/ sábado 30 de enero de 2021

Tiempo de entrenamiento

Nací en un país donde el futbol es un deporte que está metido en la sangre.

Un domingo normal usted puede ver cada potrero de barrio (las canchas) llenas de jugadores más habilidosos que los que están jugando en primera división, la diferencia entre los primeros (amateur) y los últimos (profesionales) es nada más y nada menos que el ENTRENAMIENTO.

Cualquier jugador de primera división practica un promedio de cuarenta horas semanales para solamente jugar si le toca salir al campo de juego una hora y cuarenta y cinco minutos.

Estamos atravesando un tiempo único en la humanidad. Prácticamente todos los países de la tierra estamos bajo un esquema de CONFINAMIENTO. Alguien dijo que Dios puso al mundo en “PAUSA”. Aquí la proporción es a la inversa: Para algunos de nosotros pueden ser cuarenta días para aprender a vivir los próximos cuarenta años que, en el mejor de los casos, nos queden sobre la tierra. La pregunta del día de hoy es: ¿vas a tomar este tiempo como DESCANSO o ENTRENAMIENTO?

Es tiempo de entrenamiento no de descanso, entrenamiento en cuanto a la paciencia especialmente. A veces estamos cómo ese varón que oraba: Señor dame paciencia! Pero la quiero ya!!!! Podemos cometer tonterías cuando no aprendemos a esperar: hoy en día “te venden” cualquier cosa por internet: “Aprende a hacer negocios desde tu casa y gana millones de dólares con un clic”; “adelgaza comiendo hamburguesa y mirando televisión mientras haces cinco minutos diarios de ejercicio con este aparatoso mágico o te tomas estas pastillas”; “obtén un préstamo inmediato, para salir de las deudas de las deudas”.

Escribí un artículo hace un par de meses que se llamaba “disfruta del camino mientras llegas a destino”. Si no aprendemos a tomar este tiempo con disfrute y a encontrarlo como un tiempo de “entrenamiento”: Este tiempo va a pasar, y seguramente muchas cosas no van a ser igual que antes. Muchos piensan que van a ser “peores”, muchos pensamos van a ser MEJORES. En tal caso DIFERENTES, cómo fuere, no te impacientes. No te afanes porque “pase rápido”, más bien disfruta el proceso: Aprende nuevas cosas, toma decisiones importantes, redefine tu escala de valores. Busca a Dios por sobre todas las cosas.

Grandes futbolistas tienen historias de estar en el banco de suplentes por largas temporadas. Hasta que un día, debido a una lesión de un compañero, o sencillamente a una oportunidad, el entrenador les dijo “adelante, es tu turno”. ¿Qué hizo la diferencia entre el éxito y el fracaso? ¡Estaban listos! ¡Habían entrenado! ES TIEMPO DE ENTRENAMIENTO.

leonardolombar@gmail.com

Nací en un país donde el futbol es un deporte que está metido en la sangre.

Un domingo normal usted puede ver cada potrero de barrio (las canchas) llenas de jugadores más habilidosos que los que están jugando en primera división, la diferencia entre los primeros (amateur) y los últimos (profesionales) es nada más y nada menos que el ENTRENAMIENTO.

Cualquier jugador de primera división practica un promedio de cuarenta horas semanales para solamente jugar si le toca salir al campo de juego una hora y cuarenta y cinco minutos.

Estamos atravesando un tiempo único en la humanidad. Prácticamente todos los países de la tierra estamos bajo un esquema de CONFINAMIENTO. Alguien dijo que Dios puso al mundo en “PAUSA”. Aquí la proporción es a la inversa: Para algunos de nosotros pueden ser cuarenta días para aprender a vivir los próximos cuarenta años que, en el mejor de los casos, nos queden sobre la tierra. La pregunta del día de hoy es: ¿vas a tomar este tiempo como DESCANSO o ENTRENAMIENTO?

Es tiempo de entrenamiento no de descanso, entrenamiento en cuanto a la paciencia especialmente. A veces estamos cómo ese varón que oraba: Señor dame paciencia! Pero la quiero ya!!!! Podemos cometer tonterías cuando no aprendemos a esperar: hoy en día “te venden” cualquier cosa por internet: “Aprende a hacer negocios desde tu casa y gana millones de dólares con un clic”; “adelgaza comiendo hamburguesa y mirando televisión mientras haces cinco minutos diarios de ejercicio con este aparatoso mágico o te tomas estas pastillas”; “obtén un préstamo inmediato, para salir de las deudas de las deudas”.

Escribí un artículo hace un par de meses que se llamaba “disfruta del camino mientras llegas a destino”. Si no aprendemos a tomar este tiempo con disfrute y a encontrarlo como un tiempo de “entrenamiento”: Este tiempo va a pasar, y seguramente muchas cosas no van a ser igual que antes. Muchos piensan que van a ser “peores”, muchos pensamos van a ser MEJORES. En tal caso DIFERENTES, cómo fuere, no te impacientes. No te afanes porque “pase rápido”, más bien disfruta el proceso: Aprende nuevas cosas, toma decisiones importantes, redefine tu escala de valores. Busca a Dios por sobre todas las cosas.

Grandes futbolistas tienen historias de estar en el banco de suplentes por largas temporadas. Hasta que un día, debido a una lesión de un compañero, o sencillamente a una oportunidad, el entrenador les dijo “adelante, es tu turno”. ¿Qué hizo la diferencia entre el éxito y el fracaso? ¡Estaban listos! ¡Habían entrenado! ES TIEMPO DE ENTRENAMIENTO.

leonardolombar@gmail.com