al grado que los bancos, grandes tiendas e incluso el propio gobierno, tienen a miles de trabajadores y ninguna responsabilidad laboral, son contratados por agencias de colocación y despedidos sin consideración.

El sentido común es la capacidad intelectual de la vida social.- Thomas Reíd; principios del sentido común.

Un principio del sentido común es interesarse por los otros, pensar en la perspectiva de los demás.

Según la metodología de la ciencia social eso ayuda a ser objetivos y evitar prejuicios de la subjetividad que se forma por el afecto o las impresiones. Dice el filósofo citado que tratar de pensar con los demás contribuye a formarnos percepciones y orientamos las creencias, nociones y conceptos.

En términos llanos apenas se discute la trascendencia de problemas y surgen otros. Seguido los gobiernos aplican la técnica de soterrar o archivar asuntos, o por el contrario se difunde con exceso y sin objetividad y provocar el hastío de los receptores. Así se habló de Lozoya o de los juicios a ex presidentes, por ejemplo con el palabrerismo del doctor López-Gatell la opinión pública ya evita al único vocero en un flagelo que ya es grave.

En el caso de la detención y liberación del general Salvador Cienfuegos el gobierno y el presidente se vieron sorprendidos o neófitos en sus convicciones de la soberanía de la nación. Se vio lento de reflejos al presidente de tal forma que el gobierno 15 después, dice haber mandado una enérgica carta de protesta por no ser informados de acuerdo convenios existentes.

Del jefe hubo declaraciones inapropiadas de la ida y de llegada, dijo que la aprensión al igual que la de García Luna corroboraba el narcoestado con F. Calderón. Declaración tácita de culpable el general. Estupefactos el gobierno y la opinión pública por la liberación de Cienfuegos, afirmó el presidente que no habría impunidad para nadie, lo que reitera visos de culpabilidad.

En las mañaneras más que información, se difunde falta comunicación social del gobierno, ante tanta noticia y sorpresas, la opinión púbica afina su sentido común, y en este caso pareciera un sexto sentido para discernir información oficial y de prensa amarillista. La liberación del Gral. Cienfuegos ha sembrado más dudas que certezas, en la inseguridad de los funcionarios se dibujó, M. Ebrard, político preparado que se limita por varias razones, afirmó que no investigar aquí al general sería un suicidio. Tan vez pensando que habrá vigilancia de los EE.UU. en el proceso penal y no investigar sería como desdecirse del narcoestado referido y después del culiacanazo la conjetura pudiera revertirse al actual gobierno. Algunos de los llamados analistas orgánicos amigos de M. Ebrard, sobrevaloran sus oficios. De suerte que la liberación del alto militar se atribuye a Ebrad y a presión del general secretario Crescencio Sandoval. Se olvidó que en la jerarquía militar se aprecia una hermandad que proviene de la disciplina y la institucionalidad política del Ejército que se manifiesta en espíritu de cuerpo, en respaldo, honor, tradición y hábitos.

Eliminar el outsoursing sería justicia social plena. Advertimos que no se tiene un plan específico, ni masa crítica de apoyo ni instruida en el tema para llevarlo a cabo. Hablan que elude impuestos y cuotas de seguridad social, El outsoursing es un proceso para productividad en naciones prósperas, y sólo se hace con trabajadores especializados, en forma temporal, y nada más en parte de una empresa. En México se degeneró al grado que los bancos, grandes tiendas e incluso el propio gobierno, tienen a miles de trabajadores y ninguna responsabilidad laboral, son contratados por agencias de colocación y despedidos sin consideración.